Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de agosto, 2018

Luis Enrique empieza con tres decisiones difíciles de entender

Iago Aspas, en el pasado Mundial (EFE).

La primera lista de Luis Enrique Martínez como seleccionador nacional de fútbol ha dejado, en mi opinión, menos sorpresas positivas de las esperadas y algunas decisiones difíciles de entender.

La lista del asturiano destaca más por sus ausencias que por sus presencias, en tanto ha dejado fuera a tres jugadores de importancia capital: Iago Aspas, Koke Resurrección y Jordi Alba.

Quiero pensar que se trata de una primera toma de contacto, pruebas de estreno, pero sinceramente, me deja mal sabor de boca.

Iago Aspas es, junto a Isco y Diego Costa, el jugador español que mejor nivel ha mostrado en los últimos tiempos. El de Moaña ha empezado bien la temporada y su presencia, bien sea como titular como revulsivo, me parece capital. Es un jugador que aporta cosas diferentes. Sinceramente, no creo que Suso mejore sus prestaciones.

Sobre Koke, es un jugador que ha sido muy discutido por la maquinaria propagandística, tanto la madridista como la purista azulgrana, pero es un futbolista que no tiene nada que demostrar: es un pilar insustituible en el mejor Atlético de Madrid de la historia, es trabajo los 90 minutos, no le quema el balón y es extraordinario en jugadas a balón parado. Es un perfil difícil de renunciar a él. Ceballos no tiene la continuidad necesaria para ocupar su hueco.

Finalmente, Jordi Alba. El de L’Hospitalet no es el jugador que mejor me cae del mundo, pero hoy por hoy, no tiene rival como lateral izquierdo titular. Gayá y Marcos Alonso, sobre todo este último, merecen estar en la selección, pero dejar fuera a Alba me parece arriesgado.

Ojalá que el tiempo y los resultados me quiten la razón.

Manu, un ejemplo de superación que se ha ganado la admiración de Griezmann

En este blog he sido muy crítico con Antoine Griezmann, pero cuando toca quitarse el sombrero, ponerse de pie y aplaudirle, lo hago también. Y es que el delantero francés del Atlético de Madrid ha tenido un fantástico gesto con un pequeño fan argentino llamado Manu. Esta es su historia.

Manu es un niño bonaerense de 9 años. Tiene discapacidad pero ello no evita que sea un fanático del deporte. Le encanta el fútbol, la natación y el atletismo. Y aunque es hincha de River Plate, tiene una debilidad: el Atlético de Madrid y, sobre todo, Antoine Griezmann.

Su historia se ha hecho famosa después de que un periodista argentino llamado Joaquín Finat compartiera en Twitter un vídeo de Manu, ataviado con el uniforme del Atleti y con el 7 de Griezmann a la espalda, superando obstáculos en una pista de atletismo.

La historia de Manu llegó hasta el futbolista francés. El periodista de la COPE Rubén Martín explicó que fue a través de Pepe Pasqués, jefe de prensa de Diego Simeone. Y la reacción del galo llegó: compartió un tuit en el que anima a Manu: “BRAVO, AMIGO MÍO”.

El chico, claro, está encantado. Contestó con otro vídeo: “Sos mi ídolo. Me emocioné cuando me mandaste ese comentario, ‘mon ami‘, y me encantan tus técnicas para patear los penaltis”. El chaval acaba el vídeo haciendo el baile del ‘Fortnite’ con el que Griezmann celebra los goles.

Antoine, has demostrado que puede ser campeón del mundo también fuera del terreno de juego.

Rakitic y Modric no tendrían que haber jugado el Mundial de Rusia (o eso piensan ahora sus equipos)

Ninguno de los dos clubes lo pensaron antes. Es más, deseaban lo mejor a sus internacionales antes de emprender la competición mundialista. Sin embargo, el Mundial de Rusia está siendo ahora, más de un mes después, el calvario del Barça y del Real Madrid. Dos de sus grandes estrellas destacaron sobre el resto con Croacia: Rakitic y Modric. Y ambos están en la lista para optar a uno (o a varios) de los trofeos individuales de la temporada.

Los dos centrocampistas son dos piezas clave en sus respectivos equipos, pero también en su selección, y después de su actuación en Rusia 2018 se han revalorizado. Y no poco: el PSG estaría dispuesto a pagar 100 millones de euros por el culé (125 millones de cláusula) y el Inter (entre otros) acechó hace unas semanas al madridista, cuya cláusula asciende a 750 millones de euros. Muy bien por ellos, pero ahora sus equipos estarán pensando que no tenían que haber jugado el torneo o, al menos, no haber brillado tanto si no quieren desprenderse de ellos.

Ninguno de los dos se ha pronunciado al respecto, pero ¡ojo! que todavía queda tiempo para negociaciones de última hora que destrozarían las plantillas de ambos equipos.

Rakitic y Modric celebran con Croacia.

Rakitic y Modric celebran una victoria con Croacia.

Por un lado, en Barcelona tiran de Messi para convencer a Rakitic de que se quede en el club. Aunque otros piensan que es el momento de venderlo: tiene 30 años y llegó de Sevilla por 20 millones. La pasada fue una de sus mejores temporadas y está en un muy buen momento de su carrera, pero quizá haya que repetir la acción: fichar a alguien joven y con proyección de futuro; además de ingresar en sus cuentas una suculente cantidad de dinero.

Por otro, en Madrid esperan que el de siempre (Florentino) ponga un cheque sobre la mesa para mejorar la oferta de los clubes interesados y blinde a su crack. Con la marcha de Cristiano, en Chamartín no quieren más sorpresas. A no ser que sea una de ellas la llegada de Neymar o Mbappé.

Junto a ellos, ambos clubes tienen entre sus filas deportistas franceses como Umtiti, Dembélé o Varane que destacaron a su manera con una campeona del Mundo como Francia y que podrían ser el objetivo de otros clubes europeos.

Umtiti es un pilar fundamental en la defensa culé, y Dembélé compite con Coutinho (y de momento le gana la batalla) por una titularidad que pone de los nervios a Valverde. Algo que no pasa con Varane, que hizo un buen mundial y pese a que Lopetegui optó por él para encuadrar el once inicial en el partido de Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid, sus repetidos fallos reabren el debate entre ponerlo a él o optar por Nacho. ¿El cansancio y poco descanso pasan factura?

El Atlético de Madrid tiene la mejor plantilla de su historia: toca dar un puñetazo en la mesa

Antoine Griezmann, en el amistoso del Atlético de Madrid ante el Inter (GTRES).

Para que conste que no hay ni un ápice de oportunismo, este artículo está escrito horas después de que la afición colchonera se llevara un pequeño disgusto este sábado al presenciar la derrota de los del Cholo ante el Inter en la última jornada de la artificial International Champions Cup. Por eso, pese a que la imagen del sábado no fue excesivamente alegre, hay que decir alto y claro que el Atlético de Madrid tiene para esta temporada 2018/2019 la mejor plantilla de su historia. Y debe demostrarlo con resultados.

No hay mucha historia: la gestión este verano ha sido muy buena. Se retiene a Griezmann (a precio de oro, pero se retiene, y encima henchido de moral como campeón del mundo). Oblak no se va. Pilares como Godín manifiestan su compromiso de permanencia. Giménez, Lucas Hernández o Saúl están renovados. Han llegado fichajes verdaderamente ilusionantes: Lemar, Rodri, Gelson Martins, Kalinic o Arias. Y no sólo eso: el club ha podido desprenderse de jugadores que ya no contaban para el Cholo: Vietto, Gameiro o Vrsaljko.

El proyecto, en definitiva, está afianzado para que sea este el año en el que el equipo, cincelado por el Cholo Simeone, dé un puñetazo en la mesa y alcance las metas que otros años han estado cerca pero que nunca llegaron. Y permítanme ser un poco supersticioso y no decir nada más.

Este miércoles llega la primera gran prueba, la Supercopa de Europa, y encima, contra el Real Madrid. Estamos en agosto y, por desgracia, ningún equipo está al nivel exigido, pero es una gran oportunidad para empezar a demostrar lo que comentábamos: que esta plantilla del Atlético de Madrid es la mejor de sus 115 años de historia.

Siete motivos por los que la Premier es mejor competición que LaLiga

Harry Kane celebra un gol la pasada temporada con el Tottenham (EFE).

Este viernes ha empezado la Premier League y de nuevo este año queda la sensación de que la competición inglesa está muy por delante de nuestra Liga española. Es un tema siempre debatible porque del otro lado, son nuestros equipos los que una y otra vez triunfan en Europa. Voy a aportar mi particular visión en este debate con algunos motivos por los que creo que la Premier es mejor competición que LaLiga.

  1. Está mejor organizada. Hay decenas de ejemplos. El que más me llama la atención es que ya se conocen todos los horarios de todos los partidos, hasta la última jornada, el próximo verano. Esto es utilísimo para el aficionado, que puede programar viajes con mucha antelación. De LaLiga se conoce sólo el horario de los cuatro primeras jornadas.
  2. Derivado del anterior: es una competición que piensa en el aficionado. Pero en el aficionado que va al campo. Es su prioridad. No dudan en retrasar inicios de partidos si hay problemas de tráfico o meteorológicos que impidan al público llegar a tiempo a sus localidades.
  3. Tienen más dinero. Esto no es una virtud en sí misma, sino que es una consecuencia de la venta de un producto bien organizado, promocionado y atractivo. Los recién ascendidos gastan en Inglaterra tanto como los punteros en España. Bien es cierto que despilfarran recursos y pagan precios inflados por jugadores, pero se lo pueden permitir. En cada equipo Premier hay al menos una estrella contrastada.
  4. Otra derivación del anterior punto: es una competición muy igualitaria. Las diferencias entre el que más cobra del dinero de la televisión y el que menos no son tan abismales como en España, donde Real Madrid y Barcelona están a años luz del resto. Esto provoca que la diferencia deportiva entre ellos (quizá deberíamos añadir ahí al Atlético de Madrid) y los demás siga acrecentándose. En la Premier hay cuatro o cinco equipos que pueden ganar el título.
  5. Uno de los motivos que explican los dos puntos anteriores es que la Premier tiene mucha más proyección internacional que LaLiga. Algunos aducen la influencia británica en el sudeste asiático (donde hay auténtica fiebre por la liga inglesa), fruto del colonialismo, pero tanta influencia tiene España en muchos lugares del mundo, como Iberoamérica, y sigue estando por detrás de la Premier en cuanto a interés internacional.
  6. Respeto por las tradiciones. En pocos lugares como en Inglaterra se ve el respeto por las tradiciones y por la historia de cada club. Homenajes a exjugadores, el boxing day, los Football programmes, las estatuas de las leyendas en las puertas de los estadios…
  7. La Premier es casi tan importante como las competiciones europeas. Para los equipos ingleses, es vital asegurarse un buen puesto en la competición local. Por supuesto que la Champions es importante, pero para un Tottenham (por ejemplo), obtener un buen puesto en la liga es vital, mientras que caer en cuartos o en semis de Champions no le afecta tanto. En La Media Inglesa lo explican muy bien en este artículo. Este hecho dice mucho a favor de la competición y lo que significa.

Y vosotros, ¿pensáis como yo o estáis en desacuerdo?

El Real Madrid renunció al portero más caro de la historia… por decisión de Zidane

Kepa y Keylor Navas

Kepa y Keylor Navas se saludan tras un partido (EFE).

Bien está lo que bien acaba. Así hay que tomarse, en clave madridista, lo que está pasando con el lío de porteros. Kepa, que pudo ser del Real Madrid en el pasado mercado invernal por 20 millones de euros, se va unos meses después al Chelsea por 80 kilos, convirtiéndose así en el portero más caro de la historia.

Las frías matemáticas dicen que el conjunto blanco perdió mucho dinero con esa operación, pues el valor actual del guardameta vasco es muy superior al desembolsó que se hubiera hecho en ese momento. Pero esto es fútbol, y la prioridad debe ser moverse por criterios deportivos por encima de económicos. Echando la vista atrás, la decisión que tomó Zidane no puede ser criticada, priorizó la unión del vestuario por encima de todo (conspiranoicos sobre que no quería perjudicar a su hijo, a otra ventanilla, gracias), y el resultado no pudo ser mejor.

Recordemos que en el mes de enero el Madrid estaba ya descartado en la Liga y el único objetivo que quedaba era la Champions. Al final, se levantó la Decimotercera. Es decir, criticar no fichar entonces a Kepa, cuya llegada pudo haber cambiado esto, es absurdo. ¿Se perdió dinero con la decisión de Zidane? Sí. ¿Lo cambiaría la afición blanca por ganar la Champions? No creo que haya ni que contestar.

Unos meses después, y ya con Zidane fuera del equipo por decisión propia, está claro que el club blanco perdió una gran oportunidad de mercado, pero tiene una Champions más y el resultado del fichaje de Kepa por el Chelsea va a suponer la llegada, a muy buen precio, de Courtois. Analizado con perspectiva, la jugada le ha salido perfecta al Real Madrid.

¿Quién debería irse del Real Madrid este verano?

Gol del Madrid a la Juventus

Gol del Madrid a la Juventus en pretemporada (EFE).

Se está hablando mucho de los fichajes (que no llegan) del Real Madrid, y poco de las salidas, que más de una debería haber.

Son varios los jugadores que no tienen garantizada su continuidad, y para alguno de ellos depende de si llega algún refuerzo o no, como es el caso de Lunin, Mayoral o De Tomás. Con otros, la decisión es si cederlos para que tengan minutos o confiar en que los tengan en el Madrid, caso de Vinicius, Ceballos, Odegaard o Marclos Llorente. Y el futuro de jugadores consolidados y estrellas como Modric, Keylor o Kovacic no está aún resuelto.

¿Qué pensáis vosotros que debería hacerse? Dejo una encuesta con mi opinión sobre lo que haría con cada jugador (por arriba) y las alternativas que tiene para que votéis.

Por qué no sería lo mismo que se vaya Modric a que se haya ido Cristiano

Modric y Cristiano

Modric y Cristiano (EFE).

Vamos a ver. Que una cosa es que se vaya el máximo goleador de la historia del equipo, el que le mete cinco goles al Bayern, el que no para de marcar en finales de la Champions, el único capaz de plantar cara a Messi. Y otra muy distinta que se vaya Modric. Por ahí sí que no paso. Cualquier madridista entiende perfectamente a qué me refiero.

En cualquier otro momento, el rumor de que el Inter quiere a Modric produciría indiferencia, nadie se lo creería. Ahora… crea un poco de pánico, sinceramente. Haber vendido a Cristiano deja la sensación de que se puede ir cualquiera.

Pero ahí vamos. Modric no es cualquiera. Una vez superadas las reticencias iniciales de cierto sector del madridismo (que si no era español, que si Cazorla o Silva eran mejores, que si Song fue mejor fichaje, que si vaya apuesta de Mourinho…), Luka se ha convertido en un jugador fetiche del público blanco. Ningún jugador, ni Ramos, ni Cristiano, ni nadie, ha recibido un apoyo tan unánime, un cariño tan infinito, como el genio croata.

Modric representa el esfuerzo, el talento puesto al servicio del equipo, el jugador que nunca dice una palabra más alta que otra, el que se sacrifica cuando es necesario, el que no pone una mala cara el día que le toca banquillo, el que no acapara los focos ni cuando es el mejor (cosa que pasa a menudo), el que siempre piense en el equipo antes que en él mismo. Todo ello le ha supuesto la gratitud y el cariño infinito del madridismo. Incondicional, además.

Y si pide un aumento tras su estratosférico Mundial, el que será su último gran contrato, nadie lo merece más que él, un jugador que no ha cobrado hasta ahora acorde a su nivel. Florentino, se te perdona vender a Cristiano y no fichar a ‘nadie’, pero que se vaya Lukita… no.