BLOGS
A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

Hablemos de Louis C. K.

Personalmente, lo de Louis C. K. ha sido una desilusión muy grande. Yo, como tantos otros, cuando se iniciaron los rumores no quería creerlo. Para mí, Louie y Horace & Pete eran de las mejores series de la última década. Su visión del mundo, ética, sensibilidad para apreciar detalles cotidianos y el tratamiento del tema de la paternidad me situaban en posturas muy cercanas a la suya. Lo consideraba una buena persona y un gran artista.

Así que leí las declaraciones de Tig Notaro y también las ignoré, o no quise darles el crédito que merecían. Mea culpa, porque siempre es más fácil ponerse del lado del poderoso (y más si lo admiras) que de unas víctimas desconocidas. A todos nos pasa, pero hay que estar alerta: porque es injusto e inhumano para los que han sufrido esta situación.

Estos días he estado leyendo reflexiones en torno a “separar el artista de la persona”. Quizás en algunos casos sea posible, pero las series y monólogos de Louis C. K. se sustentan en lo que creíamos su ética personal. Y ahora nos damos cuenta de que todo era una gran mentira, y que tenía de ficción más de lo que imaginábamos.

Bajo la máscara de buddy se escondía un tipo que no dudaba en abusar para conseguir sus execrables objetivos. Además, es imposible aceptar sus disculpas. ¿Realmente creemos que una persona tan inteligente como él no era consciente de lo que hacía? Claro que lo era. Y posiblemente la lista de afectadas es mayor de la que ha salido a la luz, porque este tipo de comportamientos —como en la corrupción— solo se dan cuando los que los cometen se sienten impunes.

El poderoso, el admirado, el creador que se sabe con la sartén por el mango y aprovecha la situación. Sí, como Chuck Palmer, el atractivo protagonista de American Bitch (S06E03, Girls) de Lena Dunham. Y aquí está el intríngulis de la cuestión: es más fácil aceptar el abuso cuando procede de un Jabba el Hutt tipo Harvey Weinstein que de un hombre como C. K. Sin embargo estoy convencida de que la mayoría de asaltos sexuales se producen de forma más ladina, quizás entre halagos y promesas, como le sucedía a Hannah Horvath en el ya mítico episodio, y proceden de personajes supuestamente intachables.

Lo de Louis C. K., además de vulgar, me parece de un cinismo desmesurado cuando alega que “él antes preguntó”, como si fuera la excusa de un niño. Así que, al transformarse nuestra imagen de él como ser humano, también cambia lo que sentimos al ver su arte. Donde antes había sensibilidad y genio ahora hay hipocresía. Una persona que no respeta a las mujeres y, sobre todo, que se aprovecha de los más débiles, no merece ninguna consideración. Al menos no la mía.

Y no, Bryan Cranston, no hay que darles una segunda oportunidad. En cambio, sí estaría bien facilitar el camino a las mujeres que, por culpa de estos seres sin escrúpulos, vieron truncadas sus carreras y se creyeron en la obligación de callarse la boca durante tanto tiempo porque sabían que el escándalo las perjudicaría.

Como decía Cla-cla-claudio, “que toda la ponzoña salga la superficie”. No hemos visto más que un milímetro de la punta del iceberg.


Ya sabéis que he escrito un par de libros que esperan ansiosos que les echéis un ojo. Las series de mi vida, donde hablo de series como The Wire, Los Soprano, Mad Men o Breaking Bad.

 

 

O, si lo preferís, fantasía oscura. Deseos, obsesiones, viajes en el tiempo y un lugar más allá del tiempo y del espacio llamado Araneida,

 

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Rosa que reposa

    Aliados feministas. Así son. Te venden su apoyo en las redes a cambio de un poco de caso, pero en realidad son chupópteros sociales que por un lado purgan una estúpida culpa por nacer con pene (igual de lógico que mostrar orgullo por haber nacido en un país u otro, como si no fuese fruto de la casualidad) y por otro lo que quieren es estar rodeados de mujeres por este tipo de méritos (son incapaces de atraer a nadie medianamente interesante). Generalmente son personas frágiles, con escaso amor propio y que necesitan de postureos sociales para no sentir que son lo que son: personas pobres de espíritu, gregarios de medio pelo. Si quieres ser un aliado feminista de verdad, vive como un hombre: trata con respeto y dignidad a todo aquello que te rodea, no utilices a la gente para sentirte mejor y deja que las mujeres nos desarrollemos por nosotras mismas. No necesitamos ni perritos falderos ni humoristas de pacotilla como este Louis CK. Las feministas queremos un mundo justo sin denigrar a nadie y sin un público tóxico alrededor. Gracias.

    21 noviembre 2017 | 13:36

  2. Dice ser revlisx

    En todo de acuerdo salvo en lo no dar segundas oportunidades, al final la ley es clara y si acepta y paga su culpa según el país donde es juzgado no veo porque no debería tener una nueva oportunidad.

    21 noviembre 2017 | 19:59

  3. A ver series

    Hola revlisx, tienes razón. Quizás lo he expresado mal. Lo que me molesta de las declaraciones de Cranston es que se preocupe antes de la suerte de los agresores que de las víctimas. Espero que paguen por lo que han hecho y después ya hablaremos de oportunidades, no crees? Saludos ☺

    22 noviembre 2017 | 10:10

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.