La verdad de crecer (análisis de la quinta temporada de Girls)

girls_season5Han pasado ya cinco años y Lena Dunham, esa niña prodigio, ha crecido. Y con ella han madurado su serie y sus chicas, esas girls que en la primera temporada acababan de dejar la Universidad y se enfrentaban al mundo. Si hay algo que ha caracterizado a la serie desde que empezó era la mirada sincera de su creadora que, sin tapujos y un sentido del humor muy especial, relataba la vida de Hannah Horvath dejando entrever la suya propia: sus problemas de autoestima, el trastorno obsesivo-compulsivo y la necesidad vital de realizarse mediante la escritura. Más allá de todo eso flotaba ese santo grial tan mal entendido y mitificado llamado felicidad que cada una de ellas anhelaba encontrar. (Spoilers!)

Pero crecer no era lo que les habían contado. Marnie, Shoshanna, Jessa en menor medida y Hannah tenían, como la mayoría de jóvenes, una visión idealista de lo que significaba hacerse mayor. Tenían sueños y esperanzas, pensaban que la madurez traería su lugar en el mundo y que, una vez conseguidas ciertas metas, la existencia sería un camino de rosas. Entonces se dieron cuenta de que no era así. Constataron que, a menudo, los adultos andan a la deriva, y que tras la máscara de sus vidas asentadas se esconden otros problemas vitales, otras inseguridades, otras heridas. Quizás no las mismas que en la juventud, pero heridas al fin y al cabo.

Cada una de las chicas representaba un distinto tipo de mujer: Marnie, más convencional, tenía el sueño del matrimonio y el amor. Shoshanna creía que preparándose obtendría el puesto de su vida hasta alcanzar el estrellato en alguna multinacional. Hannah pensaba que su talento era suficiente para triunfar como escritora sin esforzarse demasiado. Y Jessa creía que su estilo de vida alternativo le daría la libertad. Nada de eso se cumplió, y las chicas aprendieron que en la vida nada está claro, y que, en ocasiones, lo que deseamos para nosotros mismos no es lo que necesitamos.

La posibilidad de cambio

Lena Dunham, que es una escritora inteligente y sabe que nuestras convicciones son un sendero difuso, ha sabido reflejar con emoción esta epifanía, este darse cuenta al madurar de que las cosas no eran como uno imaginaba, y que lo más importante es no aferrarse a una idea preconcebida de nosotros mismos: podemos cambiar y aceptar las vicisitudes de la vida sin recurrir a dramatismos infantiles. Por eso, si tuviera que escoger una escena de la magnífica quinta temporada, me quedaría con el reencuentro de Hannah y Tally (ese alter ego de la propia Lena), donde Hannah le confiesa:

«Podría hacer lo que me dice mi instinto, que es ir por ahí destruyendo cosas y gritando, e intentar tirarme delante de una furgoneta para demostrar algo. Pero, al fin y al cabo, eso sería cumplir con todas sus expectativas sobre mí y me encantaría sorprender a alguien alguna vez».

Quizás sea lo más maduro que Hannah ha dicho durante toda la serie, y es significativo que reflexione sobre ello después de tocar fondo en varias ocasiones: la fallida tentativa lésbica, el momento Instinto básico o la felación a Ray con accidente incluido. Lena Dunhan aprovecha todas las locuras de Hannah para darle la vuelta a la historia y afirmar: «no tengo que seguir haciendo esto, no tengo por qué ser así». Pero va más allá, y aprovecha la secuencia con Tally para hablar sobre ella, sobre la propia Lena en su faceta de joven escritora con éxito.

De nuevo, como le hace ver Tally a Hannah, nada es lo que parece, y tras una fachada que Hannah envidia se esconde otro tipo de inquietudes y ansiedades. «¿Sabes que me busco en Google todos los días? Necesito ver cómo me ven otras personas porque es la única forma en que puedo verme a mí misma», dice Tally mientras llora. Y nos imaginamos perfectamente a Lena buscándose en Google a diario, y sufriendo por la multitud de comentarios sarcásticos o malintencionados, o simplemente por no poder cumplir las expectativas de un éxito continuado.

Dejar atrás las quimeras

Esta sensación de que la vida no era lo que una había esperado y de que los sueños pueden esconder pesadillas alcanza su máxima expresión en la recta final de la temporada y en dos episodios fantásticos: el de Marnie y el de Shoshanna. Dos quimeras que se desmoronan pero que, en realidad, sirven para que las protagonistas maduren y se den cuenta de lo que quieren. Marnie se deja de fantasías de princesa y se da cuenta de que, aunque no sea lo que ella había planeado, está enamorada de Ray, el único que siempre ha estado ahí para ella. Y Shoshanna descubre que, bajo su deslumbramiento por Japón, se siente enferma de nostalgia y más sola de lo que había querido admitir. «Estás en el jodido espacio exterior», le dice con gracia Abigail.

shoshanna_japan

Estos episodios casi monográficos se suman a la trayectoria de la serie de pequeñas joyas que funcionan como un corto, como One Man’s Trash (S02E05) o Beach House (S03E07), capaces de emocionarnos profundamente y de hacernos reír a carcajadas. La noche de Shoshanna antes de regresar a Estados Unidos —aunque al final no se decida— en Japan (S05E03), con la sala de conciertos y el club sado (¿cera en el culo?, ¿really?) o la escena final mientras suena la solitaria versión de Aurora de Life on Mars, son algunos de esos momentos por los que Girls se convierte en una serie tan especial para sus fans. Por no hablar del épico «my name is Magita Pérez» en The Panic in Central Park, que me hizo soltar una enorme carcajada, o el precioso plano mientras va en el metro apoyada en el hombro de Charlie, con el vestido y el pelo mojados después del chapuzón en el lago.

Tras una irregular S04, donde casi no se reconocía lo que había sido la serie excepto por algunos momentos luminosos como la noche de Hannah con Mimi-Rose, Lena Dunham y su equipo de colaboradores han vuelto a dar lo mejor de sí mismos con una quinta entrega tan divertida como emocionante, que huele a despedida. De hecho, I Love You Baby podría haber sido un perfecto cierre, que consiguió dejarnos con un nudo en la garganta gracias a la sinceridad del monólogo de Hannah.

El año que viene Girls bajará el telón y diremos adiós a una de las series más personales y auténticas que ha dado la televisión en los últimos tiempos. Que tenga tantos detractores es sinónimo de que estamos frente a algo que deja huella, aunque a algunos espectadores no les guste reconocerse en lo que ven. He ahí la grandeza de Girls, en mostrar la verdad de las imperfecciones que todos y cada uno de nosotros tenemos, y hacerlo con una sinceridad que a veces duele.

¡Regalo especial por el Día del Libro! Descárgate mi novela ‘Araneida, la fortaleza de los deseos’, GRATIS (promoción hasta el lunes 25 de abril)
Dia libro

15 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Raimundo Rubio

    “I love you baby”

    22 abril 2016 | 11:32

  2. Dice ser A ver series

    Qué maravillosa temporada ha tenido. Me ha emocionado mucho.

    22 abril 2016 | 11:45

  3. Dice ser Monica Sangrador

    Vi la 1 y 2T y luego la dejé ahí…..veo que ha ido mejorando con las temporadas….en algún momento la retomaré

    22 abril 2016 | 15:06

  4. Dice ser A ver series

    La S04 fue flojita, pero esta ha sido magnífica. Merece la pena que sigas con ella. Y la S03 fue maravillosa también. Puedes ponerte al día para decirle adiós el año que viene 🙂

    22 abril 2016 | 15:17

  5. Dice ser Monica Sangrador

    Si….para el verano a priori pero igual termina dándome un arrebato y la veo antes

    22 abril 2016 | 15:19

  6. Dice ser A ver series

    Monica Sangrador Se ve en nada. Estuve mala este invierno y me la volví a ver de tirón, jeje. Me encanta Girls!

    22 abril 2016 | 15:21

  7. Dice ser Monica Sangrador

    Jjajajajaja, la verdad es que son pocos capítulos por temporada y cortos…:D

    22 abril 2016 | 15:25

  8. Dice ser A ver series

    Yesssss. Los devoro!

    22 abril 2016 | 15:27

  9. Que buen artículo. Aunque empezó dejándome algo frío, la temporada no ha dejado de tener escenas memorables una tras otra, con una fantástica recta final…así que sí, de las mejores temporadas, o quizá la mejor. Que serie tan enorme.

    23 abril 2016 | 20:37

  10. Dice ser A ver series

    Gracias Fernando GonzalezMorales. Ha sido una temporada excelente de principio a fin, con algunos episodios sorprendentes como los que destaco de Shoshanna y Marni, llenos de humor y sensibilidad, y con unos montajes musicales maravillosos. Después de la floja S04 Lena Dunham ha conseguido devolvernos la esencia de la serie pero con las chicas más maduras. Espero lo mejor para la ultima temporada. Un saludo 🙂

    23 abril 2016 | 20:52

  11. Sí. Es lo que tiene Girls…cuando menos te lo esperas se marca un temporadón. 😀

    24 abril 2016 | 20:15

  12. Dice ser Natalia

    Precioso artículo, Cecilia. Estaba un poco decepcionada con la anterior temporada (me había aburrido bastante), pero esta me ha hecho recuperar la ilusión con la serie. Como dices, Lena Dunham es muy buena haciendo que nos identifiquemos con sus personajes. Muchas veces te reconoces en cosas que has hecho y que no te gustan, pero también es capaz de enseñar esos momentos tan bonitos de la amistad como en el episodio de la casa de la playa.
    Espero que la serie termine tan brillante como esta temporada y tengo muchas ganas de ver que hace esta mujer en el futuro. No quiero ni pensar llo que será capaz de escribir. Me encanta.

    12 mayo 2016 | 09:38

  13. Dice ser Natalia

    Por cierto, me estoy leyendo tu libro y me está encantando… Ya te diré cosas cuando termine 🙂

    12 mayo 2016 | 09:39

  14. Es algo que me he preguntado muchas veces. Si Lena Dunham es capaz de escribir con esta madurez a sus veintitantos, ¿qué demonios hará con cuarenta? Para mí es un genio. Tiene una frecusra y un talento únicos, una forma muy especial y aguda de ver la vida, como demuestra en el episodio que comentas. A ver qué nos depara la sexta (y final) temporada. Gracias por el comentario. Un saludo!

    12 mayo 2016 | 16:53

  15. ¡Qué me dices! Mil gracias, de verdad. Pues sí, por favor, espero que me cuentes qué te ha parecido el libro. Acepto críticas constructivas en todos los sentidos. Un beso y gracias de nuevo por confiar en mí 🙂

    12 mayo 2016 | 16:54

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.