BLOGS
A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

Mi amor-odio por Alicia Florrick

The-Good-WifeAlicia Florrick me cae mal. Rematadamente mal. Por muy buena abogada que sea (y lo es, de eso no cabe duda), es una mujer aburrida, encopetada, en permanente tensión, con menos sentido del humor que una maceta, sin aficiones intelectuales conocidas y con una pasión desmedida a empinar el codo y vestirse con ropa de marca. Por no hablar de sus convicciones ideológicas (santa madre y esposa), que la acercan a esas mujeres robóticas, perfectas e infelices, que esconden bajo una careta social sus emociones. Un personaje terriblemente antipático, sin sangre en las venas, por el que nunca he sentido la menor empatía. (ATENCIÓN, SPOILERS HASTA LA QUINTA TEMPORADA)

Quizás por esta razón nunca he llegado a involucrarme emocionalmente con ‘The Good Wife’ y, hasta la tercera temporada, la he visto como un mero entretenimiento —con muchos episodios de relleno—, y no como esa serie magistral que casi todo el mundo ensalza. Pero entonces llegó la cuarta temporada, y el personaje de Alicia tomó una deriva muy interesante. Hasta el momento la habíamos visto luchar por medrar en el trabajo, por intentar escapar de su vida personal haciendo horas extras en la oficina, languideciendo con las miradas de Will y poniendo morritos ante las insistentes muestras de amistad de Kalinda, pero realmente no habíamos presenciado ningún cambio moral relevante.

Amo a la New Bitch

Sin embargo, con la llegada de la cuarta temporada y, sobre todo con la quinta, el arco de transformación del personaje ha sufrido una buena sacudida, y Alicia Florrick, de sosa aburrida ha pasado a ser una arpía calculadora, vengativa y traidora. Esto es: un personaje mucho más interesante y ambiguo moralmente que me está haciendo disfrutar de lo lindo. Así que he empezado a amarlo. Aunque algunos os echéis las manos a la cabeza y penséis cómo puedo sentir esto por una mujer que ha apuñalado a sus mentores, sólo hace falta que os recuerde por qué le propusieron ser socia y todo lo que ocurrió después.

La escena de Alicia reuniéndose con Cary (cuando todos pensábamos que iba a volver a los brazos de Will) fue asombrosa, y por fin pudimos ver el inicio de esa Alicia cañera (aunque no desmelenada) que ha conseguido echarle ovarios al asunto y dejar de ser la mujer sumisa, perfecta, empalagosa y convencional de las primeras temporadas. Los malos molan, qué le vamos a hacer. Como también mola ver el inicio de la nueva firma, la lucha encarnizada entre los dos bufetes y las sucias estratagemas con tensión sexual incorporada entre Alicia y Will en los tribunales (lo del traje del primer revolcón fue lo más).

the-good-wife-cast-cbs-636

Cuando las santas despiertan

Ahora sí me creo a Alicia mucho más. Ahora sí que la considero un personaje de carne y hueso (¡saca las uñas, nena!) aunque me siga dando repelús lo que representa (su pijerío, su «way of life», su hipocresía). No sé vosotros, pero yo nunca he podido entender por qué no se separaba de su marido (salpicado por la corrupción, con vídeos con prostitutas y esa cara de «no he roto un plato en mi vida»), ni por qué aparecía a su lado con gesto compungido, apoyando su carrera política. Ok, esa era la premisa de la historia: era la buena esposa, la abnegada, la intachable, tal como lo había sido Hillary Clinton en la realidad estadounidense de la que tanto bebe la serie.

Pero mucho cuidado, porque las buenas esposas, cuando despiertan, pueden forjar sus propios planes. Harta de ser utilizada por todos y poner buena cara ante los medios, la mujer sumisa, la mujer que nunca dice una palabra más alta que la otra, que controla las emociones, y que piensa que el bien de su familia siempre debe estar por encima del suyo propio, dice basta. Y decide usar su inteligencia de abogada tiburón para dar un giro a su vida y a su propia carrera. Es muy lista, Alicia. Si ha ayudado a su marido en la escalada política, ¿por qué no beneficiarse ella ahora, al igual que hizo Hillary? Tiembla, Eli.

Planes en los planes en los planes

Por supuesto, con su marido en la retaguardia, influyendo políticamente, es el momento de abrir su propia firma. Y no siente remordimientos por dejar en la estacada a Lockhart & Gardner. ‘The Good Wife’ es un juego de tronos, con un amplio espectro de grises. Nadie está exento de culpa. Nadie es un santo. ¿Dónde nos posicionamos? ¿A favor o en contra? No creo que tenga demasiada importancia aunque, si tengo que elegir un bando, me quedo con el #TeamAlicia, por mucha pena que me de Diane Lockhart, posiblemente el personaje más amable de la serie.

Al fin y al cabo es la vieja historia de lo nuevo y pujante contra lo establecido y caduco. Lockhart & Gardner, no lo olvidemos, tiene muchos negocios sucios, y su moralidad está a años luz de ser impoluta. Florrick, Agos & Associates acaba de empezar. Quiere hacer las cosas de otro modo. Y desea hacer morder el polvo a sus maestros, que les han manipulado y exprimido a su antojo. ¿Lo conseguirán? No importa tampoco. Quizás lo más interesante sería ver cómo la moralidad de la nueva firma se hace más laxa a medida que prospera, inmersa en el oscuro mundo de los grandes intereses donde todo el mundo acaba por salpicarse.

Por el momento, ‘The Good Wife’ se ha quitado de encima el sambenito de «serie procedimental de abogados» y ha conseguido situarse en un punto muy interesante, con numerosos caminos abiertos y un personaje central que ha ganado carisma y fuerza. La pregunta es: ¿hasta dónde será capaz de llegar Alicia? ¿Tendrá también un plan para vengarse de su marido y trepar hasta su puesto? ¿Traicionará a Cary cuando éste menos se lo espere? ¿Envenenará el tequila de Kalinda? ¿Será la nueva y despiadada Heisenberg de los tribunales? Los interrogantes están sobre el tapete. Pensaremos en ellos mientras la quinta temporada se reanuda el próximo 9 de marzo.

Este blog participa en los Premios 20Blogs. Puedes votar aquí

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Raimundo Rubio

    A mi mujer le encanta y Hillary tiene que ser muy dura para querer aspirar a ser la primera dama, a pesar de los pesares:
    http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/10/actualidad/1392064073_384463.html
    y esta en campaña recogiendo fondos:http://www.policymic.com/articles/24117/5-clear-signs-hillary-clinton-will-run-for-president-in-2016

    11 febrero 2014 | 15:01

  2. Hola Raimundo! No sólo tiene que ser dura, ¡tiene que ser de hierro! Menuda ambición la de esta mujer (y la de Alicia). Nunca podré entenderlas, de verdad. Te tiene que gustar mucho estar en el machito para tragar todos esos sapos. En fin, ella sabrá. Siempre me pregunto si las mujeres como éstas serán felices. Yo lo dudo mucho. Un saludo

    12 febrero 2014 | 14:14

  3. Dice ser Anónimo

    Hola! Te has despachado a gusto, eh???? Yo también creo que Alicia es todo lo que dices y me encantaría que se convirtiera en la Heisenberg de los abogados. La 5ª temporada está siendo genial y yo también me lo estoy pasando bomba viendo como se dan puñaladas los unos a los otros. ¡Ojalá Alicia deje de una vez a su marido! ¡No sé cómo ha vuelto a confiar en él…

    13 febrero 2014 | 07:38

  4. Hola anónimo, sí que me he despachado a conciencia, sí, pero es que tenía que decirlo o si no explotaba! xD Yo creo que Peter se la va a volver a jugar a Alicia y entonces sacará definitivamente las uñas (y yo me pondré muy contenta, jejeje). A ver cómo sigue la temporada. Un saludo y gracias por comentar 🙂

    13 febrero 2014 | 20:41

  5. Dice ser Elena

    Qué alegría descubrir que no solo yo pienso que Alicia es odiosa.

    Yo le tengo manía desde el principio, tan repipi y estirada, tan “mosquita muerta”. Y me sigue cayendo mal, pero tampoco puedo dejar de admirar un personaje tan bien creado y complejo, y cómo ha ido creciendo hasta esta temporada alucinante, donde Alicia se sale sacando partido de los trapos sucios ajenos.

    Por no hablar del resto del reparto y los tremendos actores invitados. ¡The Good Wife me tiene enganchadísma!

    13 febrero 2014 | 23:11

  6. Hola Elena! Lo mismo digo yo! Me gusta ver que no estoy sola, y saber que otras personas ven lo mismo respecto a Alicia (es muy repipi, sí :D). Como bien dices, esta temporada está siendo alucinante y creo que va a ir in crescendo, tanto en transformación del personaje como en interés de la historia. Y me gusta que menciones al resto del reparto y los actores invitados. Les debo otro post porque son lo mejor de la serie. Mi favorito es Michael J. Fox. Cada vez que sale en un episodio me sorprendo sonriendo como el gato de Cheshire. Un saludo y gracias por compartir impresiones conmigo!!

    15 febrero 2014 | 10:36

Escribe aquí tu comentario a Cristina Montero






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.