Especial The Big Bang Theory (I): la revolución freaky

Nuestros nerds favoritos

Ocurrente, hilarante, con homenajes y referencias al mundo freak con el que tantos de nosotros nos sentimos identificados, The Big Bang Theory se ha convertido en una serie de culto en poco tiempo. Como decía el gran Billy Wilder, “es más fácil hacer llorar que reír”. No es sólo cuestión de escribir un buen gag, sino de medir los tiempos y realizar interpretaciones creíbles.

Cuando se trata de una serie de televisión, la dificultad es todavía mayor. Los guiones de cada capítulo deben estar muy bien elaborados para que el ritmo y la calidad no decaigan. The Big Bang Theory ha conseguido estar a la altura de las circunstancias, y ha catapultado a la fama a esos empollones de los que todo el mundo se burlaba en el colegio. Por amor a Penny

Vaya por delante esta apreciación nada subjetiva: las dos primeras temporadas de Big Bang son soberbias. Como sin duda recordaréis, la primera se articula en torno a la llegada al apartamento de la nueva vecina, una bronceada, saludable, rubísima y algo ignorante Penny, que aspira a convertirse en actriz mientras trabaja en Las Tortitas de Queso. Penny, que encarna a la animadora inalcanzable del instituto, se convertirá en el objeto de deseo de Leonard y, por extensión, de todos nuestros jóvenes geeks, a excepción del asexuado doctor Cooper.

El anhelo por llamar la atención de Penny llevará al bajito y enclenque Leonard a actuar como un macho alfa, convirtiéndose, de esta forma, en el blanco perfecto de humillaciones como la pérdida de los pantalones a manos del exnovio cachas y neardenthal de Penny, cuando van a reclamarle la tele, o a baldarse al subir un pesado mueble por las escaleras pese a aplicar (sin demasiado éxito) las leyes del plano inclinado de Newton. Y, como no podía ser menos, en sus patéticas correrías arrastra consigo a sus amigos Raj, Wolowitz y Sheldon.

Geniales y patéticas macarronadas
Uno de los mayores aciertos de la primera temporada de The Big Bang Theory son los intentos patéticos de ligue de Wolowitz. Vamos a reírnos un poco al recordar algunas frases memorables que le suelta sin pestañear a Penny como «¿Nunca te han dicho lo preciosa que eres en ruso fluido?» o, ―con Raj presente―, «No puede hablar con mujeres ni, en tu caso, con diosas con aroma a queso». Otra más: «Soy Peter Pan y tengo un puñado de polvo de hadas con tu nombre, nena».

Flash, el más rápido del mundo

Thor, pero no el de los cómics
Otro de los alicientes de Big Bang Theory son los disfraces, que tanto nos han hecho disfrutar. Nuestros bienamados nerds aparecen por primera vez disfrazados en la fiesta de Halloween que celebra Penny en su apartamento. Memorable la coincidencia cuando todos se disfrazan de Flash Gordon, el hombre más rápido del mundo. Al final no les queda más remedio que renunciar y poner en marcha su invectiva. Raj opta por Thor (el dios nórdico, no el de los cómics), Wolowitz por Robin Hood (en realidad es Peter Pan), Leonard se viste de Frodo y Sheldon de efecto Doppler.

La feria renacentista es otro de los episodios donde los disfraces juegan un papel esencial, con Howard engalanado de bufón; Rajit elegantemente vestido de caballero renacentista, Leonard de caballero medieval, fiero en su cota de malla y, por último, Sheldon, de monje. ¿Os acordáis que Sheldon no quiere regresar a la feria debido a las inconsistencias históricas? Es estupenda la manera que tienen de convencerlo: diciéndole que se disfrace de Spock visitando un planeta similar a la Tierra durante la Edad Media.

Pero, quizás el Momento Disfraz, con mayúsculas, es cuando tienen que vestirse de súper heroínas tras perder una apuesta y, de esta guisa, aparecer en la tienda de cómics. Mejor verlo que leerlo. Aquí os dejo el vídeo para que os partáis un rato:

Mayim Bialik

Dios mío, ¡es Blossom!
Para terminar la primera parte de este especial, una curiosidad. En uno de los episodios de la primera temporada, cuando buscan desesperadamente un fichaje para el concurso de física con el que derrotar a Sheldon, los chicos comentan, en plan de broma, que podrían pedir ayuda a «esa actriz que hizo de Blossom y que tiene un doctorado en neurociencia».

Sí, amigos y vecinos, se referían a la impagable Amy Farrah Fowler (Mayim Bialik) que, para el que no lo sepa, fue la actriz que encarnó a Blossom en los noventa. Bialik es un verdadero cerebrito que posee en realidad un doctorado en la mencionada y sesuda materia. ¿Quiere esto decir que los guionistas ya sabían lo que iba a ocurrir en la cuarta temporada? Supongo que sí, y que la novia de Sheldon era un fichaje seguro.

Próximo artículo: 
Especial The Big Bang Theory (II): ¿Por qué hacéis eso? ¡Porque podemos!

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Sofía

    Es una de las series más divertidas de los últimos tiempos. Es muy difícil encontrar a alguien que no acabe enganchándose a las andanzas de estos nerds.Hay rumores (no sé si será cierto) de “próximos ilustres cameos”, ni más ni menos que Stephen Hawkings y Leonard Nimoy. Habrá que esperar a ver si es cierto!

    15 marzo 2012 | 14:14

  2. Dice ser madseries

    Sí, parece ser que van a aparecer en Big Bang los cameos que mencionas, continuando la tradición. Supongo que sabrás que en Big Bang ha aparecido gente como Stan Lee (genio de Marvel), o el Dr. George Smoot, Premio Nobel de Física. Te paso un enlace a un artículo de Cinemanía con los 10 mejores cameos de la serie. Un saludo y gracias!! http://cinemania.es/actualidad/especiales/10441/

    17 marzo 2012 | 20:02

  3. Dice ser Anonymous

    Hola, simplemente un apunte. Cuando haces referencia a la fiesta de halloween en la que todos se disfrazan de lo mismo…Se disfrazan delvelocista Flash, a secas, personaje de la editorial DC. Flash gordon es otro personaje de cómic creado por el dibujante Alex Raymond en 1934 para el King Features Syndicate, como página dominical. Saludos.

    03 noviembre 2012 | 21:15

  4. Dice ser Cecilia García

    Muchas gracias por la corrección! Anotado y corregido en el post. Un saludo 🙂

    04 noviembre 2012 | 13:19

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.