BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Malas noticias

La gran cantidad de malas y desgraciadas noticias hacen que las personas se acostumbren a las malas y desgraciadas noticias. El proceso es lento y metódico. De a una cosa por vez el destino le va inyectando desdichas y adversidades a la población mundial; tantas desdichas y adversidades que hacen que todos vayamos acostumbrándonos a que las cosas malas, suceden. Y suceden cada vez con más frecuencia. Y son cada vez más catastróficas y trágicas y fatales. También son ineludibles. Nadie pudo, ni puede ni podrá frenar la ira de la mano del dios que nos azotó, azota y azotará cada vez con más fuerza hasta que el planeta quede reducido a una gran masa amorfa de dolor y lágrimas, de tristeza y lamentos a los que nadie le dará mayor importancia puesto que el dolor, las lágrimas, la tristeza y los lamentos, serán el pan nuestro de cada día.

8 comentarios

  1. Walter de 150xdia

    Nada como empezar un lunes de buen humor. 😀

    11 Julio 2011 | 14:50

  2. Dice ser xulita

    Así me gusta.Empezando la semana con alegría.¡Si señor! 😛
    Tal vez deberíamos dar importancia a esas pequeñas buenas noticias.
    No son tan llamativas e impactantes como las malas, es cierto, pero hay están cada día.
    No ocupan las primeras paginas de los periódicos, ni dan comienzo a las noticias en televisión, ¿habrá que leer y escuchar otras cosas ?
    Feliz semana a tod@s

    11 Julio 2011 | 16:19

  3. Dice ser Al Sur de Gomaranto.

    Estoy tan acostumbrada a perder
    que si algún día ganara me enfado.
    Eso mi madre decía
    cuando le llegaban noticias,
    vinieran de cualquier lado.
    Nunca tuvo ni una buena
    todas tenían algo malo.
    El acostumbrarse, no lo sé
    pero el resignarse, asegurado.
    No sé si en proceso lento,
    pero por rápido que sea,
    se debe de hacer muy largo.
    Que sea la ira de un dios,
    ¡Qué dios con más mala ira!
    En vez de dios se les podría
    mejor llamar, de otra forma.
    Si esto terminará siendo,
    nuestro cotidiano pan.
    ¿Para qué creó este mundo?
    ¿Para qué puso aquí al hombre?
    No lo entiendo, estoy perdido
    ¿Me lo puede alguien explicar?

    11 Julio 2011 | 16:21

  4. Dice ser antonio larrosa

    Mira que es casualidad, precisamente estaba pensando en escribir algo relacionado con el tema de las inquietudes , penas y desastres que nos inundan cada dia en la vida y de lo cual los periodicos llevan las páginas a revosar, cuando he llegado aqui y me he quedado perplejo pues parece que nuestras dos mentes estuvieran interrelacionadas . Bien, a grandes rasgos os contaré de lo que va mi post que un dia de estos , cuando lo termine insertaré en alguno de mis humildes blogs.
    Se trata de una filosofia que una persona de las más ancianas del mundo explicó cuando le preguntaron que hacia para tener tanta vitalidad a aquella edad, creo que revasaba los ciento quince años.
    Tengo una fórmula para no acongojarme por nada, y se basa entres palabras que son: Comprensión, resignación y paciencia . Hay que comprender las situaciones y a las personas , hay que resignarse de cualquier infortunio sea el que sea y hay que tener paciencia tanto con las y sinsabores como con las personas, siempre. Viviendo bajo estas reglas todo se vence incluso las peores enfermedades. Eso es todo.
    Por eso yo que siempre recuerdo a aquella persona tan sabia sigo sus consejos y desde entonces no tengo miedo de nada, ni me hirrito por nada, ni me meto en graves lios con nadie, pues me pongo en el lugar del que me envidia o me insulta, lo comprendo, me resigno y la paciencia que añado me quita el malhumor , llegando a reirme de mi mismo algunas veces, pues la vida no merece que estemos enfadados nunca

    Clica sobre mi nombre

    11 Julio 2011 | 16:52

  5. Dice ser antonio larrosa

    Repito el escrito corregido

    1. Mira que es casualidad, precisamente estaba pensando en escribir algo relacionado con el tema de las inquietudes, penas y desastres que nos inundan cada día en la vida y de lo cual los periódicos llevan las páginas a rebosar, cuando he llegado aquí y me he quedado perplejo pues parece que nuestras dos mentes estuvieran interrelacionadas. Bien, a grandes rasgos os contaré de lo que va mi post que un día de estos , cuando lo termine insertaré en alguno de mis humildes blogs.
    Se trata de la filosofía que una persona de las más ancianas del mundo explicó cuando le preguntaron qué hacía para tener tanta vitalidad a aquella edad, creo que rebasaba los ciento quince años.
    Tengo una fórmula para no acongojarme por nada, y se basa en tres palabras que son: Comprensión, resignación y paciencia. Hay que comprender las situaciones y a las personas, hay que resignarse de cualquier infortunio sea el que sea y hay que tener paciencia tanto con los sinsabores como con las personas, siempre. Viviendo bajo estas reglas todo se vence incluso las peores enfermedades. Eso es todo.
    Por eso yo que siempre recuerdo a aquella persona tan sabia y sigo sus consejos. Desde entonces no tengo miedo de nada, ni me irrito por nada, ni me meto en graves líos con nadie, pues me pongo en el lugar del que me envidia o me insulta, lo comprendo, me resigno y la paciencia que añado me quita el malhumor , llegando incluso a reírme de mi mismo algunas veces, pues la vida no merece que estemos enfadados nunca
    Clica sobre mi nombre

    11 Julio 2011 | 17:12

  6. Dice ser Metamorfosis

    Igual que nos volvemos inmunes al veneno inoculándonos una pequeña dosis cada dia, también nos volvermos inmunes al dolor (sobre todo en la especialidad de dolor ajeno) recibiendo cada día esa dosis de malas noticias. Que cruel es que ya no extrañe un atentado con 20 muertos en Afganistan, y que pasemos la vista por encima de ese último crimen machista. Aún nos faltan unas pocas dosis para inmunizarnos del caso de los niños robados en los años sesenta y setenta, pero pronto pasaremos la vista por encima y buscaremos entre todas las desgracias una buena noticia que nos alegre el día, aunque solo ocupe un mínimo lugar en el diario o en Internet.
    ¿Sabéis cómó mido mi nivel de depresión diario? Lo mido por cuanto me afectan las noticias que ya no me afectan. Si llego a las lágrimas, toque de alarma y me embarco de inmediato a mi base lunar, para psicoanalizarme y convencerme de que sólo es una mala época, que pasará porque todo pasa, que hay que resistir como sea hasta que pase…
    Vaya, poco a poco me he dado cuenta de que voy a tener que comprar el pasaje para mi base lunar…

    11 Julio 2011 | 17:23

  7. Dice ser Pasaban

    … en una maSa amorfa…
    Por favor.

    11 Julio 2011 | 17:47

  8. tanta mala noticia nos hace malas personas sin darnos cuenta

    11 Julio 2011 | 17:58

Los comentarios están cerrados.