BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

En la celda contigua

Encerrado en una de las celdas del laboratorio vivía un hombre; un ser humano de carne y hueso. El hombre, completamente desnudo y algo encorvado, parecía querer imitar las piruetas y el caminar del orangután que se encontraba en la celda contigua. Le era imposible. Poco hábil y torpe en sus actos, el ser humano había aprendido a hablar a los dos años de edad. El orangután, por otro lado, antes de cumplir seis meses ya manejaba un extenso vocabulario. Mientras que el primate leía cuentos escritos por él mismo antes de dormirse, su sucesor, en cuanto a especie se refiere, difícilmente decía el abecedario de corrido. Al lado del orangután, el hombre parecía sencillamente estúpido. Los científicos quedaron asombrados ante los resultados del experimento, pero abrumados por la posible supremacía del gorila, hicieron lo que se tenía que hacer. Sigue siendo el hombre la especie más inteligente del planeta.

6 comentarios

  1. Dice ser priapo

    ¡¡HOLA wALTER ¡¡¡ perdona que ecriba esto aqui…..pero registrase en este periodico esa imposible ¡¡¡¡¡

    con ayuda de mi amigo ramon Faro :

    DECIDIO EL BORBON
    QUE UNO , VALIA POR TRES ,
    Y NOMBRO MARQUES,
    A UNO DEL MONTON

    EL MARQUES DESESPERABA
    ENTRE LA CORTE Y LA HIDALGUIA
    PUES DE VERDAD , SOLO SABIA
    AUN BALON , DARLE PATADAS.

    EL BORBON FURIBUNDO
    LE DIJO CON DISIMULO :
    ESOS SON TONTOS DEL CULO
    TU CAMPEON DEL MUNDO .

    07 Febrero 2011 | 12:06

  2. Dice ser Metamorfosis

    Siempre ha dicho que me causa tristeza ver a gorilas, chimpancés y otras especies de primates encerrados en jaulas. Miro sus ojos tristes o la forma que tienen las madres de abrazar a sus crías, y me parecen tan humanos…tan humanos como yo misma. Ese 3% que separa su genoma del nuestro es tan mínimo, y a la vez es tan grande como un océano. Nuestra especie tuvo la gran suerte de utilizar un palo o una piedra en primer lugar. Atacamos y nos ganamos nuestro primer puesto en el ranking de los animales. Después empezados a perder pelo, al abrigarnos con pieles de otros animales vencidos. Nos enderezamos y empezamos a caminar erguidos. Protegimos de forma más eficiente a nuestras crías, mucho más vulnerables y torpes que la mayoría de crías animales. Transmitimos nuestros conocimientos a los descendientes, primero de forma oral, después por escrito… Y ahí termina la diferencia: un escaso o grandioso 3% de diferencia entre ellos y nosotros.

    07 Febrero 2011 | 14:54

  3. Dice ser Clica aqui

    Esta claro que el mono desciende del hombre y no al revés y eso lo demuestran todas las cosa que hacen los monos que evolucionan muy lentamente a pesar de lo que muchos digan.

    07 Febrero 2011 | 15:38

  4. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    ¿Somos en realidad los humanos
    fruto de la evolución?
    ¿O somos un subproducto,
    debido a una mutación?
    En toda especie animal,
    la evolución es muy lenta,
    quizás esto se daba,
    que en la naturaleza
    a cada una de las especies,
    en su nicho ecológico,
    la considera perfecta.
    Por eso no evolucionan,
    e inamovibles se mantienen.
    Solo lo hacen si es necesario,
    y siempre es muy lentamente.
    El hombre va más de prisa
    en rápida transformación,
    no tanto por necesidad
    sus cambios consecuencias son,
    de su imperfecto genoma.
    Que sin necesidad imperiosa
    le solicita de cambios,
    física y síquicamente,
    que a pasos agigantados,
    lo está llevando al final.
    La evolución innecesaria,
    termina en agotamiento,
    en la auto destrucción,
    y desaparece la especie.

    07 Febrero 2011 | 16:56

  5. Dice ser cuclillo

    “Sobre el Filo del Tiempo”. Blog de poesía.

    Sois bienvenidos.

    http://sobrelfilodeltiempo.wordpress.com/

    07 Febrero 2011 | 19:15

  6. Dice ser Pedro Moreno

    A Metamorfosis.
    Celebro decirle, que he tenido el mismo pensamiento que usted. Cuando he leído el relato, antes de leer los comentarios sobre el mismo, lo primer que me ha venido a la memoria, ha sido, el hecho siguiente. Desde que un día, hace bastantes años, visite el zoo, y observe a un gorila muy grande, y de apariencia mayor. El recuerdo de dicho animal, quedo grabado en mi memoria. Y cada vez que surge algún comentario, respecto a la vida de estos animales, no dejo de pensar, en la sensación de sufrimiento, amargura, impotencia, e indefensión, que me pareció encontrar en su mirada, y comportamiento con su prole, y demás compañía de la jaula. Es más. Yo diría que observando detenidamente sus ojos, gestos, y cara, se parecían, enormemente, a un hombre bastante anciano, resignado, a llevar una vida de total esclavitud, sin ningún tipo de futuro, o como mucho totalmente incierto.

    08 Febrero 2011 | 00:22

Los comentarios están cerrados.