BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Sangre verde

…y en las venas,
en vez de sangre,
una dulce corriente vegetal.
Juan L. Ortiz.

Tres hojas verdes y primaverales le sobresalían desde la espalda y se dio cuenta de ello recién cuando su mujer, al verlo con el torso desnudo, le arrancó una de ellas. La extracción fue similar al dolor de un leve pellizco. Algunas horas más tarde, preocupado, acompañado por su esposa, ya en el consultorio del médico y esperando a ser atendido, el número de hojas recubría toda su espalda y pecho, y también habían comenzado a aparecer sutiles brotes en sus brazos. El doctor, abrumado, sin saber cómo resolver el extraño caso y sin poder dar un diagnóstico, cualquiera sea, no tuvo otro remedio que aconsejarle una buena podada. A su mujer le recomendó que lo saque al sol, al menos media horita por día y que lo riegue dos o tres veces por semana. También que le hable o le ponga música, que dicen que eso les hace bien.

6 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    Romance Sonámbulo

    Verde que te quiero verde.
    Verde viento. Verdes ramas.
    El barco sobre la mar
    y el caballo en la montaña.
    Con la sombra en la cintura
    ella sueña en su baranda,
    verde carne, pelo verde,
    con ojos de fría plata.
    Verde que te quiero verde.
    Bajo la luna gitana,
    las cosas la están mirando
    y ella no puede mirarlas.

    Verde que te quiero verde.
    Grandes estrellas de escarcha,
    vienen con el pez de sombra
    que abre el camino del alba.
    La higuera frota su viento
    con la lija de sus ramas,
    y el monte, gato garduño,
    eriza sus pitas agrias.
    ¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
    Ella sigue en su baranda,
    verde carne, pelo verde,
    soñando en la mar amarga.

    –Compadre, quiero cambiar
    mi caballo por su casa,
    mi montura por su espejo,
    mi cuchillo por su manta.
    Compadre, vengo sangrando,
    desde los puertos de Cabra.
    –Si yo pudiera, mocito,
    este trato se cerraba.
    Pero yo ya no soy yo,
    ni mi casa es ya mi casa.
    –Compadre, quiero morir,
    decentemente en mi cama.
    De acero, si puede ser,
    con las sábanas de holanda.
    ¿No ves la herida que tengo
    desde el pecho a la garganta?
    –Trescientas rosas morenas
    lleva tu pechera blanca.
    Tu sangre rezuma y huele
    alrededor de tu faja.
    Pero yo ya no soy yo,
    ni mi casa es ya mi casa.
    –Dejadme subir al menos
    hasta las altas barandas,
    ¡dejadme subir!, dejadme
    hasta las verdes barandas.
    Barandales de la luna
    por donde retumba el agua.

    Ya suben los dos compadres
    hacia las altas barandas.
    Dejando un rastro de sangre.
    Dejando un rastro de lágrimas.
    Temblaban en los tejados
    farolillos de hojalata.
    Mil panderos de cristal
    herían la madrugada.

    Verde que te quiero verde,
    verde viento, verdes ramas.
    Los dos compadres subieron.
    El largo viento dejaba
    en la boca un raro gusto
    de hiel, de menta y de albahaca.
    –¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
    ¿Dónde está tu niña amarga?
    ¡Cuántas veces te esperó!
    ¡Cuántas veces te esperara,
    cara fresca, negro pelo,
    en esta verde baranda!

    Sobre el rostro del aljibe
    se mecía la gitana.
    Verde carne, pelo verde,
    con ojos de fría plata.
    Un carámbano de luna
    la sostiene sobre el agua.
    La noche se puso íntima
    como una pequeña plaza.
    Guardias civiles borrachos
    en la puerta golpeaban.
    Verde que te quiero verde,
    verde viento, verdes ramas.
    El barco sobre la mar.
    Y el caballo en la montaña.

    Federico Garcia Lorca , Escribió esta bella poesia hace muchos años,si hubiera sido hoy seguramente Hubiera añadido

    Clica sobre mi nombre

    11 Julio 2010 | 11:34

  2. Dice ser antonio larrosa

    Seguramente este señor era politico y de tanto pensar en ello le salieron los tallos verdes por todas partes. En estos últimos tiempos son muchos los casos que se están prodigando .

    Clica sobre mi nombre

    11 Julio 2010 | 11:39

  3. Dice ser Metamorfosis

    Hombre, hoy que la sangre es más roja que nunca nos ponemos verdes? Dejemos el caso del hombre verde para analizarlo mañana con más calma. Yo me voy a ver a España.

    11 Julio 2010 | 18:37

  4. Dice ser Enmascarado

    disculpa Walter, hoy ni te he leido, solo el titular, pero hoy, la sangre es mas ROJA QUE NUNCA.

    12 Julio 2010 | 00:41

  5. Dice ser Marisa G.S.

    Perdona Walt, pero no comento tu relato hoy, porque :
    SOMOS CAMPEONES, CAMPEONES OEOEOEOEOEOEOEOEOEOOEOE.
    ¡QUE VIVA ESPAÑA!
    y SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL…..

    12 Julio 2010 | 01:00

  6. Dice ser Marisa G.S.

    pd: ojala estuviésemos unidos en todo además de ser una piña en cuestiones futboleras.
    Y OLE por mi paisano, el mejor entrenañor del mundo , todo un señor en su sencillez y buena persona, DON VICENTE DEL BOSQUE

    12 Julio 2010 | 01:03

Los comentarios están cerrados.