140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Entradas etiquetadas como ‘Lord Alistair McAlpine’

12 cuestiones (mías) sobre Twitter

1.- Twitter es una empresa privada. Se montó un buen escándalo cuando anunció que aplicaría censura local, en función de las legislaciones nacionales. Abrió la posibilidad de eliminar contenido de forma aislada, solo para un país. Algunos lo consideraron un palo a la libertad de expresión; otros, todo lo contrario, por aquello de que la censura ya no es global.

2.- Las legislaciones, en general, no están al día sobre redes sociales, ni cuando hablamos de información, ni cuando hablamos de publicidad ni cuando hablamos de simples expresiones o comentarios anónimos. Por supuesto, fenómenos como el trending topic o el retuit masivo, tampoco se consideran jurídicamente, aunque sean noticia a diario.

3.- Difamar, injuriar o calumniar debería ser lo mismo en Twitter y en Facebook, en China y en Paraguay. Dentro de Internet y fuera. Entiendo que lo es. Igual que la libertad de expresión. Volvemos a lo local: en cada país estos conceptos son diferentes, aunque hay normas internacionales que intentan proteger los derechos fundamentales. Y gente que intenta ayudar en este sentido.

4.- No, no podemos olvidarnos del hecho de que en la Red la publicidad, la amplificación y la difusión son mayores que en el mundo real. La “publicidad” está contemplada en el Código Penal en ciertos delitos.

5.- ¿Cuánta gente ve realmente un tuit? No hay manera de saberlo. Solo es posible saber quién retuitea y quién favoritea. Al margen de esto, claro, está aquello de que los retuits sin leer el contenido (a veces ni siquiera el propio tuit) son frecuentes.

6.- Los bulos y los rumores han existido desde el ‘uno de vosotros me va a traicionar’. En el pueblo, en la empresa, en casa, en el colegio y en el monte. Darles pábulo o no depende cada uno; hay gente especialista en hacerlo y hay otra que se lo cree todo. El uso de las redes sociales es libre y, es verdad, hay personas que no han entendido cómo funciona eso.

7.- Hacerse eco de un bulo o un rumor es el pan nuestro de cada día, lo que no quiere decir que esté bien. Pero claro, nuestras fuentes casi siempre con fiables (nótese la crítica). ¿Era la BBC una fuente fiable para los británicos en el caso de Lord Alistair McAlpine aunque la cadena no lo citara expresamente? En principio, sí.

8.- ¿Tiene sentido querellarse contra 10.000 personas por difundir una información en Internet cuya fuente es otra distinta? Unos hicieron comentarios y otros, simplemente, replicaron contenido. ¿Unos son peores que otros? ¿Se les puede imputar un delito a todos ellos? Para mi es dudoso. Partían de una información que consideraban veraz (el concepto a sabiendas, a propósito -y aquí, no sé por qué, me acuerdo de Garzón-, es importante, creo) y, a partir de ahí, si se cometió alguna vulneración de la ley es otra cosa.

9.– El exasesor de Margaret Thatcher dice que pedirá una compensación en forma de donación simbólica a una ONG. En casos como este, en los que una acusación falsa y grave se propaga por la Red de forma injusta, me parecería una buena acción que partiera de la comunidad de usuarios como admisión del error y el apoyo a las buenas prácticas en la Red. Por qué no.

10.- Ya ocurre: usuarios de Twitter ya han sido metidos en la cárcel por regímenes concretos; en otros lugares, delitos como amenazas directas de muerte son perseguidos en arreglo a las legislaciones nacionales. Claro. Por no hablar del derecho de rectificación, tuit-sentencia incluida.

11.- Todo el mundo mete la pata. En este caso el tema salpicó a gente influyente y de medios de comunicación. La BBC metió la pata. Todos metieron la pata.

12.- ¿Qué pasa con una víctima de escarnio público? ¿Cómo resarcir a una persona señalada sin fundamento? ¿Es diferente una burla masiva a un castigo verbal masivo? ¿Son diferentes los juicios paralelos en la calle a un imputado, que no acusado? Y, sobre todo, ¿es responsable el medio utilizado?