140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Entradas etiquetadas como ‘BCE’

‘Selfies’ con dinero, ¿sí o no?

Hace unos días, repasando mi timeline, me encontré con este tuit promocionado:

BCE

Resulta que el Banco Central Europeo ha puesto en marcha, hasta el 30 de noviembre, un concurso de selfies con dinero (aquí, las bases). Concretamente, con el nuevo billete de diez euros. Hay 100 premios, 5 ipads mini y 95 billetes de diez euros “sellados en acrílico, con un valor unitario de 20 euros”. La idea es compartir una autofoto en Twitter e Instagram con la etiqueta #mynew10.

No es la primera vez que el BCE lanza una iniciativa de este tipo en su afán divulgativo sobre el euro. El año pasado, por ejemplo, animaba a descubrir los “elementos de seguridad” del nuevo billete. En esta ocasión, sin embargo, ha optado por sumarse a la moda selfie y por abrir la puerta a un sinfín de creatividades móviles (y otras tantas cosas más).

¿La respuesta? En Instagram encuentro medio millar de instantáneas, algunas hechas en España. Como estas.

#mynew10

Una foto publicada por José Javier Pinilla Martínez (@joseja82) el Oct 10, 2014 at 6:40 PDT

#mynew10 Una foto publicada por @rafapetunia el Oct 10, 2014 at 4:49 PDT

Son dos de los ejemplos que más se salen de la aburrida cara-con-billete (la mayoría son así, sin más), presumiblemente el objetivo inicial de la institución.

En Twitter, por contra, veo que la caña ha sido algo mayor. Supongo que hay quien considera que pedir fotos con billetes es poco apropiado, dada la coyuntura económica actual en Europa y también que el propio Mario Draghi anda pidiendo “esfuerzos” para evitar una nueva recesión. Por no hablar de las particularidades púnicas de cada país.

Y claro, esto es lo que pasa

 

He leído también unas cuantas críticas, sin foto, por el hecho de que haya tuits promocionados (pagados), aunque no aprecio un enfado general de los usuarios con la campaña. En Facebook, al quedar fuera de esta acción por parte de los organizadores, apenas hay conversación sobre el billete.

Las fotos son incluidas en un mosaico gigante -de momento no se ha llenado y hay fotos repetidas-, en el que se puede hacer zoom y en el que se puede buscar una imagen concreta a partir de un correo electrónico. Todo esto, en el microsite que el BCE ha creado para el concurso.

¿Os parece una buena/adecuada campaña?

#OpenDraghi o el pulso de Twitter al BCE

El señor Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, va a comparecer en el Congreso de los Diputados español el 12 de febrero (a las 14 horas). Pero a puerta cerrada. No habrá transcripción de lo hablado, ni actas, ni grabaciones, según ha contado hoy mismo el portavoz de Izquierda Plural, José Luis Centella.

Lo que sí habrá es una rueda de prensa posterior, pero nada más. Así que dos diputados de ese grupo, Joan Coscubiela (ICV) y Alberto Garzón (IU), han anunciado en sus cuentas de Twitter de forma simultánea que tuitearán desde dentro lo que diga Draghi. “Algunos cumpliremos con nuestra obligación de informar de lo que allí suceda. Como intentamos siempre”, ha escrito Coscubiela.

 

 

Tras pedir ayuda a sus seguidores han establecido que el hashtag que utilizarán para la retransmisión de la sesión será #OpenDraghi, aunque otros finalistas han sido #LuzYTaquígrafos #DerechoASaber y #BCEnsura. “Yo haré RT”, ha dicho Chesús Yuste, diputado de la Chunta Aragonesista.

Pero también lo utilizarán a partir de ahora “para denunciar lo que no podremos decir” en los 6 minutos que durará su intervención, según Garzón, y “para suscitar debates sobre las políticas en la UE y en especial el papel del BCE”, ha apuntado Coscubiela. (Draghi hablárá primero y los grupos parlamentarios tendrán turnos de seis minutos; después, les responderá el presidente del BCE).

 

 

Al parecer, ha sido el propio Draghi quien ha impuesto el formato, el mismo que usó cuando compareció en el parlamento alemán (Bundestag). La Cámara “ha aceptado” sus condiciones. En concreto, el tema se trató en la Mesa del Congreso de los Diputados y se optó -“aunque no como una decisión formal”, me explican fuentes del Congreso- por aceptar la propuesta.

“No” se trata, me dicen, de una comparecencia “ordinaria” en comisión regida por el reglamento del Congreso en estos casos. Se trata de una “invitación”. ¿Y por qué se ha aceptado el ‘formato Draghi’, que incluye que no haya prensa presente?, pregunto. “Porque si no, no viene”. La Cámara decidió que le compensaba que el presidente del BCE se sentara en una sala del Hemiciclo, esa es la explicación.

Leo que el Congreso podría sancionar a los diputados rebeldes, aunque a mi me han explicado que la Cámara “no prevé nada” en estos casos, “no puede prever nada”, insisten las fuentes. Dicen que esto es un “futurible” y que prácticamente todo dependerá de la “reacción de Draghi” que, por qué no, podría levantarse y marcharse, quién sabe.

“A la comparecencia de Draghi acudiremos con iPhone en una mano y la Constitución en la otra. Espero no prohíban las dos”, ha dicho Coscubiela en Twitter. He preguntado directamente por medidas preventivas y me insisten desde la Cámara en que eso no se contempla. Igual se monta el número en plena comparecencia que, me han confirmado explicitamente, “que sea a puerta cerrada no quiere decir que sea secreta”. Ojo.

 

 

Esto es: que se puede contar lo que alli se dirá…. pero no en el momento. ¿Absurdo? Pues en plena tramitación de la Ley de Transparencia, en plena demanda ciudadana de la misma hacia las instituciones y en plena crisis y angustia vital y económica de muchas personas y siendo que el presidente del BCE no es cualquiera, pues sí lo parece.

Va a estar la clave en la (in)formalidad de la convocatoria. Van a estar ahí las lagunas porque, por supuesto, esto no es un tribunal ni habrá un juez en la sala y las normas del Congreso nada dicen de las redes sociales, solo de las “grabaciones gráficas o sonoras”.

Es un pulso. Podremos saber lo que ha ocurrido en la comisión a posteriori, si es que alguien nos lo quiere contar. La rueda de prensa “dará cuenta” de ello, aunque sin transcripciones -por cierto, que en las sesiones secretas sí se levanta acta taquigráfica… ¿declararán secreta la comparecencia?- ni grabaciones lo que nos llegue será una versión mermada, es lógico.

 

 

Tuitear lo que hablen Draghi y sus señorías en directo por iniciativa personal no rompería ningún secreto, puesto que la comparecencia no lo es oficialmente, al menos de momento, pero sí romperá el compromiso adquirido por la Cámara, que ha pactado el formato. Hay que recordar que Izquierda Plural no tiene representación en la Mesa del Congreso, donde solo hay miembros del PP, del PSOE y de CiU.

No me cabe duda de que se sabrá lo que ocurra en la comparecencia de Draghi, tuiteen unos u otros, desde dentro o fuera, tomen notas en una red social u otra o en una wiki compartida; y tampoco creo que se vayan a prohibir los móviles en la sala, faltaría más. La polémica durará aún un par de semanas.