Entradas etiquetadas como ‘Stonewell’

#WhenWeRise: historia íntima de nuestra revolución

Por Enrique Anarte (@enriqueanarte)

Escena de la serie ‘When we rise’

Desde los disturbios de Stonewall, iniciados la madrugada del 28 de junio de 1969, hasta la declaración de la legalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo por parte del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el 26 de junio de 2015. Una revolución, con todas sus letras, le pese a quien le pese. Eso es lo que fue, lo que es, lo que debería seguir siendo. Una revolución que a veces implicó violencia, sacrificios y dolorosas pérdidas, pero que también estuvo marcada por una ruta de victorias (aunque no siempre en línea recta, por mucho que la narrativa del progreso irreversible se empeñe en que creamos lo contrario) con sabor a libertad, a igualdad, a dignidad.Son algunas de esas historias las que constituyen la línea argumental de When we rise, miniserie de Dustin Lance Black (que ya nos regaló un hermoso homenaje a la historia del activismo LGTBI con Mi nombre es Harvey Milk) y que llegó hace unas semanas a nuestras pantallas de la mano de HBO España. Lee el resto de la entrada »

La primera rebelión de los gays fue en la Florencia renacentista

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

El ‘David’ de Miguel Angel

Todos sabemos que la principal rebelión LGTB fue la de Stonewall en 1969, pero casi nadie sabe que la primera rebelión gay de la historia fue la de Florencia (Toscana) en 1512. Ya en 1400 Florencia era conocida en toda Europa por la amplia difusión de la homosexualidad, hasta el punto de que en Alemania para indicar un sodomita se utilizaba la palabra”florentino” (florenzer). La reputación de los ciudadanos de la Toscana estaba tan afectada, que la ciudad de Génova tenía una ley que impedía la contratación de profesores de esa región por temor a poner en peligro la sexualidad de los estudiantes. Lee el resto de la entrada »

Stonewell era tan gay que resistió

Hoy os hablaremos de otro estreno que está por llegar. Será a finales de septiembre en Estados Unidos, en España todavía sin decidir.

 

Se trata de ‘Stonewell’. La película de Roland Emmerich contará -a través de la historia de un joven que es echado de su casa por sus padres cuando se enterán que es gay- las históricas revueltas que tuvieron lugar a partir del 28 de junio de 1969 y que han dado lugar a que sea esa fecha cuando se celebre el Día del Orgullo LGBT.

El nombre de la película tiene su origen en el ‘Stonewell Inn’, un bar de ambiente situado en el barrio Greenwich Village de Nueva York y que era frecuentado por homosexuales y drags queens. Las redadas por parte de la policía a los bares de ambiente eran muy frecuentes. Estaba prohibido servir alcohol a los gays o bailar con ellos.Cuando la policía entraba en los locales, se encendían las luces y se ponían a todos los clientes en fila para ser identificados. Aquellos que no tenían identificación o iban vestidos de mujer, directamente eran arrestados. Lee el resto de la entrada »

Los arco-iris salen de los armarios y ondean en los balcones municipales

Mañana en la capital de España, Manuela Carmena izará la bandera arcoiris que representa la Libertad y la Diversidad. Será un momento histórico que ya este fin de semana se esá reproduciendo  en diferentes ayuntamientos a lo largo y ancho de la península y de las islas: Cartagena, Santiago, Zaragoza, Valladolid… Hasta en Las Palmas de Gran Canarias ondeará la bandera trans. Miguel Ángel Sánchez, presidente de honor de la Fundación Triangulo nos lo cuenta hoy en nuestro blog.

Fotografia de Alejandro Slocker

Algo está pasando, y creo que el movimiento LGBT lo nota. Jamás en nuestra corta historia (sí, aunque os sorprenda, la historia del activismo LGBT en España es muy reciente si la comparas con otras luchas sociales) tantos ayuntamientos españoles han colgado la bandera arco-iris y leído declaraciones institucionales en apoyo a las reivindicaciones de igualdad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. 

Se puede decir que sólo es un gesto, que la realidad de la discriminación no se acaba de un plumazo porque ondee una bandera. Esto es cierto y no lo es, porque quien hace esta crítica no aporta la solución mágica por la cual se pueda pasar de una situación en la que ser gay, lesbiana o transexual sea (como ha sido en nuestra reciente historia) lo peor que le podía pasar a una persona, algo por lo que algunos padres decían: “prefiero un hijo muerto que un hijo maricón”, a ser algo perfectamente aceptado y sin ninguna discriminación. No existe ese camino mágico. El movimiento LGBT ha sido capaz de buscar la alianza y la complicidad de otros movimientos sociales, de la prensa, de las organizaciones políticas, de la ciudadanía más avanzada y poco a poco, con charlas, apariciones en prensa, debates, actividades culturales, festivas, institucionales, etc, poco a poco ir cambiando el imaginario mayoritario. Y en esta fase toca que ayuntamientos de todos los tamaños, grandes y pequeños discutan sobre la necesidad de dar esa muestra de apoyo público, para que no sólo se pueda ser LGBT en Madrid o Barcelona, sino en cada localidad de nuestro país. Colgar la bandera no soluciona todo, claro que no, pero para muchos de nuestros compañeros y compañeras están siendo días de emoción, al ver que las localidades de las que un día tuvieron incluso que emigrar por el desprecio de sus conciudadanos, ahora les reivindican y dicen, esta es tu ciudad y la de todos y todas. Un paso más hacia la igualdad social y real de las personas LGBT. Sólo un paso más, pero qué pasos tan llenos de color vamos dando.

Ante el acoso, yo tomo tu mano

“75.000 jóvenes serán acosados este año por no ser o no parecer heterosexuales, 21.000 intentarán suicidarse”. Ese es el escalofriante dato con el que la organización británica Stonewall lanza su campaña anual contra el acoso homófobo y transfobo. Un campaña dirigida a la comunidad escolar en la que se producen los insultos y los hostigamientos. Es a ellos a los que manda un rotundo mensaje: ‘No seas espectador: si lo escuchas, frénalo’ (el hashtag de su campaña es #nobystanders).

Frenar la discriminación está en las manos de cada uno de los miembros de la comunidad educativa, también en las de los chicos y chicas que aceptan los abusos y las humillaciones a quienes su orientación sexual o identidad de género ‘les señala’. Es a ellos a quienes nos dirigimos hoy con el vídeo de la organización irlandesa Belongto. Los compañeros y compañeras de los chicos y chicas acosados son un elemento clave para frenar la lgbtfobia en las escuelas, pero no el único y mucho menos el último responsable de hacerlo. No aceptes el acoso a nadie, recházalo.