Entradas etiquetadas como ‘Gentrificación’

¿Quién teme a lo queer? – Florecer será un crimen

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏)

Si quieres mandar preguntas o comentarios a Víctor Mora puedes escribir DM o de forma anónima a: https://curiouscat.me/Victor_Mora_G

te preguntaré mil y una veces / de qué soy yo para ti el significante, mi amor; / adiós, adiós al significante; / yo tan sólo quiero / trascenderte / como nunca podría hacerlo una palabra, sin / cuestionarse torpemente entre las palmas vacías, / sin la indiferencia, igual, así; justo así, justo / mi amor, / como el sujeto más puro de mi deseo.

Elizabeth Duval. Fragmento de ‘Symploké’

Imagen: ‘Lorca’ de Roberta Marrero (2018)

Federico García Lorca creó el concepto de “epentismo”. Él era epéntico. Un sintagma adjetival encriptado, referencia oculta a la forma de ser y desear que aún en tiempos republicanos se mantenía proscrita. Una estrategia de comunicación con allegados para hablar (sin decir) sobre lo que se prohibía nombrar. Lo epéntico podía ser, quizá, además de apunte a orientaciones clandestinas, aquello que emerge de pronto, de improviso, como significante espontáneo en un contexto que ni lo espera ni, desde luego, aprueba formas disidentes de existencia.

De esta forma Federico ya nos enseñaba que el lenguaje bien podía ser un arma (cargada de futuro, como aquellas de Celaya). Su práctica poética distorsionaba los límites de lo lineal y comprensible, trazaba nuevas posibilidades míticas, ontologías otras para el relato y sus direcciones, para nuestra relación con el mundo y la realidad que se escapa siempre al nombre. Federico epéntico sembró clandestino campos de flores y fue, como sabemos, perseguido, castigado, asesinado, desaparecido. Devino fantasma de esta condena a la desmemoria, devino hueso enterrado en tierra opaca, exiliada en el interior de la España que olvida a la fuerza. Lee el resto de la entrada »

#EleccionesMunicipales: el Orgullo importa, los barrios también

Enrique Anarte (@enriqueanarte) se estrena como colaborador (que no como autor) y lo hace entrando de lleno al tema que estos días centra la atención de todas y todos, no es para menos. ¡Bienvenido Enrique!

Fotografía de EFE - Orgullo de Madrid 2012

Fotografía de EFE – Orgullo de Madrid 2012

Las elecciones municipales, a la vuelta de las esquina. Esperanza Aguirre -candidata a la alcaldía de la capital por el partido que ha sudado la gota gorda para institucionalizar el heteropatriarcado, el binarismo y la intolerancia en general en nuestro país- quiere que el Orgullo pase por Gran Vía. Aguirre, máxima exponente quizás del pinkwashing que practican diversos miembros del PP, posa con el empresariado LGTB (permítanme dudar de que sus “amigos” representen la heterogeneidad de este colectivo) para demostrar que las minorías genérico-sexuales tienen un hueco reservado en su proyecto político municipal.

Toca preguntarnos si acaso al resto nos interesa lo que Aguirre tiene que contarnos al respecto. Toca preguntarnos si podemos hacer política LGTBIQ+ en nuestras ciudades.

En efecto, la diversidad sexual y de género no se limita a la política nacional. Nosotros, los que reivindicamos la soberanía sobre nuestros cuerpos, sabemos que la política tiene escalas, que entre el Estado y el cuerpo hay muchos más niveles por los que aún queda luchar. Sabemos que los mismos partidos que perpetúan el limbo legal de la prostitución a nivel estatal luego criminalizan a las trabajadoras sexuales en las ciudades que gobiernan. Una historia distinta, sí, pero que nos recuerda que también en la polis se hace política (valga la redundancia etimológica), a favor o en contra de nuestros derechos. Lee el resto de la entrada »