Entradas etiquetadas como ‘Alan Turing’

¿No soy un robot?

Por Abel P. Pazos (elle/a) – IG: @llorarbailando

 

Desde hace años me pasa que cuando me enfrento a un captcha siento una profunda crisis existencial. Sí, con algo tan sencillo como es introducir una breve sucesión de números y letras, o determinar en qué fotos de una pequeña selección aparecen semáforos, algunas de las pruebas desafío por medio de las cuales los sistemas de seguridad de algunas paginas web me sitúan frente a frente con mi misma condición humana, que es puesta en entredicho a través de esta interface, y que debo ahora demostrar para ver un episodio pirata de Embrujadas.

¿No soy un robot?, ¿acaso no?, ¿ni un poco?, bueno, y si es así, ¿de verdad puedo probarlo?

No puedo ser le únique que sienta esa presión cada vez que tiene que pasar este robotizado test de Turing que pretende probar mi sincronía con la especie animal humana enseñándome fotos random de carreteras. Es, como poco, grotesco. Ésta es una prueba que pretende demostrar mi humanidad pidiéndome que señale fotos en que aparecen bicicletas (¿y si me equivoco???); y despliega, por todas estas cuestiones, planteamientos bastante controvertidos a propósito de mi condición como cuerpo que parece ser, debe desmarcarse de la tecnología en una alianza de la materialidad con lo natural y por medio de un juego de distinción de imágenes en que aparecen puentes, de imágenes en las que no. Lee el resto de la entrada »

Alan Turing y la memoria histórica de la diversidad

La entrada de hoy viene de la mano de nuestro colaborador Enrique Anarte (@enriqueanarte)

Hut 8 en Bletchley Park, fue el lugar de trabajo de Alan Turing - Fotografía  de Elliott Brown

Hut 8 en Bletchley Park, fue el lugar de trabajo de Alan Turing – Fotografía de Elliott Brown

Las grandes producciones cinematográficas a las que nos hemos acostumbrado en los últimos años tienen la virtud de acercar algunas de las historias más significativas de nuestro pasado a las grandes masas. Hace unos años llegó “Los Miserables” y ahora todos los jóvenes conocen las odiseas de Jean Valjean, Fantine, Marius o Cosette. La historia de Alan Mathison Turing (1912-1954), genio matemático considerado uno de los padres de la ciencia de la computación, llegó a la gran pantalla a finales de 2014.

‘The imitation game’ pese a haber sido criticada por su descarada inventiva, ha llegado en el momento propicio para poner sobre la mesa la responsabilidad del Estado británico en la muerte de Turing. El científico era homosexual, algo que no solo era inaceptable para el sentido común de la época, sino que además estaba castigado por las leyes del país. En 1952, unos años después de su trascendental servicio criptográfico a Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial, Turing fue condenado por “ultraje a la moral pública” (gross indecency). Cuentan que ni siquiera se defendió, pues consideraba que no tenía por qué disculparse. Por aquel entonces se pagaba caro desafiar la norma heterosexual en la nación a la que sirvió por convicción patriota. Entre la prisión o la castración química, un brutal tratamiento hormonal cuyo objetivo era reducir la libido, eligió lo segundo. Falleció dos años después por envenenamiento con cianuro, aunque nunca se llegó a probar que fuese un suicidio. Lee el resto de la entrada »