Menos es más en La Perra, la Cerda, la Zorra y la Loba Conversando con Luis Amavisca y Marta Sevilla

Por Nieves Gascón, (@nigasniluznina), la cuentista de nuestro refugio

 

Antes de salir de casa cojo dos libros de la estantería. Son el primero y el último del escritor Luis Amavisca con el que he quedado en la editorial NubeOcho. Me acompaña Raquel, mi hija de dieciséis años, que accede a colaborar para hacer las fotos del encuentro.

Conozco a Luis como escritor desde hace tiempo. Uno de los álbumes ilustrados que comenté en mis comienzos como crítica literaria y cuentista de este Blog, fue La Princesa Li que compré en la librería Berkana recomendado por Mili Hernández.

Damos una vuelta a la manzana buscando el número de la calle y suena el teléfono. Es Luis que afortunadamente nos guía hasta el portal. Tras salir del ascensor caminamos por un pasillo y vemos el letrero de NubeOcho junto a una de las numerosas puertas. Nos abre Luis con ojos de cálida sonrisa tras la mascarilla. Nada de apretón de manos, ni besos, resulta extraño. Atravesamos una sala con estantes llenos de publicaciones. Me fijo en una imagen de portada de Clara Campoamor. El primer voto de la mujer, de Raquel Díaz Reguera. Entro en un lugar de relatos, magia, sueños editados y organizados en los numerosas estanterías que revisten las paredes. Veo a la portada de No tengas miedo cangrejita, de  Chris Haughton, enmarcada en un cuadro en la pared que queda a mi espalda tras sentarme frente a Luis, con una mesa escritorio de por medio. Debemos preservar la distancia social. Le indico que traigo dos libros para que me firme. Nos dedica a Raquel y a mí su último álbum La Perra, la Cerda, la Zorra y la Loba (NubeOcho, 2020). Luego La Princesa Li, pero por favor, le pido, esta dedicatoria solo para mí. Es su primer relato escrito en colaboración con la editorial Egales, en 2012, momento en el que Mili Hernández le anima a escribir y le comenta: tienes algo… algo especial escribiendo.

Otra faceta de Luis es su trabajo como editor, que inicia hace diez años. Las primeras publicaciones de NubeOcho tratan argumentos de diversidad e identidad de género y sexual, en la Colección Egalité. Después publica álbumes ilustrados con perspectiva de género.

  • Hace diez años, el ochenta y cinco por ciento de los protagonistas de los álbumes infantiles y juveniles eran niños. El resto niñas. Pero esto ha ido cambiando.

Editores y editoras preferían sacar libros con personajes niños porque alegaban: “las niñas no son sexistas y no tienen problemas en leer libros con protagonistas masculinos; sin embargo, los niños no quieren libros con protagonistas niñas, y por eso hacemos libros con protagonistas niños. Las chicas son más abiertas”. Discrepamos sobre esta creencia generalizada y estereotipada de los gustos del público infantil.

Lejos de esta idea cree en proyectos como Daniela Pirata (Susanna Isern y Gómez):

  • Un relato con el que un mogollón de niños se identifica con la niña protagonista. Daniela explica muy bien lo que es el Feminismo.

Sobre la importancia de los valores en narrativa:

  • El arte trasmite valores. Los cuentos clásicos están llenos de valores tradicionales que no se entienden muy bien ahora porque son demasiado machistas y conservadores. Cuando una niña crea que no quiere que la salven, es cuando tiene la necesidad de otras historias.

Comentamos sobre este momento en el que parece que vamos hacia el pasado en cuanto al retroceso en el reconocimiento de derechos tanto a las mujeres como a los grupos LGTBI+.

  • ¿Sería un momento de involución?- matiza y asiento; es la palabra exacta, “involución”-  Tenemos los libros que en nuestra infancia no pudimos leer. Disponemos de modelos no binarios en las narraciones -señala como avance.

Imagen de Raquel Suárez Gascón

Habla sobre feminismos y diversidad. Recordamos que hay países donde se condena a muerte, se maltrata y se niega derechos a mujeres y personas LGTBI+.

Volviendo al álbum infantil y en general:

  • Va cambiando algo. Un treinta por ciento de las protagonistas de las publicaciones son niñas frente a aquel quince por ciento de hace diez años. Los y las personajes animales son mayoritariamente masculinos y sólo algunas como la osa, se les atribuye la feminidad por su identificación con el rol materno. La osa es suave y cálida, por lo que es femenina. Sin embargo, en inglés los personajes son neutros. Cuando le pregunté a Chris Haughton sobre uno de sus personajes, un cangrejo, si era masculino o femenino, me dijo que no se lo había planteado nunca. Para él era neutro. Me alegré; pero en castellano es un personaje animal masculino.

Sobre Clara Campoamor. El primer voto de la mujer de Raquel Díaz Reguera, refiere que a través de este álbum se da a conocer uno de los momentos más importantes de nuestra historia y precisamente protagonizada por una mujer valiente. Luis nos recuerda que parece que no hay conciencia de los derechos de las mujeres por problemas que persisten como la violencia de género.

  • Queda mucho por hacer.

Nos recuerda igualmente la lamentable discriminación de personas con capacidades diversas.

Volvemos a sus comienzos como editor en NubeOcho.

  • He recibido emails de madres que se han quedado viudas y que nos agradecen nuestras publicaciones para explicar la muerte a sus hijos e hijas. Se me ponen los pelos de punta… Para mí esto es fundamental como editorial.

Luis le da importancia a los valores y al adecuado uso del lenguaje igualitario:

  • Es relevante en términos neurolingüísticos… Soy luchador hasta de la palabra. Buenas noches a todos refiere un título  ¿Porqué a todos? Será Buenas noches a todas y todos ¿No?

Estamos más que de acuerdo. Hablamos del no género el empleo del artículo “les”, de la “e” de “niñes” y de ese espacio no binario de los álbumes infantiles y juveniles en donde pueden encontrar su identidad las, les y los lectores.

Le pregunto sobre cómo convivir con nuestra imperante realidad digital.

  • De lo digital debe hacerse un uso adecuado y moderado. Cuando un niño o niña va leyendo es bueno, pasa las páginas y va viendo lo que le queda del libro. Para un niño o niña es importante saber calcular y tener una concepción espacial. El papel es fundamental. La familia debe orientar al uso de ediciones en papel.

Pasamos al objetivo principal de nuestro encuentro y a su faceta de escritor. Hablamos de La Perra, la Cerda, la Zorra y la Loba, con texto de Luis y dibujos de Marta Sevilla, recientemente editado por NubeOcho. Explica que no es un álbum ilustrado infantil, quedando muy claro desde su comienzo. Con mucho humor el relato refiere al uso del lenguaje cuando se emplean palabras como perra, o zorra marcando bien ese sonido erre, o el uso de los términos cerda y loba, con connotaciones sexistas que catapultan a las mujeres, a diferencia de las mismas palabras en masculino, sin ningún tipo de connotación, o a su uso en los grupos LGTB+, que de forma interna las identifican con otro significado quizás más fraternal.

Luis indica que esta historia evoca a la literatura infantil y señala la escasez de protagonistas animales femeninos. Coincidimos en que se trata de un texto sencillo con frases cortas que Luis aclara que pueden ser un eslogan cada una en sí misma, con un mensaje bastante profundo que nos deja mucho que pensar. Se trata de una trama directa y sencilla.

  • Menos, es más – dice, y sin embargo el texto invita a la reflexión de jóvenes lectores y lectoras, hasta de personas adultas sin límite de edad. Incluso podemos compartir esta publicación con niños, niñes y niñas preadolescentes que disfrutarán de sus ilustraciones con un poco de ayuda de sus mayores.

A diferencia de un álbum ilustrado infantil, esta edición en tapa dura es algo más estrecha y rectangular, con fondo negro en la portada y contraportada, sobre el que resaltan sus protagonistas asomándose para recordarnos que existen y quieren ser visibles.

Unos días después del encuentro con Luis Amavisca, tengo la oportunidad de preguntar a Marta Sevilla, la ilustradora. De su trayectoria profesional, comenta que en un principio compaginó la ilustración con el diseño gráfico. Durante años trabajó en una editorial que deja para dedicarse en exclusiva a la ilustración. Ha trabajado para NubeOcho, Combel, o Santillana, para Holiday House, Principia, The New Yorker, Whashington Post, Wall Street Journal ó The Boston Globe. Conoce a Luis Amavisca en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia:

  • Conectamos bastante bien… Trabajamos juntos en Cosas de Bruja (NubeOcho, premio Narrar la Igualdad). Después, hablando de cuestiones de género y de Feminismo, me comentó que tenía un texto, un proyecto personal, y me enseñó el primer borrador de La Perra, la Cerda, la Zorra y la Loba. Me encantó el texto, y la idea, y ya me imaginaba a las “personajas” teniendo sus conversaciones y compartiendo sus quejas. Así que decidimos hacerlo juntos, y empezamos el trabajo de ilustración, diseño y edición.

Añade sobre el proyecto:

  • La primera vez que Luis me enseñó el texto, ya estuvimos hablando largo y tendido sobre cómo nos imaginábamos a las “personajas”, sobre todo hablábamos de la sensación de que fuesen mujeres normales (aunque fuesen “animalas”). Queríamos transmitir la sensación de que ellas están hablando entre amigas, en un lugar seguro, “fuera de las cámaras”. No están en un cuento, (porque no las dejan aparecer)  por eso el fondo está a penas esbozado en lápiz, en blanco y negro. Están en otra parte, como entre bambalinas, hablando entre amigas.

Para Marta y Luis, era importante que sus protagonistas no fueran infantiles y que tuvieran cada una de ellas una marcada personalidad:

  • Así que había que inventarse un poco una vida para cada una de ellas, aunque no saliera en la historia, pero que de alguna manera quedara reflejada en las poses de ellas, y en su manera de hablar y de estar  explica Marta.

La técnica de la ilustración es digital con finalización en Photoshop, aunque el trabajo previo fue analógico.

Tanto para Luis Amavisca como escritor y para Marta Sevilla, ilustradora, La Perra, la Cerda, la Zorra y la Loba, ha sido un proyecto del que han disfrutado y construido de forma complementaria. Marta confiesa que ha aprendido mucho sobre la historia y su funcionamiento, llegando a sentirse más parte del libro.

Y así es como nos gustaría que se sintieran lectores y lectoras al disfrutar de La Perra, la Cerda, la Zorra y la Loba, como parte de una historia que nos hace reflexionar sobre la literatura, el espacio y el lenguaje igualitario, además de la construcción social en femenino a través de la sencilla narración de un álbum ilustrado accesible, profundo, crítico y con un gran sentido del humor. Compartan en aulas con adolescentes e igualmente en familia, para llegar a la conclusión de que menos, es más, y que, aunque nos queda mucho por hacer y luchar en beneficio de todas, todes y todos, algo está cambiando y no está nada mal.

¡Hasta pronto!

Imagen cedida por NubeOcho

Los comentarios están cerrados.