Históricas LTB: Marielle Franco

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#MujeresBisexuales

Foto: Marcelo Freixo

 La mujer guerrera que murió por el pueblo

Política, negra, pobre, bisexual, feminista y activista por los derechos humanos. Marielle Franco nació  en una favela de Río de Janeiro el 27 de julio de 1979.  De familia humilde, con once años se puso a trabajar para ayudar en su casa. Se definía como “mujer feminista, negra e hija de favela”. Nunca quiso olvidar sus orígenes y puso la pobreza y la desigualdad en el centro de su lucha política. Esto le costaría la vida.

Se graduó en Ciencias Sociales por la PUC-Río y tenía un máster en Administración Pública por la Universidad Federal Fluminense (UFF). Comenzó su militancia en la defensa de los derechos humanos y contra acciones violentas en la favela tras  la muerte de una amiga, víctima de una bala perdida, durante un tiroteo que involucró a policías y traficantes de drogas en el Complejo de la Marea, barrio donde Marielle nació y vivió

Marielle dio a luz a su primera y única hija en 1998 cuando tenía 19 años. Crió a su hija sin la ayuda del padre y trabajó como maestra de preescolar con un salario mínimo.

Siempre se definió como bisexual. En 2004, comenzó una relación con Mónica Benício.  Marielle y Mónica se conocieron en un viaje cuando tenían 18 y 24 años, respectivamente. Su relación fue intermitente  debido a la no aceptación de sus familiares y amistades. En 2017, se mudaron juntas al  barrio de Tijuca con Luyara, la hija de Marielle. Su boda estaba programada para finales de 2018

Miembro del Partido Socialismo y Liberal (PSOL), se centró en la defensa de  los derechos humanos de las mujeres y los jóvenes negros, de los habitantes de las favelas y de la comunidad LGBTI.

Fue la quinta concejala más votada en las elecciones municipales de Río de Janeiro, con 46.502 votos. En enero de 2017 inició su mandato. Era relatora de la Comisión representativa de la Cámara de Concejales, creada especialmente para supervisar la intervención militar en Río de Janeiro, decretada por el expresidente Michel Temer el 16 de febrero de 2018.

Franco denunció públicamente la brutalidad policial y las ejecuciones extrajudiciales. ]

El 13 de marzo de 2018, escribió en Twitter contra la violencia policial en Río de Janeiro: “Otro homicidio de un joven que podría achacarse a la policía. Matheus Melo estaba saliendo de la iglesia cuando lo mataron. “¿Cuántos otros tendrán que morir para que esta guerra termine?”

Al día siguiente, Marielle Franco asistió a una mesa redonda titulada “Estructuras de mujeres jóvenes negras que se mueven”. Menos de dos horas después de abandonar la mesa redonda, la acribillaron a balazos junto a su conductor, Anderson Gomes.

Miles de personas salieron a las calles en todo Brasil para protestar, y tanto Amnistía Internacional como Human Rights Watch condenaron su asesinato, que también fue objeto de repulsa por el espectro político brasileño. Todos los candidatos presidenciales del país carioca, condenaron el crimen durante la campaña de 2018, excepto el presidente Jair Bolsonaro, que se  negó en todo momento a hablar sobre el caso.

En marzo de 2019, la policía arrestó a dos sospechosos, ex miembros de la policía militar. Antes de su arresto, ambos detenidos se hicieron fotos con Jair Bolsonaro, y uno era su vecino en un complejo de apartamentos de lujo en Río. En noviembre de 2019, varios medios de comunicación brasileños informaron que la policía estaba investigando posibles vínculos del segundo hijo del presidente Bolsonaro, Carlos, con el caso.

Tras su asesinato, las redes sociales se inundaron de mensajes de indignación:

La mataron por mujer, por negra, por luchadora, por querer una patria grande y justa, por denunciar la violencia institucional. Por todo eso nostrxs tomamos su ejemplo y seguimos militando

Foto: Senado Federal

Los comentarios están cerrados.