¿Quién teme a lo queer? – Hablamos con Megane Mercury

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏)

Si quieres mandar preguntas o comentarios a Víctor Mora puedes escribir DM o de forma anónima a: https://curiouscat.me/Victor_Mora_G

Foto: Self Portrait / Megane Mercury (2019)

 

Una vez al mes esta columna se dedica a entrevistar a personas o colectivos, que a través de sus creaciones, desarrollos o proyectos, conforman espacios de vida para la disidencia, y generan de alguna manera el tejido de lo queer.

Compartir espacio con Megane Mercury pone el tiempo en pausa. Se podría decir, aunque no diremos, que encarna esa imagen del artista que es en sí mismo la obra de arte. Pero Megane trasciende esa idea. Su constante movimiento entre disciplinas y modos de expresión órbita y juega con los márgenes de la belleza, la dulzura, lo excesivo y lo desbordante. Pone en continuo jaque a la heteronorma y al supremacismo blanco clasista. Mercury, modelo, artista multidisciplinar que ha transitado por la creación audiovisual, la fotografía y el diseño gráfico, se lanza también a por la música. Por todo ello, no podía más que preguntarle:

¿Quién teme a lo queer?

Todas aquellas personas que se percatan de que no seguimos sus reglas y convenciones (las del sistema) porque de alguna manera ni las seguimos, ni las queremos seguir, ni nos importan y además se las ponemos en duda y las cuestionamos.

¿Qué te ha hecho decidirte por la música como medio de expresión?

La verdad es que la música en general es una especie de espinita clavada que siempre he tenido. Siempre he sido muy melómana desde peque y siempre quise dar clases de canto o aprender a tocar algún instrumento, pero  no llegó a pasar. Nunca pensé que haría música, confieso, pero por acontecimientos de la vida me he animado a ello y he decidido intentarlo.

Dentro de poco sacas un EP del que ya hemos podido escuchar algunos avances. En tus canciones el cuerpo es un tema protagonista, hablas de sexo, racialización, relaciones… ¿qué vamos a encontrar en las nuevas canciones?

Pues, efectivamente, en mi EP ‘Congregation.’ hablo sobre todo de género y racialización. A veces a través de situaciones y otras veces de una manera más directa sin ningún tipo de tapujo. Hablo sobre lo que pienso, mensajes que quiero transmitir, sentimientos, etc. La música me ayuda a decir lo que quiero decir de una manera más eficaz y emocional dado que me permite acompañar mis letras con los sonidos que escucho en mi cabeza. En el EP habrá rap, algo de soul y algunos toques de música africana, principalmente.

Tus temas están disponibles en varias plataformas, sin embargo, para lanzar el vídeo de Old Town (Spanish) Hoe escogiste PornHub. ¿Por qué te decantaste por esto, y qué te interesaría explorar del lenguaje del porno para la creación audiovisual?

Cuando pienso en mis proyectos considero que el modo en que se exponen y cuando se exponen son parte de la obra, y en ese momento consideré que tanto las referencias como la letra encajaban perfectamente en una plataforma como PornHub. Tanto por la similaridad con el contenido dado que, especialmente a través del vestuario, uso de inspiración figuras como la coneja de playboy con un pequeño guiño a la comunidad furry; como con la diferencia al contenido habitual de esa plataforma.

En tu bagaje creativo, desde la fotografía hasta la música, la existencia disidente es una constante. En una ocasión dijiste que tu forma de relacionar la creación (fotográfica, en ese caso) con el activismo es “simplemente mostrando la belleza de esas disidencias”, ¿es una forma de desarticular la cosificación a la que somete el relato racista y sexista?

Más que la belleza (entendiendo “lo bello” no como algo meramente superficial) diría que me centro en aquello que los propios cuerpos disidentes quieren expresar desde sí mismos en colaboración con mi criterio artístico e ideológico. Siempre intento que tanto esas personas como yo den de su parte para crear algo con lo que ambas estemos contentas y que además nos guste estéticamente.

Los comentarios están cerrados.