La otra crónica de Eurovisión

Damos la bienvenida a un nuevo colaborador a nuestro blog, CompiBlogui (@CompiBloggui).  Sabemos que  poco a poco irá venciendo su timidez y nos dará “la otra crónica”. ¡Bienvenido amigo!

El representante ruso Sergey Lazarev / Foto: EFE

El representante ruso Sergey Lazarev / Foto: EFE

Han pasado unos días y ya con la casa recogida puedo compartir mis sensaciones eurovisivas de este año.

He de confesar que no soy eurofan pero mucha gente de mi entorno sí lo es, de ahí mi interés por este evento que ya tenía colocado en otro momento de mi vida. Mi amigo M me mandó una foto desde Estocolmo, en ella salía con Barei (la representante española) y tal es mi descoloque en esto de Eurovisión que yo pensé que era Malú.  Mi amigo y su chico se han ido toda la semana a la capital sueca pagando un pastizal por las entradas,  eso sí que es ser eurofans y… ricos.

Los últimos años lo he visto en bares de Chueca, claro, pero este año decidí organizar un tapeo para verlo en casa con pizzas y cervezas (algo informal que no me ha evitado perder un día de fiesta en limpiar pero todo sea por Europa). Todo el mundo fue superpuntual. Esto es lo que tiene Eurovisión que todos dicen que “pasan” pero nadie quiere perderse nada para empezar a opinar a destajo. Las críticas empezaron por el tamaño de mi tele, algo que me recordó (nuevamente) otros momentos de mi vida que no vienen al caso. La siguiente ráfaga fue la crítica absoluta al estilismo de la presentadora sueca. Claramente, el nivel de preocupación musical que nos invade en este certamen brilla por su ausencia.

El primer momento de excitación fue con el húngaro… ainsssss esos gestos,  la canción no la recuerdo bien pero esto seguro de que tenía mensaje. Luego llegó el francés,  que también cantaba en inglés,  y decidimos apostar por él: guapo reguapo; y seguro que era canción protesta además de que Francia es gay friendly y eso, es algo más que importante.

Como no hablar de el vestido de la participante croata,  una mezcla de mantis religiosa y drag-queen que empeoró al quitarle la primera capa  aunque para momentos estilísticos el de la participante alemana. Mataría por ver la cara de Frau chaqueta al ver el tocado de su representante, una recreación cibernetica de Carmen Miranda. Y llegó el ruso monísimo (mmmmm) y su puesta en escena impecable; momento de silencio, y nuestro corazón y nuestras hormonas nos llevan a apoyar a Rusia, pero no puede ser, allí no nos quieren. ¡Y canta España! Bueno en verdad me avisaron porque al cantar también en inglés ni me dí cuenta. Barei se cayó durante la canción y en mi salón hubo gritos de horror hasta que vimos que era parte de la coreografía. Uf, qué susto, sólo los iniciados sabían lo que ocurría. Todavía queda rato y la presentadora se pone un ¡¡¡¿¿brócoli??!!! pegado a un traje verde.

No me gustó nada que todos los   países  participantes países cantarán en ingles salvo la austriaca que cantó en francés (¿?) y la italiana que lo hizo, menos mal, en italiano. No creo que este mono-lingüismo conduzca a fomentar la riqueza cultural del continente ni el respeto mutuo entre los países, algo que está detrás de lo que originó este festival.

Ver Eurovisión entre viaje y viaje a la cocina me supuso un cierto alivio porque es largo y a veces tedioso, menos mal que para las votaciones ya estábamos con los copazos. ¡¡¡Parece que gana Australia!!! No recuerdo nada de esa canción salvo que ella es asiática, coreana de nacimiento  y que al acabar se le abrió el vestido hasta el ombligo para casi enseñar algo que yo no tenía ningún interés en ver.

Reconozco que no sé muy bien porque gana ¿¿Ucrania??, menos mal que repitieron la canción: muy bonito el árbol de luces que acompaña a una canción que a mi me dejó frío. Parece que esta sí que es canción protesta, será eso lo que influyó en su éxito pero reconozco que ni idea de porque ganó. A nivel musical se lo dejo a los expertos pero sí tengo claro que este verano en Chueca la bailaremos junto con muchas de estas canciones que, por separado, quizás me gusten más. Está claro que sus vídeos estarán pensados para ser vistos en el mayor número de bares gais posible.

El festival es un fenómeno gay a nivel internacional, desconozco el motivo y también por qué las lesbianas están al margen de este fenómeno. Por eso no entiendo este afán de votar a países homófobos, que persiguen de forma pública y con ayuda legal a las personas LGTB que viven en estados que por su falta de respeto a los Derechos Humanos no deberían participar en un festival que ¿reivindica? una cultura de respeto y tolerancia entre los pueblos.

Por cierto, en ‘el Eurovisión’ del año que viene ¿podrán los gays europeos manifestar públicamente su homosexualidad en Ucrania?, o ¿tendrán que protegerles la policía de los agresores como ocurrió en el orgullo de Kiev? Ser frívolo con los derechos humanos no va nada conmigo pero sigo pensando que el representante ruso era monísimo.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Parranda

    A ver. Yo fui eurofan cuando te miraba todo el mundo como un bicho raro porque eran de esos momentos en que se reunía la familia y todos nos descacharrábamos con el “Güayóm uní, dús puás”…
    Luego llego Operación Triunfo y hubo una auténtica fiebre eurovisiva. De repente pasé a estar en la cresta de la ola…. hasta que en 2005 llegó Lordi con su canción heavy y no me gustó nada de nada. Con lo cual renegué del festival y no volví a verlo hasta el año pasado por una serie de carambolas.
    Este año, siguiendo las crónicas por el “fírbus” de amigos míos, poniendo tan por las nubes a Barei me animé a verlo. He de decir que no me gustó nada de nada que cantase en inglés y que al hacerlo casi todos los países se perdió mucha magia (en mi opinión) pues cada lengua tiene su encanto musical.
    Todo este rollazo para decir que así sentí el susodicho festival. Un auténtico rollazo que me hacía cambiar de canal y volví a ver “Avatar” por tropecientoscuarta vez, a trocitos, eso sí.
    Las votaciones que siempre fue mi parte favorita del festival, ya la habían descafeinado desde hace unos años, saliendo en la parte inferior de la pantalla, dejando para el directo los 8-10 y 12 puntos. Pero lo de este año ha sido un peñazo horroroso. Se me atragantó como una pasta reseca sin café a mano…. creo que de esta es la “refinitiva” y, como mucho, veré un resumen apresurado de la gala.

    18 mayo 2016 | 16:52

  2. Dice ser Barbus82

    Yo soy de las q siempre ve eurovisión, pero sin ser eurofan. Me encanta todo lo q conlleva, siempre verlo acompañada de familia o amigo, de hacer nuestras quinielas y, al final, no dar ni una porque, definitivamente, el gusto del resto de “europeos”(entrecomillo esto por razones obvias) no debe tener nada q ver con el nuestro…. No m voy a meter en el tema de las votaciones pq afortunadamente no lo has hecho, pero da pena ver lo q era y lo q es ahora… Ahora tendrá mucha más audiencia, pero lo q significaba y el porqué fue creado ha quedado totalemente olvidado. A mi m encantaba la canción de España, pero echo de menos esas ediciones en las q casi todos cantaban en sus idiomas maternos… Había canciones q no entendías ni papa, pero ahí era donde se lo tenían q currar los representantes para trasmitir lo q significaba su canción por otros métodos…
    Y otra es esa¿como votan los eurofans gays a paises en lo q no podrán poner un pie siendo ellos mismos? Mi temor era q ganara Rusia pq sí o sí iba a haber mucha polémica, pero vamos, Ucrania no se queda atrás así q espero q aquellos q hayan votado a este país siendo homosexuales no se lleven las manos a la cabeza cuando a lo mejor ni les dejen entrar en su país si desean acudir al festival. Recuerdo q este año, al representante israelí , abiertamente gay, le rompieron el pasaporte a propósito cuando llegó a Rusia en actos d promoción del festival,para q no pudiera entrar. Tuvo q acudir su embaja al rescate… muy fuerte una situación así en un festival q se supone q lo q promociona es la tolerancia y la multiculturalidad de nuestro continente.
    En fin, q seguiré viendo el festival, pero casi q prefiero q España deje de participar, así veo el festival y m ahorro el mal sabor d boca de ver en las votaciones q nos toman por el pito del sereno…

    18 mayo 2016 | 17:08

  3. Dice ser robis

    Deberían poner un jurado chino.

    19 mayo 2016 | 11:39

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.