¿Sabías que la palabra “pedante” se usaba para referirse al maestro que enseñaba a domicilio?

19 febrero 2013

¿Sabías que la palabra “pedante” se usaba para referirse al maestro que enseñaba a domicilio?La palabra “pedante” es habitualmente utilizada de forma negativa para señalar a aquella persona engreída que hace un excesivo alarde de erudición y/o sabiduría (la tenga o no).

Pero no siempre tuvo la connotación negativa que hoy día tiene, sino que pedante era como se le llamaba antiguamente a los maestros que enseñaban a domicilio, yendo a los hogares de los propios niños a enseñarles, entre otras cosas, la gramática.

Dicha palabra que servía para referirse al maestro pasó a tener la connotación negativa a la que me refería por una sencilla razón: muchos eran los maestros que se ofrecían para ir a dar las lecciones a los hogares y pocas las casas a las que ir, por lo que las pruebas para acceder a dicho trabajo, que realizaban los señores que querían contratar a un maestro que fuese a enseñar a sus hijos, eran muy estrictas y selectivas.

Ello provocaba que cada aspirante al puesto fuese altamente preparado y dispuesto a saber más que el otro, por lo que esa revalidad entre candidatos hacía que sobresaliesen aquellos más resabidos y listos, siendo los elegidos para el empleo de pedante, por lo que con el tiempo se comenzó a utilizar este término para referirse al tipo de personas que describía al inicio del post.

Donde ya no concuerdan todos los historiadores es sobre el origen de la palabra, y aunque la mayoría apuntan a que deriva de “pedagogo” (persona que tiene como profesión educar a los niños), otros se inclinan por el término en latín “pedís” cuyo significado es pie (y del que ha derivado palabras como pedal,  pedestal, pedestre…). Se apoyan en este origen debido a que la mayoría de esos maestros que iban a enseñar a las casas lo hacían yendo a pie.

 

Fuentes de consulta: cvc.cervantes / dechile / wikipedia / RAE
Fuente de la imagen: colonialdays

10 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Carla

    No solo el nombre de los maestros ambulantes está en decadencia. Con los números tan desgraciados del fracaso escolar en España también ha caido el respeto por los maestros de colegios e institutos. Y eso que no son los únicos culpables de este descalabro.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    19 febrero 2013 | 9:08

  2. Dice ser AreaEstudiantis

    Siempre se aprende algo nuevo leyendo tu blog.

    http://areaestudiantis.com

    19 febrero 2013 | 9:37

  3. Dice ser bala vibradora

    Pocos pedantes hay ahora mismo faltarian mas.
    http://balavibradoras.wordpress.com/

    19 febrero 2013 | 9:59

  4. Dice ser videos de bodas

    Interesante articulo pero pienso que estas personas a dia de hoy poco trabajo tendrian.
    http://www.videobodasevilla.com/

    19 febrero 2013 | 10:01

  5. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Los maestros de escuela siempre han tenido que soportar algúnos dichos a veces equívocos como el que dice –Tiene más hambre que un maestro escuela– y la gente lo tergiversa diciendo— Tiene más hambre que un maestro de escuela— Como habréis notado no se trata de que los maestros tengan mucha hambre, sino mucha escuela. Este de la pedantería yo estaba seguro que se debía a que hay escritores y personas muy soberbias, fanfarronas que presumen en demasía de sus merecimientos como yo por ejemplo, sin ir más lejos.

    Clica sobre mi nombre

    19 febrero 2013 | 10:50

  6. Dice ser Joaquín

    Admítelo, tú también ves Pasapalabra, ¿verdad? ;-). No es una crítica hacia tu post, es simplemente una complicidad. Esta palabra salió en el rosco la semana pasada y desconocía por completo ese significado.

    19 febrero 2013 | 16:34

  7. Dice ser Mali

    #ANTONIO LARROSA

    Una vez más, te equivocas de cabo a rabo. Los maestros y maestras de escuela sí que pasaban hambre ya que tenían un sueldo mezquino y para más inri, tardaban en cobrarlo pues se tenía escasa consideración a su labor. Era habitual que los propios padres de los alumnos les ofreciesen algún que otro alimento para su sustento.

    Plagada está la literatura de ejemplos de la desventurada vida de los maestros, las penurias y estrecheces económicas que debían soportar hasta que a principios del siglo XX se regularizó su salario dependiendo del presupuesto del Estado.

    Te pongo un enlace para que veas cómo se trataba del asunto en 1914 en donde aparecen los sueldos que se percibían en el ejercicio en distintas profesiones y cuál era el sueldo de un maestro en aquella época (¡ 500 ptas al año! )

    http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002481902&search=&lang=es (página 5)

    19 febrero 2013 | 17:45

  8. Dice ser Pedro Moreno

    La conclusión que saco de tu escrito,–por otra parte completamente acertado como siempre—es que llamarle (PEDANTE), a una persona, no quiere decir menospreciarle a nivel académico ni de sabiduría, más bien al contrario. Podría justificarse como alago, por ejemplo. Otra cosa es como nos callera a nivel social en reuniones, juntas de amigos o vecinos etc. Estoy seguro que su subienda y modo de explayarse, no lo soportaríamos. Además creo que esa es la justificación que usan los más mediocres, para defenderse intelectualmente de esas lumbreras. De cualquier término que se debata o esplique.

    19 febrero 2013 | 19:56

  9. Dice ser Mikel Elorduy

    Pues por culpa de ser un asiduo lector de tu blog, y citarte en algunas conversaciones, me han llamado pedante en más de una ocasión! Y ahora podré perder algunos amigos más citando este post quando me insulten de nuevo! Gracias! ;)

    23 febrero 2013 | 20:04

Los comentarios están cerrados.