BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Sabías que el término ‘paraíso fiscal’ es consecuencia de un error de traducción?

¿Sabías que el término ‘paraíso fiscal’ es consecuencia de un error de traducción?

Sin lugar a dudas, cada vez que leemos o escuchamos el término ‘paraíso fiscal’ viene a nuestra mente la imagen de un lugar donde los evasores fiscales, los empresarios sin ganas de pagar impuestos y algunos personajes corruptos (por ejemplo los ‘sobrecogedores’) llevan su dinero, domicilian sus negocios y/o sociedades con el propósito de que el fisco y la tan temida mano de hierro de Hacienda de su respectivo país no les eche el guante.

Pero ¿por qué se les llama paraísos fiscales? ¿quizá porque se encuentran en islas paradisiacas?

Pues en realidad este término le debe el nombre a un error de traducción. Originalmente (y en inglés) la expresión para referirse a los lugares donde se aplica un régimen tributario muy favorable a aquellas empresas y personas que no residen allí es ‘Tax Haven’, cuya traducción literal es ‘Refugio Fiscal’, pero se atribuye un error a la hora de traducirla a nuestros vecinos franceses, quienes confundieron la palabra original haven (refugio) con Heaven (cielo, paraíso) dando lugar al termino francés Paradis Fiscal.

Aún y así resulta curioso ver cómo, a pesar de este error de traducción, uno y otro concepto vienen a reflejar la misma idea, ya que un sitio donde alguien puede refugiarse de Hacienda (teniendo unas condiciones fiscales mucho más favorables) bien puede considerarse un paraíso. Parece ser que la asociación de ideas le jugó una mala pasada al traductor francés que se dice que cometió inicialmente el error.

 

Lee y descubre otros post con curiosos errores de traducción

Relacionado: ‘Lost in Translation’, divertida charla sobre errores de traducción que di en #IgniteBCN2

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 
Fuente de consulta: Las 101 cagadas del español (Reaprende nuestro idioma y descubre algunas curiosidades) de María Irazusta / Francisco Javier Lodeiro (Academia de Inversión)
Fuente de la imagen: taxprepadvice

8 comentarios

  1. Dice ser we are Roamers

    Buen error de traducción, casi suena mejor que el original “refugio”.

    http://blog.weareroamers.com

    22 abril 2014 | 10:43

  2. Dice ser ANTONIO LARROSA

    En realidad deberian llamarse Cuevas de Ali–Babá. En fin tú ya me entiendes.

    Clica sobre mi nombre

    22 abril 2014 | 11:01

  3. Dice ser dana

    Quizás no se equivocó, quizás pensó que quedaba mejor, con más gancho paraíso que refugio.

    22 abril 2014 | 11:35

  4. Dice ser Yo mismo

    A lo mejor no es tal error. Uno busca “refugio” cuando lo “persiguen” y lo “acosan”, que es lo que hacen las haciendas de los llamados “países progresistas”, que se creen con derecho a quitarte más del 50% del dinero que has ganado para cubrir unos gastos que, en la mayoría de los casos, ni hemos provocado ni hemos decidido.

    22 abril 2014 | 12:11

  5. Dice ser Sergio

    Si tenemos en cuenta el infierno fiscal que padecemos los españoles, llamar paraisos fiscales a los paises que cobran pocos o ningún impuesto me parece bastante coherente.

    22 abril 2014 | 12:34

  6. Dice ser Dkv

    La vida está llena de errores http://xurl.es/fr6f9

    22 abril 2014 | 12:42

  7. Dice ser Paco Galan

    Yo habia que el origen de los paraisos fiscales, como territorios que servían de refugio a
    bucaneros y piratas y que, a cambio de no ponerles trabas, podían depositar en dichos
    territorios el resultado de su actividad delictiva.

    22 abril 2014 | 15:31

  8. Dice ser Mulliner

    Nada de particular, los periodistas vienen haciendo traducciones disparatadas desde que el mundo es mundo, especialmente los españoles, cuyo nivel cultural viene a ser el de un niño de 10 años. No hace mucho vi en la sección de motor de El País que uno escribía que el capó de un nuevo coche tenía una línea dramática (?), simplemente porque el muy lerdo no sabía que en inglés la palabra “dramatic” se traduce con más frecuencia por “espectacular” que por “dramático”.
    Y no hay que olvidar esas incorporación pintorescas como casual (por informal), colapsar (por derrumbarse) y así cantidad de ellas, sin olvidar ese disparate que la RAE ha terminado por aceptar que es “justificar” por “justify” en vez de “ajustar” que sería lo correcto.

    22 abril 2014 | 15:38

Los comentarios están cerrados.