BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas?

De todos es sabido que las cosquillas son reacciones nerviosas que tenemos en diversas partes de nuestro cuerpo ante toques de una persona u objeto exterior a este. Estas producen risa y pueden ser placenteras, pero si se abusa durante un buen rato de ellas pueden llegar a ser molestas y/o dolorosas.

Algunos estudios determinan que las axilas son la parte del cuerpo más sensibles a las cosquillas, seguidas por la cintura, las costillas, los pies y las rodillas, en orden decreciente. A su vez, en una investigación Harris y Christenfeld resolvieron que la risa por cosquillas no refleja el mismo estado mental que la risa producida por la comedia y el humor.

Pero si pruebas a hacerte cosquillas, incluso si eres de aquellos que no puede resistir que una mano se te acerque sin empezar a convulsionarte muerto de risa, habrás notado que no es posible hacerse cosquillas a uno mismo.

Según desvela ScientificAmerican.com, Sarah-Jayne Blakemore, investigadora del Instituto de Neurología Cognoscitiva de la Universidad de Londres, ha encontrado la respuesta a este enigma. Sarah-Jayne ha conseguido demostrar que el cerebelo es capaz de predecir sensaciones cuando son causadas por el movimiento propio, pero no puede hacerlo cuando lo hace algún otro.

De esta forma, si intentas hacerte cosquillas, el cerebelo predice la sensación que se va a producir, y utiliza esa predicción para bloquear la respuesta del cerebro a las cosquillas.

 

(Información extraída y consultada de: elventanuco / wikipedia/ ScientificAmerican/ icn.ucl.ac.uk)

 

Los comentarios están cerrados.