BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Quiénes fueron las ‘consoladoras sexuales’ [lanfu] del ejército Japonés en la Segunda Guerra Mundial?

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados japoneses violaban sistemáticamente a todas las mujeres que encontraban a su paso, fueron centenares de miles las victimas que las sufrieron. Para terminar con estos desmanes, el gobierno Nipón organizó un sistema de mujeres forzadas a prostituirse para la tropa que fueron conocidas como las “Lanfu” o “Consoladoras Sexuales”.

Se ‘reclutó‘ por la fuerza a unas 200.000 mujeres, el 80% coreanas, aunque también había chinas, filipinas e indonesias.

Los altos mandos militares consideraban que sus servicios eran imprescindibles para mantener la moral de la tropa.

Tras la finalización de la guerra, estas mujeres se quedaron traumatizadas por los malos tratos y vejaciones recibidas y la gran mayoría fueron rechazadas en sus lugares de origen, teniendo que dedicarse, muchas de ellas, a la prostitución para poder subsistir.

Park Ok-ryun, una de las mujeres reclutadas como lanfu, indicó que fue llevada como lavandera por los militares japoneses y se la obligó a sufrir sexo con 30 soldados al día.

En 1988, el Consejo Coreano de Mujeres Obligadas a Esclavitud Sexual Militar exigió a Japón que esclareciera los hechos y compensara a las supervivientes. Hasta 1992, cuando el primer ministro Miyazawa Kiichi viajó a Seúl, no hubo disculpas. El Gobierno nipón admitió al año siguiente la práctica de la esclavitud sexual durante la guerra, pero negó su responsabilidad legal argumentando que los tratados de posguerra y el Tribunal Militar del Lejano Oriente (1946 a 1948) dieron solución a todas las demandas. Sin embargo, a partir de 1998 se han sucedido los fallos que exigen compensación material para estas mujeres.

 


Nota:

Bien es sabido que en la mayoría de los ejércitos, a lo largo de toda la historia, han existido los reclutamientos voluntarios de prostitutas para satisfacer las necesidades de los soldados.
El reciente Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, en su magnífico libro“Pantaleón y las Visitadoras” hace un exquisito relato que trata de un servicio de prostitutas dedicado especialmente para servir a los puestos selváticos del Ejército de Perú, se basa en hechos reales que, según el propio autor, pudo observar en sus viajes a la Amazonia peruana durante 1958 y 1962.


Fuentes: El País / Amnistía Internacional / informarn / Wikipedia

2 comentarios

  1. Dice ser OBET

    muy mal lo que hicieron fue acto de lesa humanidad por tanto su destrucion les llego con

    21 Junio 2010 | 19:26

Los comentarios están cerrados.