BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Gloria e Infierno de Charles Lindbergh

Charles Lindbergh

El 21 de mayo de 1927, el piloto norteamericano Charles Lindbergh alcanzó la Gloria cuando aterrizó en París su monoplano de un solo motor Ryan NYP, bautizado como Spirit of St. Louis, completando con éxito el que durante mucho tiempo se consideró “primer vuelo trasatlántico sin escalas” y convirtiéndose en un héroe internacional. El vuelo tuvo una duración de 33 horas y media en la que recorrió las 3.610 millas que separan a Nueva York de París.

Con esta proeza ganó los 25.000 dólares ofrecidos en 1919 por el filántropo francés nacionalizado norteamericano Raymond B. Orteig para el primer piloto que realizara un vuelo trasatlántico sin escalas entre Nueva York y París.
Pero Lindbergh no fue el primer aviador en realizar un vuelo transatlántico sin escalas. John Alcock y Arthur Whitten Brown, dos aviadores británicos, lograron volar desde Lesters Field, cerca de San Juan de Terranova, a Clifden, Irlanda, del 14 al 15 de junio de 1919 en su avión Vickers Vimy IV (un bombardero modificado). Por haber logrado este vuelo, Alcock y Brown ganaron el premio de 10.000 libras esterlinas del periódico londinense Daily Mail, recibiendo el premio de manos del mismo Winston Churchill. En el Aeropuerto Heathrow, cerca de Londres, se encuentra una estatua de Alcock y Brown en honor al primer vuelo trasatlántico.

Secuestro hijo Charles LindberghVolviendo a Charles Lindbergh hay que mencionar cuando él y su familia vivieron un autentico Infierno. Ocurrió la noche del 1 de marzo de 1932, su hijo Charles Jr de diecinueve meses fue secuestrado en su casa. Las únicas pistas para identificar al secuestrador fueron una extraña nota de rescate que exigía 50.000 dólares, algunas pisadas de barro encontradas debajo de la ventana del dormitorio, una escalera y un cincel encontrado cerca de la casa. Lindbergh se encontraba cerca cuando un intermediario entregó el dinero del rescate al secuestrador, que hablaba con un marcado acento alemán. El niño no fue devuelto y más tarde se encontró su cadáver, a tres kilómetros de la casa. La autopsia indicó que el niño había fallecido de un golpe en la cabeza, probablemente nada más ser secuestrado. Más de dos años después, la policía siguió el rastro del rescate hasta Bruno Richard Hauptmann, un inmigrante ilegal alemán de 34 años. Bruno Hauptmann dijo que él sólo estaba guardando el dinero para un amigo, Isidores Fisch, que había vuelto a Alemania donde murió de tuberculosis. Muchos creen que Hauptmann fue el chivo expiatorio, puesto que era un inmigrante alemán ilegal y en la época había un intenso sentimiento anti-germano.

 

 

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons / Wikimedia commons 2 /

 

 

Los comentarios están cerrados.