BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

El primer tramposo de unos Juegos Olímpicos (de la era moderna)

Ocurrió durante los Juegos Olímpicos de St. Louis (Missouri) de 1904 en la prueba de maratón. Fred Lorz fue el primer competidor en cruzar la línea de meta y, como ganador de dicha carrera, se le premió con una corona de laurel que le colocó en la cabeza Alice Roosevelt, hija del entonces presidente norteamericano Theodore Roosevelt.

Pero de inmediato fue descalificado por tramposo…

Resulta que el señor Lorz, transcurrida la mitad de la competición, empezó a encontrarse mal, así que decidió parar de correr y subirse al coche de un funcionario que pasaba por allí. Le pidió a éste que lo llevase hasta el estadio para recoger su ropa, debido a su indisposición.

Recorrieron en el automóvil los once kilómetros que aun les separaba del estadio y, una vez en la puerta, al atleta (que ya se encontraba mejor) no se le ocurrió otra genialidad que entrar corriendo al estadio olímpico y cruzar la línea de meta, según él a modo de broma.

La gente se entusiasmó a su llegada creyendo que era el legitimo ganador y él se dejo llevar por la emoción de los acontecimientos. Una vez descubierta su trampa fue despojado del galardón.

Como nota anecdótica, cabe resaltar que al año siguiente (1905), Fred Lorz ganó la maratón de Boston, esta vez sin trampa alguna.

 

ACTUALIZACIÓN:
Cabe destacar que durante largo tiempo (y hasta bien entrado el siglo XXI) la mayoría de fuentes e historiadores señalaban a Fred Lorz como el primer tramposo de la historia en unos Juegos Olímpicos (de la era moderna) y así es como figura en la mayoría de libros relacionados con el tema; motivo por el que se añadió su curiosa historia a éste. Pero en realidad debo indicar que recientemente me he enterado de la existencia de otro atleta que hizo trampas ocho años antes que Lorz. Se trata del griego Spiridon Belokas quien participó en la prueba de maratón de los Juegos Olímpicos de 1896 (los primeros de la era moderna) celebrados en Atenas entre el 6 y el 15 de abril. Belokas llegó a la meta en tercera posición, ganando la medalla de plata, pero fue descalificado poco después al descubrirse que había hecho parte del recorrido montado en un carro.
Muchas gracias a Alberto Cemborain por hacerme conocedor de mi error

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

Los comentarios están cerrados.