BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

El origen de los Bancos de sangre

El origen de los bancos de sangre

Gracias a la recolección, almacenamiento y conservación que hacen de los diferentes componentes transfusibles que salen a partir de la sangre (glóbulos rojos, plasma, plaquetas y crioprecipitado AHF) obtenido mediante donaciones, un banco de sangre es uno de los lugares más fundamentales que existen para nuestra salud.

El primer servicio de donación voluntaria de sangre para ser almacenada, tal y como lo conocemos hoy en día en el que no era para una transfusión inmediata sino para tenerla en reserva ante cualquier necesidad, se creó en octubre de 1921 y fue a cargo de Percy Lane Oliver, secretario de la Cruz Roja británica, quien ideó y puso en marcha un servicio que recorría las calles de Londres en busca de voluntarios que quisieran donar sangre. Esta unidad de almacenamiento era vital con el fin de solventar los problemas de abastecimiento que en ese momento existían en Gran Bretaña.

Hasta aquel entonces las transfusiones habitualmente se habían realizado o bien directamente desde el donante al paciente o extrayendo previamente y transfundir acto seguido a la persona necesitada de sangre. Tan sólo hacía una década (1914) en que se había descubierto los primeros métodos de conservación utilizando citrato sódico, tras muchos ensayos y comprobar que era posible conservarla por largo tiempo pudo crearse el primer lugar donde almacenarse.

En 1936, coincidiendo con el inicio de la Guerra Civil Española, el médico barcelonés Frederic Durán-Jordà creó en la Ciudad Condal el que está considerado como primer centro de transfusiones. Allí se almacenaba la sangre obtenida a través de donaciones y después era trasladada hasta los diferentes puntos del país y frentes de batalla donde era necesario realizar transfusiones.

La donación dejaba de ser un gesto que tan sólo se realizaba en el momento en que se necesitaba hacer transfusiones y pasaba a ser un acto altruista en el que todas aquellas personas que lo deseasen podían colaborar a que las provisiones de sangre de un centro hospitalario tuviesen suficientes existencias. Hoy en día tenemos bancos de sangre en todas las grandes poblaciones y unidades que aprovisionan con inmediatez a cualquier punto geográfico en caso de necesidad y urgencia.

El Sant Jordi 2015 comienza con la Donación de Sangre en las bibliotecasPero hay ocasiones en las que el stock está por debajo de las previsiones o necesidades, motivo por el que de tanto en tanto los bancos de sangre realizan campañas de concienciación.
He aprovechado para publicar este post con motivo de la campaña de donación de sangre que ha puesto en marcha el Banc de Sang i Teixits en colaboración con el ayuntamiento de Barcelona y en la que en los próximos días 21 y 22 de abril (coincidiendo con la semana de Sant Jordi) se llevará a cabo en diez bibliotecas de la Ciudad Condal (una por cada distrito municipal) donde se obsequiará a cada donante con un libro y una rosa como reconocimiento a su altruismo.

Este año la campaña tiene el eslogan “Tu eres la sangre que me da vida” y se puede difundir en las redes sociales con la etiqueta #SantJordiBCN15.

En el siguiente enlace os dejo un archivo en pdf con toda la información necesaria para saber dónde poder colaborar con la campaña de donación de sangre: Donació sang Sant Jordi 2015 Barcelona

 

Relacionado:

 

 

Fuente de la información e imagen: Banc de Sang i Teixits

1 comentario

  1. Dice ser Cyrano

    Buen artículo, lástima no se hayan tomado la “modestia” de mencionar que uno de los descubridores de que el Citrato de Sodio preservaba a la sangre fue un médico latinoamericano (El argentino Luis Agote) cuyo descubrimiento permitió las primeras transfusiones indirectas y la posterior creación de estos bancos de sangre.
    Lo que importa resaltar es la actitud solidaria de Agote, quien no trató de patentar su resultado, lo comunicó de inmediato a medios de prensa, representaciones diplomáticas de todos los países entonces en guerra y revistas médicas internacionales, haciendo posible salvar a incontables personas en grave riesgo de muerte.

    Y con respecto al primer centro de transfusiones, se ha omitido que el cirujano canadiense Norman Bethune (Voluntario Republicano por cierto) su fue ideólogo y operador.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Norman_Bethune#/media/File:Norman_Bethune_transfusion_unit_1936.jpg

    20 Abril 2015 | 12:14

Los comentarios están cerrados.