BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

El curioso origen del término ‘bizcocho’

El curioso origen del término ‘bizcocho’

Conocemos como bizcocho a una masa esponjosa y dulce empleada en repostería y que sirve de base para la elaboración de pasteles o que también se suele comer solo.

El término bizcocho proviene del latín ‘bis coctus’ que literalmente significaba ‘cocido dos veces’ y se refería a una especie de torta que se cocinaba antiguamente y que tras un tiempo de horneado era retirada de su molde y vuelta a cocinar. Esta operación permitía que dicha torta durase más tiempo y tuviera mejor conservación, aunque en realidad no tenía nada que ver con la esponjosidad de los bizcochos actuales que tan solo necesitan de una sola cocción, pero éstos siguieron conservando su primitivo nombre.

De ese original ‘bis coctus’ también se derivó a la palabra ‘biscuit’, término que se utiliza para llamar a cierto tipos de bizcochitos y galletas (sobre todo en francés e inglés).

Pero curiosamente también encontramos que se le llama biscuit (e incluso bizcocho en algunos lugares de Hispanoamérica) a un tipo de porcelana blanca, mate y muy frágil.

 

 

Quizás también te interese leer:

 

 

 

Fuentes de consulta: RAE / cvc.cervantes / etimologias.dechile / sevresciteceramique
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

2 comentarios

  1. Dice ser Duhu

    Lo de la cerámica es exactamente por lo mismo, se cuece dos veces

    31 agosto 2015 | 13:59

  2. Dice ser Azidrain

    Resulta curioso que en italiano”biscotti” significa “galletas” o sea un pan que se volvió a cocer y quedó crujiente. La etimología “biscuit” pasó a otras culturas y curiosament aquíen México terminó en “bísquet” o “bisqué” que en teoría fue introducido por inmigrantes chinos que se dedicaron a la panadería y las cafeterías. El “bisquet” mexicano es un pan con miga poco esponjosa y cubierta tipo hojaldrada aunque es una misma masa, de sabor justamente entre salado y dulce, en forma redonda con el clásico “ombligo” en la parte de arriba. La corteza se barniza con huevo lo que le da la apariencia característica. Se consume acompañado de café con leche, pero se permite abrirlo y ponerle alguna mermelada y hasta frijoles refritos o quesos tipo manchegos

    15 septiembre 2015 | 1:47

Los comentarios están cerrados.