BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

El curioso incidente Hispano-Holandés de 1946

El-incidente-Hispano-Holandés-de-1946-1Al norte de la población de Banyoles (Girona), en plena Guerra Civil Española (1938) se construyó por parte del Ejercito Republicano el campo de aviación de Martís.

Una vez acabada la contienda, el gobierno del General Franco decidió utilizar este campo de aviación como punto estratégico para la defensa aérea de la zona, creando en 1944 una escuadrilla de caza llamada “Batallón de Bañolas”.

Su misión era salvaguardar el paso a través de los Pirineos de cualquier tipo de avión no autorizado para sobrevolar la península ibérica con intención de atacar algún posible objetivo nacional.
El 25 de septiembre de 1946 tuvo lugar un serio a la vez que extraño (por lo rocambolesco que llegó a ser) incidente hispano-Holandés.

A las 12 horas y 47 minutos el vuelo comandado por el capitán G. E. Mustard y que realizaba la ruta Ámsterdam-Ginebra-Madrid-Lisboa, de la compañía holandesa KLM y con 25 pasajeros a bordo, sintió un extraño ruido, el cual creyó que se trataba de la vibración de alguna parte del avión, pero poco después pudo comprobar a través de la ventanilla que muy cercano al ala de babor se encontraba un avión de caza Messerschmitt, comprendiendo que el ruido escuchado provenía de ráfagas lanzadas por las ametralladoras de dicho avión. El piloto del caza hizo un gesto para que el avión holandés tomase tierra.

El Douglas DC-3 C-47 holandés aterrizó de manera dificultosa en el campo de aviación de Martís, cuya pista era extremadamente corta para el aterrizaje de aviones de esa envergadura y más cuando no estaba asfaltado y el suelo era de tierra abatida.
Hubieron momentos de tensión en los que nadie se entendía, debido a que ni los españoles hablaban Holandés o Inglés y los holandeses no sabían palabra alguna en español.

Finalmente tras identificarse el vuelo de la compañía KLM y comprobarse su origen y destino se decidió dejarlo marchar.

El Estado Español, tras el incidente, dio como explicación a lo sucedido lo siguiente:

Ante el “desvío” de su ruta, del avión holandés, el piloto del caza español trató de indicarle la ruta correcta lanzándole unas ráfagas con la ametralladora, encauzándole así a su rumbo correcto.

Información obtenida a raíz de la visita guiada al Refugi antiaeri de la Casanova de Traver (Serinya) y al libro “El camp d’aviació de Martís, 1938-1960” de Joaquim EJarque Montesano y Miquel Rustullet Moguer.
Agradecimientos por sus explicaciones al guía Xavier Marcó

Los comentarios están cerrados.