BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Diez curiosas anécdotas de políticos de todos los tiempos (2)

Siguiendo la serie de post que empecé a publicar hace unas semanas sobre curiosas anécdotas protagonizadas por diferentes colectivos de personajes  famosos (filósofos, matemáticos, pintores , físicos y monarcas), hoy le toca el turno a la segunda entrega del dedicado al gremio de los políticos.

Espero que sean de vuestro agrado, tal y como lo fue la primera parte.

 

Harto de hacer favores

Siendo Ministro de Justicia en la Tercera República francesa, el político y percusor de la unidad europea, Aristide Briand recibía día tras día multitud de visitas que acudían a verlo para pedirle algún favor. Una mañana, cansado de recibir a tanto peticionario decidió recibir a su siguiente cita diciendo lo siguiente, mientras lo abrazaba:

– ¡Gracias a Dios, viene a verme un amigo solo por el gusto de abrazarme y no para pedirme algo!

El hombre no se atrevió a decir realmente a qué había acudido allí y se marchó sin el favor que necesitaba

 

Unos fondos muy secretos

Un individuo perteneciente a una sociedad provinciana fue encargado de pedir al presidente del Consejo de Ministros, que, por entonces, era Alessandro Fortis, una ayuda económica para que la sociedad subsistiera.

-¿Y de dónde quiere usted que saque el dinero para este subsidio?

-De los fondos secretos- sugirió el otro.

-Bueno, se lo diré- respondió el ministro -son tan secretos que ni siquiera yo he llegado a saber dónde se encuentran.

 

 Azaña “el carterista”

En el primer gobierno de la II República, Manuel Azaña, además de la presidencia se reservo tres carteras. Un diputado radical estimó que era necesario hacer una protesta y se lo comunicó a su jefe, Alejandro Lerroux, quien no tenía pelos en la lengua, expresó:

-Tres carteras y la presidencia… de eso a que lo llamen carterista no hay más que un paso.

El desafortunado brindis del alcalde

En 1932, el entonces alcalde de Nueva York, James John Walker pronunció un brindis irrepetible al cumplirse el segundo centenario del nacimiento de George Washington:

-En memoria del hombre que supo ser el primero en la guerra, el primero en la paz y el primero en el corazón de sus conciudadanos…

Pero, animado por el vino, continuó:

-Lo que no comprendo es cómo, gustándole tanto ser el primero en todo, se casó con una viuda.

La evidente enemistad entre Lady Astor y Winston Churchill

Conocida era la enemistad que existía entre el Primer Ministro Winston Churchill y Lady Astor, la primera mujer que ocupó un escaño en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico.

En cierta ocasión, mientras estaban realizando una visita oficial a los Duques de Marlborough, Lady Astor le dijo a su adversario político:

-Si usted fuera mi esposo, envenenaría su té.

A lo que Churchill respondió:

-Señora, si usted fuera mi esposa, me lo bebería.

 

Mac·Mahon y la Fiebre tifoidea tropical

El mariscal de Francia y presidente de la República, Patrice Maurice Mac·Mahon era un hombre que no brillaba por su inteligencia. Un día, mientras visitaba un hospital, se detuvo ante la cama de un soldado enfermo y se interesó por él.

-¿Qué tiene?- preguntó.

-Fiebre tifoidea tropical- le respondió un médico.

-Mala cosa– replicó Mac·Mahon -O se muere uno o se vuelve tonto. Lo sé porque la tuve cuando estaba en Argel

 

Bayonetas multiusos

Estaba el estadista austriaco, Klemens Von Metternich, debatiendo sobre estratagemas de guerra con Napoleón Bonaparte cuando éste le gritó:

-¡Con bayonetas puede hacerse de todo!

A lo que Metternich respondió con frialdad:

-Todo señor, menos sentarse encima.

 

Extrañas conversaciones telefónicas

El político laborista, Sir Woodrow Wyatt era muy amigo de la Primera Ministra británica, Margaret Tatcher. Tanto que mantenían contacto telefónico diario.

Un día, Petronella, la hija de sir Wyatt, descolgó el teléfono en plena conversación, intrigada por saber de qué hablaban, y oyó decir a la señora Tatcher:

-Woodrow, today I want to talk about sex (Woodrow, hoy quiero hablar de sexo)

Pegada al teléfono, siguió escuchando y al rato colgó aburrida…  ¡Hablaban de “sects” (sectas)!

 

Escenas no aptas para perros

Winston Churchill sentía una auténtica devoción por su caniche Rufus.

Un día estaba viendo la película “Oliver Twist” con Rufus en su regazo y, en determinado momento, uno de los personajes estaba a punto de ahogar a su perro para despistar a la policía que le seguía los pasos. Para evitarle la violenta escena al animal, el político le tapó los ojos con una mano y le dijo:

-No mires ahora, querido. Ya te lo contaré después.

 

Crisis con los neutrinos solares en la Casa Blanca

El geofísico Frank Press fue consejero científico del presidente estadounidense Jimmy Carter.

Todas las mañanas, a las 7 en punto, el presidente se encerraba en el despacho oval para leer la prensa. Cierto día, Press fue llamado por Carter, que había leído en el periódico el siguiente titular: “Llegan del Sol menos neutrinos de los esperados”.

Tras una breve conversación entre ambos, Carter le pidió a su consejero que lo mantuviera al tanto de la situación.

Tal y como salía por la puerta el científico, el asesor de Seguridad Nacional, que había estado presente en la reunión, se abalanzó sobre Frank Press y le preguntó profundamente alarmado:

– Frank, ¿es esto una crisis?

 

 

 

Fuentes y más anécdotas

5 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Genial la contestación de Churchill a Lady Astor.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    08 febrero 2012 | 7:47

  2. Dice ser Petardufa

    La mejor la de la fiebre tifoidea.. no tiene desperdicio!!!

    Como siempre, muy entretenido tu blog.

    08 febrero 2012 | 8:21

  3. Curiosas anécdotas, serían los políticos de antes tan waltrapas como los de ahora? . Esta noche disfruta del F.C.Barcelona vs Valencia en http://www.alprimertoke.com/

    08 febrero 2012 | 10:42

  4. Dice ser Radagast

    Yo me sé otra de churchil, grandísimo Genio iluminado:

    “Los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas.”

    08 febrero 2012 | 12:22

  5. La anécdota de Churchill y Lady Astor ya la conté yo en http://www.20minutos.es varias veces.

    Falta lo que ocurrió en política antes de 1789. Los de la Edad Antigua, Edad Media y Edad Moderna (3000 ac-1789 estan esperando a que les saquen a la luz.

    08 febrero 2012 | 12:39

Los comentarios están cerrados.