BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Cuál es el origen del término ‘cementerio’?

¿Cuál es el origen del término ‘cementerio’?

Como es habitual en aquellos lugares con predominio del cristianismo, cada primero de noviembre infinidad de personas acuden a los cementerios para visitar las tumbas de sus difuntos, rezarles una oración o llevarles flores. Esta tradición originalmente se realizaba el 2 de noviembre que es la fecha en la que cae el Día de los Santos Difuntos y que la iglesia católica dedicó a las almas de los fallecidos, pero al no caer en festivo se comenzó a realizar el día 1.

Pero, tal y como indico en el título, el post de hoy trata sobre el origen del término ‘cementerio’ que es el nombre con el que conocemos habitualmente al lugar destinado para dar entierro a los fallecidos.

El término cementerio tiene mucho que ver con el cristianismo y cuando éste comenzó su expansión, ya que se impuso a la palabra que, hasta aquel momento, se usaba para designar a los emplazamientos donde se realizaban los entierros: necrópolis.

La palabra necrópolis (de origen griego) significa literalmente ‘ciudad de los muertos’ (necro: muerte, polis: ciudad).

Ante la creencia cristiana de que la muerte solo es un tránsito y, por tanto, al fallecer lo que se hacía era ‘dormir’ para posteriormente ‘resucitar’ se sustituyó el termino necrópolis por el de cementerio, cuyo significado literal es ‘dormitorio’.

Cementerio proviene del latín vulgar cemeteriu’, éste del latín culto ‘coemeterium’ que a la vez venía del griego ‘koimeterion’ -κοιμητήριον-: lugar donde dormir/dormitorio (koimo: dormir/estar echado/acostarse, -terion: sufijo de lugar).

Al castellano nos llegó como ‘cemeterio’ (desde el latín vulgar cemeteriu), pero a través de los siglos se le coló al término una ‘n’ intercalada, la cual los expertos se dividen entre dos motivos las posibles causas de que el término acabase siendo conocido por todos como ‘cementerio’ y no ‘cemeterio’. Por un lado por la facilidad a la hora de ser pronunciada, ya que es mucho menos complicada hacerlo con esa ene extra. Por otro lado, muchos son los que defienden la hipótesis de que hubo quien confundió el origen etimológico de la palabra y se lo adjudicó al término latín ‘caementa’ (piedra quebrada) que derivó en ‘cemento’, al utilizarse esta argamasa para construir y cerrar las tumbas/nichos/mausoleos.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de consulta: RAE 1 / RAE 2 / etimologias.dechile 1 / etimologias.dechile 2 / etimologias.dechile 3 / etimologiasymitologia / diocesisdecanarias
Fuente de la imagen: pixabay

1 comentario

  1. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    .

    Posiblemente para muchos
    sea causa de tristeza
    el ver un nicho si nombre,
    pero en verdad lo más triste
    es que allí, reposa un hombre,
    o tal vez una mujer,
    posiblemente un chiquillo,
    y hasta un niño o un bebé
    por intentar de llegar
    a Europa, al paraíso
    y, se ahogó en el intento.
    En la playa lo encontraron
    si documentos ni pistas
    que puedan identificarlo.
    Y después de recogerlo
    es obra de misericordia
    el enterrar al que ha muerto.
    En una fosa común
    también podríamos hacerlo
    pero en este país a casi nadie,
    en la tierra como antes,
    da sepultura a los muertos.
    (Y lo de fosas comunes
    nos traen malos recuerdos)
    Los depositan en nichos
    que ahorran mucho espacio
    al estar estos superpuestos.
    Podíamos incinerarlos,
    ninguno, pondría objeción.
    Más bueno es y humanitario,
    el conservar los despojos
    al menos por algún tiempo.
    Para que unos familiares
    que al pensar que fallecieron,
    pudieran un día encontrarles
    para enterrarlos en su pueblo.
    La muerte como el nacer
    y justo en esos momento,
    a los humanos nos iguala.
    Una vez que hemos nacido
    comienzan, las desigualdades,
    en cuna, vestidos y alimentos.
    Y acabando de morir
    de nuevo la desigualdad,
    en féretros, funerales,
    flores, lápidas y nicho.
    Pero los más desiguales,
    son los que están en los nichos,
    en esos nichos sin nombres.
    Que nadie, les lleva flores.
    Que nadie por reza ellos.
    .

    ASdG. 02.11.15. .641

    02 noviembre 2015 | 8:48

Los comentarios están cerrados.