BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘pagar religiosamente’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘pagar religiosamente’?

La expresión ‘pagar religiosamente’ se utiliza para referirnos al acto de satisfacer y/o realizar un pago dentro de los plazos acordados, formal y puntualmente: Fulanito paga religiosamente la hipoteca de su piso’, aunque hay que tener en cuenta que es una de esas expresiones que se califican como ‘redundantes’ ya que los dos términos que utiliza (en este caso) significan lo mismo. Este es el porqué…

Según explican los principales diccionarios y expertos en etimologías (María Moliner, RAE…) la palabra ‘religiosamente’ puede aplicarse para referirse a: ‘puntualidad’, ‘exactitud’, ‘cumplir’ y (equivalentemente) a ‘escrupulosamente’. Por su parte, ‘pagar’ tiene entre sus muchos significados el de ‘cumplir’, ‘satisfacer’. De ahí que la expresión caiga en la redundancia cuando quiere decir que alguien ‘cumple cumplidamente’.

Se desconoce el momento exacto de cuándo nació dicho modismo o el momento en el que comenzó a utilizarse, aunque todo hace sospechar que fue alrededor de la Edad Media, una época en la que la religión era el pilar principal y fundamental de cualquier territorio y era la iglesia quien decidía (con mano dura) cómo se debía gobernar y cuáles eran las leyes a cumplir, por lo que cumplir/pagar religiosamente era sinónimo de hacer lo correcto y lo que ‘mandaban los cánones’ (en este caso los jerarcas eclesiásticos).

Algunas fuentes indican que otra de las hipótesis sobre el origen de la expresión podría ser el conocido como ‘diezmo Eclesiástico’, un tributo que debía pagarse a la iglesia (normalmente la décima parte de lo ganado o de las cosechas, de ahí el término ‘diezmo’).

Y para finalizar, no podemos olvidarnos de las ‘indulgencias’, una serie de actos que se hacía de cara a la Iglesia (como pagar una cantidad acordada) por la que el pagador recibía una remisión temporal de cualquier castigo/penitencia recibida por haber pecado, siendo ésta, también, una forma de ‘ganarse un sitio en el Paraiso’.

El hecho de pagar y cumplir con alguna (sino todas) de estas obligaciones religiosas, muy posiblemente, diese con la procedencia de la expresión ‘pagar religiosamente’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

1 comentario

  1. Dice ser BaAlDiErriA-DiAbBaArZa

    Pagar religiosamente, era la obligación que obligaba, (valga la redundancia),cuando tras emerger los señores, como consecuencia del nuevo reparto del trabajo, y de los amurallados, donde la propiedad es monopolizada por Éstos y, en consecuencia, al necesitar cada uno de Éllos, arrogarse ser el DioZ continuador de la antigua DioZa matriarcal; es también el necesario momento, para hecer nacer el nuevo ZaAnT@RaAl con sus correspondientes religiosos, que poco a poco, van conformando ambas tendencias, la obediencia y ZaAlBaZiOn, a todos los obedientes que se portaran bién con el Señor…De aquí la palabra pagar religiosamente; pese a que el clero no se andaba con chiquitas, de ahí el S. “Oficio” criminal; desde la emergencia señorial, al que no “pasaba” por el amurallado y, pagaba “religiosamente”, la vida terrenal terminaba y, de la otra, aún dudando entre tanta miseria; el que sabía sabia, que la religión era el opio del pueblo, que diría aquel eminente AlEman. En el derecho anterior positivo-común-SoZiAl-gentilicio-Matriarcal, no existía capacidad de diferenciar, entre derechos y deberes…Por tanto, lo de “pagar-pagar??? Los DiosEz y su ZaAnT@RaAl, solo son copias de Áquel derecho ancestral y; llevan cuatro DiAz con respecto a Él…Otra cosa és, que tanto los historiadores, como todos sus especialistas, incluidos los de la hagiografía, (mayoritariamente epígonos y monaguillos), contaron lo que interaba a Sus “amos”, a Aquellos que suplantaron a la vieja AmoOna-DiOZa, unos el gran poder y, los religiosos, como herramienta, los mayores inventores de cuentos y, de calumnias en consecuencia, que nunca jamas había conocido la humanidad

    15 Octubre 2014 | 23:50

Los comentarios están cerrados.