BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Atroces experimentos médicos realizados en Estados Unidos

Durante el siglo XX se hicieron grandes avances en el campo de la medicina, realizándose miles de experimentos para encontrar vacunas y remedios para combatir enfermedades y pandemias. Lo más aterrador del asunto es que muchos de esos experimentos se llevaron a cabo con seres humanos. No se tuvo ningún tipo de escrúpulo ante las atrocidades que se llegaron a hacer en nombre de la ciencia.

Uno de los casos que más conmocionó a la opinión pública fue el “Experimento Tuskegee” un estudio clínico llevado a cabo entre 1932 y 1972 en Tuskegee (estado de Alabama), en el que los servicios públicos de salud americanos utilizaron a 399 hombres de raza negra a los que tuvieron en observación para ver la progresión de la sífilis, si ésta no era tratada.

Durante 40 años esas personas infectadas por la sífilis fueron estudiadas, pero en ningún momento tratadas para curarles dicha infección. Fueron muriendo y muchos contagiaron a sus esposas e hijos que nacieron con la enfermedad.

A pesar de que se había demostrado que la penicilina era un antibiótico eficaz contra la sífilis, jamás se les proporcionó dosis alguna.

El experimento Tuskegee fue citado como “posiblemente la más infame investigación biomédica de la historia de los Estados Unidos”.

Pero este no fue el único caso de investigación biomédica realizada por los Estados Unidos y en los que se utilizó a personas inocentes para experimentar impunemente con ellas.

Recientemente, la Associated Press ha hecho público un informe en el que revela una serie de experimentos que se podrían equiparar con los realizados por los nazis en los campos de exterminio. Gran parte de esos experimentos se llevaron a cabo tras la implantación en 1947 del ‘Código de Nuremberg’, una serie de normas que se aprobaron para proteger a los seres humanos de cualquier clase de experimento éticamente intolerable. Pero los científicos estadounidenses no se dieron por aludidos por el código, ya que argumentaban que éste había sido aprobado para evitar las atrocidades nazis y no sus estudios.

Impugnes a todo esto y libre de cualquier carga moral de conciencia, se realizaron innumerables experimentos y muchos con los colectivos más desfavorecidos y/o desprotegidos de la sociedad que se convirtieron en conejillos de indias para realizar todo tipo de investigaciones biomédicas, algunas de lamentables consecuencias.

No tuvieron reparo en experimentar con discapacitados, ancianos, presos o enfermos mentales. En manos de científicos sin escrúpulos fueron auténticas cobayas humanas con unas consecuencias devastadoras.

La malaria, la gripe asiática, el paludismo, sífilis o la gonorrea, entre otras muchas, eran enfermedades muy comúnmente estudiadas a través del contagio a personas sin el consentimiento de éstas o sin ser conocedoras a lo que se les estaba exponiendo.

En la prisión de San Quintín, un médico allí residente, el Dr. Ll. Stanley experimentó con los presos más ancianos. Quería demostrar que se les podía devolver el vigor sexual y para ello realizaba trasplantes de testículos provenientes de ganado o de presos más jóvenes recientemente ejecutados. Sobre este caso, The Washington Post publicó en noviembre de 1919 un informe alabando los progresos realizados en el que destacaba como a través del bisturí se “(…)restaura la juventud primaveral, el rejuvenecimiento del cerebro, el vigor de los músculos y la ambición del espíritu(…)”.

En otros estamentos penitenciarios, durante la Segunda Guerra Mundial se reclutaron voluntarios para que probaran medicamentos que, de funcionar, podrían ayudar a los soldados combatientes en el Pacífico.

Algunos casos de experimentos médicos se realizaban con personas sin recursos económicos, las cuales se prestaban a ello a cambio de pequeños pagos. A destacar el caso de un preso que aceptó que le desollaran la espalda y le aplicaran productos químicos a cambio de unas cuantas monedas para comprar cigarrillos.

En 1942 a varios enfermos ingresados en una institución mental de Michigan se les inyectaron vacunas contra la gripe que estaba en fase de experimentación. Después fueron expuestos al virus durante varios meses, con consecuencias nefastas para sus vidas.

En otras instituciones mentales los pacientes fueron expuestos al virus de la hepatitis. Dicho estudio no sirvió absolutamente para nada y no se pudo saber sobre la enfermedad más de lo que ya se sabía por entonces.

En 1963, en el Jewish Chronic Disease Hospital de Brooklyn se les inyectó a 19 debilitados y ancianos pacientes células de cáncer. Con ello querían investigar si eran rechazadas por sus cuerpos. La dirección del hospital reconoció que dichos pacientes no habían sido informados de que estaban siendo inyectados con células cancerígenas, ya que éstas eran consideradas ‘inofensivas’.

Otro de los casos que llamó la atención es el ocurrido en la Willowbrook State School para niños con retraso mental, en Staten Island. Entre los años 1963 y 1966 varios niños fueron ‘infectados’ oralmente y a través de inyecciones de hepatitis. Este experimento se realizó para ver si los infectados se curaban con gamma globulina.

Tras destaparse, el ya mencionado caso del “Experimento Tuskegee“, algún funcionario de la industria farmacéutica de Estados Unidos reconoció que se habían estado utilizando presos para la realización de estudios y experimentos biomédicos porque “los presos eran más baratos que los chimpancés”.

A mediados de los años 70, el gobierno de los Estados Unidos excluyó a los presos y enfermos mentales de cualquier experimento médico, lo que llevó a los investigadores a buscar cobayas humanas en otros países.

Uganda y Nigeria, entre otros países africanos fueron convertidos en laboratorios clínicos donde realizar nuevas pruebas. La fragilidad de las leyes locales los hacía idóneos para experimentar con parte de la población.

Mujeres embarazadas infectadas con el virus del VIH a las que no se les aplicó el fármaco AZT contra el SIDA o como a niños con meningitis se les hacía probar un antibiótico llamado Trovan y del cual no se tenía conocimientos de su eficacia. Fallecieron 11 niños.

Por este último caso, la farmacéutica Pfizer Inc. tuvo que indemnizar al gobierno de Nigeria con 75 millones de dólares, pero en ningún momento reconoció haber cometido irregularidad alguna.

 

 

Fuentes de la información e imágenes: news.yahoo.com / Associated Press / Wikipedia / LiveScience

11 comentarios

  1. Dice ser Jesús Garrido

    poca cosa nueva, ya sabemos lo que es EEUU

    01 Marzo 2011 | 12:47

  2. Dice ser Yeisus

    Se puede esperar de las personas con decisiones politicas en los Estados Unidos, cualquier idea y acción nefasta para la humanidad.
    Aún lo hacen avalados por las transnacionales que con sus tentaculos invaden otros paises.

    03 Marzo 2011 | 16:24

  3. Dice ser Eltroyano

    el mundo siempre ha sido asi,en este mundo hay buenos y malos desde siempre,no importa si hay politicos o fuertes dominan a debiles- hoy dia esta de moda los derechos humanos, depende si los debiles se dejan? ahora cualquier persona es un ciudadano, incluso los asesinos ya tienen una prision como castigo a sus faltas, ahora se denuncia y cuando hay impunidad descarada contra gente sin escrupulos hay revoluciones, sino miren lo que sucede en Libia.

    03 Marzo 2011 | 17:02

  4. Dice ser jose

    estos son los salvadores menudos hijos?????????????????
    ahora son los buenos con libia y demas paises arabes cuando han sido permisibos de dichos dictadores no solamente con arabes si no con la mayoria de dictaduras han echo la vista gorda menudos capullos.

    03 Marzo 2011 | 21:49

  5. Dice ser DonPepe

    Esos gringos Hijuep….. son capaces de matar a la propia madre para poder ir a una fiesta de huerfanos.

    04 Marzo 2011 | 17:07

  6. Dice ser karmulx

    En fin, estoy de acuerdo con la experimentación en las penitenciarias, para que tener compación, con pederastas, violadores, asesinos etc.? que sirvan de algo

    04 Marzo 2011 | 22:16

  7. Dice ser ññec

    osea, les parecía bien todo lo que los nazis hacían cuando económicamente, logísticamente… les ayudaban durante la guerra civil y el franquismo, pero ahora los EEUU son los culpables?
    no justifico estas barbaries pero son unos hipócritas.

    10 Abril 2011 | 12:34

  8. Dice ser Alba

    A ÑÑec: no creo que a nadie le pareciese bien lo que hacían los nazis, además a los republicanos no nos ayudaban …
    A Karmulx en las cárceles no sólo hay pederastas, violadores y asesinos, y en cualquier modo, éstos tb. son personas.
    A la hipocresía e ignorancia en general: Este tipo de experimentos no sólo se realizaron en EEUU y la industria farmacéutica continúa haciendo barbaridades con la población africana

    10 Abril 2011 | 13:56

Los comentarios están cerrados.