BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿A qué huelen las nubes?

Existe la leyenda urbana de que las nubes son vapor de agua que flota por el aire, pero en realidad una nube es la acumulación de pequeñísimas partículas de agua y, a veces, hielo en suspensión en el aire, de color blanquecina y apariencia algodonosa.

Cuando el vapor de agua que contiene el aire asciende, llega un momento en que alcanza zonas de menor temperatura y condensa, mediante los llamados núcleos de condensación. Al condensarse se forman gotitas de agua minúsculas, que dan lugar a la nube. Dichas gotas van creciendo constantemente, hasta que llega un momento en que caen a la Tierra en forma de lluvia o nieve, según la temperatura.

En la atmósfera siempre hay gran cantidad de núcleos de condensación, sobre los cuales las moléculas de agua condensan, formando diminutas gotas de agua. Los principales núcleos de condensación, son los siguientes:

  •  Núcleos higroscópicos, que tienen una gran afinidad por el agua. Entre éstos están las partículas de sal suspendidas en el aire, a causa del oleaje y rompiente de las costas y cuyo diámetro va de una centésima de micrón hasta 10 micrones (1 micrón o micrómetro = 1 µm = 0,000 001 m = 10-6 m).
  •  Las pequeñísimas gotas de ácido nítrico presentes en todo momento en el aire y cuyo diámetro es inferior a una décima de micrón. Estas gotas de ácido nítrico se deben a la combinación de nitrógeno, oxígeno y vapor de agua, a altas temperaturas, condiciones que se producen en los incendios forestales y las tormentas eléctricas, así como la propia contaminación ambiental, procedente de los combustibles fósiles.
  •  Los sulfatos que se producen en el aire debido a la combustión de productos ricos en azufre. Así, por ejemplo, cuando se quema carbón, además del CO2, también se desprende SO2, el cual al reaccionar con el oxígeno del aire, el vapor de agua, se trasforma en ácido sulfúrico, proceso que es acelerado por la luz solar. También se forman en la combustión de los combustibles fósiles
  •  Partículas de polvo y polen, que son levantados por el viento. Las partículas cuyos diámetros están entre 10 y 20 micrones o mayores, caen de nuevo a la Tierra, debido a su peso, pero las más pequeñas flotan en el aire y pueden ser trasportadas a grandes altitudes y grandes distancias.
  •  Las cenizas de las erupciones volcánicas, que no son demasiado abundantes. Las partículas de cenizas más pequeñas quedan suspendidas en la atmósfera y son trasladadas muy lejos del lugar de la erupción por las fuertes corrientes de aire.

La condensación del vapor de agua contenido en el aire, en los citados núcleos, se produce cuando se alcanza el llamado punto de rocío, que depende del grado de humedad, de la presión y de la temperatura del aire. Hasta que no se alcanza una humedad relativa del 100%, las gotas formadas tienden a evaporarse, como cualquier líquido. Pero una vez alcanzado ese grado de humedad, las gotas aumentan muy rápidamente de tamaño. A medida que las gotas se hacen más grandes tienden a caer a Tierra, atraídas por la fuerza gravitatoria. Esto sucede cuando alcanzan un tamaño aproximado de 2,5 mm de diámetro.

Las nubes, por tanto, son conjuntos enormes de pequeñísimas gotitas de agua y, a veces, también de cristales de hielo. Las nubes formadas presentan variados colores, aspectos y dimensiones, según la altitud donde se forman y las características de la condensación. El tamaño de las gotas de agua de una nube va desde unos pocos micrones hasta unos 100 micrones. Al principio, las gotas son casi esféricas, pero cuando crecen adquieren la forma típica de pera y cuando ya no pueden sostenerse en la atmósfera inicia su caída a la Tierra en forma de lluvia o nieve, dependiendo de la temperatura.

Por tanto, dado que las nubes están formadas principalmente por diminutas gotitas de agua y, a veces, hielo, sustancias éstas que son inodoras, podemos afirmar con rigor que las nubes no huelen, pese a que contienen núcleos de condensación, en una proporción minúscula, que sí huelen (sal, gotas de ácido nítrico, sulfatos, partículas de polvo y polen y cenizas).


Post realizado a raíz de una pregunta formulada vía email por Sarah Furminger
Para la publicación de esta entrada he contado con la inestimable colaboración de Cayetano Gutiérrez Pérez, Catedrático de Física y Química y Divulgador científico.
www.disfrutalaciencia.eswww.cayetanogutierrez.net
http://www.youtube.com/user/DisfrutaLaCienciahttps://twitter.com/disfrutalacienc

9 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Que desilusión. Ya pensaba que que cada nube tenía un olor y que algnas eran las que nos traían esos mágicos olores a mojado que deja la lluvia después de una tormenta.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    22 Febrero 2012 | 8:58

  2. Dice ser MZen

    Creía que no había que ser muy listo para saber que e olor a mojado de las lluvias es simplemente la tierra y las superficies mojadas……

    22 Febrero 2012 | 9:22

  3. Dice ser stall

    huelen como la niebla.

    22 Febrero 2012 | 10:15

  4. Dice ser Yomismo

    huelen a mierda de la contaminación que se envía todos los dias a la atmósfera.

    22 Febrero 2012 | 12:55

  5. Dice ser Pasteco

    Huelen a verga venosa.

    22 Febrero 2012 | 13:17

  6. Dice ser Nibbler

    huelen a obsession de calvin klein

    22 Febrero 2012 | 13:46

  7. Dice ser videochat

    a friooooooooo

    22 Febrero 2012 | 16:53

  8. Dice ser Radagast

    Algunas nubes están formadas por cúmulos de pedos que se tira la gente.

    23 Febrero 2012 | 15:03

  9. Yo de vez en cuando hago nubes en mi cocina al cocer, y suelen oler a orégano.
    ¿Será por la pasta?
    xD

    08 Marzo 2012 | 17:20

Los comentarios están cerrados.