BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘street fighter’

Megaman y un regalo de aniversario que sabe a poco

¡Qué fácil es contentarnos a los fans! Hace falta poco, muy poco, para que nos volvamos locos con cualquier detallito relacionado con alguna de nuestras aficiones. Por ese motivo a veces cuesta entender por qué las compañías hacen oídos sordos y no realizan esos pequeños gestos que les serían agradecidos generosamente.

Me refiero a casos como el poco amor que está demostrando Capcom con Mega Man, una figura icónica de la historia de los videojuegos que ha cumplido en 2012 sus primeros 25 añitos de existencia y que debería estar celebrando tan señalado aniversario por todo lo alto. En cambio, este entrañable personaje, uno de los que mejores momentos me ha hecho pasar en mi infancia y mi juventud, permanece casi olvidado… por la compañía que lo creó, en absoluto por los fans.

Todo el mundo quiere un nuevo juego de Mega Man. Yo no pido tanto, me habría conformado con un buen y amplio recopilatorio de sus aventuras de los tiempos de las 8 y 16 bits. Además, temo que Capcom —compañía a la que he adorado durante años— no está en su mejor momento y podría acabar haciendo una nueva entrega de la saga muy poco digna.

No tengo de qué preocuparme. Capcom ha pasado olímpicamente. No hay nuevo juego, no hay ni un detalle cariñoso y emotivo… Bueno, sí lo hay, pero no lo ha hecho la compañía nipona sino un aficionado. Se trata de un videojuego hecho al estilo de las primeras entregas del héroe, se titula Street Fighter x Mega Man (obviamente debería llamarse Mega Man x Street Fighter) y sirve de homenaje a las bodas de plata tanto de la saga de acción y plataformas como del mítico juego de lucha, que también cumple 25 años.

El juego es amor puro. Se nota que no ha sido fruto de un desarrollo oficial: la dificultad es muchísmo más baja que la habitual en Mega Man, los enemigos finales (luchadores de Street Fighter) no responden a las típicas rutinas de los jefes que era necesario aprender… pero es amor puro. Y Capcom —que parece haberse desenamorado de su creación—, como un marido que ha olvidado su aniversario de bodas tras un largo matrimonio y decide robar unas flores del parque en el último momento, ha optado por adquirir el producto y lanzarlo gratis vía descarga para PC.

Se agradece la oportunidad de poder jugar a esta joyita amateur, pero esto está muy lejos de lo que Capcom podría haber hecho por el personaje, por los aficionados y por sí mismos, y lejísimos de lo que Mega Man se merece.

¡Feliz cumple, héroe, y recuerdos al Dr. Light!

Street Fighter x Tekken, sabor ‘viejuno’

Nunca he esperado gran cosa de Street Fighter x Tekken. Cuando se anunció me pareció una cosa curiosa, pero poco más. Supongo que el motivo para este desinterés es que la saga Tekken nunca me llamó demasiado la atención. Nació en una época en la que los gráficos 3D estaban empezando a ganar protagonismo en los videojuegos, pero yo era incapaz de verle la gracia a unos amasijos de polígonos. ¿Con lo bonicas que son las 3D!, ¡y más en los juegos de lucha!

El caso es que cuando vieron la luz las primeras imágenes de Street Fighter x Tekken a mí me dio la impresión de que Capcom haría algo así como un nuevo Street Fighter IV pero incluyendo luchadores de la franquicia de Namco. Me equivoqué. Viendo los últimos vídeos que han aparecido del juego está claro que esto no es un Street Fighter IV, ni tampoco un Tekken (de eso ya se encargará Namco en Tekken x Street Fighter), ni un versus al estilo Marvel con megasaltos y ultramagias…

¿Qué es entonces Street Fighter x Tekken? Pues si tengo que compararlo con algún juego de lucha que ya exista, quizá a lo que más se parezca sea a los Capcom vs. SNK, tanto en estilo gráfico como de combate. Pero por algú motivo lo veo feote y como un poco viejuno. No sé si son los colores, los escenarios,  los marcadores… No sabría explicarlo bien pero el caso es que me parece como si hubieran cogido un juego de principios de los 90 y lo hubiesen maqueado un poquillo para adaptarlo a los nuevos tiempos.

A lo mejor es sólo que tengo un mal día… o quizás muchos prejuicios. ¿Qué os parece a vosotros el juego?

Street Fighter IV se hace 3D

Tras un finde de probar la Nintendo 3DS tranquilamente, ya puedo realizar una pequeña reseña de dos de los primeros juegos que han visto la luz para la máquina. En esta ocasión voy a dedicarle unas líneas a la adaptación de Super Street Fighter IV para la nueva portátil. Resumiendo me puedo limitar a decir: ¡impresionante!

El impacto inicial es visual, no tanto por el efecto 3D en sí como por la gran fidelidad del juego a las versiones de PlayStation 3 y Xbox 360. Sí, hay cierta simplificación en los escenarios: objetos tridimensionales que pasan a ser planos, elementos móviles que se han vuelto estáticos y figuras que han desaparecido, pero la sensación es la de estar jugando exactamente al mismo título que en las consolas de sobremesa.

El efecto tridimensional le pone un toque más de espectacularidad al asunto, dotando de profundidad a los escenarios, haciendo más vistosos muchos de los especiales y resaltando la sensación en el modo isométrico, muy bonito aunque quizás no demasiado práctico durante los combates. Además, al igual que hace el prompio juego con un texto, os recomiendo no pasar demasiado tiempo con las 3D activadas.

Si nos centramos en el juego, nos encontramos con el Super Street Fighter IV, con algún modo de juego menos pero con figuritas coleccionables y un par de trajes alternativos para cada luchador incluidos de serie.  Junto al sistema de combate clásico, en el que debemos realizar todos los golpes y movimientos especiales con la cruceta o el stick y los botones, se ha añadido un modo de control simplificado (parece que a Capcom le ha dado por esquematizar sus juegos de lucha).

El citado modo simplificado permite realizar los Ultra Combos, los Super Combos y algunos ataques especiales tan sólo pulsando un recuadro situado en la pantalla táctil. He de reconocer que, si no se cambia la configuración de botones (la patada fuerte es el ‘R’ y el puño fuerte es el ‘L’), resulta mucho más cómodo limitarse a dar un toquecito en la pantalla. Por fortuna, han tenido la inteligencia de filtrar a los luchadores en el modo online por el tipo de control que utilicen, para que haya igualdad de condiciones.

Super Street Fighter IV: 3D Edition es un título más que satisfactorio. A poco que a uno le guste el género de la lucha, aquí tiene un must have.

Lanzamientos importantes que cambian de fecha

Esta semana hemos sabido que algunos de los lanzamientos más importantes de Capcom para 2010 han cambiado de fecha. En concreto, los afectados han sido Lost Planet 2, Monster Hunter Tri y Super Street Fighter IV. ¿El motivo? La compañía nipona quiere llevar a cabo una estrategia inteligente, “preservar el valor de los títulos y maximizar sus ventas” evitando dentro de lo posible la competición con los grandes títulos de otras compañías.

Tanto la secuela de Lost Planet como el Monster Hunter de la Wii estaban previstos para el primer trimestre de 2010, mientras que SSF IV (Capcom ya vuelve a las andadas) iba a salir, en principio, durante el segundo trimestre del año. Ahora, todos ellos se van como mínimo al 1 de abril, y de ahí en adelante, bien repartiditos en fechas meditadas. Otro título que se mueve en el calendario es Dead Rising 2. La nueva invasión zombi llegará a consolas y PC en algún momento indeterminado de 2010.

El que parece que no se mueve de fecha es Dark Void, un juego por el que siento una grandísima curiosidad. No me dan buena espina los títulos que se pasan años y años en desarrollo, como es el caso de esta aventura de acción en tercera persona. Sin embargo, al no haber tenido aún la oportunidad de verlo en persona, me apetece comprobar de cerca de dónde proviene la expectación generada.

No creo que nadie pueda sentirse molesto por estos movimientos en las fechas de lanzamiento. Al fin y al cabo, Capcom es una gran empresa que ha sabido ver más allá del endogámico mundo nipón y está intentando expandir su ya amplia y reputada posición dentro del sector. Para ello, la compañía lleva un tiempo diversificando su producción, prestando atención a los gustos occidentales e incluso cediendo importantes franquicias a equipos de desarrollo europeos y norteamericanos, como es el caso de Bionic Commando, Dead Rising o el citado Dark Void.

Capcom tiene muchas expectativas puestas en su futuro cercano, en su crecimiento internacional. En el próximo año fiscal, la compañía creadora de Mega Man espera aumentar las ventas fuera de Japón hasta un 65%, superando ampliamente el 52% actual. Vista la tendencia y con la esperanza de que la crisis se extinga definitivamente a lo largo del año próximo, intuyo que cumplirán las expectativas. Por cierto, en un acertado acto de precaución, Capcom ha reducido las expectativas de ventas de Dark Void (insisto, confío en que sea por previsión y no por falta de fe en el producto).

¿Qué os parece la estrategia de Capcom?, ¿cuál de sus juegos previstos para 2010 esperáis con más ganas?

Capcom vuelve a las andadas

Admiro a Capcom, nunca lo he negado. La compañía nipona siempre ha sido una de mis favoritas. Pero también intento que la admiración no me ciegue. Los señores de Capcom a menudo se han comportado como desalmados “sacacuartos” que han sobreexplotado sin piedad algunas de sus creaciones.

Todo empezó con el aclamadísimo Street Fighter II y sus versiones turbo, coma, super, hyper, Champion Edition, HD, Collection, etcétera, etcétera, etcétera… El negocio era evidente, pero se trataba de SF II y todos lo aceptamos, incluso en los casos más sangrantes. Al fin y al cabo nunca se llegó al nivel de estafa alcanzado por Bandai y los Dragon Ball.

Pero ahora la historia se repite. Capcom resucitó y adaptó a los nuevos tiempos la jugabilidad clásica de los juegos de lucha 2D gracias al soberbio Street Fighter IV. Triunfaron, han conseguido críticas excelentes y muy buenas cifras de ventas. Todo apuntaba hacia un seguro Street Fighter V, peeeero…

Pero, ¿para qué ir tan rápido cuando todavía se le puede sacar más jugo al IV? Capcom ha recurrido a la vieja fórmula: ha anunciado Super Street Fighter IV. Nuevos personajes (estaba claro que Dee Jay y T. Hawk no podían permanecer ausentes durante mucho tiempo), algunos añadidos al sistema de combate, mejoras en el modo online, recuperación de las clásicas fases de bonus… pero seguirá siendo Street Fighter IV.

¿Qué se supone que tienen que hacer los que compraron el primer SF IV?, ¿volver a desembolsar sus buenos eurazos para tener la nueva versión más completa? Intuyo que más de uno se siente ya ultrajado.

Cameos curiosos en los videojuegos

Hace ya mucho tiempo, a poco de empezar este blog, escribí un pequeño texto sobre la aparición de Yoda y Darth Vader en Soul Calibur IV. Entonces prometí que algún día le dedicaría un post a cameos curiosos de la historia de los videojuegos. Pues aquí está, no puedo prometer que sean los más llamativos, pero desde luego son los que más gracia me hicieron cuando los descubrí en su día.

Capcom, Namco, Nintendo y Sega son probablemente las compañías reinas del cameo. A menudo llenan sus juegos de referencias a otros: cartelitos escondidos en algún lugar, escenarios de juegos de lucha repletos de personajes conocidos, trajes y objetos típicos de sus más populares franquicias… Pero dejaré esos homenajes evidentes a un lado por otros un poco más rebuscados.

Sonic en el cubo de la basura

Corría el año 1995 y Rare lanzaba Donkey Kong Country 2, una más que dignísima secuela del revolucionario título que supuso el triunfal retorno a los videojuegos del gran simio de Nintendo. Jugué al DKC 2 junto a un amigo. Ninguno de los dos esperábamos la sorpresa que ocultaba el juego, una sorpresa que a mí me hizo mucha gracia y que a mi amigo (fan a muerte de Sega) le indignó profundamente.

Cuando te pasabas el juego aparecía un podio en el que el número 1 era para Diddy (siempre y cuando hubieras completado el 102%), el segundo pedestal era para Mario y el tercero para Yoshi (si Diddy y Dixie no han reunido suficientes monedas DK. aquí aparece Link ). Junto a ellos aparecía un letrero que dice algo así como “fracasados no”, un cubo de basura y al lado las zapatillas de Sonic. Toda una afrenta en un momento en el que la rivalidad entre Sega y Nintendo era encarnizada. Por cierto, en su día no me fijé que junto a las zapatillas de Sonic se puede ver lo que parece ser el arma de Earthworm Jim. ¡Qué buenos tiempos eran aquellos para Rare!

Un alien en Samurai Shodown

Gen-an Shiranui, esa especie de Freddy Krueger verde del Samurai Shodown, es protagonista de dos cameos, a cual más extraño. En primer lugar, en algunos de los finales de Gen-an hace acto de presencia la sexy Mai Shiranui. Durante muchos años me pregunté qué relación existía entre estos dos personajes, sobre todo teniendo en cuenta que pertenecen a dos épocas diferentes (al mundo del Japón medieval el primero y al edad actual la segunda). Pues bien, tras investigar un poco parece ser que todo es una pequeña broma de SNK: no existe ningún vínculo entre ambos personajes, salvo su apellido y su perfil idóneo para trabajar en el musical de La Bella y la Bestia.

El segundo cameo es aún más extraño. Resulta que en Samurai Shodown II, en el escenario de Gen-an, aparece una enorme olla en la que una fea criatura está cocinando algo. ¿Qué es ese algo? Pues nada más y nada menos que un alien de esos que le hacían la vida imposible a la Teniente Ripley. Puede que os cueste apreciarlo en la captura que incluyo aquí debajo, pero si probáis el juego en un emulador o en alguna de las consolas actuales veréis claramente al bichejo.

Los Ha-do-ken de Mega Man

Mega Man, uno de los personajes a los que más cariño tengo, también me impresionó con una fantástica referencia en un videojuego no menos estupendo: Mega Man X. En dicho título, uno de los pocos que pude comprarme para la Super Nintendo, existía un truco fantástico en el que podías conseguir la habilidad de lanzar Ha-Do-Kens.

Para conseguirlo había que eliminar a los ocho jefes iniciales y conseguir todos los objetos ocultos del juego. Entonces había que completar la fase de Armored Armadillo de nuevo hasta la bola de energía situada sobre la guarida del jefe final. Habí que repetir la operación cuatro veces. En la cuarta ocasión, junto a la bola de energía aparecerá una de las típicas cápsula del Doctor Light. Éste aparecía vestido como Ryu, con kimono y una bandana en la frente, y te otorgaba el poder de lanzar Ha-Do-Kens realizando el típico movimiento del Street Fighter (media ‘U’ hacia adelante). Lo mejor es que de un solo impacto se podía destruir a cualquier enemigo, incluidos los jefazos.

Mario y Sonic en Metal Gear Solid

La colaboración de dos genios como Hideo Kojima y Shigeru Miyamoto sirvió para crear Metal Gear Solid: Twin Snakes, un soberbio remake para Gamecube del Metal Gear Solid original de la PlayStation. El aspecto que más se mejoró fueron los gráficos, especialmente en las secuencias, mucho más espectaculares. Pero entre tanta tensión, espionaje, asesinos despiadados y ninjas cibernéticos se escondió un simpático detalle.

En la sala en la que Snake conoce a Otacon (Hal Emmerich), aparte de un póster de anime, puede verse un par de muñequitos, uno de Mario y otro de Yoshi. Si se dispara a la figura de Mario, Snake recupera vida, si se dispara a Yoshi, se escucha el típico sonidito del dinosaurio.

Chun-Li chupa cámara

La fantástica luchadora de Street Fighter ha lucido sus moños en múltiples juegos de Capcom. Yo recuerdo especialmente dos cameos curiosos de la hermosa china. Uno de ellos tiene lugar en el primer Breath of Fire, un juego del que no pude disfrutar hasta tenerlo en el emulador de SNES, ya que jamás llegó a tierras europeas. Debido a mi pasión por Breath of Fire II decidí jugarlo y pude comprobar que, efectivamente, Chun Li aparecía en un momento del juego, practicando sus famosas y veloces patadas en una habitación. También en BoF aparecía un retrato de Arthur, protagonista de la saga Ghosts ‘n Goblins.

La conocida luchadora oriental también hacía un cameo en otro de los grandes títulos de Capcom: Final Fight, concretamente en la segunda parte de la saga para Super NES. Al poco de empezar (la primera fase era Hong Kong), Chun-Li aparecía en el fondo de la pantalla comiendo comida china en un puesto en plena calle.

¿Qué otros cameos curiosos recordáis vosotros?

En las garras del vicio online

Hace dos meses que no juego a World of Warcraft. En los años que he estado jugando al juego, he intentado dejarlo en dos ocasiones. En ambas no conseguí más que hacer un breve parón temporal. Sin embargo, ya no juego al WoW. No ha hecho falta tomar medidas drásticas, no he necesitado darme de baja ni destruir mis personajes. Lo he dejado sin proponérmelo, he comenzado a hacer otras cosas y, sin darme cuenta, me he descubierto feliz alejado de Azeroth.

El problema es que, aunque el Warcraft ya no forma parte de mi vida, no he sido capaz de escapar por mucho tiempo a la adicción del juego online. Este fin de semana, ya recuperado de mis problemas de vista, he decidido al fin hacerme una cuenta Gold en Xbox Live (bastante barata, por cierto, tan sólo 50 euros al año).

¿El motivo? Hay un par de ellos. Por un lado, los logros me están empezando a obsesionar como me obsesionaba el MMORPG de Blizzard, y hay mucho logros que se consiguen a través de partidas online. En segundo lugar, me apetecía mucho ponerme a prueba en algunos títulos, los de lucha sobre todo.

El caso es que ahora me veo, como antaño, jugando como un loco a Street Fighter y a Mortal Kombat, renacidos en la forma de Street Fighter IV y Mortal Kombat vs. DC Universe. El problema es que, por culpa de mi carácter ultracompetitivo, estoy empezando a jugar de forma compulsiva.

Es cierto que soy mal perdedor y aún peor ganador, pero ese no es el mayor inconveniente. Si pierdo, no vuelvo a jugar por cabreo, en plan venganza o resarcimiento, sino por mi convicción de que siempre lo puedo hacer mucho mejor. En consecuencia, cada vez que pierdo un combate, me propongo ganar dos consecutivos y así sucesvamente.

Al final me encuentro con que ahora estoy igual o más enganchado al juego online que antes. Algunos logros, que invitan a jugar 100 luchas online, ganar 25 partidas consecutivas o conseguir un flawless victory, no ayudan a tomarse el vicio con más calma.

Como ya dije cuando hablaba sobre el futuro de los videojuegos, creo que el juego online será uno de los pilares básicos de las consolas y videojuegos venideros. Es más, creo que la tendencia actual indica que la idea planteada por On Live (aunque quizás de momento inalcanzable) señala hacia la dirección correcta.

¿A vosotros os gusta jugar en red o preferís el juego offline?, ¿a qué juegos soléis jugar en red?, ¿qué papel creéis que jugará Internet en los videojuegos de aquí en adelante?

¡Street Fighter II ha resucitado!

Ayer me volví a sentir como si retrocediese en el tiempo, como si fuese a ser un chavalillo con ganas de conseguir cinco duros para gastarlos en la máquina del bar. ¡Ya tengo entre mis manos Street Fighter IV! La edición especial, nada más y nada menos.

Street Fighter IV es lo que habría sido Street Fighter II si hubiese salido en 2009. Lo tiene todo, todo lo que ya tenía el rey de la lucha más algunos añadidos que lo convierten en un juego del siglo XXI. Además, Street Fighter IV tiene otra significación especial para mí: fue el tema central de uno de los posts con los que comenzó mi andadura con este blog, el segundo concretamente. Es decir, que escribir este artículo era casi una obligación.

Todo el mundo sabe ya qué es Street Fighter IV, un juego con la jugabilidad de un “1 vs. 1” 2D pero disfrazado con gráficos de nueva generación. Por eso, porque no hay mucho nuevo que decir, no voy a hacer un análisis exhaustivo sino que voy a exponeros mis primeras impresiones sobre el juego.

En primer lugar tengo que decir que estoy muerto de sueño, he dormido poquísimo por culpa de Street Fighter IV precisamente. Ayer, con la presentación de The Lost and Damned y algunos otros asuntos laborales y personales, se me hizo muy tarde. Pero ahí estaba el juego y no podía dejarlo para otro día. Tenía que probarlo.

Sólo con la intro (de la que ya habréis visto muchos fragmentos) se me puso la carne de gallina. ¡Dios, es espectacular! Estética preciosista, caras de sobra conocidas y temazo cantado incluido. ¡La Lucha ha vuelto a lo grande! Luego una voz dice “Street Fighter Four”… y el orgasmo es inevitable.

Llega el menú, de letras minúsculas para mi canijo televisor antediluviano. Pruebo el entrenamiento. ¿Pero qué hago? ¡Si es el Street Fighter de toda la vida!, ¡no hace falta practicar! El control es impecable.

Venga, me paso el juego con uno y me voy a dormir. En nivel normal, que no puede ser muy complicado, sobre todo teniendo en cuenta que hay otros tres niveles de dificultad por encima y que llevo toda mi vida jugando a este juego. ¿A quién me elijo?

Yo suelo apoyar a los personajes marginados como Dhalsim, también me gusta probar a los nuevos y nunca pillarme de primeras al típico prota. Sin embargo, en esta ocasión sentía la necesidad de cogerme a Ryu, como una especie de superstición o de extraño ritual friki, no lo sé. Él caso es que lo hice, escogí a Ryu, que ni siquiera está entre mis favoritos.

Como decía antes, el control es inmejorable. Las magias salen a la perfección, los Super Combos y Ultra Combos se ejecutan sin dificultad alguna. Mis previsiones eran acertadas, no me costó avanzar. Combate tras combate fui descubriendo detalles, unos buenos y otros no tanto.

Los escenarios son chulísimos, con cientos de referencias dirigidas a los nostálgicos. El nuevo aspecto de los personajes, más artístico, les sienta de maravilla. En este punto he de decir que el diseño de los nuevos me gusta más bien poco: a Abel le falta personalidad, El Fuerte me parece flojillo y Rufus me recuerda a algunos personajes feotes de SNK. Sólo salvaría a Crimson Viper (me recuerda un poco a Juni y Juli, de Street Fighter Alpha 3) y al jefe final, del que hablaré en breve.

También me fije en las músicas, que me decepcionaron un poco. Es quizás el aspecto más flojo de SF IV, no porque tenga poca calidad -hay temas muy buenos- sino porque la mayoría no conservan el espíritu de la saga que sí imprega al resto del juego.

Un aspecto que se ha mejorado mucho es el equilibrio entre personajes. Los luchadores grandotes ya no son sacos de boxeo con los que ensañarnos tranquilamente. Si bien es cierto que Zangief hace mucho que dejó de ser el manco que era en sus años mozos, en Street Fighter IV es una auténtica bestia: el manotazo que le permite destruir cualquier magia de proyectil ahora tiene un recorrido enorme, por lo que en un abrir y cerrar de ojos se te puede echar encima; los agarres los hace casi como si tuviera un imán en los brazos y la potencia de sus especiales está fuera de toda duda.

Zangief fue un escollo importante, pero los nuevos golpes EX (una nueva forma de potenciar los especiales que gasta parte de la barra de energía) me ayudaron a hacerle morder el polvo. El gran obstáculo, el tipo responsable de que hoy haya dormido poco fue Seth, el nuevo jefe final. Se trata de una criatura sobrenatural parida en un laboratorio que siempre simula debilidad en el primer round pero que parte caras a partir del segundo. Su estilo de lucha mezcla movimientos de todos los personajes y os aseguro que sabe muy bien en qué momento utilizar cada uno. Me costó, pero le vencí.

En esta primera partida desbloqueé a Sakura y conseguí un par de logros, uno de los cuales me hizo soltar una lagrimita. Se llama “Rata de los recreativos”. Por desgracia fui tan torpe que, cuando iba a apagar la consola, me di cuenta de que había guardado todo en un perfil secundario de esos que hay que crear a veces para los modos multijugador.

No puedo mentir, estoy emocionado con este juego y adoro a Capcom, pero tengo que hacer una última reclamación o no me voy a quedar a gusto: ¿dónde diablos están Dee Jay y T. Hawk? Quizá no estén entre los luchadores más carismáticos, pero es que son los únicos que faltan. Me temo que son carne de descarga previo pago, igual que los flipantes trajes alternativos, que después de ponernos los dientes largos a todos nos dicen que tenemos que pasar por caja si los queremos tener.

Si estos detallitos se hubieran incluido -gratis- en el juego, habría sido perfecto. Una pena, Street Fighter IV se tiene que “conformar” con el casi perfecto. Recomendable al cien por cien.

You Win!strong>

¿A qué has jugado este verano?

Se acabó agosto y, aunque el otoño no llegará hasta el 22 de septiembre, para muchos ya se han terminado las siestas de tres horas en el sofá, el tapeo nocturno en una terracita a pie de playa o las largas tardes pegados a la consola o al ordenador.

Vuelve el trabajo, vuelven los tediosos viajes en trenes y autobuses atestados de personas (¿de qué si no?) y todo recupera el movimiento, también el mundillo de los videojuegos, algo aletargado con el calor.

¿Qué es lo que nos espera de aquí a fin de año? Lo más inmediato es Spore, después está Star Wars: The Force Unleashed (me niego a llamarlo El Poder de la Fuerza), Little Big Planet, Gears of War 2… Interesante, aunque poco bombazo veo yo previsto para la que se supone que es la temporada alta de lanzamientos.

No quiero comenzar esta nueva etapa del blog con una actitud negativa, ya habrá tiempo para despotricar en días sucesivos, así que me limitaré a depositar mi fe en los lanzamientos sorpresa y confiaré en que Chuck Norris escuche mis plegarias.

Ahora prefiero saborear lo que ha dado de sí el tiempo libre veraniego. Por mi parte, casi todas las horas de juego las he invertido en dos títulos: el interminable Super Smash Bros. Brawl (tras tropecientas horas de juego sigo sin desbloquearlo todo) y Final Fantasy VII (nunca se sabe cuándo le dará a Square por hacer el tan ansiado remake y siempre conviene tener fresco el original).

Además, pasando el rato con los colegas, he vuelto a disfrutar, cortesía de Xbox Live de la apabullante jugabilidad del Street Fighter II. Aún me sorprende lo increíblemente bueno que es y lo inferiores que resultan la mayoría de juegos de lucha a su lado. De hecho, tras una horita y pico de ha-do-kens y yoga flames, nos dio por poner el Soul Calibur IV… No aguantamos ni dos combates, lo quitamos. No es que el Soul Calibur sea malo, es que el Street Fighter es demasiado bueno.

Mi gran descubrimiento del verano ha sido Top Spin 3. Siempre me han gustado los juegos de tenis (desde el Tennis de la Atari 2600 hasta los surrealistas Mario Tennis), más divertidos que los de cualquier otro deporte. Ya hace años que Virtua Tennis se convirtió en el principal exponente del género. Yo ni siquiera me había molestado en probar otros juegos aparte del de Sega, pero este Top Spin 3 merece mucho la pena.

Se trata de un gran simulador, muy realista y con un control exigente pero que recompensa con creces el esfuerzo una vez se le pilla el tranquillo. Sólo una pega: Nadal aparece únicamente en la versión de PlayStation 3, un fastidio para los usuarios de otras consolas, que se quedan sin poder jugar con el mallorquín en un momento en el que Rafa causa furor en medio mundo.

He probado otras cosillas estos días, algunas de ellas muy buenas, pero ya las comentaré en otro momento. Ahora prefiero daros la palabra: ¿a qué habéis jugado (o estáis jugando) vosotros estos días?, ¿alguna recomendación interesante?

El bizarrismo en los juegos de lucha

No acabo de comprender muy bien qué está sucediendo con los juegos de lucha, parece que cada vez recurren a mayores rarezas para atraer a los jugadores. Los crossovers, cameos y juegos 1 vs. 1 de franquicias populares no son algo nuevo, pero es que ahora están proliferando como las setas.

Como digo, no acabo de comprenderlo pero me parece estupendo. Me encantan las bizarradas y ahora se nos están juntando unas cuantas. Igual con estos métodos el género recupera algo de su gloria pasada. De momento, parece que el número de títulos de lucha comienza a crecer a mayor velocidad.

Hace nada ha salido a la venta Super Smash Bros. Brawl para Wii (todo un monumento a las rarezas y curiosidades) y también Dragon Ball Z Burst Limit para PS3 y Xbox 360 (lo raro en este caso es que nadie demande a Namco Bandai por tener la cara tan dura). Pero al loro con lo que está por venir:

Castlevania Judgement: En uno de sus viajes a Transilvania, la gente de Konami debió de quedarse encerrada en alguna de las habitaciones del castillo de Drácula durante demasiado tiempo y el aire viciado de la misma probablemente afectó a su razonamiento. De ahí surgió seguramente la idea de este nuevo Castlevania: un juego de lucha uno contra uno, en 3D, para Wii y con viejos conocidos de la saga como protagonistas (Simon Belmont, Alucard, María…).

¿Por qué para Wii? En PS3 y 360 el juego tendría mucho mejores gráficos. ¿Para aprovechar el sensor de movimiento? Entonces, ¿por qué un juego de lucha? Un juego de peleas en 3D se me antoja casi como el peor género para sacarle partido al Wiimote. Pese a todo, sólo puedo decir que estoy deseando probarlo, así de friki soy (¡ojalá estén Soma Cruz y Richter!).

Mortal Kombat vs. DC Universe: Si en el pasado los superhéroes de Marvel se enfrentaron en varias ocasiones con los luchadores de Street Fighter, ahora serán los prodigios de DC los que se verán las caras con los iconos de otro de los estandartes de la lucha: Mortal Kombat.

En GameTrailers ya han publicado un amplio reportaje en el que podemos ver en acción a los personajes confirmados hasta la fecha: Scorpion, Sub-Zero, Sonya, Shang Tsung, Batman, Superman, Flash y Catwoman. Además, una buena noticia, se confirma que habrá fatalities (el típico aliento de fuego de Scorpion, por ejemplo). Eso sí, los héroes como Superman o Flash, aunque también tendrán golpes definitivos, éstos no serán mortales.

Tatsunoko vs. Capcom: Regresa el estilo de los viejos crossover Capcom, más bastos si cabe que antaño. El juego mezcla los típicos personajes de la compañía con los de Tatsunoko Production, la empresa de animación japonesa responsable de series como Meteoro (Speed Racer), Comando G, Los Gatos Samurái, Chicho Terremoto o Neon Genesis Evangelion, además de muchas otras que nunca salieron del Lejano Oriente.

Acaba de publicarse en Internet el primer vídeo del juego en el que puede verse en acción a los personajes cuya presencia ya ha sido confirmada (Morrigan, Alex, Eagle Ken…). Ojo a las magias.

Soul Calibur IV: No se puede decir que esta saga sea especialmente bizarra, pero es que a Namco se le está yendo un poco la olla con esta cuarta entrega. Primero se anunció la presencia de Yoda en la versión de Xbox 360 y la de Darth Vader en la de PlayStation 3, después se dijo que el aprendiz secreto de Vader también aparecerá en el juego. Además habrá escenarios basados en La Guerra de las Galaxias. Vamos, que un poco más y el juego podría llamarse Soul Calibur vs. Star Wars en vez de Soul Calibur IV.

También se ha rumoreado que Kratos (protagonista de God of War) podría medir sus habilidades con Mitsurugi y compañía en PS3 (finalmente parece ser que no estará en el juego pero podría aparecer como contenido extra mediante descarga).

Street Fighter IV: De acuerdo, de acuerdo, este Street Fighter tiene poco de raro. Bueno, es raro que siendo una cuarta parte haya tardado tanto en salir, pero poco más. El caso es que es uno de los juegos de lucha que están por venir y al que más ganas tengo de echarle el guante, así que no podía dejar pasar una nueva oportunidad para citarlo.

Me encanta la estética, me encanta que se hayan recuperado todos los luchadores clásicos y que se mantenga la filosofía de juego rápida, sencilla y centrada en los combates 2D (aunque los gráficos sean en 3D).

ADVERTENCIA: Parte del texto sobre Castlevania Judgement es un relato ficticio. Desconozco si la gente de Konami organiza viajes regulares a Transilvania, ignoro si el aire viciado de una habitación del castillo abandonado de un vampiro puede afectar de algún modo a la capacidad intelectual de un ser humano y, por lo tanto, no sé cómo demonios se les ocurrió a estos señores idear este juego.