BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘sony’

¿Qué consola ganó la batalla de la pasada generación?

Hace mucho, mucho tiempo, casi parece que fue en otra vida, escribí literalmente que PlayStation 3 ganaría la batalla de la pasada generación. A la consola de Sony le había costado arrancar, Xbox 360 estaba haciendo un buen papel y Wii se había convertido en un fenómeno arrasador.

Aun así, la fuerza de la marca PlayStation ya había mostrado su gran poder en las dos generaciones previas, especialmente en España, y yo estaba convencido de que el efecto volvería a repetirse. Al final, con el paso de los años, así fue, más o menos, con mucho empuje en nuestro país aunque con salvedades a nivel global.

Paul W

Paul W

¿Qué se salió de mis previsiones? Por un lado, el torbellino Wii duró mucho más tiempo de lo que esperaba. La consola de Nintendo llegó a su límite y se quedó estancada, pero durante los años que vendió, lo hizo a lo grande. Por otro lado, Microsoft hizo un trabajo excelente y convirtió su máquina en la rival perfecta de PS3.

Pero, ¿qué nos encontramos a día de hoy? Observando datos muy recientes, del pasado mes de agosto, vemos que Wii arrasó en la pasada generación. Se vendieron ni más ni menos que 100 millones de unidades. Sin embargo, el frenazo se notó. Mientras que, durante mucho tiempo, la consola de Nintendo tenía colocadas en todo el mundo más consolas que sus dos rivales juntas, al final, PS3 y Xbox 360 (que aún hoy se siguen vendiendo) han logrado recortar las distancias para quedarse a “sólo” unos 20 millones de distancia.

La batalla entre esas dos máquinas, que siempre ha estado muy ajustada (durante bastante tiempo con una ligera ventaja para Xbox 360) se ha saldado con un increíble empate técnico, 83,1 millones de unidades para Microsoft y 83,2 millones para Sony.

No se puede negar, Nintendo fue devastadora en la pasada generación, sobre todo si además tenemos en cuenta las ventas de Nintendo DS, con diferencia la consola más vendida (158,8 millones), siempre muy por encima de PSP.

Aunque, poniéndolo todo en contexto, ¿se pueden sacar las mismas conclusiones? A largo plazo, a Nintendo no le hizo ningún bien su estrategia centrada en el público ocasional. Eso le ha pasado factura durante los últimos años y se ha convertido en un lastre también para Wii U (que al final parece que está remontando gracias a un nuevo giro hacia la audiencia hardcore). Por otro lado, Microsoft no ha sabido trasladar las bondades de 360 a One. Unos cuantos errores de libro, han hecho que la compañía pierda gran parte de lo que ya tenía ganado.

En este orden de cosas, es nuevamente Sony la que ha cogido ventaja. Ha aprovechado la buena imagen de la marca PlayStation, ha creado una máquina que es la sucesora perfecta de la anterior y ya es con diferencia la favorita de la actual generación. Entiendo la táctica y quiero entender por qué ha funcionado, pero me cuesta asimilarlo viendo los pobres catálogos que hay actualmente para las nuevas consolas.

Es más, si atendemos a juegos, creo que mi alma nintendera está resurgiendo. El catálogo de Wii U me parece, por mucho, el más atractivo de los tres. Veremos cuando termine 2014. Supongo que en el próximo E3 ya empezarán a verse productos verdaderamente rompedores para PS4 y Xbox One (y no sólo escasas excepciones reseñables tipo Destiny). Habrá que ser pacientes, ya sabemos que los lanzamientos del primer año de una máquina casi nunca son para tirar cohetes.

En mi opinión, teniendo todos estos factores en cuenta, Wii ganó la batalla de la pasada generación, pero Sony fue la que consiguió una base más sólida sobre la que seguir construyendo su imperio.

¿Qué opináis vosotros?

El imprescindible de PS3: The Last of Us

Se acaban las fiestas navideñas pero aún queda una de las fiestas más esperadas por niños y no tan niños, el día de Reyes. Para los más rezagados, ya sea por vagos o por indecisos, aquí os dejo una serie de recomendaciones sobre el juego que no debe faltar en cada consola.

Comienzo con la generación que se despide, pero que durante mucho tiempo seguirá siendo la de mayor número de jugadores activos. En concreto, con PlayStation 3. La elección en este caso no puede ser más sencilla. Dejando a un lado los multiplataforma y teniendo en cuenta que Beyond: Dos almas no ha acabado siendo revolucionario, The Last of Us es la mejor opción con diferencia.

2518386-the_last_of_us_ps3_game-wide-2

Se trata de una de los títulos que mejor transmite una sensación cinematográfica intensa sin necesidad de dejar de ser un videojuego, una aventura emocionante, con un fantástico guión y una factura técnica tan cuidada que hace incluso recelar de las capacidades de las nuevas consolas.

Más centrado en la infiltración y el sigilo que en la acción (algo que algunos considerarán un punto negativo), The Last of Us es toda una oda al buen gusto, un juego de esos que se recordarán durante años como referencia de la excelencia interactiva.

PlayStation 4 is here!

La semana pasada se produjo el gran momento de Microsoft y su Xbox One, ahora le llega el turno a Sony, que lanza este viernes PlayStation 4 en territorio europeo. En vista de la acogida que tuvo en Estados Unidos, donde vendió más de un millón de consolas en 24 horas, y de la gran cantidad de reservas, es previsible que este primer fin de semana sea todo un éxito de ventas, especialmente en España, que somos muy de “la Pley”.

De momento, he tenido mucho menos contacto con PS4 que con Xbox One, pero eso no me impide ver que entre ambas se producirá una rivalidad similar a la de PS3 y Xbox 360, quizá con una ventaja inicial por parte de la máquina de Sony gracias a su precio más competitivo pero que no creo que se tarde en equilibrar.

US Games New Consoles

Dejando eso de lado, el arranque no es especialmente brillante, sobre todo en lo que a catálogo se refiere. No demasiados juegos y pocos exclusivos. Además, Knack, la única IP de estreno, no está recibiendo críticas demasiado buenas (aún no sé si merecidas).

Tan sólo Killzone: Shadow Fall constituye una muestra significativa de lo que PlayStation 4 puede dar en estos primeros compases de la generación que empieza, al menos en lo que a apartado técnico se refiere, ya que a nivel jugable —como intuyo que va a pasar con la inmensa mayoría de juegos para las nuevas consolas— no tiene nada que no tuvieran los títulos de Ps3 y 360.

ps4-vita-bundle_0

Una de las mejores noticias que acompañan a este lanzamiento es la confirmación del pack que incluirá PS4 y PS Vita, una estrategia excelente tanto para potenciar la idea de interconexión entre ambas máquinas como para darle un nuevo empujón a la portátil, bastante olvidada.

Estas son tan solo unas primeras impresiones muy prematuras. Una vez que le haya dedicado horas a la consola y sus juegos podré juzgarla como es debido.

¿Qué os parece el lanzamiento de PlayStation 4?, ¿creéis que la consola merece la pena?

E3 2013: Sony quiere ganar la próxima gran batalla de consolas con contundencia

La compañía nipona lo ha dejado muy claro en su conferencia del E3: quiere liderar la nueva generación de consolas desde el principio y con contundencia. Tras un evento de Microsoft muy por encima de las expectativas, Sony ha sabido hacerse notar y destacar por encima de su más directo rival. Una de las claves se ha revelado casi al final. Yo la comento al inicio: PlayStation 4 costará 399 euros, 100 euros menos que Xbox One, mucho menos de lo esperado.

Tras el elevado precio de lanzamiento de PS3 y los rumores que giraban en torno a lo que costaría PS4, estos 400 euros son toda una grata sorpresa que le ha servido a Sony para ganarse el favor del público. Pero ésta no ha sido la única medida que ha arrancado aplausos entre los asistentes a la conferencia del E3. Sony ha conseguido que PS4 destaque frente a Xbox One por comparación. Junto al precio más competitivo, se ha anunciado —mediante un vídeo que se burla de la estrategia de Microsoft— que se permitirá la segunda mano y el préstamo de juegos. Además, no será obligatoria la conexión a Internet para jugar.

Otra novedad es la obligatoriedad de contratar el servicio de PlayStation Plus para jugar online en PlayStation 4, una medida que muchos consideran como algo negativo pero que en mi opinión no es para tanto. Xbox Live ha funcionado muy bien en la presente generación y PS Plus es cada día mejor. No me importa pagar si es por un producto de calidad. Además, 50 dólares / euros al año, me parece un precio razonable. El apoyo a los títulos indies, entre los que destaca Transistor (de los creadores de Bastion), también supone otro punto positivo para la compañía. Sobre el diseño de la consola, muy cuadriculada y parecida a Xbox One, tengo poco que decir. A mí me parece bueno, pero entiendo que es cuestión de gustos.

Donde quizás Sony ha estado por debajo de Microsoft ha sido en el ritmo de la conferencia, menos dinámica y con menos juegos, aunque todos bastante prometedores. Casi todos los que se han mostrado ya los habíamos visto antes. Han enseñado más del nuevo Killzone, de Knack, de Destiny… Entre los nuevos desarrollos, se ha confirmado que los responsables de Just Cause trabajan en un videojuego de Mad Maxhan mostrado The Order: 1886 y se ha dado a conocer la existencia de The Dark Sorcerer, el primer videojuego de Quantic Dream para PS4.

Aunque ha sido Square Enix quien ha dado varias de las sorpresas más gratasFinal Fantasy XIV: A Realm Reborn, Final Fantasy XV (el antiguo Versus XIII) y —alabados sean los dioses— Kingdom Hearts III. A todo esto hay que añadir que muchos de los mejores juegos vistos en la presentación de Microsoft, como MGS V, Battlefield 4 o The Witcher 3, así como los vistos en la conferencia de EA y Ubisoft, son multiplataforma.

En cuanto a PlayStation 3, que aún sigue vivita y coleando, lo más destacado ha sido el nuevo vídeo de Beyond: Two Souls, del que seguimos sin ver demasiado sobre su mecánica (espero que no sea exactamente lo mismo que Heavy Rain). Por desgracia, pese a los rumores, The Last Guardian no ha dado señales de vida. Para PS Vita también ha habido algunos anuncios, aunque la portátil ha quedado en un segundo plano que no me genera demasiada confianza sobre su futuro.

Tras la conferencia de Sony en el E3, PlayStation 4 se ha colocado claramente como la favorita para liderar la nueva generación, una next gen que —insisto— me parece innecesaria o, al menos, muy precipitada.

¿Qué os ha parecido la conferencia de Sony?, ¿cambiará Microsoft algo de su estrategia para mantenerse a un nivel competitivo con Xbox One?

Sony revelará la forma de PlayStation 4

Aunque la presentación de PlayStation 4 dejó a muchos insatisfechos, su comparación con la de Xbox One parece haber cambiado la opinión de muchos jugadores. No se mostró la máquina, sólo el mando y algunos juegos, pero a estas alturas parece más que suficiente y todo el mundo espera a ver qué más puede ofrecer PS4 en el venidero E3. Las mayores dudas giran en torno a la portátil PS VIta, que no acaba de levantar cabeza.

El Smash Bros. Hacendado de PlayStation 3

He tardado en probarlo, pero al final he tenido la oportunidad  de echarle un buen número de horas a PlayStation All-Stars Battle Royale, un juego que desde el principio estaba claro que era una copia / homenaje / primo hermano de la saga Smash Bros de Nintendo, pero que hasta ahora no he tenido claro hasta qué punto.

ps_allstars_battleroyale

Ya tengo la respuesta a mis dudas: All-Stars Battle Royale copia a Smash Bros muchísimo, pero no lo suficiente. Aunque suene extraño, ya que se ha recurrido a la imitación descarada, creo que la mejor opción habría sido adaptarlo absolutamente todo. Pero no, lo cierto es que hay diferencias respecto al juego de Nintendo, las justas para que no llegue a ser tan divertido como el crossover de la gran N.

Una diferencia obvia sobre la que no hay mucho que hacer es la del plantel de luchadores, en general menos carismáticos que Mario, Link y compañía. Existen personajes geniales, tanto de Sony (Kratos, Nathan Drake, Daniel Fortesque…) como de third parties (Big Daddy, Dante, Raiden…), pero también hay un buen número de segundones como Fat Princess, Toro o Spike. Lo peor es que ni siquiera es una selección muy amplia para un juego de este tipo, tan sólo 20 guereros iniciales y, de momento, otros cuatro descargables.

psbattle12

Sin embargo, el cambio más dramático y sobre el que sí se podían haber realizado modificaciones es la mecánica misma del juego. Mientras que en Smash. Bros los personajes tienen un porcentaje de daño que, a medida que reciben golpes, aumenta y les hace más vulnerables, en All-Star Battle Royale los luchadores son inmunes a la mayoría de los ataques recibidos. Los golpes (la forma de realizarlos también es herencia nintendera) tan sólo sirven para rellenar una barra de poder de tres niveles con la que realizar los movimientos más poderosos, los únicos con los que es posible echar a los rivales del escenario.

Este sistema da a lugar a situaciones absurdas, como el hecho de que un personaje que está siendo vapuleado no sufre casi ninguna o ninguna penalización. Es más, mientras el rival no tenga acumulado al menos un nivel de la barra de poder, no hay nada que temer, es imposible que le expulsen del “ring”. Sólo las llaves y los objetos, que aparecen poco y son muy poco decisivos, hacen que el agredido pierda parte de su barra acumulada, que se dispersa en forma de esferas luminosas que pueden aumentar el poder de los rivales. Para colmo, los súper movimientos de algunos personajes son mucho más letales que los de otros, lo que les otorga una ventaja desproporcionada e injusta.

Solo los escenarios, bonitos y con muchos elementos que afectan a los combates, aportan algún punto positivo a la jugabilidad. Aun así resultan insuficientes para hacer divertido el modo para un jugador, una monótona sucesión de combates que debemos completar para conocer la historia de cada uno de los personajes, tramas bastante simplonas que, para colmo, están contadas, tanto en la apertura como en el final, con imágenes estáticas. El colofón lo pone uno de los enemigos finales más ridículos vistos en mucho tiempo, una fea cabeza poligonal (Polygon Man, tal y como indican en los comentarios de este post) que no hace absolutamente nada.

El multijugador mejora considerablemente la experiencia, pero supone poco consuelo para un juego en el que no han acertado ni con el diseño de los menús. Al final, la sensación que deja PlayStation All-Stars Battle Royale es que, a pesar de estar conformado por un buen número de potentes marcas, es un sucedáneo, aceptable pero no bueno, con muchos desequilibrios, escasos modos de juego y una mecánica mucho más casual que la del título en el que se inspira.

No me parece un juego horroroso, pero a mí no me ha convencido, ¿y a vosotros?

Un atisbo de PlayStation 4

Ya han pasado unos días desde que Sony presentase al mundo PlayStation 4 y quizá ahora, con algo más de perspectiva, resulta más sencillo hacer una valoración de lo que se mostró la madrugada del miércoles al jueves de la semana pasada. Las críticas negativas de los primeros momentos se han ido volviendo más optimistas poco a poco.

Sony-PlayStation-4-Controller

Esa noche, yo, como tantos otros, dormí un poquito menos para poder seguir en directo y comentar en Twitter la esperada presentación de Sony. Si bien no me pareció espectacular, no entendí la indignación reinante tras las dos horas de presentación.

Vale, es cierto que en realidad no se mostró la consola, tan solo la “patita” —descripción de sus características, el mando, demos técnicas y unos poquitos juegos que sí parecen tener un desarrollo algo avanzado—, pero si nos hubiesen enseñado una caja negra con luces no me habría parecido ni mejor ni peor. También hay que entender que en solo 4 meses será el E3 y es más que lógico que quieran guardarse algunos ases en la manga para ese macroevento.

Yo no esperaba mucho más de lo que vi. De hecho, me resultó grato comprobar que, si bien se sigue recurriendo a franquicias consolidadas como Killzone e inFamous, existe bastante interés en desarrollar nuevas IPs para la venidera generación de máquinas: Knack, DriveClub, The Witness, Destiny, Deep Down

En esa lista falta, por supuesto, Watch Dogs, el juego que, en mi opinión, logró destacar muy por encima de los demás como ya hizo en el pasado E3. Es espectacular, sus posibilidades parecen infinitas (ya veremos si nos engañan y hasta qué punto) y presenta un nivel de desarrollo mucho más avanzado que el resto de juegos next-gen. ¡Qué diferente es esta Ubisoft a la de hace unos años!, ¡bien por ellos y mejor para nosotros!

El mayor problema de PlayStation 4 es quizá el mismo que va a tener la nueva Xbox, un salto generacional que ya no es tan palpable como lo era en relevos pasados. Los ojos expertos son capaces de percibir a simple vista la mayor cantidad y calidad de los efectos, la profundidad de los escenarios y la cantidad de elementos animados que hay en ellos, el detalle de las texturas… Sin embargo, a cualquier profano le dices que Killzone: Shadow Fall o Watch Dogs es de PlayStation 3 y se lo cree sin dudar (he hecho la prueba con varias personas y ninguna pensó que estuviese mintiendo).

Las próximas consolas tendrán que intentar destacar utilizando las mismas estrategias que ya han empleado PlayStation 3, Xbox 360 y Wii en los últimos años: nuevas funciones, nuevos servicios y nuevos periféricos que complementen y hagan diferente la experiencia. Aquí radica tal vez otro de los motivos por los que PS4 no logró deslumbrar, ya que ni el nuevo Dual Shock —filtrado bastante antes de la presentación—, ni el uso de la nube —que todo el mundo esperaba—, ni la interconexión de dispositivos ni la búsqueda de la filosofía de socializar y compartir —características todas que ya se daban por supuestas— lograron sorprender.

Aún es pronto para juzgar una consola que ni siquiera hemos visto, pero PlayStation 4 parece que tiene potencial y que será capaz de ofrecer grandísimos títulos. Ahora lo que me preocupa es el precio, pero me temo que eso tendrá que esperar hasta la próxima cita, que será en junio, en Los Ángeles.

Sony no niega la realidad de PS Vita

PS Vita no está vendiendo tan bien como Sony esperaba. Mala noticia para la compañía nipona, sí, pero hay algo positivo en esta noticia: a diferencia de lo que hacen muchas desarrolladoras, Sony no ha escondido la realidad ni ha tratado de justificarla o desdibujarla. Detectar y asumir un problema es el primer paso para darle solución.

Kaz Hirai, el mediático director ejecutivo de Sony, ha admitido, en declaraciones al diario The Wall Street Journal, que las ventas de PS Vita están en el punto más bajo de la franja prevista. En realidad, esto ya se veía venir desde hace meses. La lentitud a la hora de construir un catálogo extenso y de calidad, las cada vez más numerosas opciones portátiles (smartphones y tabletas) y el dominio de Nintendo 3DS en este sector son circunstancias que han impedido un mayor éxito de PS Vita.

Kaz-Hirai ps vita 12

A pesar de su franqueza, el directivo de Sony ha querido ser positivo y ha intentado alejar los fantasmas indicando que “lo importante es el largo plazo”. Ha señalado que se necesitan entre 5 y 10 años para saber si un producto ha sido exitoso o no. Como ejemplo ha puesto a PlayStation 3, muy criticada y con bastantes dificultades al principio, pero que ha acabado funcionando muy bien.

Esto me recuerda un poco a cuando Nintendo decía que con Wii Music, tras el primer varapalo, lo importante serían las ventas a largo plazo. Vale, no es cierto, jamás le di ninguna esperanza de vida al dichoso jueguecillo musical y en cambio sí me parece sensato lo del largo plazo en el caso de PS Vita (básicamente porque es un producto infinitamente más sólido). Eso sí, la comparación con PS3 me parece demasiado optimista. Nunca me cupo ninguna duda de que la última PlayStation triunfaría (de hecho, eso conllevó mi primera gran polémica y mi primer troll en el blog), pero el camino que tiene por delante la portátil es mucho más arduo y difícilmente alcanzará niveles equivalentes de éxito.

AC Vita

Por otro lado, en realidad Sony sí ha utilizado una artimaña para no dar la cifra exacta de resultados, ya que ha unificado los datos de PSP y PS Vita en el informe que ha de presentarse cada año ante los inversores. ¿Criticable? En mi opinión no. Me parece un movimiento empresarial comprensible dado el gran impacto que tendría para Sony la revelación de unos datos demasiado negativos.

De momento, bastante me parece que se diga abiertamente que la cosa no va tan bien como querrían. Recordemos que celebridades como Shigeru Miyamoto o Satoru Iwata han tardado años en reconocer los errores que acabaron por debilitar la Wii, apartándola del camino cuando la competencia aún sigue en plena forma.

sfxt_vita

No han sido los únicos que han tardado en abrir los ojos. Zynga se ha empecinado con Farmville y similares, Sega se cegó tratando de adelantarse demasiado a la competencia, Peter Molyneux ha vivido obsesionado con vendernos motos de tres cabezas con pads inalámbricos, condensadores de fluzo y tecnología 4D incorporada. Todos tardaron en aceptar e intentar corregir sus errores, todos acabaron mal en un sentido u otro, algunos incluso terminaron llorando.

Lamento que PS Vita esté vendiendo mal —objetivamente me parece una buena máquina a la que le falta un catálogo que le haga justicia—, pero me congratula que Sony sea consciente del problema y no intente tomarnos el pelo.

Confío en que no tardarán en buscar un remedio a esta situación.

El reto de Sony se llama PS Vita

Mientras que Nintendo se enfrenta a un momento crucial para su mercado de sobremesa con el lanzamiento de Wii U, Sony tiene el desafío de revalidarse como una seria candidata en el sector portátil. PS Vita no está logrando el éxito esperado y la campaña navideña —que ya ha comenzado— supone toda una prueba de fuego para la consola.

Pese a ser una gran máquina y haber recibido un considerable apoyo en su lanzamiento, las ventas de PS Vita no acaban de alcanzar un ritmo aceptable. El podería de Nintendo 3DS y la sombra, aún muy alargada, de PSP son dos serios obstáculos, aunque el principal problema está siendo otro: el catálogo.

Con el objetivo de reforzar ese punto débil, Sony ha celebrado este fin de semana los PS Vita Days, tres jornadas (de viernes a domingo) en las que el público ha podido probar los títulos más interesantes (viejos y nuevos) de la portátil.

De este modo, la compañía nipona ha querido demostrar que no solo de Uncharted: El abismo de oro y Gravity Rush vive PS Vita. Entre los juegos más llamativos que han estado a disposición de los jugadores estos días se encontraban Call of Duty Black Ops: Declassified, FIFA 13 Silent Hill Book of Memories, Metal Gear Solid HD Collection, Touch My Katamari, Little Big Planet, Street Fighter X Tekken y Mortal Kombat.

Aunque yo destacaría dos muy especialmente: Assassin’s Creed III Liberation y PlayStation All-Stars: Battle Royale. El primero, porque Ubisoft se ha molestado en hacer un buen juego, exclusivo para PS Vita y adaptado a sus posibilidades, con el espíritu de la saga, vinculado a AC III pero al mismo tiempo diferente. El segundo, porque es el esperado Smash Bros de Sony y además inaugura el llamado Cross Play, que posibilita los combates entre usuarios de PlayStation 3 y PS Vita.

Por otro lado, además del catálogo, Sony ha apuntado hacia otro de los clásicos inconvenientes de las consolas jóvenes, el precio. Para hacer más atractiva la PS Vita, se ha reducido su precio a 199,99 euros hasta el próximo 16 de diciembre. Con este movimiento, el mensaje de Sony queda bien clarito: “PS Vita, el regalo ideal para estas navidades”.

Cierto es que los lanzamientos de estas fechas hacen que PS Vita resulte más interesante, pero espero que no sea una excepción y suceda como con PS Move y Kinect, que tan solo parecen recibir novedades en fechas muy señaladas y después… todo terreno yermo.

¿Habéis probado PS Vita este fin de semana?, ¿qué os parece?, ¿entra en vuestros planes de compras navideñas?

Sony en el E3 2012: apuestas seguras y ausencias destacadas

Tras una conferencia de Microsoft fría, otra de Electronic Arts poco sorprendente y a falta de ver qué tiene reservado Nintendo para este E3, solo las buenas sensaciones que dejó Ubisoft en su gala se interponían entre Sony y el triunfo mediático. Yo no esperaba gran cosa, nada de PlayStation 4, nada de bombazos inesperados… y así ha sido, una conferencia correcta, como la del año pasado, en la que Sony ha apostado por valores seguros.

Respecto a las promesas de nuevas experiencias de juego, acerté con lo que predije hace un mes: PS Move, realidad aumentada, interconexión entre PS Vita y PlayStation 3… Aunque tampoco en exceso. Sony ha presentado Wonderbook, libros basados en historias de J.K. Rowlling que combinan el uso de PS Move con la realidad aumentada. Pero no ha habido mucho más en esta línea. Parece que Sony ha decidido dejar en un segundo plano la tecnología 3D y la detección de movimientos para centrarse en productos más clásicos.

De hecho, los grandes momentos de la conferencia de Sony han estado ligados a títulos de corte convencional, lo que es en realidad un arma de doble filo: la tremenda calidad de los mismos contra la ausencia de sorpresa y originalidad. God of War Ascension luce espectacular, como es habitual en todos los God of War, pero ya sabíamos que estaría en la feria y nos imaginábamos un vídeo del estilo del que ha mostrado Sony. PlayStation All Stars Battle Royal, la flagrante copia de Smash Bros, no ha mostrado mucho nuevo, tan solo dos personajes: Nathan Drake y un Big Daddy de Bioshock.

Los platos fuertes —dejando a un lado las batallas navales de Assassin’s Creeed III— han sido, como cabía esperar, Beyond: Two Souls y The Last of Us. El primero de ellos, obra de Quantic Dream y el flipado de David Cage, iluminado creador de Heavy Rain (y que conste que el juego me gusta a pesar de que el tipo me cae mal), era quizá el juego más esperado de la conferencia de Sony. Finalmente solo han mostrado una cinemática, muy espectacular, sí, pero sin ningún detalle que nos indique en qué va a consistir la aventura. Todos pensamos que será bueno, pero más por fe que por pruebas palpables. Otra cosa diferente es The Last of Us, del que sí hemos podido ver escenas reales de juego con entornos maravillosos, comportamiento de los protagonistas de un realismo fascinante y una apuesta por la calma tensa frente a la acción frenética que destilan otros juegazos de acción que están por venir como Tomb Raider y Resident Evil 6.

En cuanto a lo que se ha echado en falta, destaca un nombre, uno cuya ausencia ya esperábamos, The Last Guardian. La última obra del Team ICO, que permanece en paradero desconocido desde que Fumito Ueda abandonara Sony. La compañía asegura que el desarrollo sigue adelante y que tendremos noticias sobre el juego a lo largo de este año, pero me escama mucho el hecho de que no haya estado presente en el E3. Tal y como se esperaba, tampoco se ha visto nada de Final Fantasy Versus XIII.

Pero lo que más he echado de menos ha sido un apoyo más radical a PS Vita. Desde que se le diese el primer gran empujón hace un año, la portátil de Sony no dejó de ganar popularidad. Por desgracia, las buenas vibraciones iniciales no han ido secundadas por buenas ventas. PS Vita necesitaba oxígeno y, en mi opinión, Sony no le ha dado el suficiente en este E3. La máquina recibirá juegos de PS One y, como grandes lanzamientos, Assassin’s Creed III: Liberation. aventura protagonizada por una heroína, y Call of Duty Black Ops: Declassified. ¿Bueno? Sí. ¿Escaso? También.

Como decía al principio del texto, Sony ha completado una conferencia correcta pero poco sorprendente que le deja a Nintendo vía libre para comerse el E3 si sabe convencer a la audiencia con el planteamiento y el catálogo de Wii U.

¿Qué os pareció la conferencia de Sony?