BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘nintendo’

Toad consigue la aventura que se merecía

Hace más de tres décadas, Nintendo creó un universo repleto de personajes destinados a pasar a la historia de los videojuegos. Mario, Luigi, Bowser y Peach no tardaron en hacerse hueco en la imaginería de cualquier jugador medio. También los Goombas, los Koopa Troopa, Lakitu, Bullet Bill… y el bueno de Toad, fiel sirviente de la princesa.

Sin embargo, mientras que casi todos los personajes principales de la saga han conseguido su momento de gloria, Toad rara vez ha pasado del plano de segundón… hasta ahora, cuando ha logrado convertirse en el protagonista de una originalísima aventura para Wii U, Captain Toad: Treasure Tracker, nacida de ciertos niveles muy alabados de Super Mario 3D World.

Captain-Toad-Treasure-Tracker

Dan ganas de decir que sorprende lo mucho que ha dado de sí la idea secundaria de otro juego, pero lo cierto es que no sorprende, al menos a mí no. Nintendo ha demostrado durante años y años que, pese a sus errores, hay algo en lo que jamás flaquean: el diseño de niveles. Pocas veces he visto yo en compañías que no sean la gran N el mimo y la inteligencia con la que se tratan todas y cada una de las fases (desde las pantallas de Super Mario Bros 3 hasta las mazmorras de Ocarina of Time), siempre llenas de detalles y en las que todo está donde debe estar, sin elementos puestos al azar o sin sentido.

Captain Toad: Treasure Tracker es una oda a ese talento. No es un juego revolucionario, no es una obra maestra que pasará a los anales de la historia, pero sí es un canto al buen gusto. Se trata de una sucesión de pequeños niveles planteados como ingeniosos puzles en los que la finalidad es siempre alcanzar una estrella sin saltar, a pesar de que tenga apariencia de plataformas.

Con esta sencilla premisa, la aventura es capaz de proponernos una infinidad de situaciones diferentes, muchas más de las que uno imagina en un principio. Esto me reconforta y me hace confiar en que aún hay talento en la Nintendo que ya ha dado su brazo a torcer y dará el salto a los dispositivos móviles.

Con este título, aparte de dar un gusto a los nintenderos, la compañía le rinde un merecido homenaje a Toad, la veterana setita de sombrero blanco y lunares rojos que esperaba al final de cada castillo de Super Mario Bros para hacernos ver que allí no estaba Peach, y a todos los demás Toads que han ido apareciendo a lo largo de los años para darle más sentido al nombre del Reino Champiñón.

Yo lo he disfrutado como el niño que era cuando vi a Toad por primera vez.

 

Mario Kart roza la perfección / DLCs que dan ejemplo

Estas son las cosas que hacen que mi nintendero interior esté resurgiendo con fuerza. Lo tenían fácil, es verdad, porque soy un fan declarado de Mario Kart, pero también es cierto que la versión de Wii —la última de sobremesa— estaba en mi opinión bastante por debajo de la media a la que nos tiene acostumbrados la saga.

Sin embargo, con Mario Kart 8 se han resarcido. Nintendo ha hecho un trabajo impecable para Wii U. Para empezar, la alta definición le ha sentado de maravilla a la franquicia y ha convertido esta entrega, sin ninguna duda, en la más bonita y espectacular de todas. Aunque este avance visual habría valido de muy poco sin uno de los puntos fuertes del juego, el diseño de los circuitos, que son —como casi siempre— vistosos, trepidantes y muy imaginativos.

mario-kart

El resultado es maravilloso: un gran aeropuerto, un divertido descenso por una montaña nevada (en el que sólo se recorre el circuito una vez), una nueva versión del castillo de Bowser que no decepciona (el Bowser gigante de roca y fuego es una pasada)… Incluso los viejos circuitos desprenden un aire nuevo, Me encanta cómo se ven la Autopista Toad de Nintendo 64 y el Reloj Tic Tac de Nintendo DS, un recorrido que siempre deseé jugar en un televisor.

Por otro lado, la selección de corredor ha ganado mucho interés en Mario Kart 8. Ahora, además de seleccionar personaje, podemos escoger entre diferentes coches y motos, su tipo de rueda y su modelo de ala delta. La combinación de esos factores puede dar resultados muy interesantes como conseguir, por ejemplo, que corredores pesados como Wario o Donkey Kong ganen algo de agarre a costa de un poco de velocidad punta.

bowsercastlemk8

Me ha sorprendido mucho cómo, en esta ocasión, Nintendo ha sacrificado la diversión y locura de los objetos para potenciar la conducción. Este es, con diferencia, el Mario Kart en el que los objetos son menos decisivos. Mientras que en otras entregas casi no había carrera en la que cayeran uno o dos caparazones para el primero, aquí es extraño conseguir un objeto contundente, incluso yendo de los últimos. Raro es que salga una bala o una estrella, pero es que además, cuando salen, no resultan tan decisivas como antes (en ocasiones no sirven prácticamente para nada).

Al principio me molestó un poco este punto ya que, aunque los objetos a veces producían situaciones muy injustas, aportaban momentos hilarantes y no impedían que se notase la habilidad de conducción de cada jugador (los mejores casi siempre ganaban). Sin embargo, tras muchas horas de juego, tengo que reconocer que la diversión no se ha resentido ni un ápice. Son tan buenos los puntos buenos que las objeciones se quedan pequeñas.

Por desgracia, objeciones hay, un par de pegas que impiden que Mario Kart 8 sea perfecto. En primer lugar, no hay ninguna aportación significativa en cuanto a modos de juego y, en segundo y mucho más grave, se han cargado uno de los más divertidos, el modo batalla. Por alguna incomprensible razón, Nintendo ha pasado de crear circuitos específicos para este modo y ha reutilizado varios del juego que obviamente no están pensados para esta guerra de explotar globos. No es la única metedura de pata de este modo que ha perdido toda la gracia.

Se lo perdono, no pasa nada. No sólo porque el juego en sí ya sea una maravilla sino porque además Nintendo le sigue poniendo cariño y acaba de lanzar un DLC que debería servir de ejemplo al resto de compañías. La primera ampliación incluye tres personajes, cuatro vehículos y ocho nuevos circuitos por 8 euros. Lo mejor de todo es que el año que viene llegará una expansión con un contenido equivalente y se pueden adquirir las dos (medio juego) por sólo 12 euros.

Entre los nuevos personajes destaca Link, ya que los otros dos son nuevas versiones de Mario y Peach. Aunque lo verdaderamente impresionante vuelven a ser los circuitos, donde encontramos desde trepidantes recorridos como el de la Ruta Dragón hasta el retorno de la exigente Senda Arco Iris de SNES y homenajes a The Legend of Zelda (un recorrido por Hyrule), F-Zero y el clásico de motocross Excitebike.

Mario Kart 8 se ha convertido en un argumento más que contundente para hacerse con una Wii U. ¡Imprescindible!

La fiesta ‘Smash Bros’ ya ha comenzado

Los clásicos funcionan casi siempre y, en el caso de Nintendo, me atrevería a decir que siempre, sin excepción. Aquí está Smash Bros. para demostrarlo una vez más. Primero con la versión de Nintendo 3DS, que lleva ya unas semanas con nosotros y ha demostrado lo grande que puede llegar a ser una consola tan pequeña. Y después, con la venidera versión de Wii U, de la que esta misma noche se han conocido multitud de datos.

smash-bros-3ds-1

Pero dejaré esta última, que es la que espero con más anhelo, para cuando vea la luz. Según lo visto hasta ahora, tendrá bastantes diferencias respecto a la versión portátil, pero se nota que es el mismo juego y eso sólo dice cosas buenas de la versión de 3DS, que es bonita, divertida y, sobre todo, enorme. Su extenso y variado plantel de luchadores reúne en un mismo título a algunas de las mayores estrellas de la historia de los videojuegos, lo que constituye al mismo tiempo un fantástico reclamo comercial y un homenaje como pocos se han visto.

Hay gran variedad de modos de juego, un multijugador infalible, fantásticos escenarios (casi todos exclusivos), una banda sonora memorable e infinidad de coleccionables que se traducen en cientos de horas de enganche para los jugadores obsesionados con conseguirlo todo (¡presente!).

smash-bros-3ds-t

No todo es perfecto. De hecho, el único problema molesto de este Smash Bros. me parece  un incordio excesivamente significativo: no se puede jugar con la cruceta. Esto no sería un desastre si el circle pad funcionara bien, pero en mi opinión es demasiado incómodo para un juego de lucha de este tipo. Esta saga es puro 2D y la forma de control más precisa en las 2D siempre fue la cruceta.

Peor aún, este dichoso ministick no está hecho para los meneos fruto del el ansia y emoción de los jugadores y no son pocos los que han visto cómo su consola acababa en un estado nefasto tras unas cuantas partidas demasiado tensas. ¿Tanto costaría dejar jugar con la cruceta?, ¿no podría arreglarse con una actualización? Esto me recuerda a cuando Nintendo se empeñó en que jugáramos a los títulos de GameCube con los controles de Wii (New Play Control lo llamaron) y para conseguirlo directamente impidió el uso de los controles tradicionales.

Dejando este asunto a un lado, da gusto descubrir que Smash Bros. para Nintendo 3DS no es un juego menor, no es un título secundario que se ha hecho con los restos de la versión de sobremesa. Los desarrolladores han puesto en él su máximo amor y lo han convertido en un imprescindible de la portátil, incluso para aquellos que, como yo, estamos esperando a su mellizo de Wii U.

¿Qué consola ganó la batalla de la pasada generación?

Hace mucho, mucho tiempo, casi parece que fue en otra vida, escribí literalmente que PlayStation 3 ganaría la batalla de la pasada generación. A la consola de Sony le había costado arrancar, Xbox 360 estaba haciendo un buen papel y Wii se había convertido en un fenómeno arrasador.

Aun así, la fuerza de la marca PlayStation ya había mostrado su gran poder en las dos generaciones previas, especialmente en España, y yo estaba convencido de que el efecto volvería a repetirse. Al final, con el paso de los años, así fue, más o menos, con mucho empuje en nuestro país aunque con salvedades a nivel global.

Paul W

Paul W

¿Qué se salió de mis previsiones? Por un lado, el torbellino Wii duró mucho más tiempo de lo que esperaba. La consola de Nintendo llegó a su límite y se quedó estancada, pero durante los años que vendió, lo hizo a lo grande. Por otro lado, Microsoft hizo un trabajo excelente y convirtió su máquina en la rival perfecta de PS3.

Pero, ¿qué nos encontramos a día de hoy? Observando datos muy recientes, del pasado mes de agosto, vemos que Wii arrasó en la pasada generación. Se vendieron ni más ni menos que 100 millones de unidades. Sin embargo, el frenazo se notó. Mientras que, durante mucho tiempo, la consola de Nintendo tenía colocadas en todo el mundo más consolas que sus dos rivales juntas, al final, PS3 y Xbox 360 (que aún hoy se siguen vendiendo) han logrado recortar las distancias para quedarse a “sólo” unos 20 millones de distancia.

La batalla entre esas dos máquinas, que siempre ha estado muy ajustada (durante bastante tiempo con una ligera ventaja para Xbox 360) se ha saldado con un increíble empate técnico, 83,1 millones de unidades para Microsoft y 83,2 millones para Sony.

No se puede negar, Nintendo fue devastadora en la pasada generación, sobre todo si además tenemos en cuenta las ventas de Nintendo DS, con diferencia la consola más vendida (158,8 millones), siempre muy por encima de PSP.

Aunque, poniéndolo todo en contexto, ¿se pueden sacar las mismas conclusiones? A largo plazo, a Nintendo no le hizo ningún bien su estrategia centrada en el público ocasional. Eso le ha pasado factura durante los últimos años y se ha convertido en un lastre también para Wii U (que al final parece que está remontando gracias a un nuevo giro hacia la audiencia hardcore). Por otro lado, Microsoft no ha sabido trasladar las bondades de 360 a One. Unos cuantos errores de libro, han hecho que la compañía pierda gran parte de lo que ya tenía ganado.

En este orden de cosas, es nuevamente Sony la que ha cogido ventaja. Ha aprovechado la buena imagen de la marca PlayStation, ha creado una máquina que es la sucesora perfecta de la anterior y ya es con diferencia la favorita de la actual generación. Entiendo la táctica y quiero entender por qué ha funcionado, pero me cuesta asimilarlo viendo los pobres catálogos que hay actualmente para las nuevas consolas.

Es más, si atendemos a juegos, creo que mi alma nintendera está resurgiendo. El catálogo de Wii U me parece, por mucho, el más atractivo de los tres. Veremos cuando termine 2014. Supongo que en el próximo E3 ya empezarán a verse productos verdaderamente rompedores para PS4 y Xbox One (y no sólo escasas excepciones reseñables tipo Destiny). Habrá que ser pacientes, ya sabemos que los lanzamientos del primer año de una máquina casi nunca son para tirar cohetes.

En mi opinión, teniendo todos estos factores en cuenta, Wii ganó la batalla de la pasada generación, pero Sony fue la que consiguió una base más sólida sobre la que seguir construyendo su imperio.

¿Qué opináis vosotros?

Títulos descargables para llenar huecos en Wii U

Se presenta complicado, muy complicado, este 2014 para Wii U. Los últimos resultados financieros de Nintendo no han sido demasiado buenos y el propio Satoru Iwata ha admitido su parte de culpa. Los más agoreros ya vuelven a hablar del fin de Nintendo o de su conversión en third party, siguiendo así los pasos de Sega. Yo no diría tanto.

Super Mario 3D World ha terminado siendo una aventura mucho más maravillosa de lo que la mayoría esperábamos y este año hay a la vista un buen número de suculentos lanzamientos: Super Smash Bros (no veo el momento de echarle el guante), Mario Kart 8 (sigue sin gustarme lo de la numeración), el espectacular Bayonetta 2, el inminente Donkey Kong Country Tropical Freeze y, si todo va bien, X, el que más curiosidad me despierta con mucha diferencia.

SuperMarioBros3Wallpaper640

Pero lo cierto es que sigue habiendo grandes sequías en Wii U entre juego importante y juego importante. Nintendo vuelve a acusar, como en tiempos pasados, la falta de apoyo de las third parties. ¿La forma de llenar esos vacíos? Juegos descargables, cada vez más, tanto originales como antiguas joyas de viejas consolas.

Esta estrategia ha llenado la eShop de títulos de bajo coste pero no por ello poco interesantes. Entre los más destacados se encuentra Dr. Luigi, nueva versión del clásico puzle protagonizado por Mario, el nostálgico NES Remix, que no ha llegado a tocar mi corazoncito de jugador veterano (me parece demasiado simplón), el interesante plataformas Knytt Underground y clásicos de la talla de The Legend of Zelda: A Link to the Past, Super Metroid, Super Mario Bros 3Super Mario World, Earthbound o el remasterizado DuckTales.

Vale, está claro que ninguno de estos juegos va a disparar las ventas de Wii U ni va a revolucionar el mercado, pero creo que son un buen bálsamo, un puente necesario entre los grandes bombazos que llegan cada tres o cuatro meses. Además, teniendo en cuenta el panorama de PlayStation 4 y Xbox One en cuanto a lanzamientos, bastante desalentador por ahora, no creo que este ritmo aún bastante lento suponga un gran perjuicio para la gran N respecto a la competencia.

¿Dudas sobre la compañía, su política y su futuro inmediato? Muchísimas, pero creo que en junio, con el próximo E3, empezarán a quedarnos las cosas claras, ya sea para bien o para mal.

El imprescindible de Wii U: Super Mario 3D World

Lo tengo clarísimo. Tras un año de vida de Wii U, la consola de Nintendo ha recibido el que es con diferencia su mejor título, Super Mario 3D World, la primera aventura del fontanero en HD y uno de los juegos más divertidos e imaginativos que han visto la luz en los últimos tiempos.

Sí, es otro Mario y no cuenta con ningún reclamo especialmente original más allá del horrendo disfraz de gato (el peor power up de cualquier juego de Mario ever), pero recoge muy sabiamente elementos de toda la historia del fontanero y los mezcla para conformar una aventura divertida a rabiar.

super_mario_3d_world

Con una buena dosis de sus aventuras 2D, mucho de las aventuras 3D e incluso elementos de subgéneros como los karts o los party, conforman un juego imprescindible para todo nintendero y para cualquier jugador con buen gusto y sin prejuicios hacia los universos multicolor.

Mientras esperamos una gran aventura tridimensional de Mario para Wii U, Nintendo nos ofrece esta joyaza jugable, de diseño de niveles soberbio, especialmente atractiva en su modo multijugador. El mejor híbrido hardcore-casual jamás visto, ideal para compartir con amigos.

E3 2013: Si te gusta Nintendo, toma dos tazas… o doscientas

Sin macroconferencia, un poco aturdida debido a los pobres resultados de Wii U pero sin perder los nervios gracias al sólido avance de Nintendo 3DS, la gran N ha decidido afrontar este E3 con un Nintendo Direct, una de sus ya típicas conferencias pregrabadas en las que muestran lo que está por llegar para sus máquinas.

No puedo decir que me haya decepcionado, puesto que mi fe nintendera se perdió hace tiempo y no esperaba gran cosa, pero hoy más que nunca he tenido la sensación de que Nintendo está agotada, no para siempre, pero sí por una temporada que espero que no sea demasiado larga.

A la compañía nipona le falta algo diferenciador, algo que la haga sobresalir, destacar de algún modo en el sector. Muchos dirán que Mario, Zelda y el resto de franquicias clásicas son su punto de distinción. Sí, es cierto que eso no lo tiene nadie más que ellos, eso les diferencia de los demás, pero a estas alturas ya no les diferencia de sí mismos. Da la impresión de que Nintendo lleva autoplagiándose durante años.

Hago una excepción y entiendo como movimiento lógico los nuevos Pokémon para Nintendo 3DS, pero el resto de anuncios pecan de una redundancia extrema. Super Mario 3D World, por ejemplo, es una aventura vistosa, seguro que muy divertida y con un multijugador que pinta brillante, pero desprende un aura de vejez, de algo conocido, ya jugado. No es más que una bonita combinación de elementos de otros Marios previos a los que se ha añadido un disfraz de gato. Peor aún me ha parecido Donkey Kong Country Tropical Freeze para Wii U, que parece una versión HD del DKC Returns de Wii.

Aunque no han formado parte del Nintendo Direct —los vídeos se han mostrado después—, a Yoshi’s New Island y a The Legend of Zelda: A Link Between Worlds, ambos para Nintendo 3DS, les pasa exactamente lo mismo. Son juegos de hace muchos, muchos años, que han sido actualizados con nuevos niveles y mejores gráficos, pero poco más, al menos en apariencia. Para colmo, Nintendo parece interesada en la moda de las versiones en HD y ya prepara el relanzamiento de Wind Waker, un juegazo, sí, pero que ya tiene más de 10 añitos de existencia.

Sin embargo, el verdadero dolor me lo ha producido Mario Kart 8, no sólo por ese número que me hace daño a los ojos sino porque, mientras veía el vídeo, me he dado cuenta de que ya no me emociona. Mario Kart es una de la franquicias con las que más he disfrutado en mi vida, pero hace tiempo que dejo de ser lo que era (la versión de Wii nunca llegó a convencerme del todo). No ha dejado de divertir, pero sí de sorprender, que es gran parte del encanto.

Casi lo mismo puede decirse de Super Smash Bros, un juego que disfrutaré como un enano pero que apenas muestra diferencias respecto a su predecesor, el maravilloso Brawl, cuyo vídeo de presentación nos dejó a todos en su día con la boca abierta. Incluso los movimientos de cada héroe parecen exactamente los mismos de la versión de Wii. Me encanta que en el plantel vaya a estar Mega Man, un personaje que adoro, pero hace falta algo más potente, algo más novedoso. Además, me he fijado en que, en la web oficial del juego, al seleccionar un personaje, aparecen en la parte inferior de la pantalla los 11 que ya han sido revelados y 7 recuadros vacíos. Confío en que esto no signifique que el plantel se compondrá únicamente de 18 luchadores (Brawl tenía 35). Por supuesto, prefiero ni pensar en DLCs.

En la parte de este Nintendo Direct que menos interés me ha despertado se encuentran Wii Party U, Wii Fit U y el nuevo Art Academy, que en caso de que el panorama general fuese mejor me parecería una buena idea, pero creo que tal y como están las cosas Nintendo debería apuntar hacia otro lado.

En el lado de lo que sí me ha parecido más que satisfactorio —que lo ha habido— están el esperado y prometedor Bayonetta 2, el impresionante X —desarrollado por el estudio responsable de Xenoblade— y el divertido The Wonderful 101, del que llevamos viendo vídeos ya demasiado tiempo. Se trata, casualmente, de tres de los pocos juegos desarrollados por third parties para Wii U. No son los únicos, hay más, pero casi todos son adaptaciones de la última remesa de títulos para PlayStation 3 y Xbox 360, juegos como Assassin’s Creed 4, Batman: Arkham Origins, Splinter Cell: Blacklist, Watch Dogs o Disney Infinity. Ni siquiera Rayman Legends es ya un juego exclusivo.

Es evidente que a Wii U le falta mucho apoyo. Es algo que se vio desde el mismo momento en que se anunció, pero que en este E3 ha quedado más patente que nunca: fue completamente ignorada en las conferencias de Electronic Arts y Ubisoft, una muy mala señal, sobre todo si tenemos en cuenta que Ubi fue con diferencia la compañía que más se volcó en la consola de Nintendo hace un año.

Pese a esto, pese a todo lo que he escrito hasta aquí, no quiero dejar un mensaje excesivamente catastrofista. Los juegos de Nintendo siempre son divertidos y su calidad rara vez baja de notable alto. Esta vez volverán a dar en el clavo, estoy convencido, pero lo harán con viejas armas, con antiguos juguetes que nunca pasan de moda pero que están muy lejos de resultar originales y sorprendentes. Con todo mi cariño los jugaré y los disfrutaré, con todo mi cariño de viejo nintendero esperaré que algún día recuperen la frescura innovadora que los convirtió en mitos del videojuego.

¿Qué os ha parecido la intervención de Nintendo en este E3?

Nintendo, con Wii U, Nintendo 3DS y sin conferencia

Nintendo sólo puede ir a mejor. Nintendo 3DS funciona bien y su catálogo mejora en cantidad y calidad día a día mientras que Wii U, que no acaba de arrancar, aún tiene posibilidades de encontrar su hueco en el mercado. Dada su delicada situación actual, Nintendo ha decidido prescindir del tradicional macroevento que celebra cada año en el E3 para sustituirlo por presentaciones más pequeñas, una estrategia que tal vez le venga bien a la compañía y le permita meditar con calma sus movimientos futuros.

Luigi, Zelda, Yoshi, Donkey Kong y otras armas infalibles de la gran N

Con Wii U pasando por un momento delicado, incapaz aún de despegar y a la espera de ampliar su catálogo con títulos interesantes, Nintendo parece decidida a seguir potenciando lo que ya sí parece un éxito consolidado, Nintendo 3DS. El plan de actuación no puede ser más sensato. Después de todo, si nos ponemos en lo peor, no sería la primera vez que la compañía salva la papeleta gracias al mercado portátil (y a Pokémon).

El ritmo de lanzamientos para Nintendo 3DS parece haber cogido un gran ritmo —eso es bueno—, aunque la mayoría de títulos son nuevas versiones no demasiado originales de franquicias explotadas hasta la saciedad —eso es malo—, pero de calidad sobresaliente —eso es bueno—, y aunque el yogurlado está maldito —eso es malo—, los juegos de Nintendo no —eso es muy bueno—.

luigismansion2 w

Entre los títulos que ya están en el mercado se encuentra Luigi’s Mansion: Dark Moon, una fantástica aventura protagonizada por el hermano de Mario que sirve de continuación de aquel peculiar juego de GameCube tan breve y extraño que casi parecía un experimento de los desarrolladores. Esta segunda parte amplía y mejora la experiencia en todos los aspectos salvo quizá en los jefes finales, menos inspirados de lo deseable pero sin llegar a estropear la diversión.

Mención aparte merece Fire Emblem Awakening (y la haré en otro post, lo prometo), que contra todo pronóstico se ha convertido en uno de los mejores juegos del catálogo de Nintendo 3DS. Pese a ser muy fan del rol táctico en general y de esta saga en particular, soy consciente de que es un género de minorías y no esperaba que Intelligent Systems pudiese crear una entrega tan atractiva, profunda y al mismo tiempo tan accesible para todo el mundo. Un must have incontestable.

Dentro de poco, el 24 de mayo, llegará también Donkey Kong Country Returns a la portátil, el excelente juego de Wii pero en 3D. Poco interesante para los que ya exprimieron la aventura pero una fantástica novedad para los que no lo hicieron. Algo más tarde, el 14 de junio, será el turno de Animal Crossing: New Leaf.

El pasado NIntendo Direct de abril demostró que Nintendo quiere seguir en esta línea continuista de franquicias clásicas que aseguran buenas ventas. Esto me produce sentimientos encontrados. Me encantaría que ña gran N volviese a innovar, que mostrase una IP inesperada, que sorprendiese con algo revolucionario o simplemente un poco diferente. Por otro lado, no me cabe duda de que, a pesar de no ser un derroche de originalidad, los juegos anunciados serán fantásticos.

El gran anuncio fue la continuación del magnífico The Legend of Zelda: A Link to the Past. Como decía, aunque sé que será una aventura mágica y apasionante, lo primero que pensé al verlo fue que estaba ante un A Link to the Past HD. Los enemigos, lo escenarios… todo me parecía demasiado igual a lo visto en 16 bits. Espero que al menos la jugabilidad sí nos depare retos diferentes a los vistos en la anciana Super Nintendo (la habilidad de Link de convertirse en una figura plana que se pega a la pared alimenta mis esperanzas).

Pero no sólo Link y Zelda están de vuelta, también habrá un tercer Yoshi’s Island, claro heredero del original de SNES, y un nuevo Mario Party, además de Mario & Luigi: Dream Team Bros, Mario & Donkey Kong: Minis of the Move y Mario Golf: World Tour. Viendo esto parece que a Nintendo se le hayan acabado las ideas. Yo pienso que en realidad se están preparando para soportar con cifras decentes lo que podría ser el comienzo de una mala racha.

El último indicativo del cambio de estrategia de Nintendo, aparentemente más defensiva que ofensiva, es la renuncia a realizar su tradicional gran conferencia en el próximo E3 de Los Ángeles, un macroevento que será sustituido por presentaciones menores. Tras esto, tengo mucha más curiosidad por ver hacia dónde van los pasos de la veterana compañía.

Mientras el presente y futuro de Wii U se aclaran, nintenderos y no nintenderos, disfrutemos del bueno momento de Nintendo 3DS.

Wii U: la prueba de fuego de Nintendo

Dos meses lleva ya Wii U —la última gran apuesta de Nintendo— en el mercado y quizá es pronto para sacar conclusiones tajantes sobre su éxito o fracaso, pero sí es posible realizar un primer balance de lo mejor y lo peor que ha dejado esta recién nacida consola hasta el momento.

En primer lugar, pese a la poca fe que tenía en la consola en un principio, reconozco que Wii U gana mucho “de cerca” y con tiempo para probarla detenidamente. Es pequeña, bonita y el mando con pantalla táctil, la auténtica estrella de la nueva máquina de Nintendo, es ligero y ergonómico, algo que ya sabía pero que ahora he podido comprobar en partidas largas.

Wii U 10533527

En cuanto a juegosZombiU, sin ser una obra maestra, le da algunos usos interesantes al mando con pantalla táctil, la auténtica estrella de la nueva plataforma de Nintendo. Aunque es obvio que la mayor baza de la máquina es, al menos de momento, el juego en grupo. Como ya comprobé la primera vez que jugué con Wii U, son videojuegos como Nintendo Land o Super Mario Bros. Wii U los que le están dando vidilla a la consola en estos primeros meses (estoy deseando hacerme con Rayman Legends). Son muy divertidos en compañía, eso es innegable.

En el lado negativo nos encontramos con que el resto del catálogo son adaptaciones de juegos ya existentes en PlayStation 3 y Xbox 360, algunas muy buenas como la de NBA 2K13Batman: Arkham City y otras no tanto como la de Epic Mickey. Independientemente de su calidad, estos juegos no le dan una gran fuerza definitoria a Wii U.

Peor aún es que, tras el primer mes de vida de la consola, los lanzamientos han sufrido un peligroso parón. A Wii U le faltan juegos, tanto en cantidad como en calidad. Nintendo lo sabe. De hecho, si hace poco alababa la sinceridad de Sony con PS Vita, hoy tengo que hacer lo propio con Nintendo y Wii U. Hace solo unos días, en el último Nintendo Direct, Satoru Iwata pedía disculpas a los usuarios por la escasez de juegos para Wii U. Buen gesto y primer paso para resolver un problema.

Por fortuna, las palabras del presidente de Nintendo no fueron un simple mea culpa sino que sirvieron para anunciar un buen puñado de novedades para Wii U: el desarrollo de un nuevo Zelda —que va para largo—, un nuevo Mario y un nuevo Mario Kart, el lanzamiento de The Wind Waker en HD, los progresos en el desarrollo de Bayonetta 2 y el nuevo Smash Bros. —de los que tendremos noticias en el próximo E3—, el regreso de Yoshi como protagonista, un crossover de Fire Emblem con Shin Megami Tensei, la presentación del espectacular título en el que trabajan los creadores de Xenoblade… Aparte de todos esos lanzamientos, Iwata dedicó un tiempo considerable a hablar de la futura consola virtual de Wii U (de la que hablaré detenidamente en otro post más adelante).

En cuanto a ventas, todo es bastante desconcertante y cuesta averiguar hasta qué punto significativo. Los primeros datos en Japón fueron sorprendentes, con unas cifras de venta iniciales muy cercanas a las de Wii en 2006 (aún hoy me cuesta creerlo). En Estados Unidos, Nintendo obtuvo unos datos mucho más modestos. Con el paso de las semanas, se ha debatido mucho sobre si las ventas han sido decepcionantes o no. Iwata considera que han sido estables. Sin embargo, las últimas cifras del mercado nipón, si bien demuestran la fortaleza de Nintendo 3DS, no dejan en buen lugar a Wii U. Es más, la compañía ha reducido sus previsiones de venta. ¿Y en España como ha ido? Desconozco el dato oficial. Probablemente lo tenga guardado Waluigi en una caja fuerte rodeada de Bob-omb.

Dejando las cifras a un lado, creo que lo que viene para Wii U tiene buena pinta. Además, estoy convencido de que el E3 nos dejará gratas sorpresas. Teniendo todo esto en cuenta, Wii U me parece una consola con un potencial enorme, pero me queda la duda de si tal vez no llega demasiado tarde. Quizá hace un par de años habría resultado más impactante. Quizá dentro de dos, mejor preparada para competir con las futuras máquinas de Sony y Microsoft (y Valve y NVidia y quien se quiera sumar), las perspectivas serían más alentadoras. Hay expectativa por ver los movimientos de la competencia, por descubrir los ases que guardan en la manga. De eso dependerá mucho el futuro de Wii U.

¿Cuál es vuestra valoración de Wii U a estas alturas?