BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘e3’

Un E3 poco emocionante

Nunca un E3 me había pillado tan desconectado y desinformado como este. De hecho, debido a la ausencia total de expectativas, esperaba un buen puñado de sorpresas, algo que me dejase con la boca abierta o que, al menos, despertase mi emoción e interés en los juegos que están por venir a lo largo del año.

Sin embargo, no ha sido así. Ha habido muchos títulos, sí, pero prácticamente nada que huela a esta supuesta nueva generación que a mí desde siempre me ha parecido más bien una actualización de la pasada. Viejas franquicias, viejas mecánicas y viejas estéticas.

Tan poco nuevo me parece lo nuevo que tengo la impresión de que Nintendo y su Wii U no sólo no han desentonado en la feria sino que han logrado destacar con un catálogo que, si bien no resulta innovador, es muy sólido y atractivo. Vamos, que han logrado despertar al nintendero que aún hay en mi interior.

Nada de inventos raros, ni detección de movimientos ni tonterías para jugadores ocasionales, todo muy hardcore, muy bonito y aderezado con esa bendita maldición que es la nostalgia. Smash Bros, Bayonetta, Zelda, Yoshi, Kirby, Toad, Star Fox… ¡Compro!

Por otro lado, en Xbox One y PlayStation 4 hay cosas interesantes, muchos juegos muy prometedores pero ninguno que despierte mi anhelo, la verdad. The Order: 1886, MGS5, Bloodborne, Destiny y, sobre todo, Batman: Arkham Knight son los que me han resultado más llamativos. Aunque, para ser sincero, he encontrado mucho más encanto en el repertorio de desarrollos indies.

No tengo muy claro cómo se recordará este E3, no ha habido nada especialmente memorable, ni para bien ni para mal. O quizá sí. Por desgracia, hay muchas probabilidades de que recordemos el E3 2014 como el principio del fin de las portátiles, porque… ¿dónde estaban PS Vita y Nintendo 2DS / 3DS en la feria? Una lástima.

¿Qué os ha parecido el E3 2014?

Fin de un E3 de software, un E3 hardcore

El E3 2013 llega a su fin y las sensaciones que me deja son variadas, extrañas y casi opuestas. Nada me ha sorprendido en exceso, nada me ha deslumbrado, las nuevas consolas son tan poco rompedoras como esperaba, pero al mismo tiempo tengo la sensación de que ha sido la mejor edición de la feria en años. Supongo que esta impresión se debe a que, pese a no haberse mostrado nada revolucionario, las compañías han impuesto un buen ritmo al show y han mostrado juegos, muchos juegos.

Mientras que en los E3 de los últimos años gran parte del espectáculo se centraba en hardware y tecnologías complementarias (Kinect, PlayStation Move, el 3D…), en esta ocasión todo ha girado en torno a los videojuegos. Además, con una clara inclinación a favor de los jugadores tradicionales, lo que ha dejado los productos dirigidos al público ocasional en un sorprendente —y feliz— segundísimo plano.

Water_street_view_web_100155

Microsoft nos ha vendido su gran catálogo obviando su polémica estrategia respecto a la segunda mano, Sony se ha metido al sector en el bolsillo con un par de acertadas medidas y Nintendo ha insistido con sus habituales y casi siempre efectivas fórmulas. Pero las tres han coincidido en algo: han enseñado “carnaza”, han dejado ver muchos, muchos de los títulos que llegarán de aquí a un año (en muchos casos quizá dos o más).

Las first parties no han sido las únicas en desvelar proyectos. También Ubisoft y Electronic Arts lo hicieron en sus respectivas conferencias, y el resto de las desarrolladoras durante los días que ha durado la feria. Aquí dejo algunos de los títulos más llamativos que se vieron fuera de las conferencias de las tres grandes:

Tom Clancy’s The Division

Mira que me gusta poco Tom Clancy, pero es que resulta imposible no rendirse a los encantos de este The Division que cerró la conferencia de Ubisoft. Si bien no lograron el mismo impacto que alcanzaron con Watch Dogs hace un año, este título les permitió dejar muy buen sabor de boca al personal. Nueva propiedad intelectual, gameplay real y nivel técnico asombroso. ¡Bravo por ellos!

Castlevania: Lords of Shadow 2

Konami volvió a adelantarse al resto de compañías para mostrar sus bazas unos días antes de la inauguración de la feria. Una de las más importantes es este Lords of Shadow 2, aventura desarrollada por los españoles Mercury Steam que supondrá el fin de la historia de Gabriel Belmont.

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

Aunque este juego no me parece mucho más que un A Link to the Past con gráficos actualizados, es innegable que la secuela de uno de los mejores action RPG de la historia tiene un punto de interés. Su último tráiler no estuvo incluido en la Nintendo Direct del pasado martes, pero no por ello el juego se ha ausentado de este E3 2013.

Mirror’s Edge 2 y Battlefront

Dos promesas que parece que tardaremos mucho tiempo en ver, ya que ninguna de ellas parece estar demasiado desarrollada. Pese a que el título original no vendió como se esperaba, la secuela de Mirror’s Edge satisfará a muchos fans que esperaban este anuncio con anhelo. “Faith is back!” dijo EA, un mensaje lleno de esperanza. En cuanto a Battlefront… deseando estoy retomar una de las mejores sagas interactivas de Star Wars (su multijugador era fantástico).

¿Cuáles han sido los juegos de este E3 2013 que más os han gustado?

E3 2013: Microsoft se cura las heridas a base de juegos y más juegos

Muy interesante el arranque de este E3 con la conferencia en la que Microsoft parece haber decidido darle un lavado de imagen a la hasta ahora impopular Xbox One. El evento me ha producido impresiones encontradas, me ha encantado como presentación pero me sigue pareciendo que lo visto no justifica una nueva generación de consolas, una nueva remesa de dispositivos que sólo apreciarán los jugadores tradicionales.

El show en sí ha sido prácticamente perfecto. Microsoft ya se deshizo de los puntos controvertidos en el adelanto de hace algunas semanas, por lo que en esta ocasión ha podido centrarse en lo que de verdad importa, los videojuegos. Mientras que en los últimos dos o tres años, la compañía decepcionó a la audiencia haciendo demasiado hincapié en Kinect y en las múltiples posibilidades de Xbox Live, en este 2013 han tenido el tino de complacer al público con títulos y más títulos.

La conferencia ha estado repleta de franquicias consolidadas, como Metal Gear Solid, Dark Souls, Battlefield, Halo, The Witcher o Dead Rising, mezcladas con desarrollos totalmente nuevos como Titanfall, Crimson Dragon, D4, Quantum Break, Sunset Overdrive o el espectacular Ryse, una aventura ambientada en la antigua Roma de la que se han podido ver muchos minutos de juego. Unos cuantos desarrollos indies y el esperado retorno de Killer Instinct han completado una presentación con un ritmo envidiable.

Nuevas IPs, bastantes títulos exclusivos, nivel gráfico sobresaliente, catálogo esencialmente hardcore (lo casual parece haber vuelto al rincón el que solía estar en el pasado), nada de “revolucionarios” sistemas de detección de movimientos… Además, la fecha de lanzamiento y el precio están dentro de lo previsible y lo razonable: Xbox One saldrá a la venta en noviembre por 499 euros. Entonces, ¿qué hay de malo en todo esto? Varias cosas en realidad.

El principal problema es todo lo que no se ha contado. Microsoft ha sido capaz de desviar la atención hacia los juegos, pero las medidas que se han venido anunciando hasta ahora siguen pesando sobre Xbox One: la segunda mano, el sistema de préstamos, la necesidad de conexión a Internet casi permanente, la ausencia de retrocompatibilidad… Ni con un catálogo inmejorable pueden perdonarse según qué cosas. Intuyo que la presentación de Sony y todos los detalles que se revelen en este E3 sobre PlayStation 4 serán decisivos a la hora de conformar una percepción más completa (por comparación) de la máquina de Microsoft.

Otro gran inconveniente de Xbox One —que probablemente será compartido con PS4— es la ausencia de sorpresas. Ya lo dije en un post anterior, creo que estas nuevas consolas no aportan nada revolucionario. Éste es sin duda el salto generacional menos significativo de todos los que hemos vivido hasta el momento. Ni siquiera se respira la emoción que caracterizaba a otros relevos tecnológicos. Los juegos vistos hasta ahora son lo de siempre pero con mejores gráficos.

Tal vez, con el paso del tiempo, llegaré a hablar de este nuevo paso hacia adelante en otros términos, pero ahora mismo no puedo evitar pensar que PS3 y Xbox 360 aún podrían disfrutar de dos años más de buena vida sin sucesoras a la vista. Dicho esto, vuelvo a agradecer que Microsoft se haya esforzado por dar un buen espectáculo al personal. Yo, personalmente, lo he disfrutado.

¿Qué os ha parecido la conferencia de Microsoft?

Lo más esperado del E3

Tan sólo faltan unos días para el E3 de Los Ángeles, el macroevento de videojuegos que este año se celebrará entre el 11 y el 13 de junio. En la semana y media que queda hasta la celebración de la feria aprovecharé para volver a ponerme al día tras un mayo caótico en el que poco he leído más allá de Xbox One.

Este año, el E3 se presenta interesante. Lo espero con ganas, más por curiosidad que por ilusión, ya que mis expectativas respecto a las nuevas consolas no son muy elevadas. La generación de máquinas que está a punto de llegar me produce más escepticismo que emoción y dudo muchísimo que se vayan a vender más rápido que PlayStation 3 y Xbox 360, como dicen algunos.

ps e3bng

En cuanto a Nintendo, se ha llegado a un punto tan negativo con Wii U que todo lo que pueda pasar será a mejor. Algo muy similar sucede con PS Vita. Mucho mejor pinta el panorama de Nintendo 3DS, que se consolida mes a mes como una máquina de calidad capaz de vender hardware y software con solvencia.

¿Qué podemos esperar de cada una de las compañías? En los próximos días haré un análisis más detallado de cada una de ellas, pero a modo de recordatorio, aquí dejo un adelanto de lo que está por venir:

Microsoft se la juega con Xbox One

Sony revelará la forma de PlayStation 4

Nintendo, con Wii U, Nintendo 3DS y sin conferencia

Lo que el E3 2012 nos deja

Fin a la semana tradicionalmente más importante del sector de los videojuegos, esa en la que se celebra el E3, la feria en las que todas las compañías —grandes y pequeñas— muestran cuáles son sus apuestas para los meses venideros. Este año, la sensación generalizada es que el evento no ha estado a la altura de lo que se esperaba.

Desde un punto de vista personal, yo los recuerdo peores, pero supongo que el hecho de que las first parties no hayan respondido a las expectativas es la principal causa de esta percepción. Aun así, ha habido mucho material y anuncios para comentar y debatir.

En cuanto a las tres grandes, Microsoft se defendió con Halo 4 y los nuevos Gears of War y Forza; Sony apadrinó dos de los mejores juegos de la feria: The Last of Us y Beyond Two Souls, además de mostrar los también atractivos God of War: Ascension y PlayStation All Stars Battle Royal; y Nintendo, pese a decepcionar con Wii U, demostró que Nintendo 3DS sigue por buen camino, con un catálogo que crece en cantidad y calidad.

Pero al final, las que más “chicha” han mostrado han sido las third parties. Konami, que una vez más se adelantó unos días al inicio oficial del E3, centró su apuesta en Metal Gear Rising: Revengeance y dos nuevos Castlevania: Lords of Shadow, uno para las consolas de sobremesa y otro para 3DS. Por su parte, Ubisoft, ganadora moral de la edición de este año, se lució con Assassin’s Creed III, Splinter Cell Blacklist, Far Cry 3, Rayman Legends y, sobre todo, el sorprendente Watch Dogs.

Pero hay muchas otras desarrolladoras que también han mostrado sus productos. Una de mis favoritas, Capcom, ha vuelto a ponerme los dientes largos con nuevo material de Resident Evil 6, el título más atractivo de la saga en muchos años. La compañía nipona también ha dejado ver nuevas imágenes de DmC, y reconozco que, pese a las reticencias iniciales, el nuevo Dante me va convenciendo cada vez más. Por último, aunque Lost Planet no está entre mis franquicias preferidas, hay que admitir que la tercera entrega no pinta nada mal.

Electronic Arts no fue capaz de sorprender, pero al menos entre sus habituales contaba con dos pesos pesados: Dead Space 3 y Crysis 3. Aparte de eso, la compañía estadounidense se limitó a mostrar nuevas entregas y/o contenido adicional para FIFA, Need For Speed, Sim City, Battlefield, NBA Live (que regresa para intentar plantarle cara al todopoderoso NBA 2K) y Star Wars: The Old Republic. En definitiva, nada especialmente sorprendente ni espectacular, una lástima puesto que EA llevaba ya unos años dando gran apoyo a nuevas ideas.

Activision siguió los mismos pasos que EA: apuesta básica por sus franquicias de siempre. Destacó una vez más Call of Duty, en esta ocasión Black Ops 2, y el anuncio de que ellos serán los encargados de llevar Angry Birds a las consolas. La estrella de Namco Bandai, aunque no resulta nada nueva, es cautivadora. Hablo del hermoso Ni No Kuni, al cual ya tuve oportunidad de jugar en el pasado Expomanga. Square Enix pudo presumir gracias a Hitman: Absolution, Sleeping Dogs y, sobre todo, el nuevo Tomb Raider.

Spec Ops: The Line y XCOM: Enemy Unknown son las principales bazas de Take-Two, mientras que THQ, aunque no ha tenido stand en el E3, ha logrado hacerse un hueco en la actualidad informativa gracias a Darksiders II, Metro: Last Light y South Park: The Stick of Truth. Ha habido muchas más compañías, claro, y muchos más juegos, pero creo que esto resume los puntos más fuertes de lo que se ha visto en Los Ángeles durante toda esta semana.

¿Qué juegos y compañías os han convencido más en este E3?

El año que Ubisoft ganó el E3

Todos los años, tras las conferencias de las tres grandes compañías (Microsoft, Sony y Nintendo), es habitual discutir sobre quién “ha ganado” el E3. Es una tradición. Sin embargo, en esta ocasión se ha producido algo curioso: debido al bajo nivel que han demostrado las first parties, casi todo el mundo está de acuerdo en que las ganadoras, las que han mostrado material más suculento, han sido las third parties, muy especialmente Ubisoft, que se ha convertido sin que nadie lo esperase —yo creo que ni ellos mismos se lo creen— en la gran revelación de la feria.

Son varios los factores que han llevado a esta unanimidad a favor de Ubisoft:

– Las decepciones de las first parties: Aunque con perspectiva no parece tan decepcionante, la conferencia de Microsoft no fue arrolladora. Tuvo momentos buenos, sí, pero casi siempre protagonizados por otras compañías. El contenido propio potente quedó limitado a Halo 4 y un par de teasers. La charla de Sony mantuvo un nivel correcto con un único punto brillante, cuando se mostró The Last of Us, ya que de Beyond tan solo enseñaron una cinemática (aun así, ahora mismo diría que de las tres grandes fue la más solvente). La conferencia de Nintendo… fue un desastre.

– Ubisoft se coló en todas las conferencias: La compañía gala no solo fue capaz de elaborar una gala amena e interesante sino que se convirtió en la estrella invitada de todas las demás. En la conferencia de Microsoft mostró una buena cantidad de suculento contenido in game de Assassin’s Creed III. En la conferencia de Sony sorprendieron con las batallas navales que habrá en ese mismo título y revelaron la entrega exclusiva para PS Vita, protagonizada por un personaje femenino. En la conferencia de Nintendo, Ubisoft dio la imagen más solvente de la gala gracias a Rayman —que luce estupendamente—, Zombi U —la esperanza hardcore, que espero no acabe convirtiéndose en un nuevo Red Steel—, y la confirmación de AC III para Wii U.

– El poderío de Assassin’s Creed: En el punto anterior ya lo he dejado bastante claro. Ubisoft estuvo en todas las conferencias y en todas hizo acto de presencia Connor, el nuevo héroe de la saga. Me parece muy loable que la compañía haya sabido reconducir esta franquicia desde un primer título algo engañoso en cuanto a calidad hasta esta joyita que ya suena como uno de los mejores juegos de la temporada. Desde que lo vi por primera vez, este Assassin’s Creed no ha parado de darme cada vez mejor feeling.

– La reducción de contenido casual: A diferencia de los últimos (demasiados) años, la presentación de Ubisoft no estuvo plagada de jueguecillos tontos o de segunda categoría. Lejos han quedado los tiempos, gracias a Zeus, en los que las mascotillas, los Imagina ser, los minijuegos y otras baratijas por el estilo ocupaban gran parte de la gala de la compañía. En esta ocasión, las estrellas eran otras: Far Cry 3, Splinter Cell, Rayman, Assassin’s Creed y…

Watch Dogs, la gran sorpresa: Nadie se esperaba esto, una nueva IP. Ubisoft estaba demostrándole al mundo que es posible acaparar toda la atención del sector sin necesidad de recurrir a una franquicia o un personaje manido. Primero vino el desconcierto, después la incredulidad, luego elasombro y por último la euforia de un público que ya se había enamorado de Watch Dogs, un sandbox a lo GTA protagonizado por un tipo capaz de hackear todos los dispositivos del entorno. El nivel técnico era tan elevado que muchos  pensaron que estábamos ante el primer exponente de una nueva generación. Nada más lejos de la realidad. Aunque lo que se vio corría en PC, estamos ante un juego para las actuales plataformas. Excelente presentación, inmejorable forma de acabar una conferencia más que satisfactoria.

¿Qué opináis del revuelo que ha generado Ubisoft en este E3?

Nintendo en el E3 2012: la gran oportunidad perdida

El peor E3 de Nintendo desde aquel en el que apostaron por Wii Music como su título estrella. Así comienza este texto y así ha de terminar, ya que la decepción generada por la compañía nipona en su conferencia de este año no puede cuantificarse ni en bajada de acciones.

Microsoft dejó a la audiencia algo fría y Sony no hizo ningún esfuerzo por salirse de lo previsible. Todos sabíamos que Nintendo se iba a volcar al cien por cien en Wii U y, tras un año de silencio al respecto después de la desconcertante presentación de 2011, todos esperábamos —yo esperaba— un golpe de efecto que nos dejara impactados.

Mi alma de viejo nintendero, que migró a Microsoft y aprendió a valorar a Sony, anhelaba un regreso al espíritu de la SNES o tal vez al de la infravalorada GameCube. Pero no, los planes de Nintendo iban por otros derroteros: engañarnos, confundirnos y desilusionarnos, y hacerlo en tres actos.

El primer acto tuvo lugar hace un mes, cuando Iwata reconocía que la estrategia casual de Wii solo fue efectiva a corto plazo y que la compañía volvería a centrarse en los hardcore gamers. Estas declaraciones nos hicieron a muchos comenzar a construir castillos en el aire.

El segundo acto se produjo hace unos días, en una charla previa al E3 dada por Iwata en la que se revelaron algunos detalles del mando de Wii U. La minipresentación fue muy criticada, sobre todo por la escasez de contenido. A mí no me pareció del todo mal: el presidente de Nintendo insistió en que los gráficos de Wii U sorprenderían (más esperanzas), se mostró una especie de red social llamada Miiverse (genial, estaban soltando la morralla y se guardaban lo bueno para el evento gordo) y también un pad de estilo clásico (lo que indicaba que tenían a los jugones en mente).

Este es el único punto del texto en el que voy a defender a Nintendo, ya que se criticó a la compañía de haber copiado el diseño Microsoft. Estoy de acuerdo en que son muy similares, sobre todo a causa de la silueta, pero es que es obvio (siempre he defendido esta idea) que el mando de Xbox 360 es el más nintendero de los que existen actualmente. La cruceta, la disposición de los botones, las dimensiones, la ergonomía e incluso los colores son herencia directs del pad de GameCube y de los que precedieron a este, especialmente el de Super Nintendo.

Dejando este inciso aparte nos topamos con el tercer acto, el que ha tenido lugar hoy en Los Ángeles para estupor de propios y extraños. El inicio, amable y divertido, nos mostraba Pikmin 3 para Wii U. Estoy seguro de que será un gran juego, pero no creo que sea la mejor elección para iniciar una conferencia y mucho menos para usarlo como bautismo de fuego de una nueva plataforma. No, Pikmin 3 no demuestra las en teoría sorprendentes posibilidades de Wii U y mucho menos su potencia técnica.

El inicio podría considerarse un patinazo, pero no fue el último ni mucho menos el más gordo. La gala avanzaba lenta y soporífera, con poco interés y nula emoción: otro New Super Mario Bros. al que el “New” ya le empieza a quedar un poco grande, un Scribblenauts que podría ser el primero de Nintendo DS, más Wii Fit para perpetuar la línea casual de Wii y animar a la gente a recuperar esas “básculas” llenas de polvo y con pilas sulfatadas, una cosa musical llamada SiNG

Lo único medianamente atractivo en esta línea ha sido una especie de GTA de LEGO desarrollado por Travellers Tales. Por desgracia, el desánimo ya empezaba a cundir y era complicado valorarlo positivamente.

Para demostrar que sí se hará caso a los jugadores tradicionales, Nintendo ha mostrado títulos de otras compañías tales como Batman: Arkham City, Mass Effect 3, Ninja Gaiden 3, Tekken… En definitiva, juegos que ya están disponibles en las consolas de la competencia. En algunos casos, quizá en todos, se ha adaptado el control al mando de Wii U pero, ¿de verdad eso es bueno? Los usos que le veo al mando tableta me parecen más incómodos que prácticos, divertidos o espectaculares.

Solo los títulos de Ubisoft, la única compañía que parece que ha venido al E3 con los deberes hechos, me han parecido algo serios, al menos de primeras y sin contar el vergonzante Just Dance 4, un juego que hemos visto 20 veces con este mismo nombre u otros parecidos y que tiene bastante poco sentido cuando no funciona en Kinect.

Dejando a Nintendo 3DS aparte, puesto que en la conferencia solo se ha mostrado una sobredosis de juegos de Mario y se han reservado el resto de anuncios para una charla posterior, lo único que le quedaba a Nintendo por mostrar era Nintendo Land, una especie de Home de PS3 en versión happy multicolor,un espacio lleno de minijuegos para compartir con familiares y amigos.

Y así, tras una insufrible demostración del feo Nintendo Land (feo estéticamente y también en cuanto a calidad gráfica) que contradice sin tapujos el supuesto retorno a la filosofía gamer, ha terminado la conferencia de Nintendo, dejando a los espectadores con un “¿esto es todo?” en la cara mientras contemplaban los más tristes y espantosos fuegos artificiales de la historia.

Nintendo tenía que convencernos de que Wii U será una revolución en el sector y no lo ha conseguido. Ni siquiera me consuela haber acertado en la predicción de un cambio a color negro. Sin duda, este ha sido el peor E3 de Nintendo desde aquel en el que apostaron por Wii Music como su título estrella.

¿Qué os pareció la conferencia de Nintendo?

Sony en el E3 2012: apuestas seguras y ausencias destacadas

Tras una conferencia de Microsoft fría, otra de Electronic Arts poco sorprendente y a falta de ver qué tiene reservado Nintendo para este E3, solo las buenas sensaciones que dejó Ubisoft en su gala se interponían entre Sony y el triunfo mediático. Yo no esperaba gran cosa, nada de PlayStation 4, nada de bombazos inesperados… y así ha sido, una conferencia correcta, como la del año pasado, en la que Sony ha apostado por valores seguros.

Respecto a las promesas de nuevas experiencias de juego, acerté con lo que predije hace un mes: PS Move, realidad aumentada, interconexión entre PS Vita y PlayStation 3… Aunque tampoco en exceso. Sony ha presentado Wonderbook, libros basados en historias de J.K. Rowlling que combinan el uso de PS Move con la realidad aumentada. Pero no ha habido mucho más en esta línea. Parece que Sony ha decidido dejar en un segundo plano la tecnología 3D y la detección de movimientos para centrarse en productos más clásicos.

De hecho, los grandes momentos de la conferencia de Sony han estado ligados a títulos de corte convencional, lo que es en realidad un arma de doble filo: la tremenda calidad de los mismos contra la ausencia de sorpresa y originalidad. God of War Ascension luce espectacular, como es habitual en todos los God of War, pero ya sabíamos que estaría en la feria y nos imaginábamos un vídeo del estilo del que ha mostrado Sony. PlayStation All Stars Battle Royal, la flagrante copia de Smash Bros, no ha mostrado mucho nuevo, tan solo dos personajes: Nathan Drake y un Big Daddy de Bioshock.

Los platos fuertes —dejando a un lado las batallas navales de Assassin’s Creeed III— han sido, como cabía esperar, Beyond: Two Souls y The Last of Us. El primero de ellos, obra de Quantic Dream y el flipado de David Cage, iluminado creador de Heavy Rain (y que conste que el juego me gusta a pesar de que el tipo me cae mal), era quizá el juego más esperado de la conferencia de Sony. Finalmente solo han mostrado una cinemática, muy espectacular, sí, pero sin ningún detalle que nos indique en qué va a consistir la aventura. Todos pensamos que será bueno, pero más por fe que por pruebas palpables. Otra cosa diferente es The Last of Us, del que sí hemos podido ver escenas reales de juego con entornos maravillosos, comportamiento de los protagonistas de un realismo fascinante y una apuesta por la calma tensa frente a la acción frenética que destilan otros juegazos de acción que están por venir como Tomb Raider y Resident Evil 6.

En cuanto a lo que se ha echado en falta, destaca un nombre, uno cuya ausencia ya esperábamos, The Last Guardian. La última obra del Team ICO, que permanece en paradero desconocido desde que Fumito Ueda abandonara Sony. La compañía asegura que el desarrollo sigue adelante y que tendremos noticias sobre el juego a lo largo de este año, pero me escama mucho el hecho de que no haya estado presente en el E3. Tal y como se esperaba, tampoco se ha visto nada de Final Fantasy Versus XIII.

Pero lo que más he echado de menos ha sido un apoyo más radical a PS Vita. Desde que se le diese el primer gran empujón hace un año, la portátil de Sony no dejó de ganar popularidad. Por desgracia, las buenas vibraciones iniciales no han ido secundadas por buenas ventas. PS Vita necesitaba oxígeno y, en mi opinión, Sony no le ha dado el suficiente en este E3. La máquina recibirá juegos de PS One y, como grandes lanzamientos, Assassin’s Creed III: Liberation. aventura protagonizada por una heroína, y Call of Duty Black Ops: Declassified. ¿Bueno? Sí. ¿Escaso? También.

Como decía al principio del texto, Sony ha completado una conferencia correcta pero poco sorprendente que le deja a Nintendo vía libre para comerse el E3 si sabe convencer a la audiencia con el planteamiento y el catálogo de Wii U.

¿Qué os pareció la conferencia de Sony?

Microsoft en el E3 2012: el orden de los factores sí altera el producto

El broche de oro de la conferencia de 2011, Halo 4, abría el gran momento de Microsoft en el E3 2012. Pese a que no soy muy fan de la saga, reconozco que el juego tiene un aspecto impecable. Buen arranque, sí señor. A continuación, Splinter Cell Blacklist para mi gusto subía aún más el listón. Me maravilla cómo Ubisoft ha logrado que un personaje que en principio no me ha atraía nada me parezca más interesante con cada nueva entrega.

Sin embargo, en seguida comencé a temer que Microsoft repitiese la estructura de los dos últimos años, con un inicio amenizado por los juegos más atractivos y una segunda parte, mucho más tediosa, centrada en Kinect y los diferentes servicios complementarios que puede ofrecer la consola. Los peores presagios se hacían realidad poco a poco: fútbol americano, mejoras en Kinect, un servicio de música, un “juego” de ejercicio físico con patrocinador estrella

Pero la estructura de la conferencia se descontrolaba por momentos. No sé en base a qué propósito, Microsoft comenzaba a elaborar una extraña macedonia que alternaba productos interesantísimos como Resident Evil 6, el nuevo Tomb Raider o South Park: The Stick of Truth con anuncios más fríos, como los anteriormente citados, la previsible llegada de Internet Explorer a Xbox 360 o Dance Central 3, y otros absolutamente desconcertantes, como los tres nuevos juegos revelados (Ascend, LocoCycle y Matter) y una especiede Angry Birds en 3D.

La gran estrella de la conferencia, o lo que yo creo que ellos pensaban que iba a ser la gran estrella de la conferencia, era Xbox SmartGlass, un sistema que permite unir dispositivos tales como televisores, tabletas y smartphones, haciendo que los dispositivos móviles actúen como una segunda pantalla. La idea es obviamente una respuesta a la idea de Nintendo y su Wii U, aunque si me resultó poco atractiva en el caso de la compañía nipona, menos me ha gustado en el caso de Microsoft. Supongo que hasta que no veamos aplicaciones reales de esta tecnología no podremos valorarla justamente.

Dos videojuegos que en principio tienen mucho que dar, los nuevos Gears of War y Forza, apenas se dejaron ver unos segundos. Nada de detalles, nada de gameplay. Algo más mostraba Fable The Journey, una especie de mezcla entre Dragon Ball Kinect y Sorcery que no me inspira ninguna confianza.

Entre una de cal y otra de arena… y otra de alguna sustancia muy, muy rara, el final de la conferencia se acercaba, pero la esperanza no se perdía. Muchos soñaban con Alan Wake 2, otros mucho más ilusos confiábamos en ver “la patita” de la nueva Xbox. Pues ni lo uno ni lo otro, el punto y final llegaba de la mano de Call of Duty: Black Ops 2, un buen juego pero que no sorprende y que además se vendió de forma inadecuada, con una demo excesivamente larga.

Poco he acertado con mis predicciones. No habido nada de Skype ni de SkyDrive ni tampoco el teaser final que esperaba de la nueva consola. Tan solo he atinado con Internet Explorer y con la predecible insistencia en Kinect. Aunque lo que más me apena es que, salvo Halo 4, todos los juegos que me han llamado la atención —Resident Evil 6 (Capcom), Tomb Raider (Crystal Dynamics), Splinter Cell Blacklist (Ubisoft), South Park (THQ), Black Ops 2 (Activision)— ni son de Microsoft ni son exclusivos de Xbox 360.

En realidad, dado el panorama, tiene sentido que la próxima generación se haga un poco de rogar. Encomendémonos a las third parties, que están demostrando una gran maestría, para que nos sigan haciendo disfrutar de lo que queda de esta.

¿Qué os pareció la conferencia de Microsoft?

Castlevania y Metal Gear, hijos prematuros del E3 2012

Como la Navidad, cada año parece que el E3, la feria de videojuegos con mayúsculas, se adelanta un poquito más: rumores desde varios meses antes, filtraciones a las pocas semanas, anuncios oficiales a tan solo unos días del inicio del evento y conferencias previas. Este año la novedad ha sido el adelanto realizado por Nintendo la noche del domingo en una charla en la que dio los primeros detalles sobre Wii U, un par de días antes de su gran conferencia, prevista para el martes a las 18.00 hora española. La compañía nipona dio pie a mucha especulación y debate, pero dejaré mi reflexión para el martes, cuando todas las cartas de Nintendo estén sobre la mesa.

Hoy es el día de Microsoft y Electronic Arts y la noche de Ubisoft y Sony, pero hay una compañía que ya ha soltado toda su artillería. Como en 2011, Konami quiso garantizarse la atención de los medios de comunicación adelantándose a los grandes y anunciando sus novedades ya el pasado viernes. La apuesta de la compañía está clara: Metal Gear y Castlevania, dos franquicias veteranas que han recuperado, de un modo u otro, parte del vigor pasado.

La saga popularizada por Solid Snake abandona el “Solid” para convertirse en Metal Gear Rising: Revengeance, una aventura protagonizada por Raiden que deja de lado las intrigas y el sigilo para centrarse en la acción directa, rápida, violenta y espectacular. Es obvio que el juego abandona sus características clásicas para acercarse más al estilo de títulos como Devil May Cry y sobre todo Bayonetta (al fin y al cabo ha sido desarrollado por el mismo estudio, Platinum Games). A muchos les parecerá —y me consta que les parece— una blasfemia, pero a mí el cambio me gusta. Si Konami no es capaz de desatascar sus sagas, bien está que lo hagan otros.

Eso justo es lo que ha sucedido con Castlevania, una franquicia que no acababa de cuajar en su paso a las 3D hasta que cayó en manos de los españoles Mercury Steam. El equipo no solo ha desatascado la historia de los cazavampiros sino que la ha disparado. La prueba de esto es que el anuncio más destacado de Konami de este año ha sido Castlevania: Lords of Shadow 2 (no ver el vídeo si no se ha jugado a la primera entrega), la aventura que previsiblemente pondrá punto y final al arco argumental de Gabriel Belmont. Este título, desarrollado para consolas de sobremesa, se complementará con Castlevania: Lords of Shadow – Mirror of Fate para Nintendo 3DS, una historia que narrará los acontecimientos que tienen lugar entre la primera y la segunda entrega de la saga.

En la estrategia de Konami para este año tampoco faltan los valores seguros, por lo que no se echa de menos el Pro Evolution Soccer de rigor ni el correspondiente recopilatorio en HD. En esta ocasión, siguiendo los pasos de Silent Hill y Metal Gear Solid, la saga elegida para resucitar en alta definición es Zone of the Enders. Aunque hace mucho tiempo que se conocía su existencia, la compañía aprovechó su conferencia pre-E3 para mostrar nuevas imágenes del bonito Zone of the Enders HD CollectionPuede que ninguno de los anuncios de Konami fuese revolucionario pero a mí han logrado transmitirme la imagen más solida que ha mostrado la empresa en muchos, muchos años.

Puede que el panorama económico nacional e internacional deje mucho que desear, pero hemos de reconocer que este 2012 está dejando muy buenas sensaciones (Max Payne 3, Mario Tennis Open, Dragon’s Dogma, Sorcery, Diablo III, Street Fighter x Tekken, Prototype 2, The Witcher 2, Pandora’s Tower, Kid Icarus: Uprising…) y el E3 va por el mismo camino, con la conferencia de Konami, las sorpresas de Nintendo y su Wii U, las incógnitas de Sony y la conferencia de Microsoft…. ¡que está a punto de empezar!

Más tarde, más. ¡Disfrutad del E3!

Podéis seguir toda la información sobre el E3 en Vandal Online.