BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘crisis’

La industria cae pero hay esperanza

Hoy he tenido la oportunidad de asistir a la tradicional presentación del anuario de aDeSe, la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento. El documento, como cada año, detalla los resultados económicos de la industria del videojuego nacional e internacional, el tipo de juegos más vendidos, el perfil de los jugadores…

La gran cifra, el dato de ingresos generados por los videojuegos en 2011, vuelve a ser —como viene repitiéndose desde poco después de que empezase la crisis— negativo. En este caso, la caída ha sido de un 15% respecto a 2010. De 1.153 millones de euros de facturación se ha pasado a 980 millones. El descenso, por tipo de producto, es de un 17% en hardware, un 13% en software y un 19% en periféricos.

Sin embargo, pese a que la bajada ha sido mucho mayor que la que se produjo en el período anterior (en 2010 solo se bajó un 5,2% respecto a 2009) y se vuelve a datos tan escandalosos como los de 2009 (cuando la caída fue del 16%), aDeSe intenta transmitir un mensaje optimista, quizá porque este descenso es menor del que se temía, tal vez porque los videojuegos siguen siendo la principal industria del entretenimiento en España o puede que, como ha afirmado Alberto González Lorca, presidente de la asociación, porque la situación no es tan terrible si se compara con las cifras globales, en las que se aprecia una reducción del negocio de un 15%.

Se espera que el año que viene, aunque menos acusado, continúe el descenso. ¿Por qué ser positivos entonces? Sinceramente, porque no nos queda más remedio. Hay que ser positivos porque este año se esperan grandes novedades en el sector, porque se avanza (lentamente, pero se avanza) hacia un mercado de producción y no solo de consumo, porque los videojuegos siguen siendo una de las áreas en las que hay más margen de innovación…

Hay que ser optimistas porque el panorama es desolador se mire donde se mire —cine, música, videojuegos, educación, sanidad, construcción, pequeña y mediana empresa, medios de comunicación (la caída publicitaria está siendo brutal)…— y lo único que nos queda es la fuerza de voluntad y la esperanza. Quisiera creer que esto acabará pronto, que volverá el empleo, el empleo digno, que la capacidad adquisitiva de la gente aumentará y que la industria del videojuego, todas las industrias, todos los negocios… volverán a salir a flote. Pero me temo que la espera no será breve y que las cosas nunca volverán a ser como antes, así que tendremos que conformarnos con lo que hay y mirar hacia adelante con actitud constructiva.

Son muchos los datos que hay en el informe, pero ninguno especialmente sorprendente: la mayoría de jugadores son hombres aunque cada vez juegan más mujeres, la inversión publicitaria de las compañías se centra casi en su totalidad en la televisión, los juegos más vendidos vuelven a ser Call of Duty, FIFA, Pro y las franquicias clásicas de Nintendo…

Por otro lado, durante la presentación del anuario, junto al tema de la crisis ha predominado otro: la piratería. En mi opinión, aDeSe confía demasiado en la nueva legislación para acabar con este problema. Quizás yo sea muy escéptico, pero intuyo que el panorama no va a cambiar mucho con la ley Sinde, una norma mal planteada, pensada para cerrar páginas como SeriesYonkis y que hasta el momento ha demostrado más bien poca efectividad.

Ni los juegos más vendidos, ni el perfil del jugador medio ni la piratería son dignos de protagonizar el texto de este año sobre el informe de aDeSe. Como decía al principio, lo más relevante es el dato de facturación, que denota una caída paralela a la que está viviendo España en su conjunto, una situación muy triste ante la que no podemos venirnos abajo. Sonriamos y echemos una partida a un buen videojuego, ahora que podemos. Y si es con amigos, mejor.

Nuevo descenso de ventas en la industria

Me equivoqué, lo reconozco. El pasado mes de septiembre, basándome en los datos proporcionados por aDeSe (Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento), vaticiné una estabilización económica de la industria del videojuego en España. Pues bien, ya hay cifras concretas y las noticias no son tan buenas como yo esperaba: las ventas del sector alcanzaron en 2010 un valor de 1.245 millones de euros, un 5,2% menos que en 2009.

La caída no es brutal y los datos siguen siendo positivos a nivel global. España se mantiene como cuarto mercado más importante de Europa en consumo de videojuegos y la industria continúa líder en el ámbito del ocio audiovisual, muy por delante del cine y de la música. Sin embargo, es una caída, la tercera consecutiva tras una etapa de vacas gordísimas.

Los datos de GFK revelados en enero me hicieron mantener el optimismo. Éstos indicaban que la industria del videojuego había crecido un 6% en el último año (gracias al software, ya que el hardware habría caído un 5%). Este informe me hizo esperar unas cifras similares por parte de aDeSe. Me ha sorprendido que no sea así.

Yo tenía fe en el potencial de ventas de PlayStation Move y Kinect, sobre todo en fechas navideñas. Lo cierto es que no han ido nada mal. El mando de Sony se ha revelado como una excelente evolución del Wiimote y el invento de Microsoft ha arrasado en medio mundo llegando incluso a entrar en el libro Guinness de los Récords como el dispositivo de electrónica de consumo que más rápido se ha vendido en la historia.

Lo cierto es que Kinect y PlayStation Move han jugado un papel importantísimo en el sector. Si bien no han sido la panacea que yo esperaba, sí han reducido una caída que de otro modo podría haber sido mucho más dura: los periféricos han aumentado los ingresos un 5,6% mientras que consolas y juegos han sufrido sendos descensos (un 13% en el caso de las máquinas y un ligerísimo 0,38% en el caso del software).

No quiero ser negativo. Es verdad que la bajada de ventas no se ha frenado totalmente, pero hay que valorar el hecho de que un 5,2% no suena tan mal si se compara con el 16% del informe anterior, con datos correspondientes al año más duro de la crisis. Hagamos un ejercicio: la industria creció más de un 50% en 2007cayó un 1,5% en 2008, cayó otro 16% en 2009 y ha caído un 5,2% en 2010…

¿Qué sucederá en 2011? Hagan sus apuestas, señores y señoras.

Saliendo del bache

Partiendo del hecho de que la crisis económica mundial ha afectado a la industria del videojuego mucho menos que a otras, lo cierto es que los efectos comienzan a remitir. Los datos proporcionados por aDeSe (la patronal del videojuego) en septiembre indicaban que, tras el gran bajón de 2009, las cifras de ventas se estabilizarían en 2010.

Se comprende esta actitud prudente, pero lo cierto es que resultaba previsible que algunos títulos potentes y el lanzamiento de Kinect para Xbox 360 y de PlayStation Move para PS3ambos acompañados de fuertes campañas publicitarias, iban a ser importantes revulsivos durante la temporada navideña. Así ha sido y el resultado, según datos de GFK, es que la industria del videojuego ha crecido un 6% (gracias al software, ya que el hardware ha caído un 5%).

Una vez más, y a pesar de ser la única compañía que en los últimos meses no ha llevado a cabo un gran cambio estratégico, Nintendo ha sido líder de ventas. De los 2,34 millones de consolas que se vendieron en España en 2010, un 55,1% eran de Nintendo, y de los 14,3 millones de juegos que se vendieron en España, un 44,7% eran para Wii o Nintendo DS. Victoria para la Gran N por quinto año consecutivo.

Cierto es que la ventaja sobre sus competidores se ha reducido y ya no es tan brutal como en los primeros años, pero no me cabe la menor duda de que Nintendo 3DS volverá a disparar la diferencia. En un evento celebrado recientemente en Amsterdam se reveló que la sorprendente portátil que muestra efectos tridimensionales sin necesidad de gafas especiales aterrizará en Europa el próximo 25 de marzo.

Por otro lado, Microsoft también ha vivido unas dulces fechas. Gracias sobre todo a Kinect, diciembre se convirtió en el mejor mes de la historia para Xbox 360 con 1,9 millones de unidades vendidas, cifra ésta que ayuda al gigante estadounidense a mantener la ventaja sobre Sony y PlayStation 3, tercera plataforma en discordia y cada vez más cercana del segundo puesto.

Intuyo que de aquí a un año, el tema de la crisis dejará de ser actualidad, al menos en el sector de los videojuegos.

Momento de transición en la industria

El pasado miércoles asistí a la comida que organiza aDeSe (Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento) para entregar su anuario sobre el estado de la industria. Se trata de un análisis de los datos del año previo: ingresos, perfil del jugador, inversión publicitaria, juegos más vendidos…

El caso es que hasta el momento no sabía qué escribir sobre el tema. No hay nada realmente nuevo que se pueda destacar. En 2009, ni se vivió el impresionante crecimiento de 2007 ni el varapalo de la crisis nos ha pillado desprevenidos. Ha habido un tremendo bajón, concretamente el mercado español del videojuego sufrió una caída del 16%, alcanzando los 1.200 millones de euros, pero se sigue estando muy por encima del resto de industrias del entretenimiento.

Además, el descenso de ingresos se explica por varias causas muy claras. En primer lugar, los datos corresponden al momento más duro de la crisis económica mundial. En segundo, y centrándonos en la situación concreta del sector, el año pasado presentaba ya un parque de consolas muy asentado, máquinas veteranas con grandes juegos pero sin alicientes revolucionarios que impulsaran el crecimiento (o frenaran el descenso con más contundencia). De hecho, el informe muestra claramente que el mayor descenso procede del hardware.

Fijándonos en estos dos aspectos es de esperar que los datos de 2010 sean más positivos. Es muy probable que, ya pasado el momento más crítico de la crisis, la caída se detenga y se mantengan los ingresos respecto a 2009. Los lanzamientos de Kinect para Xbox 360 y de PlayStation Move para PS3 también pueden ser importantes revulsivos de cara a la campaña navideña y ayudar a mejorar las cifras anuales.

El caso es que el anuario de aDeSe no ofrece esta vez nada especialmente llamativo. Lo más destacable de la comida del miércoles fue que me encontré (casi me lo como) un tapón metálico (creo que de una botella de agua) dentro de mi primer plato, algo llamado timbal de berenjenas con boletus confitados y vinagreta de piñones (mejor no digo el nombre del hotel, pero es uno de los más pijillos de Madrid). Curioso incidente, pero no me daba para escribir un post sobre videojuegos.

Después de darle vueltas al asunto durante un par de días (a los datos del anuario, no a la anécdota del tapón), he llegado a la conclusión de que lo más destacable es que no hay nada especialmente destacable (crisis, piratería, bajón de las portátiles, mucho consumo pero poco desarrollo…). La industria se encuentra en un momento de transición -de aguantar la que está cayendo- que coincide con un punto de inflexión en la actual generación de consolas, a la que aún le queda mucha vida por delante. Ahora estamos aguantando la difícil situación del mercado, pero no creo que tardemos en experimentar un nuevo subidón.

Miles de despidos en la industria del videojuego

Tras un año con la crisis económica golpeando duramente a la industria del videojuego, comenzamos a ver balances y resultados que resultan alarmantes. Por desgracia, tan alarmantes como un muchísimos otros sectores.

Los resultados económicos de la industria en España en 2008 ya fueron el primer signo indicativo de que la cosa no marchaba tan bien como lo hacía tan sólo un año antes. A partir de entonces, el cierre de estudios, las cancelaciones de juegos y la compra-venta de empresas que buscaban salvarse de la quiebra comenzaron a ser una constante en la actualidad “videojueguil”.

Ahora, un estudio nos da cifras más concretas de esta debacle:

– Despidos: 11.488 empleos detruidos en la industria del videojuego desde finales de 2008, cuando los efectos de la crisis empezaron a hacerse sentir en el negocio.

– Estudios afectados: Esos despidos proceden de 95 estudios, 52 de los cuales eran de Estados Unidos.

– También en España: Los grupos de desarrollo españoles tampoco se han librado. Compañías importantes como Arvirago y Pyro Studios también han sufrido el embate de la recesión económica.

– Publicaciones perjudicadas: También en España, alguna revistas de información especializada como NGamer o Edge se han visto obligadas a echar el cierre.

– Cierres: En 2009 se ha batido a nivel mundial el récord de cierre de estudios. En total han desaparecido 18, entre los que se encuentran los míticos 3D Realms (padres de Duke Nukem que viven en un extraño limbo de pseudo-cierre), varios estudios de Midway (que se pasó años bordeando la bancarrota y que finalmente ha sido comprada por Warner Bros.) y Pandemic Studios, de EA, que concuyó su fructífera historia con el reciente The Saboteur.

– Compra-ventas de urgencia: Muchas compañías se libraron de la quiebra siendo adquiridas por otras empresas. Ese es el caso de la citada Midway o el de la no menos emblemática Eidos, que fue comprada por Square Enix.

– Cancelaciones: Decenas de videojuegos han sido cancelados tanto en pleno desarrollo como antes incluso de comenzar a desarrollarse.

¿Qué sucederá en 2010?, ¿veremos como se agrava el problema o a situación empezará a remontar? Lo cierto es que la imagen que nos deja la crisis contrasta mucho con el buen panorama que presenta el sector en cuanto a lanzamientos para este año. Confiemos en que la situación mejore para todos en todas partes.

Cursos de videojuegos

La dichosa crisis parece interminable. A todos nos está afectando de una manera u otra. No se libra nadie. A estas alturas ya no tiene sentido hablar de cómo ha afectado al sector de los videojuegos, es un tema del que ya he hablado bastante. Pero el caso es que no para: hace sólo unos días, Electronic Arts anunciaba el despido de 1.500 trabajadores.

Yo, supongo que al igual que la mayoría, conozco ya a mucha gente, tanto del mundo de los videojuegos como de otros ámbitos, que está disfrutando de unas “vacaciones forzadas”. El caso es que muchos de ellos, en vista de lo mal que está el mercado laboral, han optado por prepararse para cuando la situación remonte un poco. Tal vez unos cursos, un poco de estudio o unos meses de prácticas no remuneradas sean más útiles a medio plazo que bombardear a las empresas con el CV.

He estado estos días echándole un ojo a algunas posibilidades interesantes relacionadas con los videojuegos y las nuevas tecnologías. Esta semana mismo se celebra en Madrid FICOD 2009, el Foro Internacional de Contenidos Digitales. Estaré allí los tres días que dura la convención, desde el martes 17 hasta el jueves 19 de noviembre, escuchando charlas y hablando con algunos profesionales.

Tengo especial interés en un par de conferencias: Los juegos que nos enredan: “Ocio digital interactivo en línea y distribución de contenidos digitales por Internet” (que se celebra mañana a las 15:30) y “Animación, Videojuegos, Música: ¿Hemos aprendido a explotar el potencial de las Creaciones Digitales?” (el jueves a las 12:30 de la mañana). Intentaré contaros lo más destacado de lo que se diga esos días en el madrileño Palacio de Congresos.

Por otro lado, mi tocayo Daniel González, autor de Crear videojuegos y no morir en el intento y ganador del premio a mejor blog de videojuegos en la pasada edición de los Premios20Blogs, me ha hablado sobre la organización de un curso de iniciación a la industria del videojuego que se celebrará en el Centro Esne, en Madrid.

En el curso se hablará de los procesos de creación de un videojuego, cómo se montan los equipos de desarrollo, qué tipos de lenguaje de programación existen, cómo funciona la industria a la hora de comprar proyectos, cómo son las campañas de marketing… Se impartirá entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre. Eso sí, gratis no es, cuesta 150 euros que a algunos les parecerá mucho y a otros una buena inversión de cara al futuro.

¿Qué os parecen los talleres y cursos sobre videojuegos?, ¿creéis que son interesantes y pueden resultar útiles?, ¿alguna vez habéis acudido a alguno?

Renaceremos de las cenizas

Desde hace ya muchos meses, la crisis económica es uno de los temas de los que más se ha venido hablando en el mundillo del videojuego: que si la hay o no la hay, que si las compañías comienzan a hacer recortes, otras que echan el cierre, cifras que confirman la situación

El caso es que, con asuntos como la gripe A y otros temas bastante preocupantes y dramáticos, la crisis parecía que iba perdiendo gravedad e importancia, al menos en los medios de comunicación. Por desgracia, los números siguen ahí y una tal Wanda Meloni, analista comercial independiente, ha venido ahora a recordárnoslo.

Según un informe presentado por esta dama, la crisis económica ha acabado, desde verano del pasado año y en todo el mundo, con unos 8.450 puestos de trabajo relacionados con la industria del videojuego.

El 75% de los despidos globales se concentraron en Norteamérica, algo que no suena extraño ya que allí se concentra una grandísima parte del negocio. Aun así, la cifra no deja de ser escandalosa: del total de personas que hace casi un año trabajaban en la industria del videojuego en Norteamérica, un 12% han perdido sus empleos.

Ha habido recortes en Electronic Arts, Eidos ha recurrido a Square Enix para no morir, han cerrado estudios como ACES (responsables de Flight Simulator), Ensemble Studios (creadores de Age of Empires y Halo Wars) o, más recientemente 3D Realms (aunque Duke Nukem Forever aún colea).

En España también nos hemos llevado un buen trozo de crisis, que ha afectado a empresas como Pyro Studios o Arvirago. No sólo las desarrolladoras han sufrido el impacto financiero, también las publicaciones especializadas se han encontrado con un obstáculo a veces insalvable. Ese ha sido el caso de las versiones españolas de las revistas NGamer y Edge.

Por fortuna, lejos de dar un punto de vista apocalíptico de la situación, la analista apunta que tras estos meses convulsos es muy probable que surjan multitud de nuevos pequeños estudios que originen una poderosa corriente de títulos alternativos. No sólo no me extrañaría sino que creo que ya estamos en el camino, no hay más que ver la creciente calidad de los catálogos de PlayStation Store, Xbox Live y WiiWare para darse cuenta.

Desde mi escaso conocimiento en materia de Economía, siempre he pensado que tanta reducción de puestos de trabajos sólo se podrá resurgir a base de nuevos negocios, tanto en la industria del videojuego como en cualquier otra área que se haya visto seriamente afectada por la crisis.

¡Cual Ave Fénix, renaceremos de las cenizas!

NOTA: El vídeo muestra las imágenes más recientes del eterno Duke Nukem Forever, de la recién malograda 3D Realms.

Que sí, que sí, que nos pilla la crisis

Ya lo dije hace dos meses: por mucho que la industria se pavonee, los videojuegos no son inmunes a la crisis. Puede que Nintendo no lo note, pero quizá sea la única compañía afortunada. A los hechos me remito…

Esta semana se ha hecho público que, en el último cuarto de 2008, Electronic Arts sufrió unas pérdidas de 641 millones de dólares. Por ese motivo, la compañía ha decidido cerrar 12 oficinas.

Una lástima, sobre todo para los trabajadores que se van a ver de patitas en la calle (un 11% de la plantilla) y que se sumarán a los millones de desempleados de todo el mundo, incluida España, donde me consta que también se notará el recorte de EA.

Peor aún, la situación no tiene visos de cambiar. Fijaos en las fechas en las que se han producido estas pérdidas: el último cuarto del año, la temporada alta, la campaña navideña, la época supuestamente más rentable. Bien es cierto que también es la época de mayor inversión, pero se invierte para ganar millones, no para perderlos.

Si en Navidad no se vende suficiente, ¿qué pasará en febrero, en marzo, en agosto, en octubre? Peor aún, temo que Electronic Arts renuncie a creaciones como Dead Space o Mirror’s Edge para centrarse en FIFA y Need For Speed, que son los que más dinerillo les dan. Eso y las producciones baratas para Wii y Nintendo DS.

Pero EA no es la única cara visible de cómo está afectando la crisis económica a la industria. Otro caso sangrante y muy evidente es el de Sony. Hace unos días, la compañía japonesa anunciaba un descenso de los ingresos generados por su división de videojuegos.

Las ventas de consolas PlayStation 2 han disminuido un 52% respecto al tercer trimestre de 2007. Esto parece lógico bajo el prisma del tardío relevo generacional, pero esa teoría se queda coja cuando vemos que las ventas de PlayStation 3 han caído un 9%. Como amarga guinda de esta negra tarta, las ventas de PSP, últimamente un poco abandonada (al menos en mi opinión), han bajado un 12%.

¿Seguimos? Al principio hablaba del gran momento de Nintendo. Desde luego son los que mejor están capeando el temporal. La crisis no les hiere pero sí les hace rozaduras. En los primeros nueve meses del año fiscal (Hasta el 31 de diciembre), las ventas crecieron un 17 por ciento. Sin embargo, los beneficios netos bajaron un 18 por ciento. Estos datos les han hecho reducir las previsiones de beneficios para el presente año fiscal.

A Eidos tampoco le van bien las cosas: Lara Croft no ha vendido todo lo que esperaban (necesitaban), han cancelado el desarrollo de 14 títulos por motivos económicos y, al final, se han visto obligados a ponerse en venta.

De Midway ya hable hace poco. Están al borde de la quiebra, felices con su Mortal Kombat vs. DC Universe pero al borde de la quiebra.

En España, las escasas desarrolladoras de videojuegos también lo están pasando mal. Son pequeñas y tienen menos ayuda que las compañías de otros países, así que la situación era predecible. Por desgracia, Arvirago y Pyro Studios no pasan por su mejor momento.

Estudios que cierran, trabajadores despedidos, descenso de la inversión publicitaria, proyectos cancelados, reducción del número de lanzamientos… Perdonad la vulgaridad pero… ¡menuda mierda de crisis! No porque no vayamos a poder jugar al Tomb Raider 15,7 o al Final Fantasy XLVI sino porque, de una forma u otra, a todos nos está tocando la moral: da igual que hablemos de la construcción, de inmobiliarias, de hostelería, de medios de comunicación o, como es el caso, de compañías de videojuegos. En todos los sitios tiene el mismo efecto: más gente en el paro.

NOTA ACLARATORIA: Ayer no actualicé el blog y hoy lo he hecho muy tarde. Perdonadme, pero ha sido por culpa de la crisis. ¿Cuela? A los bancos y a las multinacionales les sirve la excusa.

Crisis sí, crisis no

Los videojuegos en España alcanzaron en 2007 los 1.454 millones de euros, un 50% más que el año anterior. Además, se vendieron un 53% más de consolas que en 2006 y la inversión en publicidad de videojuegos creció un 51%.

En la rueda de prensa que celebró aDeSe a primeros de año para dar a conocer estas alucinantes cifras, también se habló con mucho optimismo del futuro de la industria. Todo apuntaba a que el crecimiento se mantendría a lo largo de 2008 y seguiría disparado hasta 2010 o 2011.

Todo esto corresponde a un momento anterior a la actual crisis económica o, al menos, a un momento en el que no parecía tan grave como los medios intentan ahora hacernos ver.

El caso es que, con la crisis en plena ebullición, todo el mundo en el sector de los videojuegos aparenta estar feliz. Son muchos los titulares que se han escrito sobre la supuesta invulnerabilidad de los videojuegos frente a la inestabilidad económica del momento.

Los datos de la propia aDeSe parecen confirmar esta teoría, al menos de momento. Ellos señalan que las ventas de videojuegos han aumentado un 16% hasta septiembre, y es de esperar que aumenten aún más con la campaña navideña, que supone hasta el 30 o 40 por ciento de las ventas anuales.

Las previsiones de Microsoft son también muy optimistas. Según un estudio que realizaron en Gran Bretaña, la crisis no sólo no perjudicará al sector sino que ayudará a aumentar las ventas de videojuegos.

La explicación que dan todos a este fenómeno es la misma: que la gente se queda en casita y prefiere gastarse los “lerus” en un juego que le puede durar meses en vez de otras formas de ocio como el cine.

Martin Olausson, director de investigación de medios digitales en Strategy Analytics, lo explica muy clarito: “Tradicionalente, en momentos de dificultades económicas, los productos de entretenimiento domésticos se venden bien, ya que los consumidores tienden a quedarse en casa y ahorrar dinero”.

Sin embargo, entre esta euforia en la que todo el mundo saca dientes, dientes (que es lo que les jode), yo noto una buena porción de autoengaño, una pizca de fe y un mucho de intentar mantener los niveles de consumo a base de sonreír.

Me consta que las ventas en estas fechas están siendo más bajas de lo esperado: sólo unos cuantos títulos están vendiendo a buen nivel, muchas compañías están teniendo problemas para promocionar debidamente sus lanzamientos y otras pocas se encuentran al borde del precipicio.

La crisis ya ha puesto en peligro el negocio del Blu-Ray (sigue siendo muy caro y exige demasiado) y Sony ya ha admitido un descenso en el consumo en los últimos meses, lo que les ha obligado a reducir sus previsiones de crecimiento en España.

No quiero ser agorero, pero me temo que la crisis sí afectará a los videojuegos (¡ojalá me equivoque!). Al igual que muchos analistas financieros, yo creo que el pinchazo llegará por el mismo lugar que llegó el crecimiento: los jugadores ocasionales. La gente que no solía comprar videojuegos y que en los últimos años ha hinchado el mercado (en buena medida gracias al “efecto Wii”), podría desinflarlo en el momento en el que vean que su economía se resiente y decidan prescindir de ese capricho.

En ese caso, igual los hardcore players recuperaríamos un poco de peso en la industria.

Siendo realistas, parece evidente que no se va a llegar a ese extremo, pero también me parece exagerado el mito de la invulnerabilidad del sector. ¿Vosotros cómo lo veis?, ¿la crisis está afectando a los videojuegos o no?