BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘call of duty’

Call of Duty: Ghosts, a caballo entre dos generaciones

Qué mejor momento para resucitar el blog que el lanzamiento de Call of Duty: Ghosts, la nueva entrega de una de las sagas imprescindibles del año. Este mismo lunes fue la presentación del título en Madrid, también uno de los eventos más esperados cada noviembre. Allí acudí, a recuperar el aroma a videojuegos (mi universo temático anda disperso últimamente), charlar con compañeros de otros medios y, por supuesto, tomar un primer contacto con el Call of Duty que acaba una generación e inicia otra.

Call-of-Duty-Ghosts-01

Obviamente, aún no he tenido tiempo de jugar en profundidad, pero lo poco que he jugado me ha permitido sacar unas cuantas conclusiones que intuyo que no van muy desencaminadas. En primer lugar, está claro que la fórmula de Call of Duty ya no sorprende como lo hacía con los primeros Modern Warfare.

Muchos dicen que se nota la marcha del talento que había en Infinity Ward. Yo no diría tanto, ya que el título mantiene intactas muchas de las virtudes que le han dado prestigio a la saga durante estos años. Es innegable que este CoD sigue siendo un espectáculo digno de ver y de jugar, casi una película interactiva, pero interactiva de verdad, no como las del señor David Cage.

codwater

La selección de escenas a la hora de presentar Ghosts no podía ser más acertada: explosiones, construcciones viniéndose abajo, misiones submarinas, momentos espaciales que recuerdan a Gravity, una escena de acción vertical, durante el descenso de un edificio…

También me ha quedado bastante claro que, a pesar de los buenos momentos argumentales del modo campaña, el mayor esfuerzo se ha puesto en los modos online, la estrella de los shooters desde tiempos inmemoriales y en especial auge desde hace ya un lustro. Quizá no es brillante, pero el que tuvo, retuvo…

Por último, no me cabe duda de que la situación de tránsito de una generación de consolas a otra no le ha hecho nada bien a Call of Duty: Ghosts. Los propios desarrolladores han reconocido que hacer seis versiones del juego (PC, PlayStation 3, Xbox 360, Wii U, PlayStation 4 y Xbox One) “quizá no ha sido lo más inteligente”. Aunque se muestran satisfechos con el resultado, parece evidente que las ediciones más perjudicadas han sido las de las nuevas máquinas, que no aportan nada realmente sorprendente.

Podría utilizar esto para reforzar mi tesis de que este salto generacional llega demasiado pronto, pero lo dejaré por ahora. Todas las transiciones ofrecen versiones a pie entre las viejas y las nuevas consolas, así que esperaré unos meses para seguir insistiendo en esta idea.

¿Qué os parece este CoD: Ghosts?, ¿es un digno final para la saga en las actuales consolas?, ¿y un buen primer paso para las nuevas?

Black Ops II, mejor en la tele

Da igual cuán buenos sean los videojuegos de una saga, siempre llega un momento en el que los jugadores sacamos nuestra vena más inconformista y acabamos pregonando lo indignante que resulta que una compañía no se atreva a innovar y repita una y otra vez la misma fórmula.

En ocasiones, esto sucede pronto, cuando una secuela aparenta ser una expansión del juego anterior más que una nueva entrega. En otras ocasiones, la queja por la falta de novedad llega con el traspaso de la barrera psicológica que supone la trilogía o bien por culpa de la dinámica de lanzamiento de juego por año.

Quizá este sea el motivo que ha hecho que Call of Duty: Black Ops IIa pesar de ser un shooter de notable alto, esté recibiendo más quejas que muchos de sus predecesores. Las mecánicas no son nuevas, las ideas se repiten y no hay sorpresas a nivel jugable.

Todo eso es cierto, pero si hacemos un ejercicio de justicia hay que reconocer que volvemos a encontrarnos ante uno de los títulos más destcables de la temporada navideña. Black Ops II tiene uno de los guiones más interesantes y elaborados de la franquicia, vuelve a ofrecer acción y espectáculo cinematográfico constante, ha mejorado muchísimo el modo Zombis y puede considerarse, sin lugar a dudas, uno de los mejores exponentes del juego online de esta generación de consolas.


Cierto es que no estamos ante un juego revolucionario (ni a nivel técnico ni jugable) y cierto también que la flojísima IA de los enemigos es un lastre importante para el modo campaña, pero estos factores no suponen un defecto tan grave como para destrozarlo como se ha hecho en muchos foros y páginas web. Black Ops II no es el mejor shooter bélico, de acuerdo, pero ni mucho menos es un mal juego.

No podemos decir lo mismo si hablamos de la entrega de Black Ops para PS Vita. La que fuera una de las mayores promesas del catálogo de la portátil de Sony de cara a navidades ha acabado siendo uno de los mejores ejemplos de cómo no deben hacerse las cosas. Black Ops Declassified flojea en el apartado gráfico (con algunos fallos que llegan a ser bochornosos), los enemigos literalmente no tienen inteligencia artificial, el avance es lineal y los escenarios, cerrados, los problemas de conexión en el modo online resultan excesivos y, lo peor de todo, la duración del modo campaña es ridícula: es posible pasarse el juego con facilidad en menos de una hora.

Es obvio que este Call of Duty para PS Vita es un juego hecho con prisas que ha terminado viendo la luz estando aún inacabado, un despropósito del que probablemente los desarrolladores sean los menos culpables.

Está claro, Black Ops, mejor en la tele.

Modern Warfare 3 y el clímax de los shooters

He contado en bastantes ocasiones que los shooters nunca han sido uno de mis géneros predilectos. No me producían tanto desinterés como los juegos deportivos, pero he pasado años sin pillarles el punto. Doom, Hexen, Quake y otros títulos similares no me parecían atractivos. Sólo Duke Nukem consiguió que le echara horas a la acción en perspectiva subjetiva. Sin embargo, en los últimos años ha cambiado bastante el cuento.

Los shooters de hoy, pese a beber de clásicos como WolfensteinMedal of Honor o Call of Duty, ofrecen una serie de características que los hacen mucho más atractivos a profanos como un servidor. Para empezar, la variedad es muy superior (al menos aparentemente) a la de los shooters antiguos, tanto en situaciones y posibilidades de acción como en entornos y argumentos. Después está el prodigiosa tecnología actual que, si va unida a una buena calidad narrativa, lleva a los videojuegos a un nivel de espectáculo cinematográfico.

De este modo, franquicias como Killzone, Resistance, Bioshock o Modern Warfare han contribuido a reconciliarme con el género. Es más, en mi afán de conocer y probarlo todo, hace ya un par de años (quizá más) comencé a pasarme clásicos imprescindibles como Half-Life que no jugué en su día. Poco a poco, mi gusto por los juegos de acción subjetiva se ha ido acrecentando y, en este momento, muchos de ellos forman parte de mi lista de “títulos a los que más me apetece jugar” (algo impensable hace años).

Ahora mismo, dos shooters perturban mi alma. Uno de ellos es lógicamente Call of Duty: Modern Warfare 3, la última entrega de la saga que supuso un soplo de aire fresco para el género (o al menos para el subgénero de la acción bélica en primera persona). Si bien ya no sorprende tanto como los Modern Warfare previos y está recibiendo bastantes críticas negativas debido a su cortísimo modo campaña, es indudable que lo que hay divierte y emociona.

Desde que tuvo lugar la original presentación de MW3 (muy en la línea de todo lo que suele hacer Activision), tan sólo he podido echarle algo más de media horita al juego. Por supuesto, aunque hubiera tenido más tiempo, no habría jugado mucho más, puesto que quebrantaría una de mis leyes divinas: no completar jamás un juego sin haber completado antes todos sus capítulos previos. Correcto, pese a haber jugado a MW y MW2, no llegué a terminar ninguno de los dos (admiro a los que sacan tiempo para pasárselo todo).

El segundo shooter que me tienta es Halo: Combat Evolved Anniversary, la revisión del Halo original. Aquí el motivo del interés es diferente. Nunca me llamó la atención Halo. Ni una pizca. Apenas he jugado a esta saga. Los he probado todos, pero a ninguno más de diez o quince minutos. Me fascina la pasión, el fenómeno fan que ha despertado este juego. ¿Qué ve la gente en él que yo soy incapaz de ver? Eso es precisamente lo que me atrae, lo que me incita a jugar a este remake. Puesto que me gusta empezar todo por el principio y este Combat Envolved acaba de ver la luz, no se me ocurre mejor momento para darle una oportunidad a la franquicia.

¿Halo o Modern Warfare 3? Probablemente ninguno de los dos, al menos hasta navidades.

Cinco juegos para pasar el rato

Si bien me resulta difícl sacar el tiempo suficiente para completar juegos como Dragon Quest XXVI o Final Fantasy XL, son muchos los ratillos en los que me apetece buscar un entretenimiento momentáneo, de sólo unos minutillos, media hora como mucho. Aquí os dejo algunos de los juegos a los que más veces he recurrido en esos momentos:

Naturalquimia

Aunque en ocasiones me paso meses sin visitar esta web, siempre acabo volviendo a ella. Me encantan los puzles y creo que éste es uno más que notable. De ambientación alquímica, sólo es posible jugar una partida diaria, aunque a medida que se consiguen ingredientes y recetas es posible ampliar ese número.

Marvel vs. Capcom 3

Cualquier juego de lucha es ideal para echarse unos cuantos combates cuando no se tiene tiempo para mucho más. Sin embargo, ante el reciente lanzamiento de Marvel vs. Capcom 3, he decidido elegir este genial crossover, al que ya estoy dando caña en la Xbox 360 y del que pronto hablaré más extensamente.

Mario Kart DS

En vista de que esta franquicia me encanta y de que Mario Kart Wii nunca me convenció del todo, mi elección en juegos de carreras es la versión de Nintendo DS, para mi gusto una de las mejores, si no la mejor. Otro punto positivo de este juego es que, al ser para portátil, es ideal para llevar en cualquier viaje.

DC Universe Online

La beta me dejó una buena impresión de este título. Ahora, con el juego completo en mis manos, mi opinión es aún mejor. Aún hay cosas que pulir, pero se trata de un multijugador masivo más que decente y que, a diferencia de lo que les pasa a muchos, no da la sensación de estar inacabado. Por otro lado, al ser mucho menos hardcore que la mayoría de exponente del género, es ideal para dedicarle unos minutillos, hacer un par de misioncitas y dejarlo.

World at War

Vale, sé que no es el mejor Call of Duty de todos pero, si tenéis a alguien con quien jugar, el modo zombie de este juego puede ser un auténtico vicio. Para sobrevivir atrincherados en una casa, matando muertos vivientes y parapetando las ventanas, hace falta habilidad, puntería, estrategia y coordinación. Las partidas son cortitas, así que en 30 minutos da tiempo a echarse unas cuantas.

¿A qué juegos os gusta dedicar vuestros tiempos muertos? Se aceptan recomendaciones.

Call of Duty: Black Ops, Treyarch cumple con creces

El lunes, pese a ser un día de puente en Madrid, acudí junto a decenas de blogueros y periodistas a la original presentación de Call of Duty: Black Ops. Activision realizó un gran despliegue: nos subieron en tres autobuses, nos pusieron ropas militares y nos llevaron hasta un complejo de naves industriales abandonadas en la que se simuló una batalla con minas, granadas, francotiradores y demás.

Tras el bélico-lúdico recorrido se realizó la presentación del videojuego propiamente dicha, a la que acudieron como invitados de lujo Toni Elías (reciente campeón del mundo de Moto GP 2), De Gea (portero del Atlético de Madrid) y Roberto Sánchez (responsable del desarrollo 3D del juego). Después llegaron los canapés, la bebida y la posibilidad de probar el juego, incluso en modo 3D.

Era de esperar un montaje de marketing tan elaborado como éste. Al fin y al cabo Call of Duty es desde hace años la piedra angular del catálogo de Activision. La mayor parte del presupuesto publicitario anual se reserva para promocionar la correspondiente entrega de la franquicia. Pero en esta ocasión hay un incentivo extra para impulsar el éxito de Black Ops: acabar con los fantasmas de Infinity Ward.

La marcha de Infinity Ward, las comparaciones de los Modern Warfare con los CoD de Treyarch, las expectativas creadas en torno a Respawn en Electronic Arts… y Activision tratando de evitar la mala prensa con muchos y buenos juegos de Call of Duty. La cantidad no es difícl de alcanzar, la calidad ya es otro cantar, aunque nadie lo diría después de ver este Black Ops, que continúa más que dignamente el trabajo de Infinity Ward.

Quizás el único defecto que podría achacársele a este Call of Duty es la mejorable inteligencia artificial de los enemigos. Lo demás es todo notable cuando no sobresaliente. Lo mejor: el modo campaña, interesante, variado, espectacular y con un desarrollo trepidante. Muchos lo señalan ya como el mejor de toda la saga.

El multijugador, como en todo buen shooter, vuelve a ser uno de los puntos fuertes. Los modos online disponibles son más que suficientes para alargar la vida del título durante meses. A todo esto hay que agregarle detalles de calidad tales como un par de juegos clásicos escondidos en la aventura o un modo Zombi que en Black Ops llega como parte del propio juego y no como DLC.

Me alegra ver que la veterana y a menudo criticada Activision se haya decidido a callar bocas no con bravatas sino con hechos. ¿Os gusta Call of Duty: Black Ops?, ¿os parece que está al nivel de los Modern Warfare?

Activision: tapando agujeros

El sonado rifi rafe entre Activision e Infinity Ward está teniendo consecuencias de gran envergadura. En primer lugar se produjo la marcha de los dos máximos responsables de Modern Warfare a Electronic Arts, después llegó un goteo de dimisiones en las filas de Infinity Ward que no tardó en convertirse en riada. En los últimos días, la marcha de miembros del estudio ha alcanzado unas cotas casi dramáticas.

Desde el primer momento, Activision se ha esforzado en mitigar los efectos de este suceso. Tras hacerse público el despido de los dos directivos de su estudio subsidiario, la compañía anunció, casi de inmediato, el desarrollo de tres nuevos Call of Duty: un nuevo capítulo de la serie principal, otro de acción en tercera persona y un MMO, título que figura en la supesta lista filtrada de presentaciones para el E3.

Ya se han dado los primeros datos oficiales de uno de los nuevos juegos. Su título es Call of Duty: Black Ops y está siendo desarrollado por Treyarch (creadores de Call of Duty 3 y Call of Duty: Wolrd at War). Será la séptima entrega de la saga, mantendrá el estilo de shooter bélico de perspectiva subjetiva y se desarrollará en diversos escenarios de la Guerra Fría. Está confirmada la inclusión del conflicto de Vietnam. También se barajan como posibles escenarios Cuba y Londres.

Esas nuevas entregas eran sólo el principio de la estrategia. El verdadero golpe de efecto llegó hace unos días, cuando se desveló un acuerdo de distribución entre Activision y Bungie, los creadores de Halo y uno de los estudios mejor valorados de los últimos años. Como es lógico, Activision no ha dicho que este movimiento sea una forma de compensar la desbandada de Infinity Ward. Yo tampoco puedo asegurar que este acuerdo no se estuviera rumiando desde hace tiempo, pero a mí me huele a parche, la verdad (un parche de calidad, eso es innegable).

Esta asociación permite que Activision distribuya, en exclusiva y durante diez años, todos los juegos multiplataforma de nueva propiedad intelectual desarrollados por el estudio. Por otro lado, Bungie seguirá funcionando como un estudio independiente y mantendrá los derechos sobre sus creaciones. Curiosamente, este acuerdo parece ser compatible con el hecho de que Bungie trabaje como first party para Microsoft. Sin ir más lejos, ahora mismo se encuentran desarrollando Halo Reach para Xbox 360.

¿Curiosidad por conocer lo nuevo de Bungie? Me temo que aún tenemos una larga espera por delante. “Queremos centrarnos por entero en Reach. Tenemos aún un montón de trabajo por delante, tenemos que terminar el juego, lanzarlo y prestarle nuestro apoyo, así que no oiréis nada sobre este nuevo proyecto durante este año. Nuestro motivo de atención pública será Reach“, comentó Brian Jarrad, uno de los máximos responsables del equipo.

En 2011 comprobaremos quién ha salido ganando: Activision y su alianza con Bungie o Electronic Arts y su nuevo estudio, Respawn Entertainment, fundado por los ex Infinity Ward. Se aceptan apuestas.

Fuga de cerebros (de Activision a Electronic Arts)

Estaba claro que el culebrón de Activision, Infinity Ward y los nuevos Call of Duty aún no había terminado. La refriega ha concluido, por supuesto, con la marcha del equipo de Modern Warfare a otras compañías.

Recordemos que los dos principales responsables de las dos entregas más exitosas de la saga CoD fueron despedidos por Activision debido a un supuesto “quebrantamiento de contrato e insubordinación”. Pues bien, aparte de quedarse de patitas en la calle (durante muy poco tiempo), Jason West y Vince Zampella tendrán que hacer frente a una demanda interpuesta el pasado fin de semana por Activision.

Según la empresa, ambos “pasaron de ser unos directivos valorados y responsables a convertirse en unos insubordinados y estafadores egoístas que intentaron apropiarse de los activos de Activision en beneficio propio”. Activision asegura que perjudicaron a la empresa y a los accionistas y les acusa de llevar a cabo una serie de acciones encaminadas a apropiarse del estudio, “que es uno de los activos más valiosos de la compañía”.

Pero bueno, no hay mal que por bien no venga. Al parecer, los rumores de que West y Zampella estaban en conversaciones con la competencia eran ciertos: los ex-directivos de Infinity Ward acaban de fichar por Electronic Arts. Ellos van a ser los fundadores de un nuevo estudio, llamado Respawn Entertainment.

Su fructífera experiencia con Modern Warfare podría llevarnos a pensar que estos chicos acabarán metiéndole mano a shooters de EA tan emblemáticos como Battlefield o Medal of Honor. Pues parece ser que no. Los jefazos del futuro Respawn no tocarán las viejas franquicias sino que se encargarán de realizar juegos totalmente nuevos. Es decir, que West y Zampella tendrán una libertad creativa total. Mejor aún, a diferencia de lo que sucedía con Activision, aquí tendrán control absoluto sobre sus creaciones.

La herida creada en Infinity Ward por la marcha de los dos directivos es profunda y no deja de sangrar. Tras los dos primeros despidos se hizo pública la marcha de dos veteranos desarrolladores, Todd Alderman (diseñador jefe) y Francesco Gigliotti (ingeniero de software), que llevaban en el estudio siete y ocho años respectivamente. Hace poco se sumaron a la fuga Jon Shiring (programador) y Mackey McCandlish (diseñador), con cinco años de antigüedad el primero y seis el segundo.

El sangrado se ha convertido en hemorragia con la huida de Bruce Ferriz (Animador Senior). El último chorro lo componen nada más y nada menos que cuatro nombres más: Rayme Vinson (programador), Chris Cherubini (director artístico), Steve Fukuda y Zied Reike (programadores). Y ya van once…

¿Quién ha perdido la batalla? Me temo que Infinity Ward está dejando de ser ese activo tan importante que Activision quería proteger a toda costa. El afán por no perder el tesoro les ha llevado a dejarlo sin valor. ¿Qué sucede si compras Hollywood y te deshaces de todos sus grandes estrellas? Pues que dejará de ser la meca del cine. Con un poco de suerte conseguirás montar un Bollywood o un Jolibud, pero ya no será lo que era.

Sabemos que Activision ya tiene nuevos Call of Duty en mente. Sin embargo, son muchos los que esperarán con más ansia las producciones de Respawn Entertainment que las futuras entregas del conocido shooter. Curioso tira y afloja, ¿no?

La nueva guerra de Call of Duty es entre desarrolladores y distribuidores

Activision e Infinity Ward, responsables del superventas Call of Duty: Modern Warfare 2, se han encargado de protagonizar un culebrón capaz de ensombrecer el día del Apocalipsis de PlayStation 3. Rumores de insubordinación, despidos, nuevos CoD desarrollados por otros equipos…

Todo comenzó con el despido de Jason West, presidente y cofundador del estudio, quien hizo público que se había quedado sin trabajo a través de la información publicada en sus páginas de Facebook y Linkedin. Poco después también se conoció el despido de Vince Zampella, director creativo de Modern Warfare. ¿Por qué iba Activision a despedir a dos de los máximos responsables de uno de los juegos más exitosos de la historia? Pues según un documento interno de la compañía todo estaría relacionado con el “quebrantamiento de contrato e insubordinación de dos empleados senior de Infinity Ward”.

¿Qué maldades habrán llevado a cabo West y Zampella para que Activision tomase tan drástica decisión? Por Internet se dice que el gran delito de los dos despedidos es haber comenzado a bucar otra compañía con la que publicar futuros títulos. Al parecer, Infinity Ward no habría visto ni una mínima parte de los muchísimos millones que se ha embolsado Activision gracias a CoD:MW2, lo que les habría llevado a buscar vías más rentables de cara al futuro.

En medio de todo este jaleo y sin saber si los rumores son o no ciertos, Activision ha preferido redirigir la atención del sector anunciando el desarrollo de nuevos Call of Duty que verán la luz a lo largo de 2010 y 2011. La entrega que saldrá este año llegará de la mano de Treyarch (creadores de Call of Duty 3 y Call of Duty: Wolrd at War) y será un shooter subjetivo típico basado en un conflicto bélico histórico, probablemente la guerra de Vietnam.

Más miga tienen los otros dos proyectos relacionados con la franquicia. Uno de ellos sería un título de acción y aventura, casi con toda seguridad en tercera persona y protagonizado por Ghost, de Modern Warfare 2. El videojuego correría a cargo de Sledgehammer, un nuevo estudio propiedad de Activision en el que tienen un puesto destacado dos ex miembros de Visceral Games (responsables del muy bien valorado aunque no suficientemente vendido Dead Space).

El tercer y último proyecto supondrá la primera incursión de la serie Call of Duty en el género del mulitjugador masivo online. Lo que no está muy claro es si el título tendrá mucha proyección en el mercado occidental, ya que la idea inicial de la compañía es poner el foco en Asia, donde hay una gran afición a los MMO y el negocio de las microtransacciones funciona mejor que bien.

Por su parte, Infinity Ward sigue preparando nuevos mapas para MW2, pero no está claro qué va a ser de ellos una vez finalicen esa tarea.

¿Qué pensar de todo esto? No lo tengo muy claro: quedarse sin Infinity Ward es como perder a la gallina de los huevos de oro, Treyarch recibió algunas críticas por copiar y no saber innovar en World at War, el juego de acción en tercera persona a priori me parece interesante, el MMO lo veo muy lejano… El futuro de Call of Duty se presenta más incierto que nunca.

Matando civiles en Call of Duty

IRONY MODE ON

Ya se ha vuelto a liar. Los videojuegos del demonio son tan violentos que nuestros hijos acabarán siendo asesinos o algo peor. Nadie puede dormir tranquilo ante tan gravísima situación. ¿Quién es ahora el criminal?, ¿qué forma ha adoptado?, ¿cuál es el nombre de su nueva encarnación? Yo os lo diré: Call of Duty: Modern Warfare 2.

En esta ocasión, los defensores de la moral vuelven a ser las autoridades australianas y el motivo de sus iras, un vídeo del citado CoD en el que se veía una misión en la que se mostraba el asesinato de multitud de civiles en un aeropuerto. ¿Para qué queremos más? Todo el mundo sabe que en el cine se puede mostrar cualquier aberración (salvo Saw 6 parece ser), pero en los videojuegos no, porque los jugadores se identifican con lo que ven y se convierten en eso (asesinos, traficantes de drogas, chamanes ‘tauromorfos’, fontaneros y cosas aún peores).

Antes esta situación, el ACCM (Consejo Australiano para Niños y Medios) ha pedido a los desarrolladores del juego, Infinity Ward, que el juego aparezca recomendado con una calificación superior a +15. Es más, si consiguen prohibirlo, mejor que mejor. No se andan con rodeos, tienen muy claro que el juego es poco menos que una guía para convertirse en el perfecto terrorista:

Las consecuencias del terrorismo en nuestra comunidad son abominables, y sin embargo aquí tenemos un producto que pretende hacerlas pasar por una actividad de ocio. Si ese material sobre cómo ser terrorista, cómo ingresar en una organización y cómo eliminar a la población estuviesen en Internet, probablemente sería censurado porque no es algo aceptable.

Como si el delito no fuera evidente, los responsables del título han tenido la osadía de defenderse de las acusaciones. Dicen que la misión forma parte de la historia y que está perfectamente justificada. Explican que el jugador debe combatir momentáneamente al lado del enemigo y que lo que realmente produce la escena es animadversión hacia los terroristas.

“Se pretende mostrar la maldad y la sangre fría de un líder ruso y de su equipo. Con esto,el jugador sentirá aún más ganas de detenerlos”, comenta uno de los responsables de Modern Warfare 2. Además, el mismo tipo se atreve a decir que, antes de la escena, se avisa al jugador de que va a presenciar imágenes que pueden resultar desagradables y se le da la opción de saltársela. Seguro que es mentira, palabras engañosas inspiradas por el Señor del Mal.

También insinúa que el juego está pensado para clasificarse para mayores de 18 años, cuando en realidad todos sabemos que estos hijos de mala madre pretendían recomendarlo a niños de entre 3 y 7 años. Por último, el señor éste de Infinity Ward intenta engañar a los sabios protectores de la humanidad con la típica excusa de “ey, que esto sólo es ficción”. Sin ruborizarse lo más mínimo, ha soltado por su boquita que CoD: Modern Warfare 2 “es un juego ficticio de acción diseñado para una experiencia de juego intensa, realista, que imita los conflictos de la vida real, como hacen las películas de acción”.

Se les debería caer la cara de vergüenza. Que den gracias por no tener sus oficinas en Venezuela, esa gran nación en la que los desarrolladores y distribidores de este juego ya estarían en el trullo.

IRONY MODE OFF

Creo que mi opinión ha quedado clara. Lo cierto es que la escena de la controversia es un poco fuerte, pero también lo son las imágenes de muchísimas películas que semana tras semana llegan a los cines. Os dejo el vídeo para que juzguéis vosotros mismos. Tiene muy mala calidad y destripa un poco parte del juego. Avisados quedáis

Lo más esperado de Xbox 360

A falta de saber lo que Microsoft se está reservando para el E3, lo más esperado este año para Xbox 360 son casi todo secuelas multiplataforma desarrolladas por las third parties. Imagino que, tras la conferencia de la compañía, el panorama cambiará bastante, pero actualmente éstos son algunos de los títulos más deseados:

Call of Duty: Modern Warfare 2

Activision ha escuchado a los fans de Call of Duty. La inmensa mayoría coinciden en que Modern Warfare supuso el punto álgido de la franquicia, muy por encima del posterior World at War. De ese modo, el sexto Call of Duty continuará la historia del cuarto y no la del quinto, un gran acierto en mi opinión. Yo ya he podido ver el juego en persona y os aseguro que es igual o más alucinante que lo que se muestra en el vídeo. No sólo los gráficos son alucinantes sino que las situaciones que se plantean tienen un nivel de espectacularidad cinematográfica pocas veces visto.

Dead Rising 2

Dead Rising fue una de las más gratas sorpresas del pasado año. Pues bien, la hecatombe zombi está lista para volver en forma de secuela multiplataforma con muchos más zombis que en el juego original. Según Capcom, el título podrá mostrar simultáneamente hasta 7.000 muertos vivientes en pantalla. El nuevo protagonista, Chunk Greene, tendrá que hacer frente al mismo reto que ya superó Frank West: sobrevivir a una ciudad infestada de zombis utilizando cualquier cosa que tenga a mano, desde katanas y armas de fuego hasta bates, guitarras eléctricas, una cabeza de alce o una moto armada con la que destrozar muertos vivientes.

No creo que el título vaya a destacar por sus grandes novedades pero, si mantiene la jugabilidad de la primera parte, ya me parecen motivos más que suficientes para jugarlo. Por desgracia, me temo que no se verá nada de Dead Rising 2 en el próximo E3, ya que Capcom Japón no acudirá al evento por miedo a la gripe A.

Alan Wake

La compañía Remedy, creadora de Max Payne, es la responsable de Alan Wake, un título que lleva en desarrollo desde 2005 y que, como no salga pronto, podría rivalizar con la leyenda de Duke Nukem Forever. Aunque inicialmente iba a ser un multiplataforma, Microsoft consiguió la exclusividad de este anhelado thriller de acción psicológica con tintes de terror.

¿Qué sabemos hasta ahora de Alan Wake? Pues sabemos que está protagonizado por un escritor de novelas de terror que se inspira en sus extraños sueños para escribir, sabemos que su mujer muere y que él sufre un enorme trauma que le provoca insomnio. Todo esto acaba con Alan en un pueblo de montaña llamado Bright Falls, donde comienzan a acontecer extraños sucesos. Se ha revelado que la iluminación tendrá un papel fundamental en el desarrollo de una historia que buscará el realismo con menos dosis de acción que Max Payne (no habrá fases llenas de enemigos al uso) y un argumento más complejo que Silent Hill. Suena interesante, pero de momento sólo podemos estar seguros de una cosa: los gráficos son sobresalientes.

Assassin’s Creed 2

Gráficamente espectacular, espectacularmente controvertido. Assassin’s Creed 2 se presenta con las mismas promesas y el mismo impacto visual que la primera entrega. La preocupación es si también repetirá los mismos problemas. La aventura se ambientará en el Renacimiento, estará protagonizada por Ezio (un personaje muy parecido a Altair, con la importante novedad de que sabrá nadar) y, según Ubisoft, contará con un nuevo sistema de misiones que acabará con el tedio que producía el anterior.