BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘battlefield’

‘Hardline’, un ‘Battlefield’ sin soldados pegando tiros

A la hora de plantarse delante de un videojuego, cada uno tiene sus filias y sus fobias. En mi caso, hay nombres que de primeras me echan para atrás o que, al menos, no logran captar mi atención.

Entre las palabras que menos me atraen se encuentran “FIFA”, “Simulator”, “HD” y, sobre todo, “Tom Clancy”. El término shooter bélico” tampoco está entre mis preferidos y es por eso que, aun siendo consciente de la calidad de juegos como Battlefield, me suele dar pereza darles una oportunidad.

Por eso me ha sorprendido Battlefield Hardline, un título que ha logrado que me fije en la franquicia como nunca antes. El planteamiento es sencillo, coger la esencia de la saga y trasladarla a un contexto de policías y criminales, sin tanques ni soldados de por medio.

battlefield hardline

No se añade ningún elemento revolucionario y soy consciente de que el resultado es inferior al de la línea principal de Battlefield, pero el simple hecho de que se haya cambiado de escenario y planteamiento le da un valor extra para mí.

Además, aunque gráficamente no sorprenda, las físicas sean extrañas, el modo online no sea perfecto y la inteligencia artificial deje algo que desear, el nuevo entorno policíaco ha logrado potenciar uno de los puntos más mejorables de Battlefieldel modo campaña, que ahora es mucho más intenso y profundo y está mejor narrado y estructurado que en las entregas bélicas.

No es el único punto positivo del juego, que conste. A la hora de afrontar las misiones, hay una gran libertad de acción real —no la típica que nos veden cada dos por tres— y mecánicas como el sigilo, el uso de tirolina o la posibilidad de destruir casi todos los elementos del escenario le dan una variedad al desarrollo muy de agradecer.

Quizá a los más puristas de la saga les parezca una entrega menor (o algo incluso peor), pero los que, como yo, prefieren la acción alejada del campo de batalla tradicional, lo disfrutarán sin complejos.

Battlefield y FIFA, artillería pesada para meter gol

Electronic Arts ha vuelto a modificar su estrategia. Tras unos años en los que apostó bastante por nuevas IPs, dejando incluso algunas de las de “toda la vida” en segundo plano (Need For Speed, por ejemplo), ahora vuelve a poner toda la carne en el asador con sus franquicias clásicas más potentes.

battlefield

Sin embargo, en esta ocasión no da la sensación de que estemos ante productos ya jugados, casi desfasados, sino más bien todo lo contrario. EA ha logrado perfeccionar sus títulos hasta convertirlos, por méritos propios, en algunos de los máximos exponentes del sector en sus respectivos géneros.

El caso más claro es Battlefield, que con su cuarta entrega se consolida como la más seria alternativa a Call of Duty. Ya no es el shooter segundón, ahora es la opción preferida para millones de jugadores en todo el mundo.

Vale, Battlefield 4 no es revolucionario y su modo campaña tiene poco de sorprendente, pero su evolución es digna de tener en cuenta. En todo lo relacionado con el online es fantástico y técnicamente es una joya, uno de los mejores trampolines para dar el salto a la nueva generación.

También FIFA, que lleva años dando lecciones de fútbol virtual a Pro Evolution Soccer, este 2013 ha destacado con mucha más holgura. Quizá el motivo, más que los méritos de EA, sea el bajón que ha sufrido este año el juego de Konami —incluso a férreos y tozudos defensores del Pro he escuchado poner por delante al título rival—, pero aun así, esto no deja de beneficiar a la compañía norteamericana. FIFA 14 ha adelantado a Pro Evolution Soccer 2014 por la derecha.

Y hablando de adelantar, incluso Need For Speed ha experimentado este año un repunte de calidad que ya le venía haciendo falta. NFS: Rivals es espectacular, trepidante y divertidísimo, especialmente en el online.

Suelo preferir las estrategias arriesgadas, la apuesta por nuevas franquicias y títulos menos conocidos pero, si la táctica “conservadora” rebosa este nivel de calidad y da tan buenos resultados, ¡bienvenida sea!

Battlefield 3 y Saints Row: The Third no son segundones

Ni Battlefield ni Saints Row son, ni por asomo, videojuegos independientes, sin embargo tampoco se encuentran en primerísima línea, donde año tras año posan los títulos más deseados, más vendidos o mejor valorados de la temporada. El caso es que en 2011, ambas franquicias han alcanzado el número tres (de Battlefield no podemos decir que esta sea la tercera entrega) con una notoriedad mayor de la habitual.

Supongo que el éxito de Battlefield 3 y Saints Row: The Third se debe en buena medida a las significativas mejoras que han recibido sendos juegos respecto a sus predecesores, pero intuyo que el principal motivo de su amplia cobertura mediática está más relacionado con las potentes campañas que se han creado para promocionarlos.

Electronic Arts y THQ lo han hecho muy bien, nos han metido sus videojuegos por los ojos y eso es importante. La calidad es fundamental en un producto, es lo primero, pero en la sociedad de consumo no se puede descuidar la presentación, el envoltorio, las técnicas para despertar el interés de los medios, la llamada de atención al cliente…

Antes de que un videojuego vea la luz, los periodistas analizan cada nuevo detalles que se publica: noticias, anécdotas, progresos del desarrollo, pantallas, trailers… Por otro lado, antes de comprar un videojuego, la gente ve anuncios, lee críticas, pide opiniones, mira la caja, se deja llevar por lo que escucha o lo que le suena… Si el producto no responde a las expectativas se genera una corriente negativa en torno a él, primero en los medios y después entre los consumidores.

El acierto de EA y THQ con Battlefield 3 y Saints Row: The Third ha sido el de crear una buena corriente de noticias, elaborar adecuadas campañas de marketing que han creado ciertas expectativas sin llegar a la exageración. Si hubieran decepcionado, todo habría sido un fiasco, pero uno y otro título, sin ser obras maestras, ofrecen lo que prometieron.

En primer lugar, el nuevo Battlefield ha sabido hacerse un importante hueco entre los shooters bélicos de perspectiva subjetiva, todo un mérito si tenemos en cuenta que se ha visto las caras directamente con el rey de la colina, la nueva entrega del imbatible Modern Warfare. Muchos han criticado su modo campaña, pero lo cierto es que el último CoD tampoco puede presumir de duración en su aventura para un jugador. No son pocos a los que he oído decir que prefieren el juego de EA al de Activision.

Por otro lado, Saints Row: The Third ha tenido la fortuna de no verse las caras directamente con la serie a la que se suele aludir como su modelo: Grand Theft Auto (GTA V no verá la luz hasta 2012). La fórmula de Saints Row es llevar el concepto de sandbox al gamberrismo más extremo y absurdo, desde el loco editor de personajes hasta el botón maravilloso, las armas disparatadas y los planteamientos políticamente incorrectos. A cualquiera que busque seriedad y desarrollos complejos le parecerá una aberración. Esto no es un GTA, pero puede ser igual de divertido (desde otro punto de vista, claro).

En mi opinión, tanto Battlefield 3 como Saints Row: The Third son dos títulos a tener muy en cuenta a la hora de hacer las compras navideñas. Eso sí, como dije en el caso de Assassin’s Creed Revelations, la competencia es dura y eso hace la elección muy complicada.