BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Archivo de la categoría ‘Accesorios’

Ya sé Kung Fu

Creo que muy pocos discutirán la afirmación de que los juegos de baile han sido hasta el momento los que mejor han explotado las posibilidades de Kinect. Tanto Dance Central como Just Dance han sabido exprimir al máximo las posibilidades del invento de Microsoft pero, ¿qué otros géneros son susceptibles de triunfar en Kinect? Los deportivos tienen posibilidades de alcanzar la decencia, pero hay otra tendencia que me atrae más: los juegos de lucha.

Como ya dije hace semanas, a Dragon Ball Kinect le veo bastante atractivo y creo que, debido a las similitudes entre las coreografías de lucha y las de baile, puede funcionar bien. Pero en Dragon Ball predomina la fantasía. ¿Qué pasaría si le diésemos a la idea un toque más realista? Lo que pasaría responde al nombre de Kung Fu Superstar, un juego de artes marciales para Kinect que no sé cómo estará pero que en el tráiler de presentación se vende estupendamente.

El proyecto está siendo llevado a cabo por Kinesthetic Games, un pequeño estudio independiente, lo que me da casi más confianza que si se tratase de una gran compañía. Lejos de tratarse de una colección de minijuegos, el título planteará una aventura protagonizada por un joven llamado Danny Cheng cuya vida parece que tendrá más de un paralelismo con el gran Bruce Lee (véase el final del vídeo para apreciarlo).

El jefe del equipo fue desarrollador en Lionhead y está claro que pretende trasladar parte del espíritu creativo de aquel estudio a este nuevo y más pequeño. Las buenas intenciones se aprecian ya en el primer vistazo: movimientos de Kung Fu reales, gran sentido del ritmo y del espectáculo y un feeling que casi incita a decir la famosa frase que Neo pronunció en Matrix (la primera, la buena, la única que realmente existe) y que encabeza este pequeño artículo.

¿Le veis posibilidades a Kung Fu Superstar o se quedará en una nueva Kinet-promesa incumplida?

Sorcery, el hechizo que PS Move necesitaba

Cuando la fórmula que Nintendo popularizó con Wii ya estaba bastante envejecida, tanto Sony como Microsoft decidieron darle una nueva vuelta de tuerca al concepto del control de los videojuegos mediante detección de movimientos. Microsoft ideó el sorprendente Kinect, capaz de captar el cuerpo del jugador y convertirlo en el mando. Sony se conformó con fabricar una versión muy perfeccionada e hiperprecisa del Wiimote.

Ambas compañías aspiraban a iniciar una nueva revolución, ambas prometían productos que atraerían a los jugadores ocasionales pero que no dejarían de lado a los tradicionales. Sin embargo, Kinect y PS Move, pese a ser dispositivos notables, han acabado cayendo en los mismos errores que Nintendo: pocos títulos de gran calidad, fallos o incomodidad de control en algunos casos y una predominancia de juegos “pequeños” (minijuegos, mascotas, deportes simplificados…).

Es una lástima, porque los dos inventos prometían mucho. En el caso de Sony, la gran promesa tuvo un nombre desde el principio: Sorceryuna especie de Harry Potter algo oscuro. Ese fue el videojuego con el que la compañía nipona nos vendió las bondades de PlayStation Move hace ya casi dos años, era la prueba de que el nuevo mando también iba a traer contenidos interesantes para los jugadores de toda la vida. Pero PS Move vio la luz y Sorcery no aparecía por ningún lado.

Tal y como nos comentó Peter T. Akemann, presidente del estudio que ha desarrollado el juego (The Workshop Entertainment), Sorcery estaba llamado a ser uno de los videojuegos que verían la luz junto al nuevo dispositivo y que ayudarían a los usuarios a descubrir las posibilidades de PS Move. Finalmente, por conseguir una producción de calidad destacable, el lanzamiento tuvo que retrasarse hasta ahora. Una vez visto el resultado, tengo que admitir que el tiempo de desarrollo le ha sentado muy bien al juego.

Durante la presentación que se realizó hace unos días en Madrid (acabo de descubrir que salgo varias veces en el vídeo), hubo un pensamiento que no se me iba de la cabeza: si hubiese tenido este juego siendo un chaval (y sin ser tan chaval), habría disfrutado como un enano. Siempre me gustó la magia, mis personajes favoritos suelen ser los magos y, ¡maldita sea!, Sorcery convierte el mando en una varita de lo más convincente. La historia es una aventurilla fantástica aparentemente convencional, pero lo bien implementado que está el uso de PS Move le da un valor añadido muy a tener en cuenta.

Las fases no son una mera sucesión de minijuegos típicos sino que se trata de niveles convencionales (dicho esto en el mejor sentido del término) por los que hemos de desplazarnos, derrotando enemigos y resolviendo puzles, algunos de ellos bastante ingeniosos y nada obvios. La clave está casi siempre en usar el tipo de hechizo adecuado (poder arcano, fuego, viento, hielo, tierra, electricidad o la combinación de varios) y en hacerlo realizando con el PS Move los movimientos que proceden en cada caso: disparando hacia arriba, trazando una línea horizontal, haciendo círculos…

Estoy convencido de que el planteamiento de la aventura puede atraer a todo tipo de jugadores, pero Akemann quiso darnos un argumento más para demostrar que Sorcery puede ofrecerle mucho a los jugones. Para ello nos explicó que los desarrolladores suelen plantearse los niveles de dificultad del siguiente modo: el nivel más fácil es el modo casual y el nivel más difícil es el modo hardcore, “si eres un hardcore gamer, juega en el nivel de dificultad más alto”.

Pese a que Finn, el joven aprendiz de hechicero que protagoniza el juego, tiene menos carisma que una piedra —y su doblaje no ayuda mucho a mejorar esa percepción—, lo cierto es que Sorcery representa el mejor enfoque que se le puede dar a los videojuegos con control por movimientos. Si este hubiese sido el punto de partida de PS Move, si algo como esto hubiese sido el punto de partida de Wii, tal vez hoy no estaríamos dándole tantas vueltas al ya tedioso asunto de los jugadores ocasionales y los tradicionales.

Si tienes PS Move, Sorcery es compra obligada. Si no tienes PS Move, pero el cacharrito te tienta, Sorcery es una buena excusa para adquirirlo, ya que además se venderá en un pack con los mandos necesarios.

El efecto Kinect en franquicias clásicas

Hace aproximadamente un año y medio, cuando Kinect aterrizó en Xbox 360, surgieron en mi fuero interno dos temores: que la consola de Microsoft podría llenarse de jueguecillos casuales de escasa calidad y que muchas franquicias clásicas se reconvirtiesen, casi siempre a peor, para aprovechar el tirón del nuevo invento.

El primero de mis miedos se ha cumplido con bastante exactitud. Es cierto que hay títulos decentes que aprovechan bien las posibilidades de control de Kinect, especialmente los de baile, pero abundan los títulos que recurren a fórmulas facilonas y no por ello siempre precisas y efectivas.

Más interesante me parece el segundo punto, que ha dado lugar a resultados de lo más dispar. Pese a que la tecnología de Kinect es impresionante y hace soñar con un futuro cercano de ciencia ficción, tal y como está planteado ahora mismo hace complicada su aplicación a ciertos géneros. Ni siquiera ligarlo a una franquicia de renombre o incluso a buenas ideas es garantía de obtener un resultado sobresaliente.

Kinect es como el elemento altamente voluble que se le añade a una fórmula muy prometedora desconfiando siempre del resultado, que podría convertir el plomo en oro pero que habitualmente acaba en explosiones de esas que le dejan a uno la cara negra, los pelos de punta y le convierten en el Dhalsim de Street Fighter The Movie.

En los últimos días hemos leído varias noticias que corroboran lo complicado que es darle consistencia a una marca conocida mezclada con Kinect. El caso más sonado es el de Kinect Star Wars. Dejando a un lado los bailecitos que tanto critiqué hace poco y que he aprendido a aceptar como una curiosidad más, el juego no acaba de funcionar como los mejor pensantes esperaban cuando se anunció: el control de la espada no es bueno, la dificultad es baja y reduce en exceso la épica de la mitología galáctica que hace eones elaboró el George Lucas de una dimensión paralela.

Tengo que admitir que me he reconciliado en buena medida con Kinect Star Wars. Las fases de carreras responden mejor que cualquiera de los juegos de velocidad que han salido para Kinect, el uso de la fuerza mola, la banda sonora es la del maestro John Williams y en general puede decirse que es un título divertido, sobre todo e irónicamente para aquellos que no son muy fans de la odisea galáctica.

Otro caso que merece la pena destacar es el de Fable: The Journey, un título marcado por la negatividad de los jugadores desde que se mostró por primera vez. La primera demo hacía pensar que el juego no sería más que una aventura de acción sobre raíles. Peter Molyneux no tardó en desmentirlo, pero las malas vibraciones continuaron: ¿por qué convertir una franquicia clásica del universo hardcore gamer en un producto para jugadores ocasionales?

Los desarrolladores quisieron calmar los ánimos diciendo que este Fable será para jugones, pero las críticas hacen daño y no pudieron evitar defenderse: “Es injusto que el juego esté recibiendo tantos palos. Se ve muy bien, pero lo que estamos intentando es realmente difícil: meter un mecanismo de control complicado en un juego hardcore. Eso sí, creo que al final haremos un gran trabajo”, decía Simon Carter, uno de los responsables de la marca. La defensa fue tan apasionada que habrá que darles un voto de confianza.

Más misterioso es el caso del rumoreado Gears of War para Kinect, cuya existencia se confirmó para anunciar su cancelación. El propio Cliff Bleszinski, creador de la saga, fue el encargado de dar la noticia:  “Gears of War: Exile era un juego que estaba sin anunciar, del que no puedo dar detalles, que ha sido cancelado”. Los rumores que venían sonando desde hace meses hablaban de un juego de acción sobre raíles. Al menos no íbamos a ver a Marcus Fenix bailando el YMCA pero creo que a Kinect le falta algo de precisión para albergar un shooter decente.

El último casi es bien reciente: Dragon Ball Z para Kinect. Según lo leí se me vino a la cabeza la misma broma del baile de YMCA pero protagonizado por Goku, Vegeta y Piccolo. Después de ver las imágenes del juego, he de tragarme mis palabras. No me disgusta la idea. Los combates de Dragon Ball Z en realidad no difieren mucho del concepto de baile, consisten en coreografías en las que se realizan curiosos movimientos de brazos y piernas. Es precisamente eso en lo que consistirá el juego. En vez de imitar los movimientos de cadera de Tony Manero, tendremos que emular las poses de los Saiyans a la hora de lanzar Kame Hame Has y Final Flashes. Este DBZ se ha convertido de repente en el juego de Kinect que más curiosidad me produce.

¿Qué os parecen las adaptaciones de conocidas franquicias a la mecánica de Kinect?, ¿hay alguna que os llame la atención?

PS Move antes que Kinect

Tengo muy claro que Kinect es una tecnología mucho más revolucionaria que la de PlayStation Move, es más nueva, es original y supone el primer paso para un cercano futuro de ciencia ficción. Aún no es la maravilla que muchos imaginamos cuando se dio a conocer como Project Natal en el E3 de 2009, pero estoy convencido de que no tardará en serlo.

Sin embargo, a día de hoy, de cara a las navidades y comparando el catálogo de Kinect y PS Move (muy casual en ambos casos), me quedo con la propuesta de Sony. Existen varios motivos para ello. El principal es logístico, en casa no tengo espacio para jugar con Kinect. Tendría que subirme en el sofá y pegarme a la pared. Por supuesto, ni con esas podría usarse el multijugador.

El segundo motivo de peso para que elija PS Move en vez de Kinect es, paradójicamente, la propia originalidad del invento de Microsoft. La idea es tan nueva que ninguna compañía ha sabido aún sacarle todo el partido. La inmensa mayoría de títulos se quedan en el baile y en minijuegos que además suelen ser bastante limitados.

En este punto, el hecho de que PlayStation Move no sea más que una copia muy mejorada del mando de Wii es una ventaja. Los desarrolladores saben con qué están trabajando, es un concepto conocido y en muchos casos ya tienen experiencia previa. Eso da lugar a juegos más sólidos y con un control más preciso que los que aparecen en Kinect.

Para ser justo he de decir que, salvo honrosas excepciones, la detección de movimiento en PlayStation 3 también nada en bailes, deportes y minijuegos, pero al menos no necesitas una casa estilo yankee para jugar. Entre los últimos juegos que se han lanzado para Move se encuentran Start the Party: Save the World, Move Fitness, Eyepet & Friends, DanceStar Party, Carnival Island, After Hours Athletes y los que en mi opinión son los más interesantes: Little Big Planet 2: Move Pack, Move Mind Benders y Medieval Moves.

Cualquier otro año, la elección social por excelencia habría sido la Wii, pero esta vez la blanquita de Nintendo está reservada en exclusiva para Link y Zelda. La fiesta de este año es con PS3. Kinect, cuando vaya a visitar a amigos con casas más grandes que la mía.

¿Vosotros qué plataforma preferís para los momentos casual?

Érase un pegote a una 3DS acoplado

La historia de la Nintendo 3DS cada vez se vuelve más rocambolesca: Nintendo anuncia nueva portátil que permite ver imágenes en 3D sin necesidad de gafas, la expectación se dispara, la consola triunfa en el E3, se anuncia un buen catálogo de juegos, la portátil sale al mercado, se vende bien pero no cumple con las optimistas expectativas, salen pocos títulos, Nintendo baja el precio de la 3DS y las ventas mejoran sustancialmente, la compañía nipona quiere seguir potenciando su máquina y adelanta que anunciará algo el próximo 13 de septiembre, los rumores se disparan, se revela el misterio, medio mundo se queda de una pieza.

La gran revelación, el anuncio sorpresa, el invento que aspira a aumentar el valor e interés de la Nintendo 3DS es un feísimo accesorio que añade un pad y un botón a la consola. Aparte de su espantoso diseño, que ya ha dado lugar a multitud de críticas y burlas, el invento parece poco práctico. Sí, aporta un stick circular derecho que puede ser útil para los juegos de desarrollo 3D y un botón más, el R2 (aunque no el L2), pero no parece cómodo y además bloquea algunas ranuras importantes.

Todo esto no se puede asegurar, ya que lo único que hay de momento son las imágenes publicadas por la revista japonesa Famitsu, pero las sensaciones no son buenas. El 3DS Expansion Slide Pad (que así se llama el cacharro) parece bloquear el conector para activar y desactivar la conexión inalámbrica y, mucho más grave si es cierto, la ranura para introducir los juegos. De ser así, nos encontraríamos ante la incómoda situación de tener que andar quitando y poniendo el accesorio cada vez que se cambie de juego.

Vale, puede que estas críticas sean de un pesimismo prematuro, pero me consta que el sentir general de usuarios y gente del sector no dista mucho de lo que estoy contando. Le tengo un cariño inmenso a Nintendo y precisamente por eso no me gusta encontrarme con cosas como ésta o como el misteriosamente desaparecido Vitality Sensor. No son muchos los accesorios que han tenido un verdadero éxito. La inmensa mayoría acaban siendo trastos que caen en el olvido casi en el mismo momento en el que ven la luz. Un nuevo modelo de 3DS no me habría hecho ilusión, pero es que esto me parece bastante peor.

No está muy claro cuáles son los problemas que han impedido un mayor éxito de la Nintendo 3DS. Muchos dicen que la tecnología no atrae a la gente, que a los usuarios no les parece que aporte mucho. También se comenta que el cansancio visual que produce el efecto y las advertencias sobre un posible perjuicio para la salud de los ojos han contribuido negativamente a las ventas.

A esos motivos yo añadiría el hecho de que, a pesar de anunciarse un buen catálogo, los juegos han ido viendo la luz con cuentagotas. Además, el diseño de la máquina, a pesar de ser muy bonito, se parece demasiado al de las Nintendo DS anteriores y puede haber hecho pensar a muchos que se trataba de la misma consola pero con un efecto 3D añadido en vez de una máquina completamente nueva. En este sentido, el nombre tampoco ha ayudado mucho… e intuyo que podría ser un precedente de lo que sucederá con Wii U.

Algunos comparan a esta Nintendo con la Sega que se daba batacazo tras batacazo a mediados y finales de los 90. Yo no creo que sea para tanto, pero desde luego deberían cambiar algo en su estrategia. La gente no parece contenta, la prensa no habla bien de la compañía y los accionistas han perdido algo de fe ya en varias ocasiones. Nintendo resurgirá, no lo dudo, lo que no sé es cuándo ni cómo. Espero que no sea recurriendo a una avalancha de Pokémon.

¿Qué os parece este nuevo accesorio de Nintendo?, ¿creéis que es necesario?

Kinect, un éxito más arrollador que el del iPad y el iPhone

No puedo negarlo, estoy impresionado. Sabía que Kinect arrancó con mucha fuerza, pero jamás se me pasó por la cabeza que fuese a arrasar como lo ha hecho. El invento de Microsoft ha entrado en el Libro Guinness de los Récords como el dispositivo de electrónica de consumo que más rápido se ha vendido en la historia.

Desde que se lanzó el pasado mes de noviembre se han vendido ya más de 10 millones de dispositivos. El periodo clave fue el de los 60 primeros días, durante los cuales se vendió una media diaria de 133.333 unidades. Gracias a este ritmo frenético de ventas, el antaño conocido como Project Natal ha conseguido superar al iPhone y al iPad, dos de los mayores fenómenos tecnológicos de los últimos años.

Esta victoria sobre los productos de Apple no deja de sorprenderme, sobre todo porque no tengo la sensación de que Kinect haya generado un impacto en la sociedad tan brutal como el iPhone. Además, salvo el tirón prenavideño, el dispositivo está muy desamparado, casi sin juegos ni productos que exploten su potencial. Exactamente lo mismo que le ha pasado a PlayStation Move.

Si Microsoft no se pone las pilas y desarrolla buen software e incentiva a las third parties para que hagan lo propio, el éxito de los sistemas de detección de movimiento de Sony y Microsoft será mil veces más fugaz que el de la Wii. Hasta el momento, han sido los jugones más geeks y no las desarrolladoras los que han buscado formas de sacarle partido a la impresionante tecnología de Kinect.

Un movimiento muy acertado por parte de Microsoft, para intentar mejorar esta situación, es que a partir de primavera ofrecerá las librerías de desarrollo de Kinect gratis, lo que a buen seguro multiplicará el interés del aparato y hará que todos podamos disfrutar de las creaciones ingeniosas gestadas por las manos amateurs más hábiles.

¿Os gusta Kinect?, ¿creéis que es un invento que está siendo bien aprovechado o que necesita explotarse mejor?. ¿le veis potencial?

El año en el que nos levantamos del sofá

Hace ya cinco años que Nintendo, primero con la Nintendo DS y después con la Wii, cambió de forma radical la industria del videojuego. La portátil combinaba el uso de dos pantallas con un control táctil. La máquina de sobremesa proponía dejar a un lado los mandos tradicionales y usar un controlador capaz de detectar el movimiento. Se acababa el estar sentado tranquilamente en el sofá, ahora para jugar era preferible estar de pie, agitando los brazos de un lado para otro (ya fuera para jugar al tenis o para dar espadazos virtuales, entre otras muhas cosas).

Sin embargo, lo que llevó a estas consolas a alcanzar un éxito mundial no fue la tecnología sino un acertado enfoque que conseguió abrir el mercado a un amplísimo público. Hacía tiempo que los videojuegos había dejado de ser cosa de “frikis inadaptados”, pero la DS y la Wii los convirtieron en fenómeno social. Potenciando una filosofía que ya existía en títulos como el karaoke SingStar, los juegos con cámara de EyeToy o los Mario Party, Nintendo puso a niñas, abuelos, madres y primos a jugar a los videojuegos.

La Wii fue duramente criticada por la competencia, por algunos desarrolladores de videojuegos y por multitud de jugadores tradicionales (muchos de ellos viejos nintenderos) que consideraban que la escasa potencia de la máquina no estaba a la altura de la nueva generación de consolas. Pero la estrategia comercial pudo más que el poderío gráfico y la Wii se convirtió nada más salir en un producto superventas.

Hasta hace muy poco, las ventas mundiales de la Wii superaban los datos conjuntos de PlayStation 3 y Xbox 360. Aún hoy día, con el negocio algo desgastado por los años, la consola domina con casi un 50% del mercado de sobremesa. Hasta el momento la Wii ha vendido 82,9 millones de unidades (46,7%). El segundo lugar es para Xbox 360, con 49,4 millones de unidades vendidas (27,8%), seguida muy de cerca por PlayStation 3 y sus 45,1 millones de máquinas vendidas (25,4%).

En 2010, las mismas compañías que en otro tiempo decían que la Wii sólo era un juguete para niños, y la descartaban como competencia porque “jugaba en otra liga”, quieren un trozo del “pastel” que constituye el mercado de jugadores ocasionales. Para ello han lazado sus propios sistemas de control de movimiento acompañados de sendas campañas de estilo muy familiar, claramente inspiradas en las que Nintendo lleva varios años realizando.

Tanto Sony como Microsoft han querido darle un toque diferenciador a sus respectivos inventos. Lo han conseguido: PlayStation Move para PS3 y Kinect para Xbox 360 han generado a lo largo de 2010 una expectación que llega en estas fechas a su punto álgido. Las compañías confían en que las ventas navideñas de estos productos mitiguen los efectos de una crisis que, aunque menos que en otros sectores, también se ha dejado notar en la industria del videojuego.

Las cartas están echadas (en sentido literal y figurado) y los Reyes Magos ya están en camino.

KINECT

El de Microsoft es quizás el proyecto más ambicioso de los últimos años dentro del sector. En vez de limitarse a crear un nuevo mando capaz de detectar la aceleración, el gigante tecnológico ha apostado por un sistema que capta el movimiento de todo el cuerpo sin necesidad de que el jugador utilice accesorio alguno. De este modo, el control se simplifica al máximo. Basta con realizar un movimiento para que éste se reproduzca en pantalla.

El uso de esta tecnología va más allá de los videojuegos, ya que también permite controlar los menús con el movimiento de las manos, una imagen que evoca a la futurista Minority Report de Steven Spielberg. El famoso director de cine fue precisamente uno de los encargados de desvelar en el E3 de 2009 el entonces llamado Project Natal. Aquel día se generó una expectación colosal que ha desembocado un año y medio después en la venta de más de 2,5 millones de Kinect desde su lanzamiento el 4 de noviembre.

Qué es

Kinect es un dispositivo que incluye dos cámaras, una que mide la profundidad y otra que captura el movimiento y los colores. Cuenta además con un sistema de seguimiento que hace que el aparato “mire” a los jugadores (un máximo de dos) y monitorice hasta 20 articulaciones por cada jugador. Kinect también está equipado con un sistema de reconocimiento de voz que aún no está completamente desarrollado. Se perfeccionará mediante una futura actualización de la Xbox 360. Para que funcione es necesario que haya una distancia de 1,8 metros entre el dispositivo y el jugador. En caso de jugar dos personas, la distancia requerida se amplía a 2,5 metros.

Qué juegos tiene

Entre los primeros títulos que han visto la luz para Kinect, cabe destacar Kinect Adventures y Kinect Sports, que aúnan una serie de minijuegos familiares y deportivos que sirven de carta de presentación de las posibilidades del invento. Con un aire más infantil, Kinectimals recurre al género de las mascotas que tanto éxito tuvo con Nintendogs. El juego invita a los niños a cuidar a su pequeña mascota, un cachorro de tigre, mediante movimientos y comandos de voz. Otro enfoque algo más adulto es el de los juegos de baile y ejercicio físico, representados por lanzamientos como Dance Central, Dance Evolution o Your Shape: Fitness Evolved.

Cómo se vende

El pack básico de Kinect incluye el dispositivo más el videojuego Kinect Adventures por 149,95 euros. Aquellos que aún no posean la consola tienen dos opciones: un paquete con Xbox 360 de 4GB de disco duro, el dispositivo y el juego Kinect Adventures (299,99 euros) o la misma combinación de productos pero con una Xbox 360 de 250 GB (349,95 euros).

PLAYSTATION MOVE

La apuesta de Sony consiste en ofrecer una versión muy mejorada de la fórmula popularizada por la Wii. Consiste en un mando que detecta el movimiento pero con una precisión mucho mayor que la que ofrece la consola de Nintendo. El producto fue presentado en el E3 de 2009, donde quedó eclipsado por el impactante Kinect.

Sin embargo, con el paso de los meses, la tecnología de Sony ha demostrado tener grandes virtudes. En pantalla, el controlador se transforma en un palo de golf, un martillo, una varita mágica, una lupa… que reproducen con total exactitud los movimientos que realizamos. Sony ha empleado una agresiva campaña para promocionar PlayStation Move, poniendo de relieve la imprecisión del Wiimote y asegurando que para jugar es necesario un mando, algo que no posee Kinect.

Qué es

PlayStation Move está formado en realidad por dos mandos inalámbricos y una cámara PlayStation Eye, aunque el mando secundario es prescindible en la mayoría de los casos (prescindible aunque recomendable para que la experiencia sea óptima). El controlador principal, motion controller, tiene forma cilíndrica con una esfera que se ilumina en un extremo. Combina sensores de movimiento avanzados con un giroscopio, un acelerómetro y un sensor de gravedad, además de incluir vibración y numerosos botones. La cámara es la encargada de detectar la posición del mando principal y además posibilita el uso de realidad aumentada. El controlador secundario complementa a su “compañero” añadiendo algunas posibilidades de control tradicional con más botones y un stick analógico.

Qué juegos tiene

Pues que PlayStation Move fue lanzado en septiembre, ya cuenta con un buen número de títulos en su catálogo. Uno de los más recientes es SingStar Dance, una revisión del clásico karaoke en el que ahora además de cantar hay que bailar. Time Crisis es otro clásico, en este caso de disparos, que se adapta a Move convirtiendo el controlador en diversas armas de fuego. En The Fight, los mandos se convierten en los puños de un luchador de peleas callejeras. La ración de minijuegos familiares y deportivos corre a cargo de Sports Champions y Start the Party!

 Cómo se vende

El pack de PlayStation 3 de 325 GB más PlayStation Move se vende por 349,95 euros. Para los que ya poseen la consola se ha puesto a la venta el Starter Pack Move, que contiene un mando de movimiento de PlayStation Move, la cámara Playstation Eye y un disco de demostración con demos jugables por un precio de 59,90 euros. El Move Motion Controller (principal) se vende separado a un precio de 39,95 euros y el Move Subcontroller (secundario) por 29,95 euros.

WIIMOTE

Nintendo llega a 2010 con cinco años de ventaja en el mercado de jugadores ocasionales y cuatro en el área de sistemas de detección de movimiento. La fórmula que ahora intentan explotar Sony y Microsoft, hace tiempo que fue agotada por Nintendo. La compañía nipona está, por tanto, más centrada en otros proyectos, algunos de ellos secretos (son muchos los rumores que giran en torno a la sucesora de la Wii) y otros ya conocidos (como la DS que ofrecerá imágenes en 3D sin necesidad de gafas).

A pesar de esta situación, Nintendo no descuida a los millones de usuarios de su consola de sobremesa y sigue lanzando juegos de corte familiar, como Wii Party, que se benefician de las posibilidades de control de su popular mando inalámbrico. Además, Nintendo ha realizado algunos esfuerzos por actualizar y mejorar la experiencia que ofrece el Wiimote.

Qué es

El mando principal de la Wii cuenta con un sensor que detecta la aceleración a lo largo de tres ejes y otro óptico que determina dónde se está apuntando. Para que funcione, el controlador requiere una barra de sensores con LEDs Infrarrojos. El uso se complementa con un mando secundario, el denominado nunchuck, que también tiene sensor de movimiento y un stick analógico. Con el tiempo se demostró que un único acelerómetro no ofrecía un control suficientemente preciso, por lo que Nintendo lanzó en 2009 el Wii Motion Plus, un accesorio para el Wiimote que añadía tres nuevos sensores de movimiento al dispositivo. Ahora, Nintendo ha decidido añadir esa mejora de serie en sus controladores, que han pasado a llamarse Wii Plus.

Qué juegos tiene

No son muchos los títulos que han aprovechado las mejoras de detección de movimiento del Wii Motion Plus. El más reciente en hacerlo ha sido FlingSmash, un juego de habilidad de desplazamiento lateral elegido para incluirse en un pack junto al mando Wii Plus. Los dos videojuegos que mejor aprovechan esta tecnología son Red Steel 2 y Wii Sports Resort. De cara a futuro, hay muchas expectativas en torno a The Legend of Zelda: Skyward Sword.

Cómo se vende

El mando Wii Plus se incluye de serie en un pack con la consola, un nunckuck y los juegos Wii Sports Resort y Wii Sports por 199,95 euros. Los packs de Wii Plus junto a Wii Sports Resort o FlingSmash cuestan 64,95 euros cada uno. El mando Wii Plus se vende por separado a un precio de 54,95 euros.

Sin espacio para Kinect

Pese a haberlo probado brevemente en varios eventos y presentaciones, aún no había tenido oportunidad de jugar “detenidamente” con Kinect. Ahora que llevo ya unos días con el invento de Microsoft en mis manos… sigo más o menos igual. El dispositivo no funciona en mi casa. No hay espacio suficiente.

Para que Kinect responda correctamente ha de haber una distancia de 1,8 metros entre el televisor y nosotros. Tal vez no sea demasiado para una maravillosa y amplia casa estadounidense, pero me parece una llanura kilométrica para los minipisos de 30 o 35 metros cuadrados como el mío y como el de miles de españoles.

Lo cierto es que conseguí que funcionase, pero pegándome completamente al sofá. Es decir, que mi movilidad en esa ubicación más que reducida era nula. Encima sofá, el aparatito sí me detectaba, pero no estoy dispuesto a brincar con Kinect Adventures o a bailar con Dance Central ahí subido.

En caso de encontrar una solución (que con lo cabezón que soy, la encontraré), ya puedo olvidarme de jugar a dobles. Para compartir la experiencia con otra persona,  hacen falta 2,5 metros de distancia. Vamos, que ni subiéndonos al sofá.

En resumen, aún no puedo dar un veredicto contundente sobre el invento. Lo único que puedo decir con contundencia es que el bichejo que hace de guía en Kinectimals, una especie de híbrido entre lemur anoréxico, el Ratoncito Pérez y Campanilla, es el ser más repugnante jamás creado para un videojuego.

Os dejo con un estupendo vídeo de Clipset en el que se muestra todo lo que yo no puedo hacer con Kinect…

Nuevo mando para la Wii

Como viene sucediendo desde hace ya muchos años, Nintendo se ha saltado la cita anual del Tokyo Game Show para ofrecer poco después un evento propio en el que anuncia sus grandes novedades. La conferencia de la Gran N en Japón para este 2010 ha tenido lugar hoy. Las noticias han sido muchas, casi todas relacionadas con la esperada Nintendo 3DS, aunque también ha habido hueco para la Wii.

En concreto, Nintendo ha confirmado algo que ya se descubrió hace unos días por culpa de la publicación de la caja del juego Fling Smash: la Wii recibirá un nuevo controlador.El mando se llamará Wii Remote Plus y, como se puede adivinar por el nombre, será un Wiimote que incluirá de serie las funciones de detección de movimiento mejoradas del Wii Motion Plus.

¿Recordáis qué es el Wii Motion Plus? Entendería que alguien lo hubiese olvidado, al fin y al cabo el aparatito no ha tenido muchos momentos de protagonismo más allá de Wii Sports Resort y Red Steel 2. El dispositivo se lanzó cuando el PlayStation Move de Sony y el entonces llamado Project Natal de Microsoft aún parecían lejanos.

Ahora, en un momento en el que Move ha demostrado que es el mando que el Wiimote prometía ser y no fue (cuatro años después de que éste viera la luz, claro) y Kinect se presenta como una seria alternativa de juego, Nintendo se ha dado cuenta de que el Wii Motion Plus no es suficiente.

No sé si crear un mando con detección de movimiento mejorada sin necesidad de accesorio va a solucionar algo, pero es un paso lógico. No puedes pretender que el uso de un accesorio se convierta en un estándar. Muy pocas desarrolladoras se han animado a explorar las posibilidades del invento.

Tal vez si se hubiese creado el nuevo mando desde el principio, las cosas habrían sido diferentes… o tal vez no. Pero al menos se ha tomado la decisión correcta: el Wii Remote Plus, que llegará en los colores blanco, negro, azul celeste, y violeta, vendrá no como alternativa sino para sustituir al mando clásico en las tiendas.

En mi opinión, esto no es más que un parche necesario para mantener viva y coleando a la Wii mientras Nintendo, ahora muy centrada en el mercado portátil, ultima su próxima sorpresa de sobremesa. ¿Qué os parece a vosotros este anuncio?

Mi primera vez con PlayStation Move

Ya os hablé de mi primera vez con Project Natal (ahora conocido como Kinect), también de mi primera vez con Nintendo 3DS. Ahora le toca el turno a PlayStation Move. Mucho he tardado en probarlo. Debido a lo poco que he podido asistir este año a ferias y conferencias, he tenido que esperar a tener uno de estos dispositivos en mis manos para comprobar cuán parecido y cuán diferente es del Wiimote.

Dentro de una bonita caja cúbica, que mediante brillos produce el efecto de contener una esfera, se encuentran la cámara y el controlador principal (el secundario me tocará adquirirlo aparte). De primeras, el mando me llama mucho la atención. Si bien no me atraía especialmente la primera vez que lo vi, tras tenerlo entre manos me produce una atracción similar a la que sienten los marcianitos de Toy Story por el Gaaaaanchoooo…  Tal vez sea por la hipnótica bolita que cambia de color o quizás por su ligereza y forma cilíndrica, que en mi opinión lo hacen más ergonómico que el mando de la Wii.

Los títulos que he probado hasta el momento son Kung Fu Rider, Sports Champions y Start the Party! A continuación haré una pequeña reseña de cada uno de ellos, pero a modo de resumen puedo decir que, mientras que la sensación de precisión es más que satisfactoria, los videojuegos en sí dan sensación de pertenecer a una Wii 2 HD. ¿Eso es malo? No, es bastante divertido, pero no ofrece grandes novedades. Las promesas hardcore de Sony parecen perderse como Lemmings en un abismo.

El primero de los juegos que probé fue, para mi desconcierto, Kung Fu Rider. Decir que es extraño es quedarse corto. La aventura nos propone meternos en la piel de un hombre o de una chica que deben huir de la mafia circulando por las calles de Hong Kong montados sobre cualquier objeto con ruedas, desde una silla de oficina hasta un carrito de la compra o un cervatillo de juguete.

Todo se controla con el PlayStation Move, claro, y no resulta complicado hacerse con los movimientos básicos: girar y derrapar a izquierda y derecha, saltar, agacharse, dar patadas… Sin embargo, el número total de acciones es bastante elevado: se pueden dar patadas a los lados, esprintar, dar pasitos laterales, grindar en las barandillas… Para realizarlas todas hay que combinar los movimientos del mando con el uso de los botones. Total, que al final tienes la sensación de que todo sería mucho más fácil con un pad convencional.

Mucha mejor impresión me dejó Sports Champions. Lejos de ser un Wii Sports con gráficos mejorados, el título nos trae seis deportes que oscilan entre la originalidad y el buen control. El peor de todos, para mi gusto, es el tiro con arco, convencional y sin mucho aliciente. Imagino que con dos contraladores ganará bastante. El tenis de mesa sin embargo, sin ser original, es realmente adictivo. Este minijuego es ideal para percibir la sensibilidad del mando. Reconozco que me sorprendió hasta qué punto se puede determinar la potencia, dirección y altura de los golpes.

El voley playa, con mucha más variedad de movimientos, me parece algo menos atractivo y menos idóneo para percibir la utilidad del mando. No está más pero no me parece destacable. La segunda sorpresa que me dio Sports Champions fue la petanca. Jamás imaginé que este deporte, típico de abuelos en los parques, se pudiera trasladar con tanto acierto a un videojuego. Me enganchó aún más que el ping pong. La lucha de gladiadores no está mal (aunque es probable que mejore con dos mandos) y nos hace soñar con juegos realmente hardcore. Por último, el disco golf, en el que debemos introducir los frisbee en grandes cestas, ha supuesto para mí todo un adictivo descubrimiento.

Tras este buen sabor de boca, Start the Party! me devolvió a la realidad. Se trata del típico juego de fiesta cargado de pequeños retos que debe de ser muy divertido para jugar con amigos pero que para un solo jugador no tiene mucha gracia. Algunos minijuegos son simpáticos (cortar el pelo a unos muñecotes, salvar a unos pollitos que caen del cielo usando un miniventilador, golpear a unos topos con un mazo…) pero en realidad no tardamos en darnos cuenta de que estamos ante un Eye Toy muy preciso en el que el mando se transforma en diversos objetos en función de la prueba… Poco más.

Veredicto: muy digna evolución de la Wii a nivel técnico, escasa o nula mejoría a nivel creativo.