BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

El negocio de los videojuegos sigue estando en las consolas

Muchas veces nos lo hemos preguntado: ¿hacia dónde va la industria del videojuego?, ¿cómo será en el futuro?, ¿habrá realidad virtual, se impondrá el 3D sin gafas, se desarrollarán espectaculares tecnologías de hologramas, desaparecerán las consolas tal y como las conocemos…?

Es evidente que el sector, aunque no siempre cambie a la misma velocidad, se encuentra en un proceso de evolución constante. Ahora mismo nos encontramos en una etapa en la que las consolas tradicionales parecen algo agotadas (la actual generación ya tiene unos añitos) y el online, los dispositivos portátiles (smartphones, tabletas y similares) y el hardware que ofrece nuevas formas de juego parecen ganar cuota de mercado a pasos agigantados.

No es solo una impresión, estas tendencias son reales. Internet, los móviles y los nuevos periféricos son áreas estratégicas que las compañías no pueden descuidar. Sin embargo, el cambio se está produciendo de forma mucho más lenta de lo que a veces parece. Así se aprecia en un interesante gráfico publicado por Mashable que muestra la evolución de la venta de videojuegos desde 2001 hasta la actualidad.

Los datos pertenecen al mercado estadounidense pero creo que son perfectamente extrapolables al panorama internacional. El primero de los gráficos muestra que a partir de 2006, con el lanzamiento de las actuales consolas, las ventas de videojuegos comenzó a crecer de forma significativa hasta llegar a 2008, donde se alcanzó un gran pico con la actual generación de máquinas ya madura y gracias en gran parte al “efecto Wii”. Desde entonces, con la crisis económica mundial, las ventas han ido descendiendo año tras año.

Aun así, el mercado de las consolas y de las ventas de software físico sigue manteniéndose como núcleo de la industria del videojuego muy por encima de otros dispositivos y de las ventas digitales. Como podéis apreciar en los gráficos, los móviles y tabletas, así como los juegos descargables, van ganando cuota de mercado pero lo hacen muy poco a poco, mientras que las consolas y el ordenador mantienen su hegemonía. Más peliaguda es la situación de las portátiles, amenazadas por el auge de los dispositivos móviles.

En cualquier caso, no parece que la situación vaya a dar un giro veloz e inesperado. El sueño de OnLive aún queda muy lejos. Aún tenemos consolas para rato… y juegos con cajas que seguir acumulando en las estanterías.

Los comentarios están cerrados.