BLOGS

Sonic Generations: Desde Sega con amor

“A la quincuagésima va la vencida. Que sí, que este Sonic va a ser weno, weno. Que el erizo va a recuperar la gloria de tiempos pasados. De verdad de la buena. Palabrita del Sonic Team”. Nadie ha dicho nunca estas palabras, al menos no literalmente, pero ese es en esencia el mensaje que Sega ha venido repitiendo con insistencia desde hace varios años con cada nuevo juego de la franquicia que veía la luz.

Nuevo Sonic, nuevas promesas. Era complicado darles credibilidad. A pesar de que Sonic nunca ha dejado de vender razonablemente bien, los fans más acérrimos han vivido demasiadas decepciones como para tener fe. Con todo, Sonic Generations apuntaba buenas maneras. Ahora, con el juego ya disponible para varias plataformas, podemos decir que esta vez Sega ha cumplido, al menos en parte.

Sonic Generations no es el juego que va a devolver al erizo a lo más alto ni marcará un hito en la historia de los videojuegos (especialmente cuando su estreno ha coincidido con una avalancha de titulazos), pero sí que llegará a la mayoría de los seguidores del personaje. La aventura no es excelente pero sí buena y, aún más importante, está construida desde el cariño. Como dije en el post sobre Batman Arkham City, se nota cuando algo está hecho con amor y, como bien apuntó Ermaking en los comentarios de ese mismo artículo, Sonic Generations rebosa afecto.

Sega ha sabido aprovechar sus recursos para explotar el potencial actual de Sonic administrándole las dosis de nostalgia justas. El resultado es una nueva historia sobre viajes espacio-temporales que ocasiona el encuentro entre el Sonic regordete de los primeros juegos de la serie y su versión más moderna y estilizada.

Con ambos personajes recorremos algunos de los escenarios más emblemáticos de la historia de Sonic. El primero, como no podía ser de otra forma, es Green Hill. Tras él hay ocho más. Nueve mundos que, para ser sincero, tal ve se quedan un poco cortos. Cada uno de ellos se juega con dos estilos diferentes: el avance lateral 2D típico del Sonic clásico y el desarrollo 3D más propio de los últimos juegos del héroe. En mi opinión, es un acierto el haber intentado apelar al espíritu original de Sonic sin renegar del trabajo de los últimos años.

Hay quien dice que Sega debería haber arriesgado más, que Sonic se merecía algo más rompedor para celebrar su vigésimo aniversario. Me ha sorprendido especialmente la opinión de un buen amigo, el mayor fan de Sonic (y de Sega) que conozco. No le ha gustado el juego. Según él, no tiene ningún interés volver a jugar las mismas pantallas que ya se ha pasado mil veces.

En mi opinión, la banda sonora, la elección de los decorados, los cameos, los guiños a otros juegos del erizo y el respeto a la franquicia que inunda toda la aventura ya son motivo más que suficiente para reconocer el mimo con el que se ha tratado a Sonic y para valorar el esfuerzo de los desarrolladores.

Se puede mejorar, sí, pero si va a haber más juegos de Sonic (que los habrá y muchos) no está mal que este quede como referencia de calidad más próxima.

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser alex

    Bueno, tengo 22 años para 23 y estaba deseando un juego de sonic en 2D con graficos de 3D. El juego no es malo. Es bueno, pero…………..hubiera preferido un juego completamente con las pantallas en 2D con esos graficos de 3D, sin meter al sonic nuevo ni hacer esas pantallas tan raras que se trae ese sonic…La verdad es que solo juego con el sonic antiguo. Me hubiera gustado que hubiera sido todo el juego así. Espero que para la próxima sí sea así. Por algo se empieza y no voy a criticarlo, porque se ve que quieren volver a las raices y eso me gusta. ;) seguid así, estais dando con la tecla de los auténticos aficionados a sonic!

    12 diciembre 2011 | 19:21

  2. Dice ser Ryo Stobbart

    Me han gustado mucho las fases en 2D pero nada las de 3D… por mí podrían haberlas quitado, o de ponerlas, que al menos fueran del estilo de los Sonic Adventures.
    No me gusta nada el nuevo estilo 3D, el del Sonic Colours (que en el fondo era el mismo que el del denostado Sonic Unleased, pero con el acierto de quitarle las fases de noche con el sonic-lobo…).

    12 diciembre 2011 | 19:33

  3. Dice ser gato a los mandos

    Quién iba a decir que la sombra de un fontanero tenía forma de erizo.

    13 diciembre 2011 | 00:34

  4. Dice ser Juego

    Pues a mi ultimamente sonic no me gusta nada. Recuerdo los primeros juegos con una dinámica sencilla y entretenidos; pero ahora, hacen muchas cosas raras y es muy rápido todo.

    13 diciembre 2011 | 12:31

  5. Pues a mí sonic me encantaba, sobre todo el 2d, hizo historia. El 3d no era malo, pero no caló en la siguiente generación como nos caló a nosotros el antiguo. Esa fue media caída de sega.

    Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre. Hoy un especial sobre el desamor.

    13 diciembre 2011 | 13:31

  6. Dice ser ermaking

    En primer lugar, agradecer enormemente tu mención Daniel, me ha hecho una gran ilusión, de veras.
    En otro orden de cosas, a mi Sonic Generations me encanta. Y ojo, el juego es magnífico como lo que es: un homenaje a los 20 años de Sonic. Quizás hubiera estado bien un golpe fuerte sobre la mesa (ejem, ¿alguien dijo Skyward Sword?), pero desde luego el cumpleaños no le ha venido grande como a cierto fontanero que nos conocemos (que celebró 25 añacos con un refrito ya ofertado hace bastantes años atrás).

    No se trata de un juego realmente. Es una especie de conmemoración a los años que lleva el erizo corriendo. Y como tal, es una maravilla y no puedo más que subrayar, una vez más, el esmero de SEGA. Al siguiente Sonic, volveré a criticarlo (por desgracia, me temo que eso pasará) como ya hice con el muy poco pasable Unleashed o el Next-Gen. Que por cierto, decir que es el peor juego que he probado en mi vida (con perdón del Spyro Season of Ice de Game Boy Advanced) no sería exagerado. En definitiva, que ojalá retomen las mecanicas del sonic 2D en perspectiva 3D. Hacer juegos como Sonic 4, no me parece realmente la solución.

    PD: ¡Larga vida al erizo azul! Y que cumpla muchos más.

    14 diciembre 2011 | 00:43

Los comentarios están cerrados.