BLOGS

¿Ruidos, mal aislamiento térmico…? Elige así tus nuevas ventanas

Cada persona tiene sus propios criterios y prioridades a la hora de elegir su hogar. Hay quienes lo quieren grande, ande o no ande. Otras personas demuestran auténtica fijación por los techos altos. O por los radiadores. O por que no haya ni rastro de gotelé. Quizá todas estas manías sean un reflejo de nuestros ecos claustrofóbicos, agorafóbicos, estéticos o prácticos.

En mi caso, se trata de la luz. Luz natural, abundante y desde muchos puntos. Es lo primero, lo segundo y lo tercero que le pido a una casa. Por eso cuando me mudé a mi actual hogar, todo en él me encandiló. Es pequeño, pero en altura, orientado al sur, y con luz desde el primer hasta el último rayo del día. Lo más parecido a vivir en la calle sin estar en la calle.

El único problema que tenía cuando lo visité eran sus ventanas. Los marcos de madera agrietada suponían un coladero de ruido y frío (me mudé un diciembre…).

Así que la primera tarea, absolutamente obligatoria, fue sustituir toda la carpintería que daba al exterior, cambiar ventanas y puertas de balcones.

Nuestros compañeros profesionales de la climatización tienen un lema: “la mejor calefacción es un buen aislamiento”. No hay verdad doméstica más grande, y he insistido siempre en ella a lo largo de muchos posts: unas buenas ventanas te ahorrarán mucho dinero en facturas de la calefacción (tanto en verano como en invierno) y muchos dolores de cabeza por la noche.

Dado que las ventanas son los ojos y las orejas de nuestras casas hacia el mundo exterior, hoy te propongo plantearte una de las reformas más rentables que puedes afrontar. Y para ello, te voy a contar muy brevemente qué materiales existen y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Partes de una ventana en las que te debes fijar:

  • Acristalamiento: es fundamental que lleve doble cristal y que tenga una anchura de cámara (el espacio entre ambos) suficiente y robusta para aislar con fuerza.
  • Material del perfil: puede ser de aluminio (incluyendo el aluminio con rotura de puente térmico RPT), madera o PVC, teniendo en cuenta que hay calidades y calidades en los tres materiales. Busca, además, un acabado resistente.
  • Tipo de apertura: según las necesidades de tu espacio, te puede compensar elegir una apertura batiente, corredera, basculante, oscilante u oscilobatiente.
    .

¿Qué material es mejor?

Esta respuesta tiene truco porque, como casi siempre, depende. Las condiciones climáticas de tu entorno tienen mucho que decir. La madera sufre enormemente en lugares muy húmedos, y si se trata de litoral, el salitre resulta especialmente dañino. No quiere decir que no puedas instalar marcos de madera junto al mar, pero deberás tener un cuidado superior con ellos empleando barnices protectores y renovándolos periódicamente.

La madera

Es difícil generalizar sobre la madera. Algunos árboles, como el roble o el iroco, ofrecen una resistencia elevada frente a la intemperie. También su producción marca la diferencia: una madera maciza es mucho más sólida que aquella laminada (y también más cara).

Hoy en día, además, hay tratamientos que le dan a la madera una mayor resistencia, como las maderas acetiladas.

Si compras maderas listas para instalar, estas habrán recibido ya un tratamiento frente a la humedad y a los insectos, además de haberse aplicado lasures para mantener abiertos sus poros y que puedan respirar correctamente para no cuartearse ante los cambios de temperatura. Su mantenimiento deberá llevarse a cabo, como máximo, cada cinco años, renovando estas manos de barnices protectores.

Respecto a su entorno ideal, la madera es bastante versátil, aunque sufrirá mucho en climas muy secos y calurosos, así como en aquellos lugares con clima demasiado húmedo, ya que si no está bien tratada se dilatará, se humedecerá y se estropeará.

El PVC

Plásticamente muy versátil, permite fabricarse en infinidad de formas y colores, y no requieren mantenimiento, además de facilitar una limpieza muy rápida y sencilla. Por otro lado, hay que tener en cuenta que tanto el plástico PVC como su recubrimiento adhesivo protector sufren bastante al sol y terminan decolorándose, a lo que hay que sumar que si la superficie recibe un golpe fuerte y se parte, ya no tiene reparación y esa parte de la pieza debe ser reemplazada.

Otra ventaja es que siempre puedes revestirlo de otros acabados, imitando incluso la madera con mucha credibilidad, con capas de aluminio decorado que le aportan un extra de resistencia.

La razonable resistencia del PVC a la abrasión lo hace indicado en litorales, lugares fríos y/o con salitre.

 

El aluminio

Respecto a los costes, el aluminio puede encontrarse en la posición más alta de esta comparativa (si se compara los precios del metro lineal), siempre teniendo en cuenta las diferentes calidades y posibilidades existentes.

El aluminio RPT (de rotura de puente térmico), que es el más utilizado actualmente y supone una mejora evidente respecto a las perfilerías tradicionales de aluminio, tiene un precio similar al del PVC.

Precisamente esta nueva variedad de aluminio RPT nos provee de altos valores de aislamiento que nunca habían estado asociados al ya de por sí resistente, pero no muy buen aislante, aluminio clásico. Esto es gracias a que en su fabricación se intercalan dentro de estos perfiles estructuras plásticas de aislamiento interno (resina o poliamida).

Como el aluminio no es un buen aislante, en las ventanas de este material todo depende de un correcto puente térmico en el acristalamiento. Esa es la zona del perfil que permite el intercambio de temperatura entre el espacio interior y el exterior, encargada de evitar la condensación en invierno (ese típico chorreo de agua) y la entrada de calor en verano.

Al igual que con el PVC, puedes elegir acabados lacados en distintos colores, y también capas de poliéster que imiten las vetas de la madera con gran precisión.

¿Cómo elegimos el acristalamiento?

Hoy en día ya no nos planteamos instalar ventanas de una sola capa de cristal. El doble acristalamiento es la ley, y en muchos casos se empieza a usar incluso un triple cristal para reforzar el aislamiento.

Las cámaras internas entre ellos se rellenan de aire deshidratado o algún gas. Para elegirlo, mira su denominación, expresada en tres cifras: grosor del primer cristal, anchura de la cámara de aire, y grosor del segundo cristal. Un ejemplo sería 4+16+4, doble acristalamiento con un grosor fuerte y un aislamiento de alta calidad (para que te hagas una idea, lo mínimo aceptable es un 4+6+4).

Del mismo modo, los cristales pueden estar tratados para que transmitan menos calor y frío, y esto se expresa con las letras BE (baja emisividad) o LE (low emissivity).

Respecto a la forma de apertura

Todo depende de las necesidades de ahorro de espacio que tengas en cada estancia. Una corredera elevadora te permitirá elevar la hoja hacia arriba sin esfuerzo, ofreciéndote ahorro máximo. Mientras tanto, una ventana abatible (la gran mayoría de las ventanas), requiere que el ángulo de apertura esté disponible en su totalidad para abrirse del todo, algo que solo es posible en habitaciones más amplias o sin muebles u otras paredes cerca.

En cualquier caso, la última palabra siempre la tendrás tú. Si quieres convertir tu hogar en un sitio más rentable y cómodo, ¿cuáles son tus prioridades a la hora de elegir tus nuevas ventanas? Comparte todas tus ideas 😉

 

Nota correctora: gracias a los comentarios y valiosas aportaciones de uno de nuestros lectores, profesional de la fabricación y montaje de carpintería metálica, hemos concretado algunas características sobre los materiales para ajustarlas totalmente a la actualidad del mercado. ¡Muchas gracias por compartir con nosotros la experiencia de primera mano! 😉

Cómo hacer Yoga o Pilates en tu casa, consejos, trucos e ideas para encontrar la relajación y el bienestar, de los profesionales de las reparaciones de averías domésticas de HomeServe

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Pablo Trincado

    Las ventanas deben permitirnos disfrutar de todos los beneficios de la luz natural, (que dan para otro artículo) y mantener un nivel de aislamiento y confort adecuado. El vidrio supone entre un 70 y un 80% de la superficie de la ventana, su elección es clave para asegurar las prestaciones de aquélla.

    15 Mayo 2017 | 15:26

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.