BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Nuevas alegaciones a los informes de los peritos en Bankia: Las cuentas no podían reflejar “pérdidas esperadas”

A la espera de que se presenten los informes contrapericiales que presumiblemente presentarán casi todas las partes personadas en el caso Bankia, siguen llegando a la Audiencia Nacional alegaciones e informes que tratan de desmontar total o parcialmente algunas de las conclusiones de los dos peritos nombrados por el Banco de España, quienes habían resuelto que las cuentas de la entidad, tanto en su salida a Bolsa como posteriormente hasta la reformulación de mayo de 2012 no reflejaban “la imagen fiel de la entidad”.

Bankia

Bankia

Hace apenas una semana hablábamos de las alegaciones de la propia Bankia y de su matriz, BFA. Lógicamente, quieren defender la legalidad de sus actos y librarse de cualquier posible responsabilidad civil por la salida a Bolsa y posterior nacionalización. Así que ambas entidades controladas por el Estado (vía FROB) han presentado recursos razonados que contradicen a los peritos y advierten al juez de las “discrepancias e incoherencias” de sus dos informes: Sus informes expresan “apreciaciones subjetivas que admiten más de una interpretación”, obvian la existencia de unas provisiones genéricas de 2.757 millones de euros, uno habla de un ajuste de 1.192 millones en la cartera de inversión crediticia y otro de 653 millones

Otra de las alegaciones que mencionamos en este blog fue la de la exconsejera independiente Araceli Mora, antiguo miembro del Comité de Auditoría y Cumplimiento (CAC) y quien dimitió tras conocer las intenciones de Goirigolzarri de reformular las cuentas de 2011 con la intención de presentar pérdidas no reflejadas en las cuentas formuladas por el anterior equipo gestor. Pues esta antigua consejera, experta internacional en auditoría y contabilidad, ha remitido otro escrito al juez Andreu en el que plantea un buen número de dudas metodológicas sobre los citados informes de los peritos. El documento, al que ha tenido acceso este periodista, consta de 42 densas páginas, y entre otras cosas alega que:

  • Los peritos no han seguido la normativa internacional vigente para evaluar las cuentas consolidadas del grupo Bankia. Según explica, en este caso rigen las Normas Internaciones de Información Financiera (NIC/NIIF), y no las normas del Banco de España, que sin embargo habrían aplicado los peritos para sus trabajos. De esta contradicción entre contabilidad y supervisión y sus consecuencias respecto al sector financiero ya he hablado en otro post. ¿En este caso, en qué se diferencian? En aspectos esenciales para la causa, como son las pérdidas esperadas (que no se han producido efectivamente): “En el caso de la estimación de las pérdidas por deterioro (lo que el BdE denomina provisiones) ambas normas difieren sustancialmente”, ya que la primera las “prohíbe expresamente” mientras que el BdE las “incluye expresamente”.
  • Los peritos no parecen haber tenido en cuenta que los activos y pasivos de las antiguas cajas de ahorro pasaron a agregarse en BFA después de que unos expertos independientes (AFI, Deloitte, PwC y BDO, entre otros) les aplicaran un descuento sobre su valor en libros del 43%, toda vez que se aplicó un nuevo criterio requerido por ley: El de “valor razonable”. Es decir, la normativa obligaba, y así se hizo, a reevaluar los activos de las cajas que iban a formar parte de BFA. Así, “cualquier potencial error en la valoración de estos activos que existiera en las antiguas cajas por no aplicar correctamente los criterios de valoración de deterioro (…) es teóricamente irrelevante para las cuentas de las nuevas entidades que surgen tras el SIP” (BFA y Bankia). Es decir, que si se detectaron errores no fue en ningún caso responsabilidad de BFA-Bankia y sus consejeros, sino en todo caso de los gestores de las antiguas cajas. Y que además, se aplicaron criterios erróneos para analizar las cuentas de BFA y Bankia, toda vez que se aplicaron criterios basados en la normativa del BdE y no en base al criterio de “valor razonable”, que era el que según esta exconsejera debía regir. “Cualquier conclusión sobre errores de valoración en 2011, cuando esos acreditados ya están primero en BFA y luego en parte en Bankia, que no tenga en cuenta esa reducción [del 43%] que se produjo en la puesta a valor razonable, es necesariamente incorrecta”, alega.
  • Basan su argumento de que había “errores contables” para una reformulación que ellos mismos tildan de “incorrecta”. A pesar de que los propios peritos reconocieron en sede judicial que los ajustes llevados a cabo en las cuentas reformuladas eran incorrectos “en su justificación” y “en su imputación temporal”, así como discutibles ” en su cuatificación”, los peritos parecen darlos por buenos finalmente y basan en ellos su conclusión de que existían errores contables del pasado no reflejados en las cuentas de 2011. Con esta operación, justificada sobre hechos sobrevenidos posteriores y recomendaciones de organismos internacionales como el FMI, se pasó de un saldo positivo de 306 millones de euros a un resultado negativo de -2.977 millones de euros tras la reformulación de Goirigolzarri y su equipo. En su opinión, los propios peritos reconocen que se aplicó de forma incorrecta la normativa contable para las cuentas consolidadas de BFA y Bankia, de forma que cualquier hecho sobrevenido tendría que haberse reflejado en las cuentas del ejercicio 2012, y no en las de 2011, ya que “lo único que puede motivar una reformulación es un error”, según indican en sus informes. Los inspectores del BdE detectan algunas partidas específicamente erróneas según su criterio, si bien estas cantidades no suman en ningún caso una cantidad como la de la reformulación, que sin embargo dan por buena. “A esta defensa le resulta cuanto menos sorprendente que ambos peritos, que de hecho no cuantifican ese supuesto error inversión por inversión de los acreditados analizados específicamente por ellos de los papeles del auditor, finalmente cuantifiquen el error en el cálculo del deterioro acumulado de inversiones crediticias en 1.859 millones de euros brutos, es decir, exactamente la cifra de la reformulación, esa misma que ellos han calificado de injustificada y discutible”, alega la defensa de la exconsejera.
  • Los inmuebles estaban valorados a valor “razonable” necesariamente por lo menos desde diciembre de 2010, como ya se ha explicado. Por tanto, otra de las alegaciones trata de desmentir que hubiera por tanto activos inmobiliarios sin valoraciones actualizadas. Es más, se contraponen el dato de la caída del precio de la vivienda según el INE (7,4%-9,4%) con el deterioro “en el que se supone que incurre en 2011 según la reformulación, que de hecho imputa al ejercicio 2011 una caída del valor de los inmuebles de más del 50%“, argumentan desde la defensa.
  • Imputar “al resultado contable del ejercicio 2011 un error de valoración que se hubiera cometido en ejercicios anteriores a 2011 es contrario a la normativa contable” y eso está reconocido por los propios peritos aunque luego se contradigan, según la representación de Araceli Mora.

El documento continúa con otras apreciaciones de este mismo tenor. Será el juez el que tenga que dar credibilidad a unos o a otros. Entiendo que son temas complejos y asuntos muy técnicos, pero creo que merece la pena atender a unos y otros argumentos. Hay mucho dinero público en juego. Seguiremos informando.

1 comentario

  1. Lo que esta claro es que el maquillaje financiero que tanto ha imperado en estos ultimos años, con el fin de generar una imagen solvente, esta destapando toda esta bolsa de dinero desaparecido que acabaremos pagando todos lo ciudadanos.

    04 febrero 2015 | 21:09

Los comentarios están cerrados.