BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Todos los bancos españoles ‘aprueban’, pero no todos están igual de sanos, ni mucho menos

Tras más de un año de preparación, por fin conocemos los resultados de los test de estrés a la banca europea. En España, la gran noticia ha sido que ninguna entidad ha suspendido y no tendrá que haber ni recapitalizaciones forzosas ni, por supuesto, más dinero público para incrementar la solvencia de las mismas. En su conjunto, el sistema financiero español tiene un exceso/margen de capital regulatorio de 56.046 millones de euros, frente a las 25 entidades europeas que han suspendido, que necesitarán conseguir más de 25.000 millones de euros para recuperar una solvencia mínima.  sistema financiero español

Todas las entidades han aprobado, como se preveía. No es de extrañar, toda vez que a finales de 2012 ya se llevó a cabo una prueba por prácticamente el mismo equipo auditor (con Oliver Wyman a la cabeza) y de ahí se extrajeron en su momento necesidades de capital de más de 50.000 millones de euros. Pero aunque los datos son positivos en su conjunto, no lo son tanto para las entidades más débiles. Y es que no es lo mismo aprobar con un 10, que con un 5.

Liberbank, raspado raspado. La más raspada ha sido, como se esperaba, Liberbank. La entidad resultante de la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y otras, ha logrado un capital regulatorio del 5,62% (apenas 12 centésimas por encima del límite mínimo). Tan justo ha estado el suficiente que en un principio Liberbank no había pasado la prueba, pero como los resultados son referidos a 2013 le han dado tiempo para captar el capital necesario antes de la publicación de los resultados.

El trío de los sietes: El siguiente más débil ha sido Banco Popular, que ha obtenido un CET1 de 7,56 en el escenario estresado. Tras el banco presidido por Ángel Ron, se sitúan Ibercaja y Cajamar, con 7,82 y 7,99 respectivamente. Han pasado las pruebas, pero están lejos de estar en una posición cómoda. Como ya hemos visto en los años previos, aquellas entidades que aprueban raspados los exámenes, acaban pagándolo caro si el entorno macroeconómico se tuerce. Y es precisamente este el escenario en el que corremos el riesgo de entrar, con la recesión francesa e italiana.

Las matrículas de honor. En el otro lado del espectro, está la gran caja vasca (Kutxabank, con un 11,82 de capital regulatorio), el pequeño Bankinter (10,80) la nacionalizada y saneada BFA-Bankia (con un 10,30).

El resto, en tierra tranquila. Las otras ocho entidades supervisadas por BCE, EBA y auditores (BBVA, Santander, Sabadell, Caixabank, Catalunya Banc, BMN, Novagalicia y Unicaja) pasan todas, con más holgura el examen, con ratios de solvencia de entre el 8% y el 9,3%. No son la Champions League que dijo en su momento ZP, pero están mejor que la media europea, sin duda.

En resumen, los resultados son buenos y merecen reconocimiento. Pero también toca reconocer que sin el aval público esta banca nuestra jamás habría aprobado el examen. Tal como se encargó de recordarme el inspector de Hacienda y economista Francisco de la Torre, los activos fiscales diferidos (DTA en inglés) han jugado un papel imprescindible para que las entidades hayan sido bastante solventes. Y, como ya explicamos en su momento en este blog, los DTA han supuesto todo un rescate público para la banca privada.

10 comentarios

  1. Dice ser Elestel

    Bankia con sobresaliente… con milmillonadas así da gusto.

    26 Octubre 2014 | 22:20

  2. Dice ser Edgar

    ¿Dónde están Santander, BBVA…? No entiendo el artículo.

    26 Octubre 2014 | 22:44

  3. Dice ser Fran

    Edgar: eso es porque no has pinchado sobre los enlaces.

    De todas formas, es norma de 20minutos no enlazar a publicaciones externas, incluidas las fuentes oficiales, para que los lectores no se despisten y abandonen su web. En algunos casos es bastante descarado.

    http://www.eba.europa.eu/risk-analysis-and-data/eu-wide-stress-testing/2014/results

    27 Octubre 2014 | 00:36

  4. Dice ser Duke Nukem

    Claro, es muy sencillo tener una Bankia saneada con dinero publico, total, te la cargas y luego le pasas la factura a los ciudadanos, asi hasta yo me hago un cutrebank.

    27 Octubre 2014 | 02:22

  5. Dice ser alicante gusta

    Estos son los mismos que decian que no pasaba nada hace unos años, los que metieron a nuestros bancos y cajas en la “champions leage” … ENGAAAA

    saludos

    http://alicantegusta.com/servicios-profesionales/1223-ing-direct-la-cuenta-sin-comisiones.html

    27 Octubre 2014 | 08:21

  6. Dice ser Hemos Visto

    Esto de ver Bankia en el Top3 de bancos solventes, me parece más nauseabundo que ver de carrerilla las 5 películas de Torrente.
    Vaya, totalmente inadmisible que un banco nacionalizado que permanece sin devolver el dinero que entre todos les hemos dado para salvar el culo a los hipócritas de las tarjetas Black esté como tercera entidad más solvente de este país de pandereta.

    http://hemosvisto.blogspot.com/2014/05/malditos-bastardos.html

    27 Octubre 2014 | 09:32

  7. Dice ser me lo llevo todo

    Esto es muy bueno porque asi los que llegaron ahora a ocupar los puestos de los antigos ladrones,,tambien podran llevarselo puesto que las arcas estan llenas.

    27 Octubre 2014 | 09:43

  8. Dice ser antiladronespost1978

    Claro que sacan matricula de honor, después de que todos los contribuyentes tuvieramos que pagar el rescate de bankia, pagar 100 milllones a bbva y santander…. tiene cojones el asunto, con toda la mierda que está saliendo.

    27 Octubre 2014 | 09:59

  9. Dice ser pin_y_pon

    Es lo menos que pueden hacer.
    El marrón nos lo comimos nosotros, y el dinero se lo inyectamos nosotros

    27 Octubre 2014 | 10:29

  10. “Un artículo del 17 de enero, recogido por el Blog Salmón, estimaba unas posibles necesidades adicionales de capital en la banca europea de hasta 767.000 millones de euros. Destacan la banca francesa y alemana con unas insuficiencias en torno a 285.000 y 200.000 millones de euros respectivamente, seguidas por la banca española, con algo más de 90.000 millones.

    Los autores tomaron los datos publicados de 109 de los 130 bancos que desde noviembre quedarán bajo supervisión del Banco Central Europeo (BCE) para someterlos a las denominadas pruebas de resistencia. Básicamente se trata de partir de esos datos contables de las entidades para, sobre el papel, calcular mediante una serie de modelos estadísticos cómo evolucionarían ante diferentes escenarios adversos. Es de hecho lo que hará el propio BCE como paso previo a iniciar su labor supervisora.

    ¿Significa pues que los bancos europeos necesitarán nuevas ayudas públicas por esa misma cantidad? No necesariamente. Las posibles necesidades de capital habrían de ser cubiertas por las propias entidades. Sólo en el caso de que sus recursos fuesen insuficientes (cosa harto probable) se recurriría a ayudas públicas, bien desde el Estado de turno o bien mediante fondos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

    Dicho esto, cualquier prueba de resistencia no deja de ser una estimación a partir de una serie de supuestos de partida. El futuro es siempre más complejo y lo cierto es que los resultados pueden variar mucho según las hipótesis con que partan los modelos. Las pruebas de estrés europeas durante el verano de 2010 así lo evidencian. Entonces, siendo el caso español uno de los más detallados, con más de un 95% de su sector bancario a examen, se estimaron unas necesidades de capital de 1.835 millones de euros. Más de tres años y 63.558 millones del erario público después, sabemos que aquellos cálculos resultaron bastante más que optimistas.

    Sobreendeudamiento

    Asimismo, por muy detalladas y fidedignas que fuesen las cuentas de un banco no dejan de ser una muestra estática, una fotografía, mientras que la realidad de su situación es dinámica. Así, por ejemplo un crédito viable hoy puede ser moroso mañana. Un cambio puntual puede generar movimientos imprevistos según sea la reacción de los inversores, muchas veces igualmente imprevisible e incluso irracional. Eso por no contar que el valor de muchos activos bancarios está fijado a partir de sus modelos internos.

    Los propios resultados de las pruebas de resistencia pueden tener efectos sobre las necesidades de capital de las entidades. Es difícil saber si los resultados que obtenga el BCE serán muy distintos de los obtenidos en el estudio antes citado. En todo caso, su publicación no servirá para disipar dudas. Si los resultados son muy severos pueden amplificar la desconfianza y agravar el problema al dificultar más si cabe el acceso de los bancos a los mercados mayoristas de crédito, mientras el valor de sus acciones se desploma en bolsa. Pero si son interpretados como demasiado blandos, esa incredulidad se trasladaría igualmente hacia mayores tensiones financieras. En ambos casos se lograría justo lo contrario al pretendido fin de dar confianza a los mercados.

    La solución no pasa por lograr un resultado creíble ni tampoco acertar en una cifra que no se puede predecir. Los test pueden tener algunos efectos positivos, al intentar los bancos mejorar su situación para salir lo mejor posible en la foto, pero no deja de ser algo transitorio. Lo cierto es que el problema se enfoca justo al contrario. No se trata de adivinar cuánto de más se va a necesitar, sino partir de un diagnóstico del problema y determinar cómo revertir la situación. Estamos ante una crisis bancaria por sobreendeudamiento privado sin precedentes históricos conocidos, dentro y fuera de la eurozona. Por tanto, ante una situación de este tipo no queda otra que realizar importantes quitas de esa deuda privada impagable en lugar de socializarla, establecer una represión financiera y tributación sobre el patrimonio y el capital a fin de financiar de manera fiscalmente progresiva y plantear grandes programas de inversión pública que prioricen la creación de empleo y mejoren la distribución de la renta.

    Es imposible que la banca se sanee de manera viable con unas cifras de paro y precariedad como las actuales. Pero se trata también de poner fin a un modelo bancario y financiero absolutamente insostenible. Según cifras de Eurostat, para mantenerlo vigente llevamos en estos cincos años más de 526.000 millones de euros sólo en concepto de ayudas públicas directas a los bancos en la Eurozona, o más de 675.000 millones de euros si contamos toda la UE. La nueva estimación de 767.000 millones de nuevas necesidades de capital nos recuerda cómo toda esta larga travesía sólo servirá para, al fin, volver otra vez al principio. Cambiar lo que haga falta para que todo siga igual”.

    por ANTONIO SANABRIA
    Economista del Comité para la Anulación de la Deuda Externa en el Tercer Mundo.
    03/02/14
    diagonalperiodico.net

    27 Octubre 2014 | 20:37

Los comentarios están cerrados.