BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

¿Por qué sometemos a los bancos europeos a ‘pruebas de estrés’?

Este domingo el Banco Central Europeo (BCE), en colaboración con la Autoridad Bancaria Europea (EBA), presentan al mediodía los resultados de las conocidas como Evaluaciones Globales (Comprehensive Assesment) al sector financiero europeo. En resumen, son dos trabajos que se complementan: Por un lado una evaluación de gran parte de los activos de las 130 principales entidades bancarias de la zona euro: Inspectores y auditores revisan si las distintas carteras de créditos y las inversiones que tienen contabilizadas las entidades están valoradas de forma adecuada según un estándar común.  eba1

Por otro lado, y aún más morboso a nivel periodístico están los llamados test de estrés. No son sino ejercicios simulados que indicarían el comportamiento que cada una de las cajas o bancos tendría en distintos escenarios económicos hipotéticos (por ejemplo: con un paro del 31%, o con una recesión de dos años más). A partir de estos escenarios, y de los umbrales mínimos fijados por el BCE, las entidades que suspendan tendrán que recapitalizarse, tanto si es con fondos privados como públicos.

Pero… ¿Qué es lo que mide un test de estrés? ¿Cuál es su lógica? Creo que para explicarlo lo más sencillo posible tenemos primero que imaginarnos que un banco no es una institución en la que hay depositados los ahorros de la gente. O al menos no es solo eso. Imagínenese un banco como un inmenso balance contable y una cuenta de resultados, en el que los distintos valores anotados (deuda pública, créditos, acciones…) se comportan y evolucionan de una manera dinámica, condicionando así el negocio de un banco. Una entidad bancaria ganará dinero (mucho dinero) en función de que todas o una buena parte de las distintas variables se comporten de una forma positiva.

En la medida de que los bancos son “grandes balances andantes” (los activos y pasivos tienen que neutralizarse necesariamente uno a otro), el llamado capital regulatorio juega un papel esencial en todo banco. ¿Qué es el capital regulatorio? Así a lo bruto diremos que es el dinero más líquido, y más fácilmente utilizable para tapar aagujeros por una entidad financiera. Normalmente el capital de un banco lo formaba sólamente el accionariado del mismo, y era esa parte de la entidad que primero absorbía pérdidas en el caso de que se presentaran en alguna de las carteras que forman el balance. Pero desde hace décadas, el considerado capital regulatorio (es decir, el mínimo exigible por la regulación), se ha vuelto mucho más complejo: CoCos, preferentes, subordinadas… muchos de los productos financieros más complejos han sido comercializados con alegría durante estos últimos años precisamente porque a efectos legales computaban como capital. Todo un lío que solo los técnicos son capaces de comprender.

Pues bien, los test de estrés, tratan de conocer cómo, en función de distintos escenarios, cada entidad financiera de las 131 más grandes de la zona euro respondería en forma de consumo de su propio capital. Se trata de simular el peor escenario posible: mucho paro, lo que conlleva morosidad en las hipotecas, por ejemplo. O una recesión de dos años, lo que conlleva una mayor morosidad en los créditos o la deuda corporativa, así como un creciente riesgo en la deuda pública. En todos estos escenarios, todos los bancos tendrían que “cubrir” con su propio capital los agujeros que se fueran creando. Pero no es para todos igual, ya que cada entidad tiene una cartera diversificada de distinta manera. Así, unas consumirán más capital que otras, y la finalidad de las pruebas de resistencia es conocer cuáles no aguantarían en los peores escenarios, con el fin de que precisamente se refuercen.

Espero que haya quedado un poco más claro…

Los comentarios están cerrados.