BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Catalunya Banc: Una nueva y lamentable venta con pérdidas para el contribuyente

El pasado lunes se consumó una nueva venta de una entidad nacionalizada por el FROB. Catalunya Banc pasó a manos del BBVA por algo así como 1.187 millones. Como en los anteriores casos, a pesar de los miles de millones de euros empleados en recapitalizar y sanear estas entidades (más de 107.000 millones en total, según el Tribunal de Cuentas), los responsables de dirigir la reestructuración del sistema financiero español se han visto de nuevo incapaces no solo de conseguir alguna rentabilidad, sino siquiera de conseguir algo más que una décima parte de lo invertido. No ha habido manera, dicen.

Quizás es cierto que el mercado no está dispuesto a pagar, bajo ninguna circunstancia, precios que siquiera se asemejen a los patrimonios netos contables de estas entidades. Y puede que sea cierto también, como dice el Gobierno, que este ha sido el mal menor y que el coste de haber esperado o de haber liquidado Catalunya Banc hubiera sido aún más gravoso para el contribuyente. Puede ser, no lo niego. Tendremos que fiarnos de lo que dicen las autoridades. Como me decía ayer todo un experto en asuntos bancarios como Joaquín Maudos, hubiera sido deseable que se publicaran, al menos una vez, algún tipo de memoria o informe que avalara dichas decisiones.

Y es que ése está siendo, en general, el gran problema (en mi opinión) alrededor del rescate y saneamiento del sector financiero: Una falta absoluta de transparencia, una rendición de cuentas solo en apariencia (la comisión parlamentaria del FROB en el Congreso tiene más secreto que si fuera del Cesid) y una nula voluntad de enmendar esta situación. A inicios de la crisis (e incluso en 2011, a la llegada del PP al Gobierno) se juraba y perjuraba que no se emplearían recursos públicos en rescatar a las entidades financieras. Luego se dijo que sí, pero que solo un poco y que en cualquier caso se recuperaría todo. Ya vemos. Por ahora se dan por perdidos definitivamente más de 38.000 millones.

Así, nos encontramos con una ciudadanía que no entiende (lógicamente) por qué se ha tenido que emplear dinero público en rescatar a las cajas, que tampoco entiende por qué se ha engañado al decirnos que no se iba a perder nada y que además asiste ahora sorprendida a cómo estas entidades nacionalizadas vuelven a manos privadas en subastas y concursos no sometidos a fiscalización pública. Ni se publican en el BOE las condiciones ni siquiera se airean informes independientes que puedan justificar el agujero provocado. Lo he dicho ya más veces en este blog: Luz y taquígrafos con la venta de entidades nacionalizadas, por favor.

EDITO: Un académico al que admiro, el profesor de Economía Carlos Sánchez Mato, ha tenido la gentileza de pasarme su propio cálculo del coste que supondrá para las arcas públicas el rescate y posterior venta de Catalunya Banc (ver cuadro inferior). Básicamente el asunto nos ha supuesto ya, a todos los contribuyentes, unas pérdidas efectivas de 12.459 millones de euros. Pero es que además hay otros 21.000 millones de euros en “pasivos contingentes” (avales, activos adquiridos por el Sareb…) que podrían aumentar la factura definitiva los próximos años. Y es que el BBVA ha adquirido la entidad, pero no estos compromisos.

coste CX

9 comentarios

  1. Dice ser marina

    Tienes razón, no lo entendemos, lo peor es que ya nos hemos acostumbrado

    23 julio 2014 | 11:52

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Negocios de ricos ruina de pobres.

    Clica sobre mi nombre

    23 julio 2014 | 12:05

  3. Dice ser Warp

    Dentro de la opacidad de toda la operación, no consigo entender cómo es que el BBVA compra la entidad pero no se hace cargo de las deudas. Es decir, Catalunya Caixa recibe un primer préstamo de 1.000 y pico millones del Estado. Lejos de devolverlo, pide más y más y el Estado sigue con el grifo abierto.

    Cuando ya está claro que la entidad especula con el aire y que no va a generar ni un solo céntimo, la sacan a subasta. Que yo sepa, si compras algo, te haces cargo de sus beneficios y pérdidas ¿cómo es posible que la deuda de 13.000 millones se haya volatilizado? Sin explicación alguna porque ¿para qué, si total los ciudadanos no nos enteramos de estas operaciones?

    No nos enteraremos de estas operaciones, pero cuando una empresa cierra, nadie acude a su rescate, excepto si son bancos o fábricas de coches. ¿Por qué no puede cerrar un banco? Siempre sale un “experto” y dice “bueno, es que no es tan fácil…”

    Nos han engañado como a tontos. Todas las entidades pasaban las “durísimas” pruebas de fortaleza financiera, todos los órganos de supervisión (Hacienda, Banco de España, CNMV, Competencia) estaban como linces a vigilar, todo el mundo confiaba en nuestra economía y, de un plumazo, estamos con una mano delante y otra detrás… no todos, claro: los banqueros siguen forrados, sólo uno o dos se han sentado en el banquillo -y algunos jueces también por mandar a ladrones manifiestos a la cárcel- y seguiremos aumentando la pobreza del país.

    Luego pasa lo que pasa con Podemos en las europeas y al PPSOE sólo se les ocurre sacar a los voceros para ponerlos a caldo, como si Podemos hubiera nacionalizado-privatizado la banca española, o destrozado la sanidad o mandado a la calle a un montón de deshauciados. Podemos me cae fatal pero ante estos mimbres, yo les votaré aunque sólo sea para hacer bulto frente al cáncer de corrupción que está liquidando España.

    23 julio 2014 | 12:16

  4. Dice ser Hemos Visto

    Este gobierno y sus poderosos amigos del capital juegan con nuestro futuro sin importarles nada lo más mínimo.

    A este paso van a hacer un santo al ‘Lobo’:

    http://hemosvisto.blogspot.com/2014/01/el-lobo-de-wall-street.html

    23 julio 2014 | 13:41

  5. Dice ser Español

    Aquí los Cat, los de la nación catalana. no han podido mantener a flote, después de poner tanto dinero para su Nación de castillos en el aire. Ahora se reparte las pérdidas entre todos los españoles. Mas es un cohete que caerá tarde pero caerá al suelo.

    23 julio 2014 | 16:16

  6. Dice ser Formacion Forex

    Se veia venir, por desgracia la pirateria legal ha sido un clásico…

    saludo

    http://www.trabajoserio.ws

    23 julio 2014 | 20:39

  7. “Seis años después de que Washington decidiera dejar caer a Lehmann Brothers desencadenando el peor shock financiero de los últimos 70 años y condenando al paro y la pobreza a millones de ciudadanos, los principales índices bursátiles del planeta coquetean con sus máximos históricos, los fondos de inversión presumen de billetera, las grandes empresas globales –también las españolas- vuelven a hablar de beneficios, la banca se felicita de la eficacia con que ha saneado sus balances en tiempo récord e incluso los gobiernos no tienen empacho en declarar oficialmente inaugurado un nuevo periodo desarrollo económico.

    Desde abajo la imagen que se aprecia es bien diferente. Muy pocos de los que perdieron su puesto de trabajo han logrado recuperarlo y los que lo han hecho ha sido en unas condiciones significativamente más precarias, cada vez son más las personas que viven bajo el umbral de la pobreza y que se ven obligadas a apagar la luz o reducir la compra mensual para llegar a fin de mes y la supuesta recuperación económica no parece ser más que un titular en un periódico.

    Llegados a este punto es difícil no hacerse preguntas. ¿Por qué unos han pagado la crisis más que otros? ¿Era tan esencial salvar a la banca aún a costa de recortar servicios básicos como la sanidad o la educación? En Crisis S.A. El saqueo neoliberal (Colección A Fondo, Ediciones AKAL) la periodista Ana Tudela Flores ofrece un relato descarnado, lúcido y documentado de lo ocurrido en los últimos años. Un “juego de trileros”, denuncia, en el que la crisis económica no ha sido tanto la causa como la excusa para un abordaje calculado y sistemático del Estado del Bienestar, que ha pasado a convertirse en el nuevo campo de juego del mundo del dinero, el último objeto de deseo del capital.

    No busquen un manifiesto ideológico. Crisis S.A. es un fenomenal esfuerzo periodístico que no se limita a presentar cifras estadísticas parciales y opiniones de expertos de cabecera para reforzar una tesis fijada de antemano, hábito del que pecan muchas obras hermanas en el subgénero libros-para-explicar-la-crisis, sino que se afana en ofrecer al lector la mayor cantidad de evidencias documentales, estadísticas y testimoniales posible para sustentar sus afirmaciones.

    La principal es que la crisis no ha sido otra cosa que un inmenso negocio que ha servido para trasvasar recursos desde la clase trabajadora hacia las elites económicas.

    Un minucioso plan de trabajo que tendría a la ideología neoliberal dominante como autor intelectual y a los obedientes organismos económicos multilaterales (FMI, OCDE, Banco Mundial) como obedientes brazos ejecutores, y que se habría iniciado aún bajo los efectos del shock financiero global de finales de 2008 y 2009 con la socialización de las pérdidas de la banca por la vía de cargar al erario público los millonarios agujeros generados por las desmadradas estrategias de inversión de las entidades financieras.

    Un movimiento audaz que tuvo el singular efecto de absorber en gran medida las potenciales pérdidas que se habrían visto obligados a asumir los inversores que apostaron por estos activos tóxicos (grandes bancos del centro y el norte de Europa) bajo el pretexto de salvar a las castigadas economías del sur y a costa de rebosar de deuda los balances de las economías periféricas, que se han visto de repente condenadas a un futuro de austeridad, cuentas por pagar y pérdida de derechos.

    Una vez sentadas las bases del nuevo modelo sólo quedaba, en el lenguaje de las escuelas de negocios, implementarlo, poner en marcha las medidas necesarias para esa transfusión masiva de recursos desde los trabajadores a las elites dominantes.

    Tudela detalla minuciosamente cada uno de los pasos de esta minuciosa estrategia de saqueo. Los recortes de derechos laborales y sociales para mejorar la competitividad de las economías… y los balances de las empresas a costa del salario o incluso el mismo empleo de los trabajadores; las reformas fiscales orientadas a elevar la presión sobre los impuestos que paga de igual toda la ciudadanía (IVA, IBI, impuestos especiales) y aligerarla sobre los más progresivos (IRPF) o los que afectan de forma directa a las empresas o las grandes fortunas (Impuesto de Sociedades, Sicavs, Patrimonio); la ausencia total de controles sobre cientos de inversiones públicas injustificables desde un punto de vista económico o social que, eso sí, alimentan las cuentas de resultados de las grandes empresas a costa de presionar al límite las finanzas públicas y restar recursos a políticas sociales; o la imparable, y muchas veces fronteriza con la ilegalidad, estrategia de privatización de los servicios públicos desarrollada con persistencia en los últimos años por los dos grandes partidos, y que se ha dado con especial virulencia en el ámbito de la Sanidad.

    Lo preocupante, y lo que convierte Crisis S.A. en una obra necesaria, es que la deriva ha tenido consecuencias, y que éstas han sido demoledoras. Tudela lo acredita con cifras del INE. “Si se hubiera mantenido el reparto (entre la remuneración de los asalariados y el beneficio empresarial) como estaba antes de la crisis, los trabajadores habrían percibido 39.854 millones de euros más y las empresas habrían ganado 27.406 millones. Es decir, se ha producido un trasvase que se acerca a los 30.000 millones del trabajador al empresario”.

    Si quieren terminar de indignarse lean este último párrafo también extraído por la autora de fuentes oficiales. Entre 2008 y 2013, la riqueza destinada a pagar sueldos a los trabajadores ha caído en 71.685 millones de euros; los beneficios empresariales, por el contrario, ya están prácticamente al mismo nivel que en 2008.

    Ya saben quién ha pagado la crisis”.

    Por Bruno Pérez Vázquez
    14/06/2014
    eldiario.es

    28 julio 2014 | 17:45

  8. Dice ser "Rajoy mintió, el rescate bancario lo pagaremos todos"

    Hasta el momento la cantidad de dinero público invertido en las entidades rescatadas, sólo en forma de capital es de 61.495 millones de euros. Tras la venta de Catalunya Banc, la cantidad recuperada se sitúa alrededor de 2.500 millones, es decir un 4% de la cantidad invertida en el rescate. Hasta ahora puede considerarse ya como cantidad perdida, es decir irrecuperable y que el Estado deberá devolver a Bruselas, unos 26.000 millones (CatalunyaBanc 12.000, Banco Valencia 5498, Banco Gallego 245 y NCG 8.300). A esta cantidad habría ya añadir unos 13.000 millones de Bankia, por la diferencia entre los 22.424milions invertidos por el FROB y su valoración actual de 9.492 millones. Es decir de momento las pérdidas que pagaremos la ciudadanía, sea con nuestros impuestos o con los recortes sociales se sitúan cerca de los 39.000 millones de euros.

    Y eso no es todo, hay que añadir las ayudas que se han dado a los compradores, los Esquemas de Protección de Activos (EPA), para compensar posibles pérdidas, unos 28.000 millones, más lo que nos puedan costar los resultados negativos del ” banco malo “(SAREB), donde hay depositados unos 48.000 millones.

    Rajoy mintió de forma consciente. Nunca pensó que las entidades financieras devolverían la cantidad sino que las pérdidas las pagaríamos los ciudadanos. Los grandes beneficiarios han sido los grandes bancos que han consolidado su oligopolio con la financiación pública. El BBVA, Caixabank y en menor medida el Banco Sabadell han aprovechado para ganar cuota de mercado a precio de saldo. Todo ello al margen de los regalos de cerca de 68.000 millones de euros que el Estado ha hecho a la banca privada mediante avales como fue la activación de créditos fiscales.

    Artículo completo:

    http://www.nuevatribuna.es/opinion/manel-garcia-biel/rajoy-mintio-rescate-bancario-pagaremos-todos/20140724172152105400.html

    28 julio 2014 | 18:03

  9. Dice ser ExploraOcio

    LAMENTABLE

    “No pagareis las deudas de los bancos” decian.

    Aqui se puede ver donde van a ir a parar muchos de los actuales ministros de nuestro gobierno cuando acabe la legislatura. El BBVA será un gran sitio para trabajar sin lugar a dudas, con sueldos astronomicos y trabajo poco o nulo.

    UNA VERGÜENZA

    29 julio 2014 | 17:34

Los comentarios están cerrados.