BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Algunas características especiales de los futuros test de estrés a la banca europea

A finales de este año, las autoridades supervisoras europeas (EBA, BCE y Comisión Europea, entre otros) llevarán a cabo una prueba de estrés a la banca de ámbito comunitario. Ya lo hemos contado: No sabemos si faltan 50.000 millones, 700.000M€ o no falta nada. Es por tanto el paso previo imprescindible para que veamos una unión bancaria europea, y sea el BCE el que pase a supervisar directamente a las grandes entidades financieras del continente. El objetivo del test de estrés, como otros anteriores, es determinar la capacidad de resistencia de una serie de grandes bancos en función de escenarios hipotéticos de deterioro en el futuro, si bien con la novedad de que todos los protocolos y procesos han sido consensuados y homologados, con el fin de que las pruebas sean homogéneas de cara a los mercados internacionales.

Este lunes, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) ha emitido un comunicado en el que aporta nuevos detalles sobre las características que tendrán estas pruebas de estrés. En su conjunto, el objetivo será evaluar detalladamente a más del 50% del sistema financiero de cada país (el porcentaje y el alcance lo determina cada país, en colaboración con el BCE).  draghi

Los stress-test llegarán, según la EBA, a los “más altos niveles de consolidación”. Es decir, que se evaluarán a las entidades como grupo en su más amplio sentido. ¿Qué quiere decir? Que por ejemplo, a Bankia no se la estudiará solo como a Bankia, sino incluyendo todo su perímetro empresarial (lo que se ha dado en llamar Grupo BFA-Bankia, que incluye a su matriz y otras compañías).

Más novedades: Los test de estrés ayudarán a determinar la “resiliencia” (Capacidad de adaptarse a los problemas) de los bancos europeos “bajo una metodología común y unos escenarios macroeconómicos adversos desarrollados en cooperación con las autoridades nacionales, la Comisión Europea, y el BCE”. Deberán estar consensuados y se ceñirán al periodo 2014-2016.

Otro cambio que puede ser clave se refiere al tratamiento “de las posiciones sostenidas para la venta”. Es decir, aquellos activos que las entidades financieras piensan vender, y a los que han de situar en balance a un precio ajustado a mercado (no ocurre lo mismo con las acciones no listas para la venta, que no han de actualizarse sus valoraciones). La deuda soberana, uno de los activos más importantes a nivel estratégico, también deberán someterse a estrés (esto, en función de cómo se desarrolle, puede ser muy duro para según qué bancos) en función de unos parámetros que se aplicarán de forma directa.

Además, las autoridades nacionales “podrán desarrollar sensibilidades macroeconómicas e impactos de riesgos de mercado adicionales y específicos” en los casos que crean convenientes. Los bancos deberán remitir todos estos resultados a la EBA, que será quien los publicará.

El objetivo de las entidades será mantenerse por encima de unos porcentajes de capital regulatorio (el llamado Commón Equity Tier 1) del 8% en el escenario base y del 5,5% en el escenario adverso. El objetivo, medir la capacidad de los bancos de mantenerse solventes incluso en supuestos macroeconómicos hipotéticos con nuevas caídas de la actividad. Ya queda menos…

1 comentario

  1. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    Veras cuando vengan aqui y vean el indice catastrófico de morosidád que atesoran nuestros bancos ladrones,veras cuando lo vean veras.

    01 abril 2014 | 15:19

Los comentarios están cerrados.