BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Malos buenos tiempos para la Sareb

El conocido como Banco Malo (Sareb) está viviendo, en su poco más de un año de existencia, unos tiempos tormentosos. A pesar de que ha logrado superar los objetivos de ventas fijados para 2013, la entidad semipública encargada de vender los activos tóxicos adquiridos a la banca nacionalizada lleva semanas enfrascada en una crisis interna y externa.

Belén Romana, presidenta de la Sareb

Belén Romana, presidenta de la Sareb

Interna porque recientemente su director financiero, Walter de Luna, ha dimitido de su cargo. Aunque la Sareb no ha dado detalles y se ha limitado a agradecer la labor llevada a cabo por De Luna, un periodista tan bien informado como Eduardo Segovia habla de “profundas discrepancias” con la presidenta de la entidad, Belén Romana, amiga personal del ministro de Economía, Luis de Guindos.

La imagen externa del Banco Malo también está tocada por varios motivos. Uno de ellos son los tirones de orejas que le ha dado la Troika debido a los retrasos en la puesta en marcha de un plan de negocio efectivo y otro la equivocada política de precios llevada a cabo por la sociedad. Las autoridades europeas ven un elevado número de “desafíos” a los que se tiene que enfrentar la Sareb, y no parecen convencidos de que se puedan llevar a cabo sin un alto coste para el contribuyente.

Mención aparte merece el escándalo que hemos conocido esta semana. Y es que la Sareb ha vendido a fondos buitre viviendas que ya habían sido reservadas por clientes particulares, que incluso ya habían pagado una señal por las mismas. Por lo que nos han contado algunos afectados, lo curioso es que la entidad quería dar marcha atrás a la operación ya acordada incluso a pesar de que el precio ofrecido por el fondo buitre era menor que el del particular. El Banco Malo, que ha explicado su posición en un comunicado, tendría que ser (es mi opinión) más cuidadoso con estas cosas: Hay muchos ojos pendientes de lo que hagan, y habrían de actuar no solo vigilando el interés general, sino también con una ética intachable.

7 comentarios

  1. Dice ser pedro

    vigilando el interés general dice el artículo, jajajaja…

    la mamandurria por un lado,

    y por el otro el interés general, jajajaja….

    el esquema es vender a los españolitos por los bancos de capital final internacional casitas a 200 000 euros que en realidad valen 20 000 euros, para quitarselas despues, pagando con impuestos los españoles los 200 000 a la banca mundial, vender a esa banca buitre a 20 000 euros para ponerlos a la venta a 120 000 y volver a robar 100 000 euros instantaneos a los españolitos, again and again……………robo reincicente con la participacion activa del estado…..

    06 febrero 2014 | 11:29

  2. Dice ser javier

    Pues … en Badajoz tiene también preocupadas hace más de un año a 21 familias.

    Con viviendas terminadas, promotora en concurso de acreedores, todo pagado sobre planos, ¿qué es lo que está pasando entonces?.

    Ni que decir, que Bankia tenía el préstamo promotor, que quizás (y esto no lo puedo asegurar) nunca debió pasar al SAREB.

    Urbanización “La Pilara”, fase “M11-1”. Pregunten y les dirán.

    06 febrero 2014 | 12:04

  3. Dice ser pepito el moro

    Es cierto que la sareb es un fiasco y esta mal gestionado
    pero se esta tergiversando de forma torticera es que :
    “la Sareb ha vendido a fondos buitre viviendas que ya habían sido reservadas por clientes particulares”

    A estos clientes particulares que en su dia aportaron un dinero por las viviendas, se les devolvio el dinero en virtud de que la empresa no podia hacer efectivo la construcion total de la vivienda por estar en quiebra

    en roman paladino

    se les devolvio el dinero aportado porque la constructora no iba a terminar la vivienda
    por consiguiente se les devuelve el dinero y se pierde la opcion de compra

    la sereb se hizo cargo de estas vivienda, las termino y las vendio a una empresa buitre o no para que las vendiera

    ahora resulta que los que en su dia aportaron para la compra de la vivienda y se les devolvio el dinero dicen que tenian una opcion de compra y ahora quieren hacerla efectiva
    por consiguiente culpan a la sareb de no tener en consideracion dicha opcion

    06 febrero 2014 | 12:20

  4. Dice ser eledus

    Pues a mi me parece que el Sareb es el mayor chanchullo y escándalo en muchos años. Me explico:

    Los bancos se deshacen de sus bienes inmuebles dandolos, a precio de ganga, al sareb. Estos, los colocan, aún a menos precio, a quien quiera que los compre (por supuesto, a poco ciudadano: solo a grandes financieras), asumiendo las pérdidas …..

    dichas perdidas ¿quien las va a cubrir? la respuesta es ….. el dueño del sareb: papa estado.

    Así pues ….. otra vez a salvar una entidad financiera tocan, por el bien patrio.

    A todo esto, los compradores finales de los ‘productos tóxicos’ harán buen negocio con ello, a buen seguro.

    06 febrero 2014 | 12:34

  5. Dice ser mario

    Es vergonzoso, quitan viviendas para revenderlas mucho mas caras.
    Otro negocio de los bancos

    06 febrero 2014 | 14:35

  6. “Hicimos muchas bromas en su día cuando supimos que iban a crear un ‘banco malo’. Nos parecía una redundancia, un pleonasmo (como decir “capitalismo salvaje”), y nos preguntábamos: si los bancos “buenos” son lo que ya sabemos, ¿cómo será un banco que presume de malo?

    Nos reíamos, sí, pero el banco malo cada vez tiene menos gracia. Ahora ya sabemos que no es malo: es peor. En poco tiempo, la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios Procedentes de la Reestructuración Bancaria, (conocida por sus siglas de SAREB, y en los bajos fondos por su apodo de banco malo) se ha convertido en el mayor granuja financiero de España. ¿Queríais banco malo? Pues ahí tenéis, un villano de película.

    En pocas palabras, el papel que cumple la SAREB es salvar el culo de la banca sin que ésta se despeine. Y para variar, lo hace cumpliendo las dos condiciones propias del mundo financiero, especialmente en España: que la banca siempre gana; y que cuando pierde lo pagamos nosotros.

    Se suponía que el banco malo iba a cumplir la función que instrumentos similares han tenido en otros países: comprar activos tóxicos a precio de mercado, y a cambio los bancos se ven obligados a dar crédito por el mismo importe de aquellos activos de que se desprenden.

    Pero esto es España, y si llamamos malo a un banco es porque es malo malísimo. Hasta ahora, la SAREB ha permitido a los bancos “buenos” sacar de sus bodegas toda la mierda que no tenían donde colocar y que contaminaba sus cuentas. Miles de viviendas, acabadas y a medio construir, enormes cantidades de suelo, y también préstamos irrecuperables, han salido de las carteras maltrechas de la banca para acabar en el banco malo. Más del 40% de los activos tóxicos de la banca ya son suyos.

    Sobre el papel, la SAREB lo compra todo a precios más bajos de lo que decían valer en los balances de los bancos. Pero hay dudas de que el descuento esté realmente al nivel del desplome que se ha producido en los precios desde la hinchazón de la burbuja en que fueron valorados esos activos. Sobra decir con qué dinero están comprando todo ese ladrillo ruinoso: con nuestro dinero, con los más de 2.000 millones aportados por el Estado al constituir la SAREB, pero sobre todo con más de 50.000 millones garantizado por deuda con garantía del Estado. Es decir, garantizados por todos nosotros.

    La segundad maldad del banco malo llega con el uso de todas esas viviendas. En un país con un problema grave de vivienda como España, la enorme cartera inmobiliaria de la SAREB podría ser la base de una política de vivienda social. Pero nada de eso: lo que hace el banco malo es deshacerse de ellas, vendiéndolas a quien quiera comprar. O más bien malvendiéndolas.

    El banco malo empaqueta pisos, oficinas y suelo, y el paquete se lo coloca a quien tiene dinero para comprarlo, que no somos ni ustedes ni yo: los fondos de capital riesgo, los conocidos ‘buitres’ del mundo financiero, que están haciendo su agosto en España comprando todo lo que está de saldo: empresas en apuros, acciones devaluadas, servicios privatizados, patrimonio liquidado, préstamos pendientes de pago, y viviendas. Muchas viviendas. Toda esa vivienda que hoy necesitamos y que marcará el futuro inmediato del mercado inmobiliario, está quedando en manos de quienes buscan el lucro rápido.

    Pero es que además tampoco es cierto que los buitres tengan dinero para comprar esos paquetes: son listos, no arriesgan, porque la propia SAREB, el banco malo (que con nosotros es despiadado, pero para los buitres tiene su corazoncito), les da todo tipo de facilidades: les aplica buenos descuentos, les busca financiación, les avala o incluso les cubre las pérdidas posibles en caso de que los precios sigan cayendo después de comprar, participando directamente en las operaciones para dar garantía. Con nuestro dinero, claro.

    El banco malo es hoy el mayor vendedor de pisos en España. Incluidos pisos de desahuciados, o de quienes están a punto de serlo. Incluidos pisos vacíos que la PAH ha convertido en su “obra social”, dando ejemplo de lo que podrían hacer tantas administraciones. El banco malo, por supuesto, está dispuesto a echar a quienes convierten esos pisos vacíos en vivienda digna, y a la hora de negociar con los desahuciables actúa como el poli malo de la banca, implacable.

    En las grandes ferias inmobiliarias la SAREB tiene stand propio, un mercadillo donde salda nuestro derecho a la vivienda de hoy y de mañana. Y para que todo el negocio quede en las mismas manos, la misma banca que ha traspasado sus pisos, es la que después ofrece líneas de financiación para las hipotecas de quienes compren esos mismos pisos.

    Como buen malo malísimo, apenas sabemos del banco malo. Se mueve en las sombras, en la clandestinidad. No da ruedas de prensa ni entrevistas, no comparece en el Congreso, apenas sabemos de su presidenta más que el nombre, Belén Romana, y su sueldo, 33.000 euros al mes. Para más recochineo, aunque la casi totalidad del dinero con que cuenta la SAREB es dinero público, le han dado forma de sociedad privada, para no computar como deuda, hinchando la participación del capital privado de forma desproporcionada a su aportación. Así puede moverse a sus anchas, sin rendir cuentas ante nadie, en la opacidad más absoluta. Gastando nuestro dinero sin que sepamos cómo.

    El banco malo vino con el rescate europeo. Ahora nos anuncian que el rescate se cerrará pronto, pero sin embargo el banco malo se queda. Y cada día es más malo. Por ahora, el único superhéroe que le opone resistencia es la PAH, con ayuda de algunos tribunales. Ayudémosles en este combate desigual”.

    por Isaac Rosa
    17/10/2013
    eldiario.es

    06 febrero 2014 | 16:36

Los comentarios están cerrados.