BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Rescate en toda regla a los bancos (en teoría) sanos: Los DTA, activos fiscales diferidos

El Gobierno aprobará este viernes (tal como publicaron este lunes Cinco Días y Voz Pópuli) un aval que garantizará a las entidades financieras españolas el cobro de los llamados activos fiscales diferidos (DTA, por sus siglas en inglés). Se trata de otro rescate -otro más- del Estado a la banca; en este caso por un importe de 30.000 millones de euros, que solo el tiempo dirá si ha de pagar el contribuyente o no.

Activos fiscales diferidos en las principales entidades financieras

Activos fiscales diferidos en las principales entidades financieras

¿Qué son los DTA? Tal como explica el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe de revisión al sistema financiero español, se trata de un tipo de activo “de baja calidad” que los bancos tienen apuntado en su balance después de haber sufrido pérdidas. Es lisa y básicamente una herramienta legal que les ha permitido reducir la carga impositiva de cara al futuro, pero para ello tienen que conseguir beneficios en ese horizonte. En total, las entidades financieras españolas acumulan más de 70.000 millones de DTA en sus balances, para lo que necesitarían entre 100.000 y 130.000 millones de beneficios en los próximos años (no parece fácil).

El problema es que la antigua regulación de solvencia bancaria (conocida como Basilea II), permitía que estos DTA se contabilizaran dentro del llamado capital regulatorio, es decir, aquel que es el mínimo exigible para que una entidad sea considerada viable. Pero esto se está acabando: La nueva e inminente regulación bancaria (Basilea III) no permitirá que estos activos fiscales diferidos se apunten como capital de primera calidad (aquel que es más líquido, el que primero absorbe las pérdidas) a no ser que podamos garantizar que efectivamente son activos líquidos y ejecutables cuando sea necesario. Es aquí donde entra en juego el rescate público.

El Gobierno, después de una presión masiva por parte del lobby bancario, ha cedido y ha optado por garantizar el cobro de estos activos fiscales. El total garantizado ascenderá a 30.000 millones (yo me quedé corto, había publicado 25.000 millones hace unas semanas) y supondrá una recapitalización encubierta de unos 50.000 millones para las entidades financieras que, en teoría, estaban sanas. Y es que tal como muestra el informe del FMI, para bancos como Sabadell y Bankia los DTA suponen más del 60% de su capital principal (¡la solvencia de estas entidades dependía en su mayoría de la generación de derechos fiscales futuros e iniciertos!), y entre el 15% y el 30% para los otros tres grandes: Santander, Caixabank y BBVA.

Es decir, que sin este rescate por medio de un aval explícito a los activos fiscales diferidos, la banca española estaría en su conjunto en una situación de práctica insolvencia. es fácil de entender por ello la presión que han ejercido las entidades  sobre el Gobierno en los últimos tiempos.

2 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Que eficiencia garantizando el derecho de los bancos a tener beneficios.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    27 noviembre 2013 | 07:25

  2. Dice ser Kiskillebu

    Antes se les concedio 40 y tanto mil millones de euros, he oido a un politico, de mierda, decir que eso lo pagaremos entre todos a un interes irrisorio, pero la pagamos nosotros, ahora quieren inyectarles otros 30 y tanto mil millones,se supone para dar creditos a nosotros, el terrorismo esta prohibido, penado, pero este terrorismo del estado,bancario en que se diferencia del otro?,si yo pegara un tiro a este terrorismo del estado/bancario/capitalista, porque? me condenarian, por asesinar a un ladron, corrupto, por estadocidio, por bancaricidio, por capitalicidio,serian legales estas acusaciones

    29 noviembre 2013 | 12:23

Los comentarios están cerrados.