BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘recortes’

Dispuestos a pactar con el diablo si fuese necesario

Por Rafael Bueno

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias (EFE).

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias (EFE).

Ahí tienen ustedes a los políticos, los mayores enemigos del pueblo, una vez más, centrados sólo y exclusivamente en la defensa de sus particulares e indecentes privilegios. Es lo único que les importa.

Dispuestos a pactar con el mismísimo diablo si es necesario, y a comprar todo tipo de voluntades; por supuesto, con nuestro dinero. Dinero que no tiene el pueblo para cubrir sus necesidades básicas, ni para que sus hijos tengan un futuro mínimamente digno.

Pero como en esta dictadura de partidos el pueblo pinta menos que en la franquista, pues ellos a lo suyo.  ¿Por qué no recortan sus privilegios y cierran todos esos organismos inútiles que hay, como por ejemplo el Senado, las Diputaciones, los Reinos de Taifas de las Autonomías, y un larguísimo etcétera? Por ahí se va el dinero a chorros, porque ya casi hay más gente chupando, que aportando.

No hay país, por muy rico que sea, y no es precisamente nuestro caso, que aguante tal sangría de dinero. ¿Cuánto vamos a durar así? ¿Por qué no obligan a devolver el dinero a los que tan descarada e impunemente han robado, hasta arruinarnos a todos? Pero la culpa la tienen todos los que van a votar, porque así están manteniendo esta estafa política partitocrática que padecemos, y que nos tiene arruinados y oprimidos

Corrupción y elecciones II

Por Jaime Rodríguez Soto

El líder el PP, Mariano Rajoy, tras conocer los resultados del pasado 26-J (Javier Lizón/EFE).

El líder el PP, Mariano Rajoy, tras conocer los resultados del pasado 26-J (Javier Lizón/EFE).

Leo el artículo de Mercedes Gallizo sobre las últimas elecciones, en las que ella traza su propia opinión de que el ciudadano medio tiene sus valores morales y éticos y distingue entre lo que está bien y lo que está mal.

Bien, sobre todo esto que dice, antes de estas últimas elecciones, e incluso después de las del 20D, me habría callado. Pero señora Gallizo, después de estas últimas elecciones no me puedo quedar callado.

Si algo han dejado claro los resultados electorales es que al españolito medio se la trae al pairo la corrupción, y sí, afirmo que muchos si pudieran también robarían.

La victoria en las urnas del Partido Popular, aún subiendo en votos respecto al 20D así lo atestiguan, ya no me valen los criterios templados, las opiniones tibias; después de lo que hemos visto en estos últimos cuatro años de gobierno pepero, con recortes sociales, regresión política y social y corrupción generalizada, y que más de siete millones de españolitos los sigan votando, la dejan sin argumentos, señora Gallizo.

Peligrosos bandazos del señor Sánchez

Por Javier Sanz Ridruejo

Pedro Sánchez en la presentación del documento 'Sí por el cambio' (Europa Press).

Pedro Sánchez en la presentación del documento ‘Sí por el cambio’ (Europa Press).

Los actuales cambios y recambios políticos tan inusuales en España, cansan a todos, máxime a los bisoños conductores de algunos partidos. Presionados al máximo por los grandes empresarios, temerosos de un final del bipartidismo, lo que para ellos sería sin duda un peligro, Sánchez ha hecho un brusco y fuerte viraje a la derecha, prometiéndoles que si no conseguía ser presidente dejaría serlo al del PP.

Este tumbo ha alarmado y hecho reaccionar a gritos incluso a su mismo equipo, por lo que él  ha intentado reenderezar su rumbo con otro bandazo, prometiendo ahora que no se abstendrá para permitir gobernar al PP. Esos peligrosos zigzags en plena carrera auguran lo peor e invitan a algunos a bajarse del carro. Al final va a tener razón la pintada andaluza: “¿Quieres cambiar? Deja al PP ya. ¿Te da igual? Vota al PSOE o a ná”.

Somos una ciudadanía que lucha por la Champions pero no por nuestros derechos

Por Miguel Fernández-Palacios

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

La vida no es fácil y, en consecuencia, no se debe desaprovechar la ocasión de divertirse en cuanto se presente. Por eso resulta maravilloso que para celebrar la undécima del Real Madrid, miles de personas llenaran calles, plazas y un inmenso estadio, festejándolo en apasionado jolgorio.

O cuando en 1995 los aficionados entendieron que el descenso administrativo a segunda de sus equipos era una decisión injusta, y dos ciudades como Sevilla y Vigo se llenaron de protestas hasta revertir el veredicto.

Sin embargo esa expresividad espontánea se torna en amargo desencanto cuando, en este mismo país, se recortan derechos laborales, libertades, gastos sanitarios, educativos, de dependencia, etc. Cuestiones nada baladíes conquistadas con mucho sufrimiento y que hacen la vida más justa, pero las avenidas y plazas no se abarrotan en igual medida. No cabe duda de que la individualista sociedad moderna es moldeada en gran medida por los políticos, que forjan ciudadanos indiferentes para que no les incomoden en sus turbios enredos.

Y he aquí la piedra de toque: la indiferencia ciudadana es el peor de los males posibles para una democracia, porque la deteriora hasta ponerla en grave riesgo. Esperemos que los nuevos partidos, en un esfuerzo titánico por el bien y la pervivencia de la libertad democrática, reviertan esta perversa tendencia y sepan ilusionar a la gente formando ciudadanos responsables y comprometidos con lo cívico.

Cansada de pactos, corrupción y recortes

Por Ana Sánchez Saes

Los cuatro candidatos más votados para ocupar la presidencia del Gobierno (20minutos).

Los cuatro candidatos más votados para ocupar la presidencia del Gobierno (20minutos).

Cansada de llamadas que nunca suceden, cansada de pactos que nunca llegan, cansada de la corrupción, cansada de los recortes, cansada de políticos más sagaces en sus cuentas de Twitter que en buscar soluciones.

Pero sobre todo, cansada de presenciar un espectáculo de cuatro protagonistas que mediante sombras chinescas nos cuentan cada uno su versión del por qué el de al lado es aún peor que sí mismo, sobre un teatro a punto de derrumbarse en el que los ciudadanos somos espectadores sin voz ni voto.

 

Viviríamos en ‘jauja’ si se cumplieran todas las promesas electorales

Por María Olga Santisteban Otegui

Se dice que se puede vivir en “jauja” en un país soberbio e imaginario donde fluye la felicidad, donde todos y cada uno de nosotros viviríamos sin miedo a enfrentarnos a nuestras obligaciones y preocupaciones de cada día. Esto parece ser que sucedería si se cumpliesen todas y cada una de las promesas que escuchamos decir estos días a los políticos, ya sean “viejos” o “nuevos”, en esta interminable pelea electoral.

Imagen del debate a cuatro el pasado 7 de diciembre (GTRES).

Tenemos tanto donde escoger como en un mercado del alfombras persa, desde las ya repetidas hasta la saciedad promesas de creación masiva de empleo, de un futuro maravilloso para nuestra juventud, mejor educación y sanidad pública y de calidad, lucha contra las desigualdades y un larguísimo e interminable etcétera.

Sería interesante que ya por ley u otro mecanismo oficial, los partidos políticos se viesen obligados a cumplir mínimamente sus programas electorales, y que los ciudadanos no nos sintiésemos estafados después de éstas o aquellas elecciones. No nos olvidemos también de que tenemos ahí siempre a la vieja Europa vigilante, así que, que nadie se pase de la raya prometiendo,  porque luego hay que rendirle cuentas.

A partir del día 21 de diciembre,  ¿seguirá habiendo el mismo número de parados? ¿Podrán regresar los miles de emigrantes que se fueron en busca de un porvenir que aquí no tenían? ¿Se resolverán acaso todos y cada uno de los grandes retos que han prometido solucionar? En definitiva, ¿viviremos en ese ‘país de jauja’ maravilloso y feliz? ¿O nos daremos de nuevo de bruces con la dura y para algunos triste realidad?

Los recortes también pasan factura en el 112 de Madrid

Por Laura Muñiz Pacios

Manifestación por la Sanidad en Madrid (EFE).

Manifestación por la Sanidad en Madrid (EFE).

Soy una nefróloga que trabaja en un centro concertado de hemodiálisis. Cuando un paciente presenta una situación grave que requiere valoración en la urgencia del hospital, he de llamar al 112 o 061 para su traslado, así que he podido comprobar cómo cada vez funciona peor.

Hace poco una paciente ha presentado un sangrado digestivo. Tras realizar una analítica he comprobado que estaba más anémica y que además tenía las plaquetas muy bajas, por lo que podía agravarse. Como la paciente estaba estable, han decidido enviarme una “ambulancia convencional”.
Les especifico que está en diálisis, y ahí es donde deben recogerla. Esto quiere decir que no va acompañada por ningún personal sanitario durante el traslado. El otro tipo es la UVI móvil para pacientes muy graves y no hay punto medio.
Pues bien, tras dos horas y media esperando, y después de haberla reclamado varias veces, me han dicho que ha habido un error y se han llevado a otra paciente de la clínica al hospital. De diálisis no se habían llevado a ninguna paciente, así que imagino que sería de otro lugar de la clínica. Me han ofrecido comenzar el proceso de nuevo y solicitar una nueva ambulancia, sin pedir disculpas, ni asumir en ningún momento ninguna responsabilidad por su parte. Durante todo este tiempo la paciente quizá haya continuado con un sangrado interno.
¿De verdad este es el SUMMA 112 del que tanto se enorgullecen? No dudo de sus profesionales, pero si continúa recortándose y sobrecargando el servicio pronto no será ni la sombra de lo que fue.

Profesores de concertados de Andalucía no recibiremos lo que se nos recortó

Por Águeda Lara Martínez

A finales de junio los docentes de los centros públicos recibirán en su paga extra los 600 o 700 euros que el gobierno de Andalucía les recortó en 2013 y 2014. Lo mismo ocurrirá en la extra de diciembre, según se aprobó en los presupuestos de 2015. ¡Pero tú no, docente de centro concertado!

Aulas de un colegio de secundaria (EFE)

Aulas de un colegio de secundaria (EFE)

Los trabajadores de los centros concertados, que también fuimos recortados, nos quedaremos ahora ‘a dos velas’ e ‘indignados’ porque los presupuestos del 2015 no los recogieron gracias al incumplimiento de lo prometido en sede parlamentaria por la presidenta Susana Díaz y al error con la firma del acuerdo realizado por: FSIE, UGT, las patronales y el consejero de Educación el pasado 23 de diciembre, con el rechazo absoluto de PHA, CCOO, USO y unas 20.000 firmas de trabajadores.

La Plataforma por la Homologación en Andalucía, viene denunciando reiteradamente esta injusta e ilegal, discriminación desde diciembre: notas de prensa en radio, TV y periódicos; informaciones a las comunidades escolares, entrevistas con representantes de los partidos, tres concentraciones recogidas por Canal Sur ante el palacio de San Telmo. Pedimos al nuevo gobierno que se replantee la decisión que se tomó en el anterior y no siga con dicha marginación. ¡Es el momento de rectificar!

30 años cotizando en Muface y no me va a servir de nada

Por Ignacio Molina Romero

Declara el ministro Montoro y el director general de Muface que los funcionarios que estamos en es esta entidad seguimos teniendo una sanidad plenamente garantizada y de calidad. Desde el primero de enero de 2015 se nos ha expulsado de los hospitales donde hasta ahora se nos venía tratando a los enfermos oncológicos, lo que nos está generando una gran inquietud y una gran dosis de estrés y ansiedad.

Ahora debemos buscar otros médicos para que nos atiendan, ya que en los que nosotros confiamos para que nos curen de nuestra enfermedad ya no nos pueden atender a raíz de la firma del nuevo convenio con las entidades ASISA, ADESLAS, etc.. Nos han expulsado de la noche a la mañana de los hospitales donde hasta ahora se nos venía atendiendo. Algunos hemos intentado contratar una póliza privada y no ha sido posible a consecuencia de la gravedad de nuestra enfermedad y del costo que según estas entidades conlleva este tipo de enfermos.

Sede de Muface en Madrid. (WIKIMEDIA/Cvbr)

Sede de Muface en Madrid. (WIKIMEDIA/Cvbr)

Nuestros dirigentes del PP solo ven números e ignoran que antes de estos, estamos las personas. En una ocasión le escuché decir al sr. Ministro que el dormía bien. Pues bien, yo y otros muchos enfermos oncológicos llevamos desde comienzo de año sin poder hacerlo. Sea valiente y diga a la opinión pública lo que en realidad pretenden, que no es otra cosa que liquidar Muface. Otro nuevo recorte hecho de una forma muy canalla, sin hacer ruido y poco a poco año tras año. Llevo treinta años cotizando en Muface y, por lo que veo, no me va a servir de nada.

Consultas médicas a rebosar

Por Cristina Fernández Burgos

Un médico atiende a una paciente en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. (MARTA PÉREZ/EFE)

Un médico atiende a una paciente en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. (MARTA PÉREZ/EFE)

La Comunidad de Madrid ha puesto a disposición de los ciudadanos una aplicación de móvil para pedir cita previa. La descargué y usé. Cuando llegué a la consulta me tocó esperar alrededor de hora y media para enterarme de que mi cita no había sido procesada. Mientras, en la sala de espera, oía a la gente que esperaba contar cómo algunos llevaban desde hacía por lo menos dos horas en el centro de salud esperando a ser atendidos. Mientras, el médico iba por los pacientes que tenían cita entre las 9:30 de la mañana… y era casi la una del mediodía. Me fui y en casa pedí otra cita.

Eso ocurrió el pasado jueves. Este martes, tenía cita de nuevo. Esta vez, y decidida a no pasar por más historias en urgencias (tuve que ir por mareos para ser despachada porque “al no tener tu historial médico sería poco ético atenderte”) decidí esperar lo que fuese necesario.

Llegué al centro de salud a las doce de la mañana, veinte minutos antes para poder confirmar mi asistencia al centro, y aquello estaba a rebosar de gente. Las distintas personas que tenían cita hablaban entre ellas preguntándose por las horas que tenían para la cita con el médico y volví a escuchar lo del último día, solo que esta vez mucho peor, ya que algunos llevaban esperando la friolera de cuatro horas. Y aún iban por los pacientes de las diez de la mañana. Además, he visto pacientes que han tardado casi una hora en salir de la consulta.

He tenido que esperar desde las doce hasta las tres del mediodía para que me digan exactamente lo mismo que aquella vez, que mi cita no había sido procesada.

¿Esta es la calidad de la sanidad pública española?, ¿Una sala de espera a rebosar de gente que lleva desde horas muy tempranas esperando su turno?, ¿Cómo es posible llevar un retraso de cuatro, nada menos que cuatro horas para atender a pacientes enfermos? Realmente no tengo forma educada de expresar toda mi frustración y mi disgusto sin caer en lo chabacano. Pero yo aún intento ir al médico, cada vez más asustada porque nada de lo que tengo se me pasa a base de remedios “de la abuela” para ganar fuerzas o para cesar el dolor de pecho, que cada día es más insoportable.

Tengo las glándulas mamarias inflamadas y he de esperar por una persona por lo menos media hora que solo había ido a por recetas (o eso es lo que no paraba de repetir aquella persona en la charla que había en la sala de espera). Estamos de acuerdo en cada paciente necesita un tiempo para exponer sus problemas y para que el médico determine una solución, pero… ¡Aquella persona que tardó una hora!, ¡La señora que iba a por recetas tardó media hora!

¿Dónde están las prioridades? ¿Por qué hay tan poco personal para tanta gente? ¡Basta de recortes y de ineficiencia!